Nueva epidemia social: la búsqueda de la perfección produce graves problemas en los milenials 1

Nueva epidemia social: la búsqueda de la perfección produce graves problemas en los milenials

La perfección (o intentar conseguirla) es un estigma que lastra a las nuevas generaciones. Los más jóvenes están obsesionados por alcanzarla, algo que no era un rasgo distintivo en otras generaciones.

Esta búsqueda impositiva de la perfección por parte de los jóvenes los está llevando a sufrir ansiedad y depresión, según revelan los datos del estudio publicado en la revista Psychoogical Bulletin.

¿Qué significa ser perfeccionista?

Ser perfeccionista es la combinación de estándares personales excesivamente altos y autoevaluaciones demasiado críticos. Las personas perfeccionistas piensan que es posible mejorarlo todo, indefinidamente, sin decidirse a considerarlo nunca acabado.

El estudio en el que está basado este artículo se realizó entre 1989 y 2016, cuando recaudaron datos de 41.641 estudiantes universitarios estadounidenses, canadienses y británicos. Las conclusiones del estudio afirman que el perfeccionismo ha aumentado con el paso del tiempo, sobre todo en Estados Unidos.

Nueva epidemia social: la búsqueda de la perfección produce graves problemas en los milenials 2

Intentar alcanzar la perfección, como meta última de la vida, puede derivar en casos graves de ansiedad y depresión.

El perfeccionismo tiene varias vertientes: hacia uno mismo, entendido como la presión que nos imponemos para ser perfectos; el dirigido hacia los demás, es decir, la presión que se ejerce a otros para que alcancen la perfección; y el perfeccionismo social, que se trata de la presión por ser perfectos que ejerce la sociedad sobre sus miembros.

Nueva epidemia social: la búsqueda de la perfección produce graves problemas en los milenials 3

Esa búsqueda incesante de la perfección ha aumentado con el paso de los años.

¿Por qué buscamos la perfección?

El estudio desvela las bases de esta tendencia: la educación de casa  ha cambiado mucho y los padres cada vez son más controladores. Esto hace que proyecten muchos de sus fracasos en sus hijos; la meritocracia ha tomado el poder en una forma de gobierno basada en el mérito (los mejores) donde se realiza una discriminación positiva por méritos; y el creciente ascenso del neoliberalismo.

Tanto la meritocracia como el neoliberalismo han creado una sociedad en la que vivimos bajo la presión de la perfección tanto en lo personal como en nuestro estilo de vida. Se busca alcanzar estándares de autorrealización surrealistas. Pero esta carga va destinada a los padres, a quienes no solo se les exige triunfar, sino la responsabilidad de los éxitos y fracasos de sus hijos. Otro factor que no se tiene mucho en cuenta es la presión en las redes sociales.

Nueva epidemia social: la búsqueda de la perfección produce graves problemas en los milenials 4

Las nuevas generaciones han crecido condicionadas por la evaluación constante que se produce en las redes sociales.

¿Es malo ser perfeccionista?

Sí, todo llevado al extremo es malo ya que genera mucha ansiedad y aumenta el miedo al fracaso, lo que suele terminar en depresión. El estudio realizado con los estudiantes universitarios y los jóvenes concluyó que el perfeccionismo autoimpuesto está relacionado con el diagnóstico de depresión clínica, la muerte prematura y la anorexia nerviosa. Los autores de la investigación también señalaron que el perfeccionismo se ha relacionado con el aumento de la presión arterial, así como con un mayor malestar y un estado de ánimo negativo.

Nos esforzamos día a día por alcanzar lo imposible. Queremos parecer más jóvenes, ganar más dinero, vivir una vida plena y destacar en nuestra área de acción. Sin embargo, según Tal Ben-Shahar, la búsqueda de la perfección es el principal motivo de nuestra infelicidad. Como él dice: «O aprendemos a fallar o fallamos al aprender». Pero ¿debemos dejar de marcarnos metas más altas?, ¿abandonamos nuestros retos?, ¿es bueno el conformismo? Debemos diferenciar entre el perfeccionismo neurótico y el perfeccionismo positivo u optimalista.

