El estómago, el “segundo cerebro” que regula nuestras emociones

¿Y si te dijera que tenemos un segundo cerebro capaz de regular muchas de nuestras emociones? Pues sí, en el estómago existen en torno a 100 millones de neuronas, muchas más de las que contiene la columna vertebral, motivo por el que los científicos lo han apodado como el «segundo cerebro».

Aunque su red neuronal no elabore pensamientos, influye en el estado de ánimo y en el sueño.

Al igual que el intestino, el estómago posee su propia red de células que permite poner en contacto el sistema digestivo y el cerebro, a través de los nervios vagos, que informan de todos los alimentos que pasan por él. Cuando la comida llega al estómago, se liberan al torrente sanguíneo muchas hormonas.

El estómago, el “segundo cerebro” que regula nuestras emociones 3
Las hormonas fluyen del estómago cuando a este le llega la comida

La bombesina: la hormona saciante

Entre estas hormonas que libera el estómago destacamos la bombesina, encargada de saciar y reducir la ingesta, la grelina, también llamada la «hormona del hambre», el péptido GLP1, el encargado de disminuir los niveles de glucosa en sangre y favorecer la contracción del estómago y la colecistoquinina (CCK), encargada de reprimir el apetito cuando llegan grasas o proteínas al estómago.

La grelina: la hormona del hambre

La hormona grelina ha demostrado ser la causante de muchos tipos de obesidad. Se ha descubierto que su liberación hace que aumente el apetito, se reduzca el gasto energético y, además, favorece la formación de nuevos cúmulos de grasa. Por tanto, ganas peso.

Sus niveles tienden a aumentar considerablemente antes de cada comida y bajan justo después de estas.

También afecta a nuestro aprendizaje

El problema es que las personas con problemas de obesidad tienen una concentración de esta hormona muy alta, antes y después de comer. Al no variar, el individuo nunca se siente saciado. Pero aquí no acaban sus funciones: la grelina es capaz de activar el hipocampo, una región cerebral relacionada con el aprendizaje y la memoria, según demuestran estudios recientes.

Hambre y agresividad

Las conexiones entre el cerebro y el estómago no acaban aquí. Otra de las más destacadas es la relación que hay entre el hambre y la agresividad. Según varios artículos científicos, los seres humanos nos comportamos más agresivamente cuando tenemos el estómago vacío. O, lo que es lo mismo, la sangre endulzada enfría el temperamento caliente.

Nuestra dieta nos aporta una fuente muy alta de triptófano, uno de los aminoácidos más importantes y necesarios para la producción de neurotransmisores que controlan las emociones a nivel cerebral. Así ocurre con la serotonina, que disminuye cuando no comemos, lo que aumenta nuestros niveles de agresividad.

¿Eras consciente de que tu estómago era tu «segundo cerebro»?

Ver esta publicación en Instagram

Déjate inspirar por Ecovamos.com 💚 🍃 Vivimos en una época en la que cada uno de nosotros podemos hacer algo para cambiar la economía y la sociedad, y orientarlas hacia un modelo más sostenible, humano y feliz. De hecho, el reto no es cambiar el mundo, es cambiarnos a nosotros mismos y ver si la suma de todos, logra el cambio global. Cada uno de nosotros debe ganar su batalla y empezar a vivir una vida más acorde a sus valores y su ética. Lo que hacemos cada día marca la diferencia. Aquello que compramos y lo que no, cómo tratamos a los demás, qué conversaciones tenemos o qué comentarios consentimos en nuestra presencia, qué ropa vestimos o incluso qué comemos. Todo influye en el cambio social y en nuestra felicidad.

Una publicación compartida de DISEÑO SOCIAL (@disenosocial) el

Publicamos noticias de reflexión que hacen de este mundo un lugar mejor Pero TE NECESITAMOS ¡Ayúdanos compartiendo esta noticia entre tus amigos y tus redes sociales!