Los momentos malos son tan comunes como lo es respirar. Todos pasamos por altibajos a lo largo de la vida, pero no podemos dejar que la tristeza, la desesperanza o incluso el resentimiento y el odio sea nuestra residencia permanente.

Vivimos en una sociedad que nos exige ser completamente felices todos los días del año, durante toda nuestra vida. La idea de felicidad que tenemos está completamente equivocada: no seremos más felices por comprar más cosas o por tener una familia más grande o por tener un trabajo más o menos reconocido.

momentos-malos

Los momentos malos son algo normal, todos pasamos por ellos, pero no debemos “ahogarnos” en ellos

La felicidad está en las pequeñas cosas y en los pequeños gestos. Sin embargo, es bastante complicado verlo así cuando nos encontramos en esos momentos oscuros de los que parece nunca vayamos a salir. Por eso, hoy hemos recuperado algunos consejos que nos dan en el Laboratorio de felicidad de El País para sobrellevar esos momentos en los que lo vemos todo gris. Estos son nuestros consejos

5 ideas para empezar a superar los momentos malos

1. Acéptalo

Acepta que todo va mal, acepta que no eres feliz y que están en un “agujero”. De nada sirve negarlo. Reconocer que estás pasando por un mal momento es el primer paso para salir de él.

2. Habla sobre ello

Es fácil que las cosas se deformen si no las verbalizamos. Por eso, es mucho más fácil superar esos momentos malos si hablas de ellos con alguien de confianza —o con un terapeuta, si te resulta más fácil—. Muchas veces, al hablar de ello nos damos cuenta de que no era para tanto y que estábamos haciendo una montaña de un grano de arena.

momentos-malos-hablar

A veces, compartir con alguien por lo que estás pasado puede ayudarte a seguir adelante

3. Aprende algo sobre la situación

Sé que parece complicado, pero ya que tienes que pasar por ello, ¿por qué no salir aprendiendo una lección y creciendo? Si somos capaces de aprender qué nos aporta la situación en la que nos encontramos será más sencillo salir de ella.

4. Busca recursos mentales, emocionales o físicos

Relativiza los momentos malos, acércate a ese amigo que te ayuda a reírte de todo —sea bueno o malo— y dale un poco de perspectiva. Además, no olvides cuidarte y rodearte de sensaciones placenteras, amables. No busques pelea, huye de las discusiones.

Busca un deporte que te haga bien: sal a correr, practica yoga, baila, medita… Activar tu cuerpo te ayudará a “despegarte” de los momentos malos. Combina el ejercicio con una buena meditación, un baño relajante o un masaje para, poco a poco, separarte de esa sensación que te agobia y te duele.

momentos-malos-yoga

Busca un deporte o algún tipo de ejercicio que te ayude a superar la situación por la que estás pasando

Todos estos recursos no harán que la situación desaparezca y todo sea como si nada, pero sí que ayudarán a que tomes perspectiva y veas el momento por el que estás pasando de una manera diferente.

5. No desesperes

Las abuelas suelen decir que todo se supera menos la muerte, y tienen toda la razón. Prácticamente todos los baches se superan —ojo, no estamos hablando de algo tan grave como una depresión, sino de esos momentos malos por los que todos pasamos en algún momento (una pérdida, una ruptura, un desengaño, un despido…)— y este no tiene por qué ser diferente. Si confías en que todo acabará pasando y en que volverás a rozar la felicidad, tendrás la energía suficiente como para seguir caminando.

Los momentos malos son parte de la vida. Son un fastidio, claro que sí, pero tarde o temprano nos topamos con alguno que otro y todos acaban pasando en más o menos tiempo. No tenemos la fórmula mágica para que pasen antes, pero si miras las cosas con otros ojos seguro que acabarás viéndolo todo más claro.

¿Te gustó esta historia?
¡Con un "Like" podrás ver muchas más!