Si quieres que tu hijo se desarrolle, quítale el iPad y dale una guitarra 1

Si quieres que tu hijo se desarrolle, quítale el iPad y dale una guitarra

Hace años hubo una oleada de aplicaciones móviles y juegos de ordenador destinados a entrenar nuestro cerebro. La obsesión por la optimización de la vida en cualquiera de sus facetas ha generado un mercado de software importantísimo que mueve millones de euros. Sin embargo, parece que la mejor manera de sacar brillo a nuestras neuronas no necesita muchos apéndices tecnológicos y se remonta, más bien, a una de las capacidades artísticas más ancestrales del ser humano: la música.

Como recuerda The Guardian ya en 2014 un grupo de más de 100 psicólogos y neurólogos llamaba la atención sobre lo engañoso de los mensajes publicitarios que envolvían a la industria virtual del entrenamiento mental: “Los reclamos que promueven ciertos juegos cerebrales son exagerados”.

El tema, incluso, ascendió a los tribunales. La empresa Lumosity fue sentenciada a pagar dos millones de dólares de multa y obligada a rembolsar el gasto a cientos de clientes que habían adquirido sus productos.

piano-1483744_1280

Con estos precedentes, algunos vuelven la vista al pasado y, de pronto, parece que están descubriendo América. La música, se apresuran a confirmar distintos estudios, aporta beneficios comprobables a las capacidades del ser humano e, incluso, cumple funciones terapéuticas para aquellas personas que sufren algunas lesiones cerebrales. Los pacientes de dislexia y de otras fallas en el procesamiento del lenguaje también podrían verse beneficiados por este aprendizaje.

Desde la Universidad de Westminster, Catalina Loveday cuenta a The Guardian que la vinculación emocional que nos une a las melodías contienen una carga de estímulos que abren nuestro cerebro y le ayudan a expandirse. Es la actividad que más habilidades distintas exige a nuestra mente: decodificación de signos, oído, capacidad de digitación, manejo del tiempo… Algunos estudios, de hecho, confirman que el aprendizaje musical agranda nuestra materia gris. Además, estaríamos cimentando nuestra salud mental y protegiéndonos en cierto grado contra la amenaza de la demencia y otros deterioros de nuestras capacidades cognitivas en el futuro.

Los comentarios están cerrados.