Una de las respuestas ante las situaciones estresantes y fracasos en la vida son los pensamientos suicidas.

Cuando estás siendo juzgado y observado todo tiempo, sea real o metafóricamente (como es el caso de las redes sociales), eres más consciente de ti mismo. Conforme aumenta la autoconciencia y el perfeccionismo se incrementa el nivel de ansiedad y depresión. Para rebajar esta presión, muchos influencers y famosos han iniciado un cambio, mostrándose más cercanos y naturales en sus publicaciones.

Aún queda mucho camino por recorrer. Los jóvenes y niños publican sus momentos más divertidos, las imágenes donde mejor salen, sus vacaciones o donde están festejando cosas. Son capaces de hacerse cientos de selfies antes de publicar en las redes. Nunca publican los momentos difíciles o cuando están estudiando. Esto ejerce un impacto en la vida de los jóvenes, ya que solo se comparten cosas buenas y la vida no está hecha solo de eso. La búsqueda de esta perfección les crea una frustración que, en muchas ocasiones, les impide tratar sus problemas y superar sus fracasos. Es bonito motivarlos, pero no lo convirtamos en la búsqueda de un ideal de perfección socialmente impuesto.

Destaca, por ejemplo, que el mayor porcentaje de pesimismo se encuentre entre las mujeres europeas:

El camino para combatir la perfección es aceptarnos tal y como somos. El éxito no tiene que ver con ser ambiciosos. Lo que separa a los ganadores de los perdedores es cómo se enfrentan al fracaso. La capacidad de caerse de equivocarse sin que esto socave el deseo de seguir intentándolo y disfrutar del camino es la lección de vida esencial que deben aprender estos jóvenes.

Nueva epidemia social: la búsqueda de la perfección produce graves problemas en los milenials 5

¿Cuántas veces has escuchado el dicho «Nadie es perfecto»? Probablemente demasiados para contarlos, si eres como la mayoría de la gente. Es probable que usted también lo haya dicho. Sin embargo, muchos de nosotros estamos en guerra con nuestros defectos y tratamos desesperadamente de ocultarlos.

Pero cuando te concentras en ocultar las cosas que crees que están mal contigo mismo, no puedes ser completamente tú mismo. Esto se debe a que sus defectos no son cosas que se puedan arreglar, son parte de lo que es. Sin ellos, pierde autenticidad y la capacidad de conectarse con los demás. En lugar de sentirse «menos que» debido a sus deficiencias, debe ser dueño de ellos y verlos como oportunidades para un crecimiento continuo.

Nueva epidemia social: la búsqueda de la perfección produce graves problemas en los milenials 6

Tus defectos únicos son tu autenticidad

¿Te imaginas que un objeto se vuelva más valioso después de romperse? Eso puede sonar extraño, pero es exactamente lo que le sucede a la cerámica en el arte japonés de Kintsukuroi. Traducido libremente como reparación de oro , Kintsukuroi es la práctica centenaria de reparar cerámica rota con oro. Convierte piezas de arcilla sin valor en algo excepcionalmente hermoso y valioso más que el objeto original.

No hay dos piezas de cerámica Kintsukuroi que tengan las mismas grietas llenas de oro; cada uno tiene atractivo y valor debido a sus defectos únicos. Los seres humanos, cuando lo piensas, no son tan diferentes.

El mensaje clave aquí es: sus defectos únicos atraen a la gente hacia usted.

El primer instinto de la mayoría de las personas es ocultar sus defectos. ¿Pero por qué? La gente puede admirar a aquellos que parecen perfectos, pero no necesariamente se sienten atraídos por ellos. Sin embargo, se sienten atraídos por personas que cometen errores y muestran su lado humano.

En la década de 1960, el psicólogo social Elliot Aronson acuñó un término para esta tendencia humana a sentir cariño por las personas que se avergüenzan de sí mismas. Lo llamó el efecto Pratfall . La idea es que los errores, como dejar caer algo o tropezar, demuestran la vulnerabilidad de una persona. Eso aumenta nuestros sentimientos de simpatía hacia ellos y los hace más agradables a nuestros ojos.

Pero si los defectos aumentan la simpatía, ¿por qué tenemos tanta aversión a los nuestros?

