Los 5 signos de intoxicación emocional que debes aprender a reconocer inmediatamente 1

Los 5 signos de intoxicación emocional que debes aprender a reconocer inmediatamente

La inmensa mayoría de las personas pueden reconocer una intoxicación por alcohol. La percepción se altera, se reduce el tiempo de reacción, se desinhibe el comportamiento, perdemos el equilibrio, empeora el control motor y nos cuesta mucho más coordinar las ideas. Sin embargo, muy pocas personas saben reconocer los signos de una intoxicación emocional. De hecho, es probable que pienses que nunca te ha pasado.

Te animo a echar la vista atrás y responder sinceramente estas preguntas:

  • ¿Alguna vez te has sentido enfadado durante horas o incluso días?
  • ¿Has tomado decisiones dejándote llevar por las pasiones del momento y luego te has arrepentido?
  • ¿Alguna vez te has sentido tan agobiado que has estado a punto de abandonarlo todo?
  • ¿A veces no logras sacarte algunos pensamientos negativos de tu mente?
  • ¿A menudo sientes que las emociones te sobrepasan?

Si has respondido afirmativamente a alguna o todas, entonces no hay dudas de que en algún momento has sido víctima de una intoxicación emocional.

Los 5 signos de intoxicación emocional que debes aprender a reconocer inmediatamente 2

¿Qué es exactamente la intoxicación emocional?

La diferencia entre la intoxicación emocional y las emociones que experimentamos cada día radica en su intensidad. En la intoxicación emocional, las emociones toman el mando y la mente racional prácticamente se desconecta, se produce lo que Daniel Goleman denomina “secuestro emocional”.

Con la intoxicación emocional, las emociones toman el mando y la mente racional desaparece

El secuestro emocional se genera en la amígdala, una estructura del sistema límbico especializada en el procesamiento de los aspectos emocionales de los estímulos a los que nos exponemos. Básicamente, la amígdala actúa como un centinela emocional que avisa a la corteza prefrontal de que algo podría ir mal.

«El cerebro emocional responde a un evento más rápidamente que el cerebro racional».

Daniel Goleman

La corteza prefrontal es una especie de termostato que interviene para contener esas primeras reacciones emocionales, ayudándonos a desarrollar una actitud más racional y objetiva. Sin embargo, cuando la situación que estamos viviendo genera respuestas emocionales muy intensas, se produce una especie de desconexión, el sistema límbico asume el mando y la corteza prefrontal no se activa. Como resultado, las emociones fluyen sin contención.

Obviamente, en estas condiciones no podemos tomar buenas decisiones. Cuando estamos intoxicados emocionalmente la percepción se altera, pues lo vemos todo a través de un prisma distorsionado. En ese estado también disminuyen nuestras habilidades sociales, somos menos empáticos y más reactivos y es probable que nuestras inseguridades afloren. De hecho, si has discutido con alguien que estaba intoxicado emocionalmente, habrás notado que en ciertos momentos ni siquiera escuchaba tus palabras o, al menos, no era capaz de procesarlas.

Las señales premonitorias de una intoxicación emocional

En algunos casos, el secuestro emocional se produce de manera repentina, en medio de una discusión acalorada o cuando nos dan una mala noticia que no somos capaces de asimilar. Esos “raptos emocionales” son más fáciles de detectar y, generalmente, duran muy poco tiempo.

La intoxicación emocional puede suceder poco a poco, como un frasco que se llena gota a gota, hasta que de pronto “estallas”

Sin embargo, también se puede producir una intoxicación emocional por acumulación, un estado más difícil de detectar ya que las emociones se van depositando gota a gota. Cuando no somos capaces de dejar ir, termina acumulándose cada fuente de tensión, cada palabra hiriente que nos dirigen, cada frustración y cada pequeño fracaso cotidiano, hasta que llega el punto en el que “estallamos”.

«Sé consciente de que en este momento estás creando. Estás creando tu próximo momento, basado en lo que sientes y piensas».

Lew Childre

Por eso, es fundamental aprender a detectar los primeros signos de intoxicación emocional antes de llegar al punto de no retorno.

