La crisis económica dejó el mercado laboral patas arriba: millones de puestos de trabajo destruidos, un ajuste a la baja de los salarios, paro de larga duración para un ejército de trabajadores… El nuevo marco legal y sobre todo un entorno económico muy desfavorable repercutieron en la evolución de los ingresos de los trabajadores (por no hablar de aquellos que perdieron el empleo).

Acaba de comenzar el 2017 y ya podemos decir que muchos trabajadores han visto subir sus salarios por encima del resto de sus plantillas. Es algo habitual este abuso que se comete cada año en Reino Unido y que ya tiene nombre: el “miércoles del gato gordo” (en inglés, fat cat Wednesday).

Esta rareza consiste en ganar la misma nómina que tus propios compañeros pero en muy poco tiempo, concretamente del 1 al 4 de enero. Hay que tener en cuenta que en Inglaterra al igual que España el día 1 de enero es festivo, por lo tanto solo hacen falta apenas tres jornadas laborables para conseguir este objetivo. Parece una broma, pero no lo es.“El gato gordo” no es un término nuevo y hasta tiene su propia definición en el diccionario de Cambridge. Atañe a aquellas personas que están a cargo de una gran empresa y tienen el poder de aumentarse el sueldo.

Hay numerosas organizaciones luchando para acabar con esta práctica tan abusiva y desigual. Entre ellas destacamos High Pay Centre que cada año monta nuevas campañas para denunciar este hecho y a las que desde aquí apoyamos.

En los estudios realizaron, comprobaron que en la tarde del 4 de enero los ejecutivos ya había ganado unas las 28.200 libras (33.000 euros), es decir, el salario medio que un trabajador gana en Gran Bretaña durante todo un año.

En su lucha acusan a las empresas pertenecientes al mercado FTSE-100, los 100 principales valores de la Bolsa de Londres (London Stock Exchange) de esta práctica abusiva de desigualdad salarial. 

Con la crisis también afecta a los ricos: ahora ganan más

Lo peor (y lo más peligroso) es que año tras año esta desigualdad va en aumento. En el Reino Unido, el salario medio que se consigue en el  ‘fat cat’ ronda los 4’7 millones de euros. Lo más importante es que la cifra sigue creciendo. Sin embargo, el salario medio de los trabajadores permanece prácticamente congelado, a bajado, o las plantillas se han visto reducidas sin que merme la cantidad de trabajo (que es repartido entre el resto de emplados en horas extras no remuneradas).

La organización High Pay Centre advierte que el problema no solo es el “fat cat”, sino que la base de la desigualdad entre ejecutivos y empleados rasos son los bonus:

Las famosas pagas extras por rendimiento que acumulan los ejecutivos y que jamás verán los trabajadores de puestos bajos o intermedios.


¿Quieres recibir más historias como esta por email?

Suscríbete a nuestra Newsletter: