La grasa de palma (o aceite de palma), es una grasa vegetal que se extrae del fruto de la palma. Su composición es rica en ácidos grasos saturados y a pesar de que se consideran negativos para la salud, encontramos este ingrediente en muchísimos productos elaborados.

“crema de cacao, galletas, pizza, pan de molde, pasta fresca, bizcochos, bollería, cereales de desayuno, galletas infantiles…”

Las grasas saturadas tienen una alta capacidad para hacernos engordar, provocar diabetes, desencadenar enfermedades cardíacas y contribuyen a aumentar el riesgo de padecer algún tipo de cáncer.

Producción de aceite de palma en Jukwa Village & Palm Oil Production, Ghana. Foto: oneVillage Initiative

La grasa de palma se ha introducido con fuerza en la industria alimentaria en los últimos años y está presente en muchos productos de consumo diario: crema de cacao, galletas, pizza, pan de molde, pasta fresca, bizcochos, bollería, cereales de desayuno, galletas infantiles… Lo preocupante es que la mayoría de la población no es consciente de que está consumiendo productos dañinos y no pone atención a las cantidades que ingiere o a la frecuencia.

En un momento como el actual, con altos niveles de obesidad y diabetes, un consumo inadvertido de grasas saturadas no hará más que agravar la situación. Por ello, como consumidores, conviene estar informados para poder elegir productos que nos alimentes y no nos perjudiquen la salud. ¿Por qué se utiliza la grasa de palma si tan mala es?

En el campo de la alimentación la grasa de palma se utiliza básicamente por dos motivos, por sus propiedades culinarias y por su bajo precio.

Tradicionalmente se han venido utilizando la manteca de cerdo y la mantequilla como grasas animales sólidas para cocinar o elaborar productos. Este tipo de ingredientes se utilizan para un acabado cremoso pero consistente o crujiente, según convenga. El uso de estas grasas decayó a finales del siglo pasado porque las empresas alimentarias se vieron presionada a reducir el nivel de colesterol en sus productos.

Entre otros el aceite de palma es una grasa vegetal saturada muy utilizada para fabricar galletas y también la crema de cacao Nutella. Fuente: http://ecologismos.com/

Entre otros el aceite de palma es una grasa vegetal saturada muy utilizada para fabricar galletas y también la crema de cacao Nutella. Fuente: http://ecologismos.com/

Las grasas hidrogenadas (aceites vegetales solidificados por un proceso industrial) aparecieron como la alternativa ideal, ya que no contenían colesterol, eran más baratas y tenían la consistencia deseada. Desafortunadamente, no tardaron en aparecer estudios que ponían en cuestión la inocuidad de estas grasas hidrogenadas. Durante el proceso de hidrogenación se producen grasas trans, éstas tienen un efecto nocivo similar a las grasas saturadas. Así pues, en la última década se ha ido reduciendo el uso de estas grasas hidrogenadas y se han sustituido por grasas vegetales (como la palma o el coco), que a diferencia de los aceites vegetales son sólidas a temperatura ambiente y no necesitan ningún proceso industrial.

A pesar de los cambios sucedidos en el uso de diferentes tipos de grasas, se puede decir que no hemos llegado a ningún punto favorable para nuestra salud. Hablar de ingredientes grasos y sólidos a temperatura ambiente supone hablar de grasas saturadas, por lo tanto hemos ido cambiando la fuente pero el impacto nocivo sobre la salud sigue siendo similar.

grasas-jpeg

En nutrición (como en muchas otras cosas) las cosas no son todo o nada. Un consumo muy moderado en grasa de palma no tiene porque ser perjudicial, la FDA (U.S. Food and Drug Administration – Administración de Alimentos y Medicamentos) y la EUFIC (European Food Information Council – El Consejo para la Información de los Alimentos Europeos) aconsejan tomar como máximo 22g de grasa saturada al día. El problema aparece cuando tu alimentación se basa en muchos productos que contienen esta grasa saturada y sin saberlo expones a tu cuerpo a este tipo de grasas de forma continuada.

Para mantener una dieta libre de grasa de palma es muy recomendable aumentar el consumo de alimentos sin procesar o buscar alternativas sin grasas vegetales. No olvides revisar siempre el etiquetado, tanto los ingredientes (busca grasa vegetal o grasa de palma) como la composición nutricional (revisa la proporción de grasas saturadas).

Grasa de palma y medio ambiente

En los últimos años, la grasa de palma ha ido ganando mercado entre las grasas vegetales (básicamente por su bajo precio) y parece ser que actualmente es la grasa vegetal más consumida del mundo.

“La presión sometida por la industria alimentaria, las empresas productoras y los propios agricultores, está haciendo que grandes extensiones de selva sean deforestadas diariamente.”

Debido a la fuerte demanda, se han tenido que multiplicar las zonas de cultivo destinadas a este producto. En Indonesia, el principal país productor, el terreno de cultivo tiene que ganarse a la selva, hogar de multitud de especies animales, entre las que se encuentran los orangutanes. La presión sometida por la industria alimentaria, las empresas productoras y los propios agricultores, está haciendo que grandes extensiones de selva sean deforestadas diariamente.

Roundtable on Sustainable Palm Oil (RSPO)

rspo_trademark_logoEn 2004 se fundó la RSPO (Mesa redonda sobre el aceite de palma sostenible), una organización sin ánimo de lucro que reúne todos los sectores involucrados en la producción de aceite de palma y también ONGs sociales y medioambientales. En 2005 crearon un certificado de producción sostenible, el CSPO, que establece criterios para garantizar una producción más respetuosa con el medio ambiente y los trabajadores. Desafortunadamente, desde algunas organizaciones siguen criticando la falta de control en este sector (producción, trazabilidad, etiquetado…) y reivindican más medidas para reducir la presión que ejerce este cultivo sobre el medio ambiente.

¿Te gustó esta historia?
¡Con un "Like" podrás ver muchas más!