Los 5 signos de intoxicación emocional que no puedes ignorar

1. Te pones a la defensiva

Si reaccionas poniéndote a la defensiva prácticamente por todo es probable que estés dejándote llevar demasiado por las emociones y que hayas entrado en “modo autoprotección”. Cuando las emociones toman el mando nos volvemos hipersensibles, nuestras inseguridades afloran y nos sentimos más vulnerables. La incertidumbre hace que cataloguemos incluso los estímulos neutros como amenazantes, como demostró un estudio publicado en el Journal of Experimental Psychology, haciendo que asumamos una perspectiva más egocéntrica y que intentemos protegernos de los supuestos ataques.

2. Te cierras

El bloqueo es un mecanismo de autodefensa que ponemos en práctica cuando estamos desbordados y no podemos lidiar con lo que está sucediendo. Es probable que te desconectes de lo que dicen los demás e, incluso, de tu propia voz interior que normalmente te anima a ser más razonable. El problema es que las emociones te impiden asumir la distancia psicológica necesaria para poder lidiar con las dificultades. Cuando atraviesas una situación de bloqueo, solo escucharás a tus emociones, lo cual puede conducirte a sacar conclusiones sesgadas.

Cuando las emociones toman el control, te bloqueas y encierras en ti mismo, impidiendo que nadie más entre

3. Sientes que estás perdiendo el control

Cuando las emociones se vuelven demasiado intensas, puedes tener la sensación de que estás perdiendo el control. Es probable que sientas que estás muy enfadado, extremadamente triste o muy ansioso, pero aunque eres plenamente consciente de esas emociones, no logras gestionarlas. A menudo esas emociones se alimentan de pensamientos automáticos negativos, ideas que vuelven una y otra vez a tu mente, aunque intentes deshacerte de ellas. Esa sensación de pérdida del control genera a su vez frustración, la cual alimenta aún más el malestar interior.

4. Tienes miedo a soltar

A menudo el vértigo emocional te impide dejar ir lo que te está dañando. Puede parecer un contrasentido, pero el miedo a la pérdida de lo que nos resulta conocido hace que nos aferremos a situaciones que nos lastiman. Cuando estamos atravesando períodos particularmente difíciles, solemos desarrollar una gran resistencia al cambio porque no queremos añadir más incertidumbre a nuestras vidas.

El miedo a la pérdida de lo que nos resulta conocido hace que nos aferremos a situaciones que nos hacen daño. Puedes sentir que estás caminando sobre una cuerda floja y que si te desvías apenas un poco de tu hoja de ruta y pruebas algo nuevo, tu vida se desequilibrará por completo. Esa perspectiva te asusta, por lo que prefieres aferrarte a situaciones que te lastiman, aunque ello signifique perpetuar el sufrimiento o malestar psicológico.

5. Te sientes sobrepasado

En muchos casos, la intoxicación emocional es el resultado de una situación, o conjunto de estas, que han sobrepasado nuestras capacidades. Si comienzas a sentirte saturado o agobiado, es mejor que hagas un alto. Seguir por ese camino puede ser muy peligroso ya que la acumulación del estrés y otras emociones negativas pueden pasarte una factura muy elevada en términos de salud mental y física.

Si comienzas a sentir que todo está pasando tan rápido que no puedes gestionarlo, pon en pausa tu mundo para que puedas reflexionar.

Descubre cómo el estrés te está dañando y defiéndete

Hay una nueva epidemia que azota el mundo y no es un virus. Es estrés. Casi todo el mundo ha experimentado estrés en el trabajo o en casa. Pero sin saber cómo afrontarlo, es una aflicción letal, ¡una de las principales causas de muerte!

Quizás lo más dañino, sin embargo, es que el estrés nos impide alcanzar nuestro potencial. Te preocupas tanto por una presentación que cometes errores, en lugar de ser el encantador orador que eres normalmente. O estás tan harto del tráfico que no sales y eso afecta tus relaciones con tus amigos.

El fin del estrés incluye numerosas formas de lidiar con el estrés. Entonces, la mejor parte es que una vez que sepa cómo manejar su estrés, puede concentrarse en sacar el máximo provecho de su cerebro. ¡Eso significa volver a ser creativo, inteligente, amable y de alto rendimiento!

El estrés puede poner en peligro tu vida

Pregúntese, ¿ estoy entre los tres de cada cuatro trabajadores que se sienten estresados ​​por algo cada semana laboral?

De hecho, el estrés está en todas partes. Se ha vuelto tan omnipresente que la mayoría de nosotros lo consideramos tanto normal como inofensivo. En realidad, el estrés es grave, tan grave que tiene importantes consecuencias para la salud.

Cuando estamos estresados, nuestro cerebro libera hormonas tóxicas que dañan nuestras funciones cerebrales superiores y, en consecuencia, obstaculizan nuestro rendimiento mental.

Nuestro cerebro superior, o la corteza prefrontal , es de donde derivamos nuestra inteligencia humana. Piense en ello como la oficina ejecutiva del cerebro, donde se toman las grandes decisiones.

Es responsable de la invención de los aviones y la Mona Lisa . También es donde se dibujan los planes para lograr nuestros objetivos.

Además, la corteza prefrontal habilita la inteligencia social, lo que le ayuda a discernir las emociones de otras personas y evoca la compasión.

Sin embargo, las hormonas del estrés desactivan estas funciones de alto nivel. Como consecuencia, la funcionalidad de su cerebro se reduce, lo que lo predispone a tomar malas decisiones o errores mentales.

Además, las hormonas del estrés cortan las conexiones entre las células cerebrales y encogen las redes neuronales del cerebro. Como consecuencia, el estrés impide que su cerebro establezca las nuevas conexiones necesarias para el aprendizaje y la creatividad.

Pero el estrés no solo daña su rendimiento mental; también daña su salud física. De hecho, la investigación muestra que las hormonas del estrés debilitan su sistema inmunológico y dañan su corazón e incluso los cromosomas dentro de los núcleos de sus células.

En consecuencia, encontramos que una gran cantidad de enfermedades están directamente relacionadas con el estrés, como enfermedades cardíacas, accidentes cerebrovasculares, cáncer y diabetes, por nombrar solo algunas de las miles que existen. De hecho, una vez que cuente todas las enfermedades relacionadas con el estrés, ¡podría considerar que el estrés es la principal causa de muerte en los Estados Unidos!

Está claro que el estrés es muy dañino tanto para el cuerpo como para la mente. Afortunadamente, como descubrirás, reducir el estrés es tan simple como modificar su actitud.

Reconecta tu cerebro cambiando tu actitud y dejando ir el miedo

Cuando se trata de manejar el estrés, la mayoría de las personas se sienten desesperadas. De hecho, el 83 por ciento de los estadounidenses admiten que han dejado de hacer algo al respecto.

Sin embargo, ¡ puedes hacer algo al respecto!

Mitigar el estrés se reduce a su actitud: el ajuste de actitud correcto literalmente reconfigurará su cerebro y apaciguará sus pensamientos estresantes, gracias a la neuroplasticidad de su cerebro .

Tu cerebro tiene la asombrosa habilidad de reorganizarse, creando nuevas vías neuronales y expandiendo sus redes neuronales. Puede crear estos nuevos caminos simplemente cambiando la forma en que piensa y la forma en que ve sus propios pensamientos.

Es importante que adquiera el hábito de no creer en sus propios pensamientos negativos y estresantes, y en su lugar opte por experimentar paz y tranquilidad.

Imagina, por ejemplo, que estás atrapado en un atasco. Si eres como la mayoría, esta es una experiencia bastante estresante. Es posible que se enoje y se vuelva agresivo, moleste a otros conductores y golpee el volante, pero ninguna de estas cosas en realidad hace nada para cambiar su situación.

Pero, ¿y si simplemente opta por estar tranquilo? En lugar de pensar que el atasco de tráfico está consumiendo su tiempo, puede pensar en ello como tiempo extra : una oportunidad para pensar en las cosas de su vida en las que antes no tenía tiempo para pensar.

¡Incluso podrías tener una nueva idea que mejorará tu vida!

Además de alterar tu perspectiva, cambiar tu actitud también implica dejar ir el miedo.

Desde una perspectiva evolutiva, el estrés es simplemente una expresión de miedo. En nuestro pasado colectivo, el miedo al peligro era algo útil: nos mantenía alerta y evitaba que nuestros depredadores nos devoraran.

Pero el mundo de hoy es mucho más seguro y la mayoría de nuestros miedos ni siquiera son reales. Más bien, los evocamos en nuestra cabeza y, como descubrirás, ¡la gran mayoría ni siquiera se hacen realidad!

Deshazte de los pensamientos que provocan estrés

Todos experimentamos estrés. Tal vez se manifieste como miedo o ansiedad, pero todos lo experimentamos. Y, por lo general, culpamos de estos sentimientos negativos a factores externos: nuestras circunstancias o entorno.

Pero una vez que haya cultivado una mayor conciencia de su estrés, se dará cuenta de que la mayor parte la crea usted mismo.

Cuando nos preocupamos, esencialmente tememos que sucedan cosas malas, y el miedo significa estrés. Pero este tipo de estrés es innecesario.

Esto se verificó en un estudio de la Universidad de Cornell, en el que se les dijo a los sujetos que escribieran sus preocupaciones durante dos semanas y luego rastrearan cuáles se hicieron realidad. Descubrieron que la gran mayoría de sus preocupaciones, el 85 por ciento, ¡nunca terminaron sucediendo! Del 15 por ciento que sucedió realmente, a menudo no fue tan malo: de hecho, el 79 por ciento de las veces las cosas salieron mejor de lo esperado.

Con todo, el estudio sugiere que alrededor del 97 por ciento de nuestras preocupaciones son fabricaciones exageradas o completas.

Al observar estos números, debe preguntarse: ¿son racionales mis preocupaciones? ¿O simplemente están agravando la situación?

Además de reevaluar sus preocupaciones, debe pensar en cómo manejarlas mejor.

Siempre que tenga pensamientos que le provoquen estrés, haga un esfuerzo por observarlos con imparcialidad. No interfiera con sus pensamientos negativos; solo tenga en cuenta que están ahí, en su cabeza, pero no en la realidad.

Imagine, por ejemplo, que es el director ejecutivo de una empresa que acaba de perder a un cliente importante. Es una pérdida grave y no sabes por qué sucedió. Todo lo que sabes es que te sientes de alguna manera responsable.

Te obsesionas con los errores que podrías haber cometido y te preocupas tanto por cometer otros errores que ya no tomas ninguna medida, lo que solo empeora la situación.

Pero espere un minuto. ¿No es usted un CEO precisamente porque es capaz de lidiar con este tipo de situaciones? Al darse cuenta de esto, se vuelve mucho más fácil idear un buen plan y salvar el día.

Las buenas decisiones te ayudan a lidiar con situaciones imposibles

A veces nos encontramos con situaciones horribles pero inevitables. Entonces, ¿qué hacemos en los casos en que, por ejemplo, perdemos nuestro trabajo debido a una recesión económica o la empresa para la que trabajamos nos estafa de nuestro fondo de jubilación? ¿Entonces que?

En cualquier situación estresante difícil, se enfrenta a tres opciones:

  • Cámbielo: Identifique dónde tiene influencia y luego póngala en práctica;
  • Déjalo: A veces es mejor simplemente alejarse y cerrar ese capítulo estresante de su vida. Si bien este proceso puede ser doloroso, a veces también es necesario; o
  • Acépteloexactamente como es. A veces, simplemente no se puede hacer nada con respecto a su situación. Aceptación significa optar por no quejarse o juzgar, y no exigir cambios.

Tomemos el ejemplo de la esposa que está preocupada por el comportamiento negligente de su esposo. Lejos de él todo el día, quiere pasar tiempo juntos una vez que ambos lleguen a casa del trabajo. Sin embargo, tan pronto como entra por la puerta, abre una cerveza, se deja caer en el sofá y enciende el juego de béisbol.

Podría intentar cambiar a su marido prohibiéndole que vea televisión, pero esto podría terminar en discusiones e incluso más estrés.

También podría dejarlo, salir por la puerta y solicitar el divorcio. Sin embargo, esto podría ser demasiado extremo.

También podría aceptar a su marido tal como es. También podría tomar una cerveza y unirse a él en el sofá y aprender un par de cosas sobre béisbol. Una vez que se mete en ella también, que pueden tanto pasar ese tiempo juntos .

La aceptación es la elección más difícil, que requiere mucho esfuerzo mental y una determinación poderosa. Para aceptar tu situación, tendrás que aceptar el hecho de que hay cosas en la vida que no puedes controlar por completo.

En tales situaciones, cuando se sienta totalmente impotente, recuerde que siempre hay una cosa en la que puede influir: su actitud.

Una mentalidad pacífica viene con la práctica

Desarrollar una mentalidad pacífica no es algo que ocurra de la noche a la mañana. Tendrás que practicar, pero afortunadamente hay algunos ejercicios que ayudan:

Primero, comience su día tranquilamente. Al comenzar el día con paz y tranquilidad en lugar de salir corriendo frenéticamente por la puerta, puede asegurarse de tener la mentalidad tranquila necesaria para manejar los desafíos del día.

Intente levantarse unos diez minutos antes y busque un lugar tranquilo donde no le molesten. Cierra los ojos y escucha tu respiración. Piense en las cosas por las que está agradecido, como las personas que ama o las oportunidades que tiene.

Comprométase a tener un día positivo y productivo, adhiriéndose a una actitud pacífica que no se interrumpa fácilmente.

Si reajusta su rutina matutina de esta manera, el día transcurrirá mucho más tranquilo, minimizando el estrés.

Otra estrategia complementaria es tomar unos treinta segundos “ tiempo de espera de un par de veces” durante todo el día. Piense en ello como un «interruptor de paz» que puede activar fácilmente cuando lo necesite. Así es como funciona:

Desenganche de lo que esté haciendo o de lo que esté ocupando sus pensamientos y permítase relajarse. Aclare su mente, dejando ir todos sus pensamientos solo por un momento. Respire lenta y tranquilamente y disfrute de la sensación de paz que lo invade.

Hay innumerables oportunidades para hacer este ejercicio: puedes hacerlo en la ducha, mientras esperas a un amigo, o de pie en el ascensor, solo por nombrar algunos momentos oportunos.

A pesar de su simplicidad, este ejercicio fue utilizado y elaborado por el cardiólogo Meyer Friedman para personas muy estresadas que tienen un mayor riesgo de desarrollar enfermedades cardíacas. Les dijo a sus pacientes que deberían, por ejemplo, tomar intencionalmente la fila más larga del supermercado como una forma de practicar la paz interior.

Además, les dijo que deberían prestar atención a los patrones de pensamiento que inevitablemente surgen en oposición al ejercicio, pensamientos que, por ejemplo, le dicen que simplemente no tiene tiempo.

¡No les crea!

Cuanto más tiempo emplee estas herramientas, mejores serán los resultados. Acabar con el estrés le permitirá realizar todo el potencial de su cerebro.

Su nueva paz interior despertará tu creatividad

Habiendo domesticado su estrés, ahora puede aprovechar al máximo las increíbles capacidades de su cerebro, comenzando con una mayor creatividad. El cerebro de todos es capaz de una creatividad magnífica, siempre que sepan cómo desencadenarla.

Estas ideas creativas requieren tiempo y una atmósfera tranquila. Sabiendo esto, asegúrese de dejar lo que está haciendo y salir a caminar de vez en cuando.

Mientras se toma un descanso, su cerebro puede conectar mejor los puntos y memorizar lo que acaba de hacer. Contrariamente a la intuición, hace este trabajo durante los momentos de relajación. De hecho, ¡algunos de los mayores avances de la humanidad se realizaron durante un tranquilo paseo!

Basta mirar al inventor escocés James Watt, por ejemplo. Mientras trabajaba en el perfeccionamiento de la máquina de vapor, que luego desencadenaría la Revolución Industrial, se encontró con un obstáculo. ¡Simplemente no pudo encontrar la solución correcta!

Entonces, salió a caminar, durante el cual se encendió una bombilla, se le apareció una idea repentina que le permitió perfeccionar la máquina de vapor y revolucionar la producción industrial.

Además, asegúrese de no concentrarse demasiado en una sola cosa y, en cambio, permita que su mente divague. Hacerlo facilita la creatividad y la resolución de problemas.

Darle a su mente la libertad de vagar le permite descubrir nuevos caminos, fomentando así el pensamiento innovador que le permite encontrar soluciones a su problema más fácilmente. De hecho, la relajación es la clave para la innovación y los avances en el pensamiento.

Tome la corporación 3M, por ejemplo, que es famosa por su prolífica innovación. Durante décadas han animado a sus empleados a seguir la regla del 15 por ciento, mediante la cual los empleados “pierden el tiempo” soñando despiertos hasta el 15 por ciento de su tiempo total de trabajo.

Seguir esta regla es lo que llevó a sus empleados a crear estos nuevos y emocionantes inventos, como el revolucionario invento de las notas Post-It de Art Fry.

Trasciende la vergüenza

Piense en un momento en el que cometió un gran error frente a los demás. Recuerda el calor en tus mejillas, así como el pánico y la vergüenza que sentiste.

Este sentimiento de vergüenza es otro camino hacia el estrés.

Imagine, por ejemplo, que es contador y acaba de elaborar su presupuesto para los próximos seis meses. Está muy contento de ver un superávit, por lo que rápidamente envía el presupuesto a su jefe y proclama con orgullo que no es necesario realizar recortes.

Al día siguiente, sin embargo, se da cuenta de que ha cometido un error y siente la vergüenza de tener que admitirlo ante su jefe.

La vergüenza es esencialmente el miedo a ser juzgado y rechazado por aquellos cuyas opiniones te importan y, como ya sabes, el miedo significa estrés.

La vergüenza también hace que renuncies al control en función de lo que otros piensan y dicen sobre ti. En lugar de expresarte como realmente eres, la vergüenza te convierte en la persona que crees que los demás quieren que seas.

Y cumplir con las expectativas de los demás es un trabajo constante, y eso significa ansiedad constante y, por lo tanto, estrés constante.

Para reducir su vergüenza, primero deberá poder reconocerla por lo que realmente es: una invención.

Piense en la última vez que los pensamientos vergonzosos se apoderaron de su proceso de pensamiento. ¿Por qué sentiste vergüenza? ¿Había alguna razón real para sentirse avergonzado o las cosas no estaban tan mal después de todo?

Mirando hacia atrás a su error de presupuesto ficticio: por supuesto que cometió un error, ¡pero los errores le ocurren a todos de vez en cuando! ¿Y qué crees que hará tu jefe? ¿Despedirte? Su jefe comprende su valor para la empresa, conoce sus habilidades; ¡Por supuesto que no te despedirá!

De hecho, probablemente se alegrará de que hayas detectado tu error, por lo que realmente no hay necesidad de estresarse.

Los 5 signos de intoxicación emocional que debes aprender a reconocer inmediatamente 3

Las relaciones largas y armoniosas benefician tu salud

Para muchos, sus relaciones con otras personas pueden ser una gran fuente de estrés y, como ha aprendido, el estrés daña nuestra salud. En pocas palabras, cuanto mejores sean sus relaciones con otras personas, mejor será su salud y más tiempo vivirá.

En parte, esto se debe a que el amor que experimenta en las relaciones sólidas ralentiza la producción de hormonas tóxicas del estrés. De hecho, numerosos estudios han demostrado que las personas que tienen relaciones sólidas tienen un 50 por ciento más de probabilidades de vivir más tiempo.

Aquí hay un ejemplo impresionante: hubo un inmigrante griego llamado Stamatis, que dejó su ciudad natal en Grecia para vivir el Sueño Americano. Desafortunadamente, unas décadas después de su llegada, le diagnosticaron cáncer de pulmón y solo le dieron nueve meses de vida.

Con un pronóstico tan desalentador, regresó a su ciudad natal y se reconectó con sus amigos y familiares de la infancia. Reavivar estas relaciones tuvo un gran impacto en su salud, y vivió mucho más que solo nueve meses; de hecho, ¡vivió hasta los 100 años! (Su edad exacta era indeterminada. Según sus cálculos, tenía 102 años en el momento de su fallecimiento; según su documentación, tenía 98 años).

Por el contrario, la soledad daña tu salud. De hecho, la ciencia actual sugiere que experimentar la soledad es tan dañino como fumar 15 cigarrillos al día.

Desafortunadamente, a veces arruinamos nuestras posibilidades de formar conexiones profundas al juzgar a los demás. De hecho, nuestros juicios, ya sea sobre cómo las personas se ven, se comportan, hablan, etc., siempre erigen una barrera entre nosotros y los demás.

Cuando nos sentimos juzgados, tendemos a proyectar nuestra vergüenza en los demás formando nuestros propios juicios injustos. Por ejemplo, si alguna vez obtuviste una calificación miserable en un examen cuando eras niño, es posible que hayas culpado a tu maestro por ser “estúpido” porque tú mismo sentiste la vergüenza de un desempeño pobre.

A menudo pensamos que los demás no pueden sentir los juicios que hacemos sobre ellos. En realidad, inconscientemente envías miles de señales, a través de expresiones faciales, lenguaje corporal, etc., que revelan tu juicio.

Como animales sociales, somos expertos en leer esas señales, por lo que sus juicios desagradables pueden dañar sus relaciones y, por lo tanto, su salud.

Aprovecha el poder de la sugestión para mejorar tu salud

¿Alguna vez has deseado una estrella, o cruzaste los dedos y esperaste u oraste para que tus sueños se hicieran realidad? Aunque pueda parecer sorprendente, estas creencias supersticiosas realmente influyen en si sus sueños se hacen realidad.

De hecho, la ciencia muestra que el mero pensamiento de un resultado deseable puede poner en movimiento los recursos internos y las acciones que finalmente cumplirán su deseo.

Por ejemplo, si sabe que debe realizar un examen, puede aumentar su puntuación simplemente convenciéndose de que está bien preparado para el examen.

Este efecto también se conoce como efecto Placebo, es decir, cuando un medicamento o procedimiento médico produce beneficios para la salud en un paciente que cree que ha recibido un medicamento útil, pero que en realidad era inerte.

El medicamento en sí no hace nada (a menudo, los placebos son solo pastillas de azúcar), pero la mente del paciente genera un resultado beneficioso.

En un estudio clásico, por ejemplo, los soldados gravemente heridos recibieron placebos que les dijeron que eran en realidad opiáceos poderosos. Los soldados, a pesar de recibir medicamentos sin ningún beneficio médico real, sintieron un alivio inmediato de su dolor físico.

Además, la ciencia sugiere que los efectos placebo funcionan en áreas fuera del campo médico.

Por ejemplo, si bien puede parecer increíble al principio, el poder de la sugestión puede incluso ayudarlo a perder peso.

Durante un estudio sobre el personal de limpieza del hotel, se les dijo a algunos de los empleados que su trabajo constituía un ejercicio físico intenso comparable a ir al gimnasio. ¡Después de solo cuatro turnos, estos trabajadores perdieron peso y grasa corporal sin ninguna dieta ni aumento de actividad!

Lo único que cambió fue su forma de pensar.

Como seguramente verás, tu actitud tiene un gran impacto en tu vida: tus creencias son capaces de acabar con tu estrés y mejorar tu vida.

Hawaiianiza tu mente cuando te enfrentas a situaciones estresantes

El estrés causa grandes daños a su salud, inteligencia y rendimiento. Afortunadamente, puede superar la influencia negativa del estrés incorporando ciertos ejercicios en su vida y adoptando la mentalidad adecuada.

Piense en un recuerdo que le trae alegría y paz: tal vez su luna de miel o el olor de las galletas recién horneadas de la abuela. Sienta cómo el recuerdo lo calma y disfrute de la experiencia. Ahora que se siente tranquilo, está mejor equipado para utilizar plenamente las funciones superiores de su cerebro y aumentar su rendimiento.

Los 5 signos de intoxicación emocional que debes aprender a reconocer inmediatamente 4

3 respuestas a «Los 5 signos de intoxicación emocional que debes aprender a reconocer inmediatamente»

Deja una respuesta