Por qué la multitarea te vuelve más tonto pero sigues enganchado a ella

“Extraño mi cerebro pre-internet”. Douglas Coupland 

Los nuevos hábitos tecnológicos abren muchos debates interesantes como por ejemplo, que consiguen alejarnos de las personas cercanas y nos acercan a las que están lejos. Que preferimos ver la vida a través de una pantalla o que preferimos, fotografiar y compartir… que vivir la experiencia por nosotros mismos.

homo tecnologicus

Todas estas cuestiones son de índole social y de estilos de vida que estamos dispuestos a permitir o cambiar pero… ¿también está afectando a nuestra forma y capacidad de pensar?.

Como ya advertían autores como Marshall McLuhan, nuestros medios de comunicación de masas (y ahora también las redes sociales) amplifican lo mismo que limitan nuestras facultades y los científicos ya están empezando a extraer conclusiones del daño físico que le causa a nuestro cerebro la infoxicación a la que lo vemos sometido más allá de nuestra mermada capacidad de reflexión.

Antes abríamos la página de inicio y buscábamos en Google u otro navegador, aquello que nos interesaba. Ahora abrimos varias pestañas de redes sociales, portales de internet, webs temáticas y navegamos a través de ellas freneticamente mientras leemos titulares y ojeamos fotografías sin a penas detenernos a leer el contenido o reflexionar sobre él.

¿No te has visto a ti mismo abriendo enlaces en distintas pestañas sin que llegues nunca a leer lo que hay dentro de ellos?

Para estudiar todo esto, profesionales como el doctor Daniel J. Levitin han reunido a una serie de profesionales para realizar distintos estudios científicos especializados en la “multitarea digital” y ha obtenido resultados impactantes.

En un artículo publicado por The Guardian incluso invita a intentar leer el artículo (tanto el original en inglés como este mismo) sin caer en la tentación de cambiar de pestaña o ver si hay alguna notificación nueva en nuestro smartphone. Quizás hoy puedas hacerlo. Será un gran paso pero recuerda: tendrás que transformarlo en un hábito si no quieres atrofiar tu cerebro.

image

Nuestros inseparables dispositivos de telefonía móvil son, según Daniel J. Levitin  como “navajas suizas” que contienen todo tipo de aplicaciones para navegar el mundo online pero también offline. Esta es la parte buena. La mala, es que las usamos todo el tiempo, compulsivamente y la mayoría del tiempo, innecesariamente.

Desde hace años, los profesionales de “gestión del tiempo” han venerado la multitarea. O lo que es lo mismo, poder hacer varias cosas al mismo tiempo para aumentar nuestra productividad y ser más “efectivos”. Pero  por suerte, la neurociencia ha conseguido demostrar que la multitarea es en realidad la ilusión placebo que somos nos hace creer que somos más efectivos: hacemos más cosas pero las hacemos peor y al final perdemos nuestra capacidad de profundizar en un tema, concentrarnos o tomar buenas decisiones en referencia a la información que estamos recibiendo.

image

Fuente Jean Jullien

“COLOCADOS” POR LA MULTITAREA

Otro experto del MIT en neurociencia, Earl Miller, señala que nuestro cerebro no está diseñado para la multitarea. Es sólo una ilusión porque en realidad, cuando las personas creen que están haciendo múltiples tareas al mismo tiempo, en realidad están apagando una tarea y encendiendo otra, apagando de nuevo y volviendo a encender… y así sucesivamente. Y esta forma de pensar no sólo consume más energía y genera más estrés a nuestro cerebro.

Trabajos como el de Earl Miller demuestran que la multitarea puede causar más daños a nuestra memoria y nuestra capacidad de concentrarnos que fumar marihuana.

Según los expertos, lo más peligroso de esta espiral es que la multitarea aumenta la producción de cortisol y adrenalina,  provocando un loop de retroalimentación de adicción a la dopamina que generan los estímulos de información que recibimos.

En otras palabras, nuestro cerebro sufre ansiedad ante la perdida instantánea de concentración sobre lo que estaba haciendo y es “re-estimulado” con nueva información. Es un bucle de curiosidad y aburrimiento que supone una labor frenética de nuestro cerebro.