La respuesta tiene mucho que ver con nuestra sensibilidad a la retroalimentación tanto verbal como no verbal. Estamos tan en sintonía con los comentarios negativos que realmente los anticipamos; si un extraño nos mira en público, asumimos que es porque estamos haciendo algo mal, como hablar demasiado alto. ¡Pero el extraño podría simplemente estar escaneando la habitación!

Aquí le mostramos cómo dejar de tener miedo a los comentarios negativos: en lugar de tratar de ocultar sus defectos, acéptelos por completo. Una vez que lo hace, la retroalimentación simplemente se convierte en información de la que puede elegir aprender o ignorar por completo.

Además, debes celebrar tus defectos. Al igual que la cerámica Kintsukuroi, tus defectos te hacen increíble. Al poseerlos, te vuelves imperfecto . Esto significa ver sus pensamientos, acciones e incluso fallas desde un lugar de comprensión, no de juicio. Con esta perspectiva, haces las paces con las partes de ti mismo que no son perfectas, en lugar de creer que algo anda mal contigo.

Nueva epidemia social: la búsqueda de la perfección produce graves problemas en los milenials 7

¿Qué estado de conciencia te hace disfrutar de la imperfección?

Lucas, amigo del autor, tiene un dicho útil sobre cómo abordar los problemas: «No se puede resolver un problema interno con una solución externa». 

Lucas sabe de lo que está hablando. Durante años, usó drogas y alcohol para lidiar con problemas internos como la infelicidad. Sin embargo, esto acaba de crear un nuevo desafío: la adicción. Fue solo cuando reconoció sus problemas más profundos que finalmente pudo sanar, lo que le permitió superar su abuso de sustancias.

Al igual que curar, ser imperfecto es un trabajo interno. Solo puede llegar allí reconociendo y reconociendo las reacciones y los comportamientos que lo detienen.

Antes de comenzar su viaje hacia la imperfección, la mayoría de las personas están atrapadas en un estado por debajo de la línea . Este es un lugar de culpa y negación, en el que se ponen a la defensiva y señalan con el dedo a las personas que los rodean en lugar de asumir la responsabilidad de su papel en algo negativo. No reconocer su participación en la ruptura de una relación, por ejemplo, es un comportamiento clásico por debajo de la línea. También lo es esperar que otras personas cambien en lugar de hacer el cambio usted mismo. Es como esa parábola de la Biblia: la de señalar una astilla en el ojo de otra persona mientras ignora el tronco del suyo. 

Entonces, ¿cómo se pasa de ahí a imperfecto? Bueno, tienes que empezar a pasar de los estados por debajo de la línea a los estados por encima de la línea . Un estado por encima de la línea tiene que ver con el perdón, la conciencia, la curiosidad y la propiedad de sus propios problemas. Cuando está por encima de la línea, se da cuenta y asume la responsabilidad de las formas negativas en que responde al mundo, y también se abre a aceptar sus defectos y aprender de ellos. Una vez que lo hace, comienza un proceso de crecimiento defectuoso. 

Ahora, esto no se trata de volverse perfecto, y ciertamente no es un camino lineal para dejar atrás para siempre los estados por debajo de la línea. Lo importante es saber cuándo ha entrado en un estado por debajo de la línea y tomar medidas para abordarlo. Para hacer eso, debes adoptar algunos principios para el viaje. 

¿El primero? Comprender sus desencadenantes.

Imagínese esto: está en medio de una conversación cuando de repente tiene una reacción intensa y negativa al comentario de alguien. Tus músculos se tensan y tus palmas comienzan a sudar. Incluso puede sentirse un poco mareado. Luego, antes de que te des cuenta, has dicho o hecho algo de lo que no estás orgulloso, como criticar a la otra persona o irte furioso.

Si esto le suena familiar, es más que probable que respondiera a un disparador . Los desencadenantes son ideas o personas que causan estrés y provocan reacciones negativas. Y a menudo se interponen en el camino para que usted realmente obtenga información y aprenda de ella. 

Pero hay algunas buenas noticias: una, no estás solo: todos tienen sus propios desencadenantes específicos. Y dos, es posible gestionar cómo reacciona ante ellos.

Los signos fisiológicos como las palmas de las manos sudorosas y el aturdimiento le dirán que está encontrando un desencadenante antes que su comportamiento. Pero si sabe cuáles son sus factores desencadenantes, puede comenzar a controlar sus reacciones incluso antes de que su cuerpo le envíe señales de angustia. Con este fin, es útil comprender los diferentes tipos de desencadenantes. Veamos algunos.

desencadenantes ONTENIDO son información o ideas que se encuentra inútil, injusta, o simplemente no está de acuerdo con. Los desencadenantes de la relación se refieren a quién comparte esa información y cualquier sentimiento negativo que pueda tener sobre ellos. Ahora, cuando es la forma en que se comparte la información lo que le pide que se apague y deje de escuchar, está lidiando con un disparador de entrega . Y, finalmente, los desencadenantes de identidad son ideas sobre ti que chocan totalmente con tu sentido de identidad Por ejemplo, la autora experimentó uno de estos cuando un compañero de trabajo la describió como «intimidante», un rasgo que nunca había asociado consigo misma.

Prestar atención a lo que lo desencadena le permitirá comenzar a ver patrones que pueden ayudarlo a identificar situaciones potencialmente desencadenantes. Esto le da la oportunidad de controlar sus reacciones antes de que las cosas se salgan de control. 

Para hacerse cargo de un momento desencadenante, comience por retrasar su respuesta y concéntrese en su respiración. Esto le da algo de tiempo para reagruparse y pensar en lo que está sintiendo y cómo está a punto de reaccionar. Aproveche este tiempo para considerar qué lo está provocando, qué papel desempeña en la situación y si ha tenido una experiencia similar antes. Luego pregúntese qué tipo de reacción le permitirá aprender de la situación.

Estar abiertos a diferentes perspectivas nos ayuda a aprender

¿Cómo sabemos cuál es la verdad en una situación determinada? El hecho es que es una pregunta difícil de responder. La verdad es complicada y, por lo general, implica varias perspectivas diferentes. Sin embargo, eso no nos impide creer que nuestra perspectiva es la única correcta. De hecho, muchas personas tienden a rechazar cualquier perspectiva que no se alinee con la suya.

Sin embargo, este comportamiento es perjudicial. Las diferentes perspectivas son oportunidades para el aprendizaje y el crecimiento, y el segundo principio de nuestro imperfecto viaje consiste en adoptar estas perspectivas.

El mensaje clave aquí es: Estar abiertos a diferentes perspectivas nos ayuda a aprender.

Hay una serie de razones por las que luchamos por adoptar diferentes perspectivas. Una son las formas de pensar con sesgos negativos llamadas distorsiones cognitivas , que fueron identificadas por primera vez en la década de 1970 por el psiquiatra Dr. Aaron Beck. El autor compara la mayoría de las distorsiones cognitivas con una junta directiva muy negativa en nuestras mentes. Algunos miembros de esta junta nos convencen de que somos los únicos que sabemos lo que es correcto, mientras que otros animan a sacar conclusiones precipitadas. Otros nos tienen constantemente persiguiendo la perfección o comparándonos con los demás. Independientemente del director que esté a cargo, el resultado es el mismo: es menos probable que veamos la verdad con claridad.

Otro obstáculo que encontramos cuando se trata de la verdad y sus múltiples perspectivas es la forma en que le damos sentido a la información. El significado que atribuimos a la información suele estar matizado por nuestras propias suposiciones. Por ejemplo, si un amigo cancela los planes para la cena, podrías asumir que no quiere pasar tiempo contigo. Pero no hay nada en simplemente cancelar que sugiera eso: la explicación negativa está completamente en tu cabeza.

Entonces, con todo lo que se interpone entre nosotros y todas las diferentes perspectivas disponibles, ¿cómo puede asegurarse de que siempre podrá verlas y aprender de ellas?

Puede reservar espacio para la información, por un lado. Esto significa estar completamente presente cuando recibe información y no juzgar hasta que haya tenido tiempo de entenderla. Al no asumir lo peor cuando tu amigo cancela los planes de cena, por ejemplo. Al darse la oportunidad de comprender realmente la información, se abre al crecimiento y al aprendizaje que pueden ofrecer una variedad de perspectivas.

Nueva epidemia social: la búsqueda de la perfección produce graves problemas en los milenials 8

La transformación es un viaje continuo que requiere elegir siempre el crecimiento

Digamos que un grupo de amigos planea un viaje por carretera a una ciudad que siempre han soñado con ver. Después de semanas de discusión y preparación, finalmente empacaron el auto y se pusieron en camino. El viaje es accidentado, lleno de vistas interesantes e incluso algunas discusiones. Pero finalmente, el viaje termina y el grupo llega a su destino.

Este viaje por carretera es un poco como el proceso de volverse imperfecto; tiene altibajos y momentos de aprendizaje. Pero hay una gran diferencia: mientras que un viaje por carretera tiene un destino final, el proceso defectuoso no lo tiene. Aquí es donde entra la transformación, el tercer y último principio.

La transformación no es un destino ni un solo «¡ajá!» momento. Es más como una evolución, una que alentamos al actuar y aprender de los dos primeros principios del viaje imperfecto. Cada vez que reconoce un disparador, por ejemplo, y hace una pausa para asegurarse de que su respuesta esté por encima de la línea, experimenta una pequeña transformación. Con el tiempo, descubrirá que los desencadenantes lo afectan cada vez menos negativamente. 

Ahora, la verdad es que probablemente necesitará pasar por este proceso una y otra vez antes de lograr un progreso real. Y cada vez que pase por el proceso, probablemente será incómodo y tal vez incluso doloroso. Piense en una persona que siempre se encuentra en relaciones poco saludables. Sostener un espejo frente a sí mismos y reconocer su papel en la elección de estas relaciones probablemente será incómodo y tal vez incluso doloroso. Pero también conducirá a lecciones valiosas sobre su comportamiento y eventualmente les ayudará a evitar repetir patrones similares en el futuro. Para crecer y transformarse, tienen que comprometerse con esos sentimientos negativos.

No siempre lo haremos bien. Habrá muchas ocasiones en las que defraudamos a otros, los impactamos negativamente o nos sentimos decepcionados. Y cuando esto suceda, practicar el perdón nos ayudará a continuar nuestra transformación. De hecho, piense en el perdón como una píldora de crecimiento , una que podemos ofrecer a otras personas, o tomarnos a nosotros mismos mientras nos esforzamos por convertirnos en imperfectos.

El mensaje es:

Para volvernos defectuosos, debemos entender que participar en la negación y la culpa nos pone por debajo de la línea, mientras que ser conscientes y responsables de nuestro comportamiento nos empuja por encima de la línea, donde reside la imperfección. El camino de un punto a otro no es sencillo. Es un proceso cíclico que requiere que reconozcamos nuestros factores desencadenantes y controlemos nuestras reacciones a ellos, y que reconozcamos que podemos aprender mucho cuando aceptamos que la verdad tiene muchos lados. Cuando estamos mejor equipados para manejar nuestros factores desencadenantes y comprometernos con la verdad, entramos en un estado de crecimiento y transformación constantes.

Nueva epidemia social: la búsqueda de la perfección produce graves problemas en los milenials 9

Vea el fracaso como un evento, no como su identidad

Cuando fallas en algo, puedes sentir vergüenza y comenzar a definirte por el fracaso. En lugar de reconocer que fallaste y que esto le sucede a todos de vez en cuando, puedes decirte a ti mismo, soy un fracaso . No hace falta decir que este es un enfoque destructivo. Lo que debe hacer es aceptar los fracasos y los errores como parte de la vida y verlos como oportunidades para aprender.

Nueva epidemia social: la búsqueda de la perfección produce graves problemas en los milenials 10

2 respuestas a «Nueva epidemia social: la búsqueda de la perfección produce graves problemas en los milenials»

  1. Interesante artículo. Pero hay dos cuestiones polémicas que se me quedan en el aire. ¿Cuál es la diferencia entre ser perfeccionista y ser incoformista? ¿Y cuál es la diferencia entre conformarse y aceptarse tal y como uno es? Si considera que las hay, por supuesto.

Deja una respuesta