Las 15 mentiras del café de las que nadie quiere hablar (menos yo)

Quién me conoce sabe que soy una firme defensora de la comida sana como principio para sentirte bien por fuera y por dentro. Pero gran parte de los problemas nacen del desconocimiento pero sobre todo, de los mitos y leyendas urbanas que circulan en el imaginario colectivo sobre comer sano o ecológico.

Uno de los grandes descubrimientos y desengaños me los he llevado con el café al descubrir que muchas marcas incluían “azucar” entre sus ingredientes a pesar de estar marcado como “Café Expresso”. A partir de ahí me puse a investigar sobre esa bebida capaz de generar amor e indiferencia casi a partes iguales. Porque para sus amantes como yo, pocas cosas resultan tan inspiradoras como el olor del café cada mañana y sobre todo en compañía.

Pero para sus detractores y a veces también para sus amantes incondicionales, nos genera bastantes dudas sobre si es sano o no es sano… pero sobre todo, si nos están diciendo la verdad sobre él. Hay opiniones muy enfrentadas sobre él en torno a su relación con la salud y el bienestar. Os dejo una selección de los 15 mitos que me han resultados más sorprendentes (y vergonzosos):

1. ¿Realmente es diurético?

SÍ. Pero con ciertas puntualizaciones.  “Es diurético y deshidratante”, afirma tajante Mercè Roca Farran, nutricionista de Instituto Javier de Benito. De ahí que Itziar Digón, psiconutricionista de Tacha, puntualice. “El café tiene un efecto diurético sobre la vejiga. La cafeína hace esto aumentado el flujo sanguíneo hacia los riñones y reduciendo la absorción de agua y sodio. Esto aumenta la necesidad del cuerpo de eliminar líquidos”, explica la experta, que insiste en que en este caso el efecto diurético contribuye también a la deshidratación y, por tanto, el café no tiene capacidad para eliminar toxinas de nuestro organismo de forma saludable.

View this post on Instagram

B r u n c h i t ☕

A post shared by Valeria HC (@valery_clau) on

2. ¿Provoca celulitis?

SÍ. Porque deshidrata y no nos permite desintoxicar el organismo. Eso sí, esto sucede cuando se toma en exceso porque, tal y como nos explica la experta de Tacha, “dificulta el trabajo del sistema linfático porque nos deshidrata. Y eso produce retención de líquidos en zonas como los muslos y los glúteos”, afirma.

3. ¿El café tiene calorías?

Sí y No. No tiene calorías siempre y cuando sea expreso y se tome sin edulcorantes (cuidado con revisar las etiquetas porque muchos llevan ya el azúcar incorporada como ingrediente o como parte del proceso de tostado). Si le añades azúcar las calorías se incrementan a 40 aproximadamente.

4. Además de ser más contaminante, ¿tiene más calorías el café en cápsulas?

SÍ. Las cápsulas de café expreso tienen más calorías que el café natural, pero no es una cantidad elevada. “Contienen alrededor de 5 kcal”, puntualiza Itziar Digón. ¿Los motivos? “Es debido a su proceso de elaboración”, afirma. Y añade: “Consumidas con moderación no van a alterar el consumo calórico, aunque sí tendremos que tener en cuenta con qué las acompañamos”, explica la experta en referencia al tipo de leche, crema y azúcares que se utilicen para acompañarlo.

https://www.instagram.com/p/BNjPjVkgaDO

5. ¿La cafeína mejora el rendimiento deportivo?

SÍ.  Roca Farrán resume así los beneficios que tiene tomarse un café antes de practicar ejercicio físico. “Favorece la contracción muscular con lo que retarda la fatiga y aumenta la capacidad y frecuencia respiratoria”, dice apoyando otras declaraciones de la Sociedad Internacional de Nutrición en el Deporte, que corroboran cómo la cafeína puede resultar efectiva para mejorar el rendimiento deportivo. ¿La mejor forma de tomarla para potenciar el rendimiento? Consumida 60 minutos antes de la actividad, aunque también resulta efectiva en tiempos más cortos, en los 15-30 minutos previos a la práctica deportiva. En cuanto a la dosis, se recomienda un consumo moderado (3-6 mg de cafeína por kilo de peso). Y si se toma de forma deshidratada en forma de suplementos alimenticios, “los efectos son mayores”.

6. ¿Tomar un café antes de practicar deporte nos hacer sudar más?

NO. Tal y como afirma la Sociedad Internacional de Nutrición en el Deporte, “la literatura científica no apoya la diuresis inducida por la cafeína durante el ejercicio”. Eso sí, tampoco produce ningún cambio dañino en el equilibrio hídrico que pueda afectar de forma negativa en el rendimiento.

7. ¿Es más sano el café natural que el torrefacto?

¡IMPORTANTE! SÍ QUE LO ES. Comparar el café natural con un café torrefacto podría asemejarse a comparar el pan integral con el refinado. Y es que el torrefacto es un café tostado en cuyo proceso se añade azúcar para caramelizarlo y cubrir el grano. Se consume más en España, tiene un sabor más fuerte y un color más intenso, pero es menos recomendable. “Olvídate del torrefacto porque usan azúcar (hasta un 15%) para tostar los granos y caramelizarlos (llegan hasta 200 grados) para reducir la acidez y el sabor amargo del café”, explica la nutricionista de Tacha.