Quizás por ello, las redes sociales están diseñadas para no permanecer mucho tiempo ante un texto, una imagen o un vídeo y poder suministrar dosis de novedad a nuestros “cerebros enfermos”.

image

Fuente Jean Jullien

NO ERES MÁS EFICAZ, ERES MÁS TONTO

El término “infomanía” fue acuñado por Elizabeth M. Ferrarini, el autora “Confessions of an Infomaniac” (1984) y “Infomania: The Guide to Essential Electronic Services” (1985) pero recientemente ha sido utilizado como un término para una debilidad psicológica por el profesor Glenn Wilson, que en 2005 realizó un estudio experimental en el que documentó los efectos perjudiciales de la sobrecarga de información sobre la capacidad de resolución de problemas.

Wilson demostró, entre otras cosas, que cuando una persona intenta concentrarse en una tarea pero sabe que tiene emails sin leer en su bandeja de entrada, puede reducir hasta un10% su capacidad intelectual.

Otro equipo de investigación pero esta vez de Stanford y liderado por el profesor Russ Poldrack demostró que cuando una persona estudia para un examen mientras tiene encendida de fondo la televisión, está enviando la información que intenta memorizar al “núcleo estriado” de nuestro cerebro. Sin la distracción, la información conseguiría ser almacenada en el hipocampo, donde solemos enviar ir los datos y las ideas para organizarlas y categorizarlas correctamente. De este modo, la memoria pueda hacer uso de ellas con mayor facilidad al no encontrar un gran “cajón desastre” de información al que no puede acceder de forma proactiva y consciente.

image

Fuente Jean Jullien

También han descubierto el síndrome de la “fatiga de decisión” pues debemos decidir constantemente entre las múltiples opciones que nuestra actividad digital nos plantéa. Una interesante entrevista a Obama relataba cómo son sus hábitos de toma de decisiones en el día a día y cómo la protege simplificando decisiones en lo que come, en como viste y en otras muchas costumbres. Otros geniales ejemplos acerca de cómo evitar la fatiga de decisión son las camisetas grises que siempre utiliza Mark Zuckerberg pues según él, se trata de una economización de su energía mental y que es también el principio que inspiraba la selección de ropa de Steve Jobs, que también buscaba evitar debatirse en “pequeñeces” para poder dedicar lo mejor de su atención a cosas más importantes.

image

Fuente Jean Jullien

Digifrenia o cómo estar siempre en múltiples presentes

 El libro “Present Shock” de Douglas Rushkoff ya nos advertía que en el presente perpetuo de la información instantánea que nos invade, nuestro ser se fragmenta para abarcar todos los presentes que la información nos plantéa. En el libro, Rushkoff presenta el término digifrenia para intentar explicar esta psicopatología de la era digital.

“La tecnología nos permite estar en más de un lugar al mismo tiempo. Pero vivir simultáneamente múltiples presentes es extenuante: los pilotos de drones, por ejemplo, acaban más cansados que los pilotos normales, al intentar vivir en dos mundos al mismo tiempo”

image

Fuente Jean Jullien

La conclusión de los expertos es sencilla e inquietante: somos adictos a una peligrosa “droga” que está destrozando nuestro cerebro. El psicólogo William James nos recuerda que el arma más grande que tenemos contra el estrés es nuestra habilidad de elegir un pensamiento sobre otro. Aquello que disminuye nuestra capacidad de poner atención y controlar nuestros pensamientos atenta directamente contra nuestra capacidad de reflexión, de decisión y en definitiva: de elegir ser de una determinada forma.

La desfragmentación de la atención nos va diluyendo a través de los múltiples canales de información a los que creemos que estamos invadiendo.

What is happening to us? ✏️📱#art#problems#artmuseum#musseum#museo#arte#pintura#picture#streetart#young#jovenes#desing#instago#instagood#instacool#happens#happening#what

Una foto publicada por ⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀ ⠀⠀🇪🇸Valeria HC🇺🇸 (@valery_clau) el 17 de Oct de 2015 a la(s) 12:56 PDT

Publicamos noticias de reflexión que hacen de este mundo un lugar mejor Pero TE NECESITAMOS ¡Ayúdanos compartiendo esta noticia entre tus amigos y tus redes sociales!