Todos hemos garabateado alguna vez. En clase, en medio de una reunión, en el tren… Aunque es algo que no está muy bien visto, esta actividad que a veces hacemos para “matar el tiempo (o el aburrimiento)” podría conllevar numerosos beneficiosos para nuestra creatividad.

Los estudios muestran que dibujar y hacer garabatos mejora la comprensión y el pensamiento creativo. Entonces ¿por qué todavía nos avergonzamos cuando nos atrapan haciendo garabatos en una reunión? Sunni Brown nos invita a garabatear, a desbloquear nuestro cerebro usando papel y lápiz.

La escritora y consultora Sunni Brown es una de las principales defensoras del garabateo. En esta charla TED recuerda que garabatear en una reunión, por ejemplo, está mal visto, a pesar de que hay estudios que coinciden en que se trata de una herramienta que nos ayuda recordar, a procesar información y a encontrar soluciones creativas.

Tal y como apuntan desde Verne, otra defensora de los dibujos al margen de folios y cuadernos es la educadora Giulia Forsythe, que en este dibujito publicado en su galería de Flickr apunta que garabatear es una forma de pensamiento externo que conecta personas e ideas, tanto conscientes como inconscientes. Es una forma de soñar despierto que lleva a asociaciones al azar que permiten alcanzar soluciones creativas.

Why Doodling Matters (draft 1)Pero además, existen otros beneficios del garabateo. El blog La Imaginadora nos los traduce de un artículo original del Huffington Post:

1. Ayuda a concentrarse

Una investigación publicada en 2009 señaló que los participantes que garabateaban mientras atendían una llamada de teléfono eran capaces de recordar posteriormente un 29% más de información que aquellas personas que simplemente habían tomado notas.

2. Te hace más productivo

La periodista Tu Anh Vo (Anaheim, California) comenta que dibujar le ayuda a mantener un registro exacto de las reuniones o encuentros de los que ha de informar por su trabajo. Para ella, garabatear o dibujar es algo “tonto” que le ayuda a retener más detalle que una exhaustiva toma de apuntes o notas.

3. Ayuda a mantenerte en el presente

Jesse Prinz, profesor de filosofía en el Graduate Center de la Universidad de Nueva York, estudia garabatos en el contexto de la investigación sobre el arte, y encuentra que la práctica de garabatear funciona de forma óptima en el aprendizaje oral. Los dibujos mantienen a la gente en un estado de “escucha puro”.

4. Es una válvula de escape para la creatividad diaria

Prinz sostiene que nunca debemos perder de vista el hecho de que garabatear como expresión artísitica es un objetivo valioso en sí mismo. E incluso para los artistas profesionales, garabatear puede ser una herramienta infrautilizada.

5. Ayuda a generar ideas

“Garabatear es una actividad divertida y esa emoción positiva nos hace más creativos, abriéndonos hacia rutas de pensamiento más exploratorias”, dice Prinz. “Si pasas media hora haciendo algo creativo, cuando alguien te presente un problema, pensarás sobre ellos de manera más original.


¿Quieres recibir más historias como esta por email?

Suscríbete a nuestra Newsletter: