@marcmasmiquel

@marcmasmiquel

El sistema económico es la estructura de producción, de asignación de recursos económicos, distribución y consumo de bienes y servicios en una economía. Un sistema de problemas económicos, tales como la escasez mediante la asignación de recursos y productos limitados (quizás por ello la obsesión de muchos “líderes económicos” por limitarnos constantemente el acceso de recursos que de sin su intervención, serían abundantes para todos).

Hoy hemos preferido realizar una entrevista a Marc Masmiquel, diseñador de estructuras visuales que explora la visualización de datos como herramienta de análisis y comunicación. En esa línea realizó un interesantísimo proyecto en el que nos explica algo tan complejo como los distintos sistemas económicos.

Motivado por facilitar la comprensión del sistema económico diseñó una infografía, en clave irónica, sobre el funcionamiento del capitalismo moderno, explicado con dos vacas, basándome en una broma que circulan por internet sobre esta misma idea:  Os dejamos aquí la entrevista que le hemos realizado:

– ¿Cómo te surgió la idea?

El aspecto singular que me hizo desarrollar esta infografía fue un meme que establecía comparaciones entre sistemas económico-políticos y posesión de vacas. A partir de la ironía fui viendo que podía ser útil describir el sistema especulativo liberal. El contexto de la red global provoca que circulen muchas ideas y preconcepciones de la realidad. Muchas veces se repiten las mismas ideas y sentí que darle un barniz gráfico era interesante. En esta ocasión el humor fue una herramienta adecuada. La circunstancia personal me ha llevado al mundo del diseño y la comunicación, pero al estar vinculado a proyectos de cooperación internacional durante bastante tiempo me ha facilitado poner en duda algunas verdades hegemónicas sobre nuestro sistema socioeconómico, me refiero al enfoque occidental de los últimos 70 años.

Me interesa analizar los conceptos y los sistemas culturales que impregnan las diferentes manifestaciones de los modelos de pensamiento. Tras tres años de psicología, hice filosofía, pero acabé en el diseño gráfico tras una experiencia docente entre alumnos de poblaciones rurales en Latinoamérica. La ecuación caprichosa de la vida me catapultó de un enfoque racionalista a una mirada del sufrimiento humano bajo un patrón de análisis sistemático. Esa mixtura define muchas veces cómo surge la creatividad, como si fuese un tren que circula sobre raíles. Mis raíles analíticos son sencillos. Un estudio de la naturaleza humana por un lado, y por el otro una revisión de las inercias culturales desde lo visual. Desde el pragmatismo laboral aprendí a dotar de conceptos los trabajos que desarrollaba como diseñador.

Creo en un diseño responsable, un diseño lento (o slow design) como vacuna contra las prisas y la publicidad vacía. La experiencia como cooperante y voluntario me sensibilizó hacia las otras miradas de la economía ortodoxa.

sistemas políticos explicados con vacas

– ¿Qué tipo de sistema económico tenemos?

Hay muchos análisis sagaces sobre esta pregunta. Apenas añado lo obvio: vivimos en un sistema que prioriza al gran capital y a los monopolios, todo ello orquestado por intereses geopolíticos de orden colonial. El impacto sobre nuestra sociedades y los países empobrecidos ha generado una maquinaria económica que pone en peligro el equilibrio ambiental y humano global. Lo describen los economistas que analizan la ecología política. Y la filosofía política nos ayuda a entender sistémicamente las consecuencias del pensamiento neoliberal.

burocracia

socialismo estatal

– ¿Quién ha construido el actual sistema monetario?

A modo de síntesis: es fruto de muchos aspectos y de la evolución de acontecimientos históricos. Tras la 2ª Guerra Mundial se fundó en Bretton Woods (USA) un sistema de instituciones satélite de Naciones Unidas, el enfoque era favorecer el crecimiento económico tras la guerra. El Fondo Monetario Internacional (IMF) dio pie al Banco Mundial (WB) y posteriormente a la Organización Mundial del Comercio. La concesión de créditos condicionados a países en vías de desarrollo durante medio siglo ha generado una nueva colonización del Sur económico, y podemos constatar las consecuencias a nivel de deudas externas y de un expolio por parte de multinacionales de la riqueza de muchas zonas del globo. Esta política ha degenerado hasta el grado de que la riqueza ha polarizado muchas poblaciones a niveles casi medievales. La visualización de esta información es compleja y no ha recibido nunca el apoyo de determinadas elites económicas y empresariales.

Noam Chomsky en su análisis de casuísticas geopolíticas nos aporta una comprensión global. Los sistemas de medición de la riqueza han obviado parámetros de bienestar humano fundamentales. La cooperación internacional ayuda a comprender esta asimetría mundial entre lo que se aporta y lo que se recibe. El entramado neoliberal corporativo se ha puesto por delante del interés general y ha bloqueado ciertos niveles de desarrollo. No es “cuánto se gana”, es “cómo de distribuye” esa es la clave. Un modelo fundamentado y enrocado en la propiedad privada promueve muchos abusos. Ese es el “viejo sistema”, con el “viejo paradigma”. Ahora hay necesidad de nuevos enfoques, de planteamientos más completos y con menos propaganda.

comunismo

– ¿Al actual sistema económico le faltan principios democráticos?

Por la propia evolución del sistema se ha ido avanzando en algunos aspectos, pero retrocediendo a nivel estadístico. La crisis y la especulación financiera son ampliamente responsables. Lo que afecta al bien común debe ser una prioridad, y aunque hemos avanzado mucho en derechos y marcos legales hay mucho camino por recorrer. Hay otro modo de crecer. Ya nos avisaba hace mucho Erich Fromm con aquello de que “tener no es igual a ser”, y este sencillo precepto tiene consecuencia éticas.

Si el modelo prioriza la competición y la monetarización del éxito se anulan y coartan otros enfoques basados en la comunidad. Son filosofías contrapuestas. Por ese motivo la cooperación, el voluntariado, la generosidad y el compromiso social se encuentran en diversas iniciativas de economía social, una economía que no está obsesionada con el rédito económico per se. Un ejemplo muy gráfico: a nivel mundial cada vez que el PIB promedio sube el índice de Gini (que mide la desigualdad) se incrementa una décima, es decir, cada vez que se ganan ingresos se distribuyen peor y se polariza población, que acaba quedando excluida.

capitalismo tradicional

– ¿Qué es la economía social?

Es aquella economía que promueve la primacía de las personas y del fin social sobre el dinero. Este enfoque se concreta en una gestión transparente, democrática y participativa, que lleva a priorizar la toma de decisiones más en función de las personas y sus aportaciones de trabajo y servicios prestados en función del fin social. Promueve una solidaridad con la sociedad que favorezca el desarrollo local, igualdad de oportunidades entre hombres y mujeres, cohesión social, inserción de personas en riesgo de exclusión, generación de empleo estable y de calidad, el work life balance y la sostenibilidad ambiental como algo ineludible. La encontramos en las cooperativas, en muchas entidades de cooperación, en determinados sectores de la nueva economía. Hay economías que promueven el bien común, la colaboración, la generosidad y el apoyo mutuo. No es algo nuevo, tiene muchos antecedentes y enfoques precursores.

Para ampliar esta información he escrito este artículo “Procomún, minka y bien común” que os invito a leer. Lo escribí para un grupo de investigación sobre Ecología Política, que es la rama aplicada de la filosofía política responsable con el entorno.

comunismo

fascismo

– ¿Y es compatible con el sistema actual o es algo que hay que ir sustituyendo poco a poco?

Debemos aprender a hacerlo compatible. Hay muchas estrategias comunitarias y cooperativas que son más adaptativas que la competitividad exacerbada. Solamente soy una persona curiosa que trabaja diseñando estructuras visuales, pero sensible a los efectos de nuestras acciones. No es una actividad independiente de la ética. Me viene a la cabeza y me gusta recordar el proyecto de un grupo de publicistas canadienses, que en 1998/2000 invirtieron “todos sus ahorros” en denunciar con publicidad la falsedad de una campaña de “Green Washing” de una industria papelera. A raíz de esto fundaron un magazine alternativo llamado Adbusters.

Volviendo a la pregunta, sí, hay otro modo de sentir y organizar la economía. La compatibilidad depende de todos, no sólo de los políticos que gobiernen en una coyuntura u otra. El ciudadano es algo más que un consumidor, y por eso el enfoque sostenible, justo y ético gana fuerza día a día. Paso a paso desde mi ignorancia he ido añadiendo piezas al puzzle global, como persona normal e investigador amateur he podido ir viendo cómo al integrar más disciplinas de estudio el “sistema mundo” se comprende paulatinamente. La sensibilidad por el otro, por nuestros semejantes es la verdadera clave el éxito y muestra de evolución. Las fronteras culturales parecen desaparecer, líneas tenues, pero diferencias sangrantes. El mundo ya no es exclusivo del enfoque colonizador y paternalista del Viejo Mundo. Pueblos originarios, culturas antiguas del tercer plantea planeta claman ser escuchadas. La democracia se muestra como pócima política y social, pero está maniatada por enfoques contradictorios.

El neoliberalismo uniformiza y polariza de tal modo que la memoria y el legado de pueblos singulares desaparecen. Biocidios diversos aderezan un escenario espeluznante. A pesar de ello la esperanza activa es el mejor remedio. Cómo nos acerquemos al otro, es la clave, enfaticemos más lo común y veamos las diferencias como una riqueza biodiversa, rica y exuberante. Todos podemos ayudar, no hay actividad humana que al final del día no tenga una disyuntiva ética. Nuestras elecciones y decisiones definen el futuro. A qué velocidad se acerque dependerá de nuestra valentía para ser independientes y seguir la empatía y la generosidad como método de crecer y aprender. Los diseñadores podemos ayudar también en este proceso, desde un diseño responsable.

capitalismo explicado con vacas

¿Te gustó esta historia?
¡Con un "Like" podrás ver muchas más!