Hospitales en el bosque: la idea noruega para sanar mejor

No es un secreto para los lectores de muhimu que tanto los hospitales pintados o decorados de forma especial, como los paseos en la naturaleza, son sanadores. ¿Qué pasaría si mezclásemos estas dos ideas?

Hospitales en el bosque: la idea noruega para sanar mejor 1

Outdoor Care Retreats, creados por el estudio de arquitectura Snøhetta.

En muchos países tenemos la suerte de tener hospitales, pero no son los lugares más inspiradores tanto por la edificación como por el estrés, los horarios… Pero ahora sabemos la importancia del bienestar emocional en relación con la buena salud física, más parece que falta trabajo en el entorno hospitalario. Aunque no es nada nuevo sino más bien, algo que habíamos olvidado

Hasta 1920 todos los hospitales españoles disponían de lugares ajardinados, pero poco a poco se fueron abandonando de manera progresiva para aumentar las áreas edificadas. Sin embargo, las distintas escuelas de arquitectura junto a los profesionales de la sanidad están recuperando el interés por crear «jardines sanadores» pueden estar tanto al aire libre como dentro del propio hospital.

El objetivo es que los enfermos tengan aire, luz y contacto con la naturaleza, con plantas autóctonas, de bajo consumo en agua y que varíen en función de la estación del año. O incluso crear un pequeño huerto urbano de alimentos orgánicos gestionado por algunos pacientes (sin transgénicos ni plaguicidas ni abonos químicos o tóxicos) y que pueden consumirse en el mismo hospital.

“Los centros hospitalarios que disponen de jardines en el interior consiguen acortar la estancia hospitalaria de sus pacientes ya que se mejoran los plazos de curación de las enfermedades”

Doctor en Farmacia Enric Aulí,
autor del libro ‘Sostenibilidad en Centros Sanitarios’

La propuesta noruega: hospitales en la naturaleza

En Noruega han tomado este descubrimiento y avance científico muy en serio y están explorando una solución para aquellos pacientes que puedan aprovechar los comprobados beneficios de la naturaleza en la salud.

Hospitales en el bosque: la idea noruega para sanar mejor 2

No sirve para todo tipo de pacientes pero es MUY RECOMENDABLE para cierto tipo de pacientes.

Por ejemplo, para los pacientes de largo ingreso de algunos de los principales hospitales noruegos en el que su recuperación puede ser complementada con pasar tiempo inmersos en el bosque, en contacto con los elementos naturales.

Los dos hospitales más grandes del país, con la ayuda de la organización benéfica Fundación Friluftssykehuset, han creado Retiros de Atención al Aire Libre conocidos como friluftssykehuset.

Construidos en colaboración con la firma de arquitectos, Snøhetta, estos espacios de curación ofrecen a los pacientes un respiro de los estrictos tratamientos y el aislamiento que a menudo acompañan a la hospitalización a largo plazo.

Hospitales en el bosque: la idea noruega para sanar mejor 3

El término friluftssykehuset proviene del concepto noruego de friluftsliv, la importancia de pasar tiempo en la naturaleza, combinado con la palabra “hospital”, sykehus

friluftsliv + sykehus

El primero de los retiros se encuentra en el frondoso bosque cerca de un arroyo, a pocos pasos de la entrada del hospital más grande de Noruega, el Hospital Universitario de Oslo. El edificio hermano se encuentra junto a un estanque en los bosques caducifolios del Hospital Kristiansand de Sørlandet, en el sur de Noruega.

Los espacios disponibles son reducidos y de dimensión humana, solo 35 m2, por lo que contrastan con el aspecto monumental característico de los edificios hospitalarios. Lo que se ofrece a los pacientes, sobre todo a la fantasía de los niños, es un ambiente que recuerda una casa en un árbol. El refugio es parte del hospital, pero su situación aislada en el bosque, los materiales con los que ha sido construido y, en general, su aspecto permiten leerlo como una estructura independiente. Un lugar que se presta a fascinar a los pacientes más pequeños y a ofrecer a los mayores una momentánea escapada de los tratamientos cotidianos.

En el interior, el espacio está completamente revestido de madera de roble y está formado por una estancia principal, dos ambientes más pequeños y un baño. Los muebles están integrados en el proyecto de los interiores, como en el caso de las mesas plegables. Los únicos elementos móviles son los grandes cojines de colores que se convierten en un juego para los niños. La cristalera a toda altura, las ventanas a diferentes niveles y una abertura circular en el techo contribuyen a maximizar este efecto de inmersión en la naturaleza, permitiendo contemplar el paisaje desde diferentes puntos. En el exterior, la estructura principal de madera se oscurece con el paso del tiempo, lo que hace que el refugio se mimetice perfectamente con el entorno.

Hospitales en el bosque: la idea noruega para sanar mejor 4

Project: Snøhetta snohetta.com
Timeline: 2015-2018
Location: Oslo and Kristiansand, Norway
Client: Stiftelsen Friluftssykehuset
Project Funding: Sparebankstiftelsen DNB, Gjensidigstiftelsen, Bergesenstiftelsen and the Children’s Foundation OUH and the Norwegian Parliament
Providors of Sponsored Building Material: Kvadrat, Kebony and Lindal Gruppen

Images courtesy of Snøhetta, photo by © Ivar Kvaal


¿Te gustó esta historia?
¡Con un "Like" podrás ver muchas más!