“El engaño del colesterol” es el título película documental de Anne Georget. Se trata de una producción francesa, que pretende desmentir muchas de las convicciones sobre el colesterol.

Pertenece a la cultura popular que aprendemos en artículos de revistas, programas y anuncios de televisión que el colesterol es malo para nuestra salud. Y no es algo nuevo, esta creencia que se sostiene desde principios de 1950, resultado de la condena pública y médica, en especial de los expertos en enfermedades cardiovasculares, a raíz de ciertos estudios sobre él.

Sin embargo, un creciente número de investigadores médicos denuncian lo que consideran no sólo un error, sino una gran mentira.

Mentira que había calado en la comunidad médica, a pesar de su pobre base científica, gracias a los poderosos intereses económicos procedentes de la industria de la alimentación o las empresas farmacéuticas.

Tras nuevos estudios, los nuevos factores de riesgo de enfermedades cardiovasculares comprobados son fumar, la hipertensión, la obesidad y la falta de ejercicio. Y, sin embargo, ¿por qué se siguen recetando las pastillas para el colesterol en lugar de frenar primero estos otros factores?

Desde la comercialización de las primeras estatinas en 1993, el revolucionario tratamiento contra el colesterol, la mayoría de los médicos siguen recetándolas antes de aplicar cualquier otra medida preventiva.

Consumidas por 220 millones de pacientes en todo el mundo, las estatinas se han convertido en los últimos años en el fármaco más vendido en la historia de la medicina.

Sin embargo, los propios fabricantes se han visto obligados a reconocer que pueden causar efectos secundarios muy graves como dolor muscular, problemas hormonales, pérdida de memoria, depresión y, también, de acuerdo con estudios recientes, incluso puede provocar diabetes. Este reconocimiento tardío pone de nuevo de manifiesto cómo las patentes caen una y otra vez en el dominio público apoyadas por las grandes industrias para obviar la educación preventiva en enfermedades y potenciar el uso de fármacos.

Aquí os dejamos el documental para que podáis completar toda la información por vosotros mismos:

El documental “Cholestérol: le grand bluff” del que se ha hecho eco Libération se ha emitido en Francia en arte.tv: el documental cuenta cómo el colesterol, falsamente acusado de ser responsable de todas las enfermedades cardiovasculares, permitió enriquecerse a la industria alimentaria y laboratorios.

Este documental, realizado por Anne Georget, da voz a quince especialistas (médicos, cardiólogos investigadores, periodistas médicos, nutricionistas…) que a lo largo de 83 minutos van aportando argumentos que ponen en cuestión algunas de las pruebas de cargo contra el colesterol y cómo se han obviado otros factores de riesgo como el tabaquismo, la obesidad, la hipertensión y la falta de ejercicio físico. Imprescindible para conocer por qué las estatinas son consumidas por 200 millones de personas en todo el mundo y por qué son los fármacos más vendidos en la historia de la medicina.

Anne Georget aporta la visión de quince especialistas e investigadores médicos de distintas disciplinas que explican lo último que sabemos sobre el colesterol y demuestran, bajo el apoyo de los últimos estudios, que se están aplicando conclusiones científicas sesgadas.

¿Nuevo engaño de las industrias alimentaria y farmacéutica o simplemente un error de la comunidad científica?


¿Quieres recibir más historias como esta por email?

Suscríbete a nuestra Newsletter: