muhimu.es

La vida no es un juego de azar. No es un casino donde invertir tus días. Es una obra de arte para contemplar y crear. Siente, ama, crea.

La nueva ciencia de la interacción social 1

La nueva ciencia de la interacción social

Hoy, estamos abrumadores en una avalancha de contenido y clickbait: una cascada de publicaciones, correos electrónicos y chats de Facebook e Instagram, noticias tanto falsas como reales. En este entorno de interacción digitalizada, las buenas habilidades sociales son cada vez más raras y, por lo tanto, más valiosas. Y de eso se tratan estos consejos: mejorar tus habilidades sociales.

Independientemente de si vas a un evento de networking o tienes una cita, estos consejos te ayudarán a entender cómo hackear las interacciones sociales. Aprenderá técnicas reales que lo ayudarán a mejorar sus habilidades con las personas y a ser absolutamente cautivador en una variedad de situaciones sociales.

También lo descubrirás

  • cómo causar una gran primera impresión con la triple amenaza ;
  • lo que OCEAN nos dice sobre los rasgos básicos de la personalidad humana; y
  • sobre el poder de sincronizar el cerebro de la narración.

Controle las situaciones sociales centrándose en sus puntos fuertes y en las personas que le importan.

Imagina que te han invitado a una fiesta o evento de networking. El problema es que te consideras una persona socialmente incómoda. Para tener éxito en este entorno extraño e incómodo, necesitará una estrategia para controlar la situación. En otras palabras, necesitará un plan de juego social .

Tenga en cuenta que a diferentes personas les va bien en diferentes contextos sociales. De hecho, el objetivo de idear un plan de juego social es evitar los contextos que no te gustan. Después de todo, nadie esperaría que un lanzador sea también un segunda base estrella, y lo mismo ocurre con los contextos sociales: pocas personas prosperan en todas las situaciones.

En pocas palabras, haga todo lo posible para evitar las situaciones sociales que más aborrece. Si trata de abrirse paso a través de ellos, puede que se meta en problemas; la falsedad es algo que la gente puede percibir fácilmente.

¿Quieres una prueba? Bueno, una encuesta realizada por Science of People, el laboratorio del autor, evaluó la capacidad de los participantes para identificar una sonrisa falsa. Al final, el 86,9 por ciento de los 4.361 participantes identificaron con éxito la sonrisa falsa.

Por lo tanto, saber dónde se siente cómodo es importante, pero también es necesario decidir con precisión en quién se concentrará. Recuerde, no tiene que complacer a todos. Concéntrese en las personas a las que desea llegar.  

La autora aprendió esta lección cuando uno de sus seguidores de YouTube se quejó, en un comentario, de que su atuendo informal la hacía parecer poco profesional en sus videos. La autora estaba inicialmente preocupada por el comentario e incluso consideró volver a grabar sus videos. Pero rápidamente se dio cuenta de que estaba buscando conectarse con un tipo particular de estudiante para sus cursos; quería personas que pudieran concentrarse, no aquellas que se distraerían fácilmente con su ropa.

Esto la ayudó a darse cuenta de que no tenía que atraer a todos. Ella sola podría definir el grupo de personas relevantes para su trabajo y usar su capacidad intelectual para atraerlos.

Use sus manos, postura y contacto visual para causar una buena primera impresión.

¿Alguna vez te has encontrado con alguien absolutamente magnético? Una persona así puede entrar en una habitación llena de gente y captar instantáneamente la atención de todos. Pero estas personas no nacieron necesariamente carismáticas. De hecho, causar una buena primera impresión es una habilidad que casi cualquier persona puede aprender.

Aquí tienes una herramienta útil para comenzar. Se llama la triple amenaza y puede usarla para piratear la confianza de las personas. Se compone de tres componentes simples no verbales: manos, postura y contacto visual.

Las manos son importantes para la ecuación porque pueden revelar las intenciones de una persona. La mayoría de la gente moderna no comprueba si un nuevo conocido lleva un arma, pero este antiguo instinto sigue vivo. Por eso es clave mantener las manos visibles. No es casualidad que nos demos la mano para saludar a alguien y que la policía les diga a los delincuentes que levanten la mano.

