Generación tras generación se han perpetuado muchos de los mitos nutricionales con los que vivimos hoy en día. Sin embargo, la mayoría de ellos no tienen ninguna base científica. Su presencia en el imaginario colectivo de la sociedad ha mantenido su garantía de veracidad, a pesar de ser falsos o solo tener una pequeña conexión con informes científicos. En este post esperamos poder a ayudaros a desmontar los tres mitos nutricionales más comunes:

1. Tomar un vaso de leche antes de ir a la cama ayuda a dormir

¿Ayuda a dormir tomarse un vaso de leche antes de irse a la cama?

Cuántas veces hemos escuchado la famosa frase: “tómate un vaso de leche y a la cama”. Una teoría muy arraigada sobre todo en los países nórdicos o Estados Unidos, pero ¿por qué tenemos que tomar un vaso de leche antes de dormir? La razón por la que la gente lo hace es porque piensa que le va a ayudar a dormir, como si la leche tuviera propiedades somníferas y, seguramente, algunos artículos periodísticos poco rigurosos ayudaron en su día a fomentar esta idea entre la población, pero esto no es del todo así.

En este caso estamos ante una de esas pequeñas aproximaciones científicas que hemos interiorizado como verdad absoluta. Según los estudios científicos, la leche contiene aminoácido triptófano, que es necesario para la síntesis de serotonina y de melatonina. Estos dos últimos son los neurotransmisores vinculados al descanso y al ciclo de sueño y vigilia. Hasta aquí todo cierto, pero el problema es que la leche contiene solo una pequeña cantidad de este aminoácido. Es tan escaso que no se podría considerar relevante para esta función “adormecedora”.

De hecho, ayuda igual que recibir un beso afectuoso en la frente.

2. El desayuno es la comida más importante del día

Yo desde siempre he considerado, y sigo considerando, que es así, pero lo cierto es que es una afirmación que no tiene una clara base científica, conclusión a la que llega este artículo publicado en The American Journal of Clinical Nutrition en 2013. En él se habla de varios estudios que han determinado que desayunar o no hacerlo no influye en la obesidad, sino que lo que realmente importa es la calidad y el tipo de alimentos que se toman (no la cantidad).

¿El desayuno es la comida más importante del día? Para muchos, así lo es, aunque no tiene base científica

De hecho, casi todas las investigaciones relacionadas con la importancia del desayuno van encaminadas a los estudios de la obesidad, pero todas han resultado nulos. Lo único que se ha determinado es que las personas que desayunan tienen un nivel de glucosa más estable a lo largo de la tarde.

El problema de este mito es que muchas personas pueden llegar a cuidar mucho el desayuno y dejar totalmente de lado el resto de comidas del día. No existe un desayuno ideal, cada persona debe encontrar el suyo y no descuidar tampoco el almuerzo o la cena.

3. Las dietas ayudan a adelgazar

Otro gran mito. Para adelgazar hay que adquirir buenos hábitos alimenticios combinados con ejercicio diario, pero nunca realizar dieta (tal y como la entendemos popularmente). Esto sí que está avalado por estudios científicos que, además, recuerdan que la gente que hace dietas con frecuencia son un factor de riesgo conducentes al sobrepeso y a la obesidad.

¡Cuidado con las dietas! No son tan inofensivas como parecen

Cuantas más dietas hagas, más posibilidades tienes de aumentar tu peso antes de empezarlas. 

De hecho, los estudios confirman que hacer dieta engorda. De hecho, si las dietas funcionaran, ya todos estaríamos en nuestro peso. ¿Por qué seguimos haciéndolas esperando resultados diferentes?

Puede parecer que las dietas son inofensivas, pero en realidad causan un gran daño colateral provocando grandes desórdenes alimentarios y arruinando la vida de muchas personas. Para saber más sobre este tema, no os podéis perder la Ted Talk en la que la neurocientífica Sandra Aamodt nos explica por qué las dietas no funcionan como todo el mundo espera que funcionen:

Para habilitar los subtítulos en español: haz click en el botón CC. Después, en la ruecedilla que hay a su lado. Selecciona “subtitles” y elige “español/Spanish”. ¡Listo!

¿Conoces más mitos nutricionales?


¿Quieres recibir más historias como esta por email?

Suscríbete a nuestra Newsletter: