El secreto de las personas con éxito: hacen siempre estas tres preguntas
paulo-freire-3-728

Muchas veces creemos que la base del éxito está en conocer las respuestas pero nos equivocamos. Los recientes estudios demuestran que el secreto pasa más bien por lo contrario: saber preguntar. Esta confusión, quizás alentada por la educación tradicional en las escuelas, es la que nos lleva al error. Pero al igual que no vale dar cualquier respuesta, en el arte de preguntar la clave también está en saber hacer la pregunta adecuada.

Las personas más inteligentes y exitosas hacen muchas preguntas. No se quedan con la duda y asientan con la cabeza cuando no saben o dudan de algo: simplemente preguntan. Pero esto, muchas veces, puede resultar un poco molesto o vergonzoso. Pero autoras como Heidi Grant Halvorson, directora asociada de la Business School’s Motivation Science de Columbia, y autora No One Understands You and What to Do About It (Nadie te entiende y qué hacer al respecto) defienden que es aunquetengas miedo de parecer incompetente, siempre debes recordar que estudios han demostrado que las personas curiosas son generalmente juzgadas como más inteligentes y comprometidas».

¿Cómo sabes qué te han entendido? Muchas veces, los problemas de entendimiento en las reuniones suceden porque no queremos preguntar ni aclarar si ambas partes hemos entendido lo mismo en una conversación. Las preguntas pueden ayudarte a aclarar las expectativas y asegurar que todo el mundo tiene claro los puntos más importantes. Incluso si crees que has entendido a tu compañero o a tu jefe, es posible Grant Halvorson cree que es mejor preguntar por si acaso.

Sin embargo, no solemos hacerlo por un fenómeno que los psicólogos denominan como «ilusión de la transparencia». Pensamos que como que sabemos lo que estamos pensando y sintiendo, y cuáles son nuestras intenciones, suponemos que también es obvio para otras personas. La gente cree que ha dicho más de lo que realmente ha dicho, y cree escuchar más de lo que escucha porque mientras habla o mientras escucha, su mente va generando conclusiones, matices y pensamientos paralelos que no siempre comparte en voz alta con la otra persona.

Y no es la única que nos invita a preguntar para ayudar a la comunicación. «No hay preguntas tontas» nos recuerda Dian Griesel en su libro FUNDaMentals: The Corporate Guide to Cultivating Mindshare (Fundamentos: La Guía corporativa al cultivo de la conciencia de marca).

 «Cuando estás aprendiendo algo nuevo que te es completamente ajeno, cuando la seguridad de una persona está en riesgo, cuando inviertes tu dinero, o cuando se trata de su salud: PREGUNTA». Dian Griesel

La clave es enfocar las preguntas olvidando prejuicios y suposiciones, y con la seguridad de que te proporcionarán la información que te ayudará a mejorar. Jon Acuff, autor de Do Over: Rescue Monday, Reinvent Your Work, and Never Get Stuck (Cambia las cosas: Rescata el lunes, reinventa tu trabajo, y nunca te estanques), nos aconseja en su libro ir siempre a las reuniones preparado para hacer buenas preguntas. Hacer preguntas no te hace más incompetente, te hace parecer comprometido, te permite aportar algo a la conversación y aprender algo nuevo que no se había planteado previamente. Eso sí, la pregunta debe ser pertinente.

reunion-preguntas

Preguntas de aprendiz VS a Preguntas de juzgador

Algunas preguntas tienen el potencial de impulsar avances, encauzar conversaciones e inspirar transformaciones, mientras que otros llevan al estancamiento, a la confrontación y la desmoralización. Las tres preguntas claves serían:

  • ¿En qué puedo ayudarte?
  • ¿Qué crees que debería hacer?
  • Lo que hemos acordado es __________, ¿correcto?

Para distinguirlas, Marilee Adams, presidenta y fundadora del Instituto de Investigación y autora del libro Change Your Questions, Change Your Life: 10 Powerful Tools for Life and Work (Cambia tus preguntas, cambia tu vida: 10 poderosas herramientas para la vida y el trabajo) plantea la distinción entre preguntas de aprendiz y preguntas de juzgador.

Las preguntas de aprendiz invitan a aclarar, aprender y avanzar. Las  preguntas de juzgador centran en los culpables en lugar de en las soluciones y, a menudo conducen a reacciones defensivas, negatividad y apatía.

«Las preguntas del aprendiz son de mente abierta, curiosa y creativa. Fomentan el progreso y las posibilidades, y por lo general dan lugar a descubrimientos, entendimiento y soluciones» Marilee Adams.

Y recuerda:

View this post on Instagram

Bastante preocupados por cómo la gente más “egoísta” llega a altas cuotas de poder, hace poco os mostrábamos los posibles efectos del sesgo cognitivo Dunning-Kruger. Esta expresión inglesa nos puede ayudar a entenderlo: Kiss up kick down. Es muy difícil traducirla pero sería algo así como “besando a los de arriba y pateando a los de abajo“. //////// ¿Por qué muchas veces los políticos o empresarios con menos ética son los que llegan a cotas más altas de poder? “Vivimos en una época histórica en la que el único método para triunfar en la vida es la manipulación de los demás. Nos utilizamos unos a otros como si fuésemos las piezas de un tablero que, cuando dejan de servir a nuestros fines, simplemente los dejamos de lado”. Así describe los mecanismos de movilidad social, la psiquiatra y psicoanalista Marie-France Hirigoyen, autora del ensayo 'El abuso de la debilidad', en este nuevo ensayo nos recuerda que “la manipulación se ha profesionalizado y globalizado” en todos los ámbitos de la vida pública y privada, desde el político y financiero, hasta el empresarial e, incluso, familiar. Por tanto, su lectura de la crisis no es tanto económica, sino de “falta de confianza en el prójimo”. Y quizás por ende, la #confianza en el prójimo podría ser la solución. Aunque Hirigoyen reconoce que es difícil salirse del camino marcado, propone como parapeto que cada uno defina muy bien su personalidad y su ética para saber decir basta cuando llegue el momento. “No podemos aceptar lo que nos echen en cara, debemos negarnos cuando sea necesario e imponer nuestro criterio. De este modo, podremos construir una especie de defensa contra la manipulación”. El estatus de víctima no es irreversible y puede superarse con la voluntad de afrontar el problema. #diaeñosocial

A post shared by DISEÑO SOCIAL (@disenosocial) on

Publicamos noticias de reflexión que hacen de este mundo un lugar mejor Pero TE NECESITAMOS ¡Ayúdanos compartiendo esta noticia entre tus amigos y tus redes sociales!