El segundo aspecto, la postura, es fundamental para posicionarse como una persona exitosa y segura que atraerá a la gente. Según los investigadores de la Universidad Carnegie Mellon, Bill McEntly y Akbar Zaheer, la confianza lo es todo en una entrevista de trabajo. ¡Incluso importa más que la reputación, el historial personal y las habilidades del candidato!

Para asegurarse de que su postura sea verdaderamente estelar, use la postura de lanzamiento . Simplemente tire de los hombros hacia atrás y hacia abajo, empuje la cabeza y el pecho hacia adelante y ligeramente hacia arriba y deje que los brazos caigan suavemente alejándose del torso.

Por último, el contacto visual es una excelente manera de decirle a alguien que quieres ser su aliado, que la respetas, que ella es importante. Esto se debe a que el contacto visual provoca la producción de oxitocina , una hormona que ayuda a generar confianza y facilita la vinculación.

Así que sigue un consejo de Allan Pease, un experto en lenguaje corporal. En su libro, El libro definitivo del lenguaje corporal , dice que para construir una conexión con alguien debes mantener el contacto visual entre el 60 y el 70 por ciento de la conversación.

Decodifica los sentimientos de las personas estudiando sus sutiles expresiones faciales.

Es bastante común que las personas sientan una cosa y digan algo completamente diferente. Pero al decodificar las expresiones faciales inconscientes que hacen todas las personas, puede determinar lo que realmente creen. Apodado microexpresiones por el psicólogo estadounidense Paul Ekman, estos sutiles gestos faciales en el rostro de una persona antes de que pueda controlarlos, revelando sus verdaderos sentimientos.

Hay siete microexpresiones a tener en cuenta: ira, desprecio, felicidad, miedo , sorpresa, disgusto y tristeza . Exploraremos cada uno a su vez.

El primero, el enfado, se delata con la boca tensa y las cejas fruncidas. Ataca cuando una persona está disgustada o molesta, tal vez debido a una confrontación o discusión. A medida que amanece, tiende a generar dos líneas verticales entre los ojos, lo que obliga a juntar y bajar las cejas. Mientras tanto, la boca se cierra con fuerza, con los labios apretados o se abre de par en par, lista para gritar.

El desprecio se define por una boca levantada torcida hacia un lado, en lo que la gente comúnmente llama una sonrisa. Debido a esto, el desprecio a menudo se confunde con la sonrisa de felicidad, lo que definitivamente no es así. Esta microexpresión se puede producir fácilmente cuando a alguien se le dice que no, o cuando en general no está de acuerdo o no le gusta otra persona. Las personas generalmente no sonríen en tales situaciones, así que preste atención al contexto al determinar qué microexpresión está presenciando.

En tercer lugar, la felicidad adecuada da como resultado una gran sonrisa. Las mejillas se levantan y se forman arrugas alrededor de los ojos. Éste es fácil. Conocerás la verdadera felicidad cuando la veas. Después de todo, se muestra en todo el rostro de una persona.

A continuación, aprenderá sobre las otras microexpresiones y cómo identificarlas.

La identificación de microexpresiones más complejas puede brindarle aún más información.

Ahora que conoce las tres primeras microexpresiones, es hora de conocer las demás. El cuarto es el miedo y está marcado por ojos muy abiertos, cejas levantadas que se juntan, líneas horizontales en la frente y una boca ligeramente abierta.

Para identificar correctamente esta microexpresión, preste atención a las cejas. La mejor manera de ver si una situación es segura o si debes huir es abrir bien los ojos, por lo que si las cejas y los párpados superiores de alguien están muy arriba, probablemente tenga miedo. Además, la boca ligeramente abierta de la microexpresión del miedo permite una entrada extra de oxígeno, preparándote para correr si es necesario. Tenga en cuenta que, literalmente, cualquier situación que una persona considere peligrosa, desde encontrar una araña hasta encontrarse con un matón, producirá miedo.

El siguiente es la sorpresa, evidenciada por las cejas levantadas que se separan y una marcada caída de la mandíbula. La sorpresa es algo parecido al miedo, excepto que las cejas se abren en lugar de juntarlas y la boca se abre más.

Es importante aprender a detectar la diferencia, ya que esta microexpresión puede ser bastante reveladora. Por ejemplo, si un colega se sorprende cuando le habla de que lo sacaron de un proyecto, puede estar bastante seguro de que no se enteró del cambio hasta ese momento.

La siguiente microexpresión es el disgusto, que puede divulgar mucho más de lo que una persona pretende. Se caracteriza por una nariz superior arrugada, mejillas levantadas y un labio inferior apretado, con el labio superior levantado. El disgusto se muestra cuando una persona siente disgusto con algo, por ejemplo, el sabor de su sándwich.  

Por ejemplo, digamos que está entrevistando a un candidato para un trabajo. Mencionas que el puesto requiere mucho papeleo, a lo que el entrevistado responde con una clara expresión de disgusto. Detectar esto te ayudará a determinar si es adecuado para el trabajo.

Y, finalmente, la tristeza se distingue claramente por su expresión ceñuda; los párpados caen, las cejas se juntan, el labio inferior se hincha y las comisuras de los labios se dirigen hacia el sur. Esta microexpresión muestra cada vez que se siente decepción e indica que una persona está molesta o incluso al borde de las lágrimas.

Conozca mejor a los demás buscando cinco rasgos principales de personalidad.

¿Alguna vez ha intentado cambiar intencionalmente a su pareja romántica? Si es así, probablemente no lo logró. De hecho, alterar otros puede resultar sumamente difícil. Entonces, en lugar de intentar cambiar a las personas, ¿por qué no aprender a detectar los rasgos de personalidad antes de hacerse amigo de ellos?

Es más fácil de lo que parece. De hecho, solo hay cinco rasgos principales de personalidad: franqueza, conciencia, extroversión, amabilidad y neuroticismo . Constituyen el acrónimo OCEAN, y cada uno está presente hasta cierto punto en cada persona.

Estos rasgos a menudo se conocen como los Cinco Grandes y fueron identificados por el Dr. Lewis Goldberg en la década de 1980. La primera, la franqueza, se evidencia en cómo se siente y se acerca a las nuevas ideas, por lo curioso y aventurero que es. Por ejemplo, si aprovechas la oportunidad de vivir aventuras en un viaje o reorganizas constantemente tus muebles, es probable que estés bastante abierto. Por el contrario, si le gustan más las rutinas diarias, su apertura probablemente sea limitada.

El segundo, la conciencia, se trata de hacer las cosas. Las señales de que eres consciente son el amor por las listas de tareas pendientes y un horario estricto. Sin embargo, si las listas lo abruman y le interesa más hablar de grandes ideas que llevarlas a cabo, probablemente tenga una calificación más baja en esta categoría.

En tercer lugar, viene la extroversión, una descripción de cómo te sientes con los demás. Para averiguar cuál es su posición, simplemente considere esta pregunta: ¿obtiene su energía de la soledad o de los grupos? Si gravita hacia el tiempo social, es probable que sea extrovertido; si se inclina por el tiempo a solas, es probable que no lo esté.

El cuarto rasgo es la amabilidad, que corresponde a su capacidad para trabajar con los demás. Esto incluye su capacidad de confianza y qué tan bien se lleva con quienes lo rodean. Si se esfuerza por complacer a los demás, probablemente sea una persona agradable. Las personas que son menos agradables tienden a acercarse a los demás de manera pragmática, en lugar de afectuosa.

Y, finalmente, el neuroticismo está marcado por una tendencia a preocuparse y una susceptibilidad a los cambios de humor.

Tenga en cuenta estos rasgos y utilícelos para evaluar a quienes le rodean.

Utilice tipos específicos de historias para conectarse con otros.

¿Alguna vez has oído hablar del acoplamiento neuronal ? Es un mecanismo en tu cerebro que te permite evocar, digamos, el olor o el sabor de una deliciosa mousse de chocolate, incluso cuando no tienes a la mano tal golosina. Imaginar el postre reproduce la experiencia que tuvo la última vez que lo disfrutó.

Este mismo mecanismo entra en juego al escuchar la historia de otra persona. Cuando alguien te cuenta su historia personal, puedes imaginarla fácilmente y, por lo tanto, conectarte con ella.

Esto está corroborado por un estudio en el que los investigadores utilizaron escáneres cerebrales para rastrear la actividad neuronal respectiva de un narrador y su oyente. Al final, descubrieron que a medida que el hablante contaba la historia, el cerebro del oyente comenzaba a mostrar patrones similares a los del lector. En otras palabras, los dos cerebros comenzaron a sincronizarse a medida que su actividad se volvía cada vez más parecida.

Entonces, la narración es poderosa. Para comenzar con él, puede crear una pila de historias . Esta es una colección de historias que contienen temas desencadenantes , historias que generan chispas y boomerangs.

El primer tipo de historia, temas desencadenantes, trata sobre temas genéricos de los que cualquiera puede hablar. Buenos ejemplos son las últimas noticias, el clima, el tráfico o cualquier cosa con la que la gente pueda identificarse fácilmente.

Las segundas historias, que provocan chispas, son las que tienen profundidad, o al menos más profundidad que el clima. Estas historias se caracterizan por anécdotas personales que provocan una reacción más sustancial. En el mejor de los casos, hacen reír, llorar, gemir o mostrar otra emoción fuerte.

Y finalmente, un boomerang, como su nombre lo indica, es una historia o pregunta que devuelve la conversación a la persona con la que estás hablando. Puede utilizar este tipo de historia en momentos de una conversación en los que desee que la otra persona hable. Por ejemplo, digamos que acaba de compartir una historia con un colega sobre esta ocasión en que derramó una taza de café sobre una celebridad. Un boomerang apropiado sería preguntarle a su colega si alguna vez conoció a una celebridad y cómo fue.

Compartir vulnerabilidades conecta a las personas y pedir consejo es una excelente manera de parecer más agradable.

Benjamin Franklin, uno de los padres fundadores de los Estados Unidos, una vez le pidió a un oponente político suyo que le prestara un libro que Franklin sabía que tenía. El rival estuvo de acuerdo, Franklin tomó prestado el texto y, después de leerlo, devolvió el libro con una nota de agradecimiento. Curiosamente, a partir de entonces, el otro político fue mucho más amable con Franklin.

De hecho, funcionó tan bien que desde entonces se le ha denominado el efecto Franklin . Este término se refiere a cómo pedir favores o consejos puede conectarlo con las personas al hacer que parezca más vulnerable y, por lo tanto, más humano.

En otras palabras, pedirle un favor a alguien aumentará las posibilidades de que le gustes a esa persona. Puede parecer contradictorio, pero los estudios realmente han verificado el efecto. Basta con tomar un experimento realizado a finales de la década de 1960 por los investigadores Jon Jecker y David Landy. En su estudio, pidieron a los participantes que realizaran una serie de pruebas, ofreciéndoles dinero a cambio.

Al final de estas pruebas, uno de ellos se acercaba a varios participantes y les preguntaba si considerarían devolver parte del dinero, alegando que el estudio estaba mal financiado. Más tarde, se preguntó a los participantes qué tan agradables eran estos administradores de pruebas. Sorprendentemente, aquellos a quienes se les pidió que devolvieran el dinero tuvieron una opinión más favorable de los investigadores.

¿Cómo?

Porque los investigadores se hicieron vulnerables al decir que carecían de financiación. En el proceso, se hicieron parecer más humanos y más fáciles de relacionar.

Habiendo dicho eso, ¡no deberías correr por ahí pidiendo dinero a cualquier extraño! Una mejor manera de mostrar vulnerabilidad es pedir consejo. Si lo hace, revela que no lo sabe todo y demuestra que necesita la ayuda de los demás. Por ejemplo, puede solicitar recomendaciones de libros o restaurantes o ideas para regalos navideños.

La incomodidad social y la ansiedad pueden obstaculizar su carrera, limitar su vida amorosa y, en general, frenarlo. Pero hay una forma de sortear estas dificultades. Al aprender algunos trucos simples, como cómo reconocer microexpresiones y cómo identificar tipos de personalidad, puede dejar atrás esa persona socialmente incómoda y convertirse en una estrella social brillante.

Usa el truco de la servilleta para evitar los apretones de manos sudorosos.

¿Alguna vez has estado nervioso en un evento de networking? Si es así, probablemente hayas experimentado las temidas palmas sudorosas y el terror de tener que estrechar la mano de otras personas. Para evitar este destino, tome una bebida y envuelva una servilleta alrededor de su vaso. Sostenga su bebida con su mano temblorosa y permanecerá seca, felizmente lista para encontrarse y saludar.