View this post on Instagram

AMERICAN BREAKFAST ☕

A post shared by Valeria HC (@valery_clau) on

8. ¿El café es antioxidante?

NO (si hablamos del café negro). (si hablamos del café verde). Este ha sido uno de mis grandes descubrimientos: ¡existe el café verde!. Y es que, tal y como nos confirma Itziar Digón, cuando hablamos de café tradicional, “no hay muchos estudios sobre la biodisponibilidad de antioxidantes en el organismo humano con lo que podemos decir que las propiedades antioxidantes del café todavía están en duda”. Si nos referimos al café verde, la experta de Instituto Javier de Benito recuerda que tiene ácido clorogénico, un antioxidante, aunque solo en un 7%, de manera que tampoco se sabe exactamente la cantidad de café que habría que beber al día para poder beneficiarnos de este poder antioxidante.

 9. ¿El café descafeinado tiene algo de cafeína?

. Al igual que la cerveza si alcohol, se trata de cantidades muy pequeñas, pero que hay que tener en cuenta si nos excedemos en el número de cafés descafeinados que tomamos al día. “Un descafeinado tiene entre 0,1% y 0,3% de cafeína, así que si alguien ingiere altas dosis de café descafeinado (entre 5-10 tazas al día) la dosis de cafeína puede fácilmente igualar a la de 1 o 2 tazas de café con cafeína”, explica Digón. A lo que Mercé Roca Farran, añade otro dato  interesante. “En grandes cantidades es tóxico debido a los disolventes que se usan en el proceso”.

10. ¿Puede ayudar a aliviar el dolor de cabeza?

Depende de la persona. Se trata de un vasoconstrictor a nivel cerebral y, en algunos casos, puede calmar el dolor de cabeza, sobre todo en personas que lo toman de forma habitual. De ahí que muchas personas adictas al café experimenten cefalea cuando disminuyen la dosis o lo dejan (es la llamada “cefalea del fin de semana”). Pero de la misma forma que puede calmarlo, también puede producir dolor de cabeza, sobre todo en personas con un hígado cargado. “El café impide la desintoxicación del hígado”, explica Mercé Roca Farran.

11. ¿Es perjudicial tomar más de 2 ó 3 tazas de café al día?

Podría serlo. Y es que la recomendación más razonable en cuanto a la cantidad de café diaria están en torno a las dos o tres tazas (de 150 ml cada una), lo que equivale a 200-300 mg de cafeína, tal y como nos cuenta Itziar Digón. De la misma manera, en el embarazo y la lactancia se debe limitar al máximo su consumo. “La cafeína tiene la capacidad de transferirse de madre a hijo y puede influir en el desarrollo normal del bebé”.

View this post on Instagram

Christmas is here!! Llegó la Navidad ^_^

A post shared by Valeria HC (@valery_clau) on

12. ¿Es más sano el café verde?

¡VOILÁ! SÍ. Es más sano este tipo de café porque “se presenta sin tostar, por lo que mantiene intactas  sus propiedades”, explica Digón en referencia también a otras sustancias bioactivas, además de la cafeína, beneficiosas para la salud. ¿El inconveniente de este café? Que generalmente se vende en formato cápsulas acompañado, en ocasiones, de promesas milagrosas para la pérdida de peso que no pueden hacerse realidad si no se lleva una vida sana, una dieta equilibrada y ejercicio físico.

13. ¿Es mejor tomar té que café?

Ni , ni NO. Y es que, como en todo, la clave está en la moderación, sobre todo para poder beneficiarnos de sus bondades y evitar sus consecuencias negativas. “Se calcula que alrededor de 300 gramos de cafeína diarios pueden tener consecuencias beneficiosas, siempre y cuando lo acompañemos de una dieta saludable y un estilo de vida activo”, explica Digón. En función del consumo diario que hagamos, podemos tomar nuestra elección teniendo en cuenta que el café contiene entre 80 y 185 miligramos de cafeína mientras que el té sólo entre 15 y 70 miligramos.

14. ¿Reduce el riesgo de padecer enfermedades cardiovasculares?

NO ESTÁ DEMOSTRADO porque no hay estudios concluyentes al respecto. De hecho, tal y como nos recuerda la nutricionista de Instituto Javier de Benito, “puede producir palpitaciones y acelerar la franquicia cardiaca”. Sin embargo, sí se sabe que puede mejorar  la memoria a largo plazo y prevenir enfermedades como demencia o Alzheimer, tal y como nos confirma la experta de Tacha.

15. ¿Es mejor comprar el café en grano y después molerlo?

. Porque es más natural y porque aporta más sabor. Eso sí, los que más saben de café recomiendan comprar los granos una vez a la semana, guardándolos en un envase hermético, en un lugar fresco y alejado de la luz. Y molerlo justo antes de prepararlo. Decidido, yo ya he comprado mi café en grano ecológico y mi máquina para molerlo.

¿Qué más secretos del café podríamos incluir?

¿Te gustó esta historia?
¡Con un "Like" podrás ver muchas más!