muhimu.es

La vida no es un juego de azar. No es un casino donde invertir tus días. Es una obra de arte para contemplar y crear. Siente, ama, crea.

¿Deberíamos seguir comiendo carne? Argumentos para los dilemas éticos y evolutivos de ser carnívoros 1

¿Deberíamos seguir comiendo carne? Argumentos para los dilemas éticos y evolutivos de ser carnívoros

Actualizado el martes, 7 mayo, 2024

¿Debemos comer carne? (por Václav Smil) lo ayuda a navegar los dilemas éticos detrás de su hamburguesa con una evaluación amplia y objetiva de la producción y el consumo de carne. ¿Deberías apegarte a la carne de res alimentada con pasto o adoptar el veganismo para salvar el planeta? Estas claves científicas y evolutivas le darán todos los datos que necesita para tomar su propia decisión informada.

Los seres humanos pueden vivir sin carne, pero eso no significa que debamos o queramos. Si bien los métodos y la tasa de producción de carne actuales implican una variedad de impactos ambientales y problemas de derechos de los animales, la mejor solución quizás no sea dejar de comer carne por completo, sino producirla de manera más racional.

¿Deberíamos seguir comiendo carne? Argumentos para los dilemas éticos y evolutivos de ser carnívoros 2
¿Deberíamos seguir comiendo carne? Argumentos para los dilemas éticos y evolutivos de ser carnívoros 4

Los pros y los contras de comer carne

Descubre los pros y los contras de comer carne y cómo podemos producirla de una forma más responsable.

 Desde que nuestros antepasados ​​cazaban juntos en la sabana africana, comer carne ha jugado un papel clave en la evolución y la cultura humana. Aunque una dieta vegetariana puede proporcionar suficiente nutrición, la carne sigue siendo superior cuando se trata de proporcionar valiosas proteínas y grasas, lo cual es especialmente importante para los niños en crecimiento.

El auge de la tecnología moderna ha hecho posible producir cantidades asombrosas de carne cada año, lo que ha llevado a una explosión en el consumo de carne en todo el mundo. Desafortunadamente, esto ha tenido un costo considerable para el medio ambiente. Aún así, el vegetarianismo no es la solución a estos problemas. Como te mostrarán estas claves científicas y evolutivas, la solución está en bajar el consumo y producir carne de forma más racional.

En estas claves científicas y evolutivas, aprenderás

¿Deberíamos seguir comiendo carne? Argumentos para los dilemas éticos y evolutivos de ser carnívoros 3
¿Deberíamos seguir comiendo carne? Argumentos para los dilemas éticos y evolutivos de ser carnívoros 5

La obtención de proteína de alta calidad

Las proteínas cárnicas de alta calidad son esenciales para el desarrollo y la salud humanos.

 Cuando era niño, probablemente aprendió sobre la pirámide alimenticia y la importancia de los carbohidratos y las proteínas para un crecimiento saludable y energía sostenida. Pero, ¿sabías que algunas proteínas son mejores que otras? Se llaman proteínas de alta calidad y muchas de ellas se obtienen al comer productos de origen animal.

De hecho, los humanos evolucionaron para comer otros animales. Por ejemplo, el tracto digestivo de un ser humano es claramente diferente al de un herbívoro porque tiene enzimas que se desarrollaron específicamente para digerir la carne.

Pero, ¿cómo encaja la carne en nuestra dieta?

Puede pensar en comer como el proceso de abastecerse de las cosas necesarias para sostener su metabolismo y mantener, además de hacer crecer, su cuerpo. Para hacer eso, necesita tanto macronutrientes como carbohidratos, grasas y proteínas, como micronutrientes como vitaminas. Da la casualidad de que la carne es una excelente fuente de macro y micronutrientes, y de proteínas en particular.

Por ejemplo, la proteína de alta calidad en la carne es esencial para los niños pequeños y cumple una función crucial en el crecimiento del cerebro. Además, la energía por gramo de grasa en la carne es más del doble que la de los carbohidratos, alcanzando la friolera de 39 kilojulios por gramo en comparación con los 17,3 de los carbohidratos. La carne también es una excelente fuente de hierro, lo cual es importante porque la deficiencia de hierro es un problema global importante que afecta a hasta 1600 millones en todo el mundo. Puede conducir a un deterioro del desarrollo cerebral e incluso a la muerte materna.

Pero a pesar de todos los aspectos beneficiosos de incluir carne en la dieta, existen algunos inconvenientes. La producción de carne tiene un impacto negativo en el medioambiente. Esto se debe a que el suministro per cápita de carne disponible en muchas naciones es mayor que el peso promedio de un adulto de 65 a 80 kilogramos. Este es un problema porque los procesos agrícolas vinculados a la producción de carne usan mucha energía e incurren en una variedad de otros costos. Descubriremos más sobre esto.

Cómo influyó la carne en la evolución humana

La carne jugó un papel importante en la evolución humana.

 ¿Alguna vez has notado cuán frecuente es el consumo de carne a lo largo de la historia? No es una coincidencia. De hecho, la carne desempeñó un papel crucial en la evolución humana.

Por ejemplo, mientras que el consumo histórico de carne ha fluctuado, las sociedades puramente vegetarianas son pocas y distantes entre sí. Eso se debe a que la mayoría de las culturas vieron la carne como un indicador de privilegio y estatus social, una asociación razonable, dado que la carne desempeñó una función importante en la evolución de la especie humana, y especialmente en nuestro cerebro. Toda esa proteína y hierro nos ayudaron a crecer más y mejor materia gris.

Pero la carne no solo afectó la estructura de nuestro cerebro, también fue clave para nuestro desarrollo social. El biólogo Craig Stanford ha relacionado la inteligencia humana con el consumo de carne gracias a sus observaciones de los chimpancés. Al igual que los chimpancés, los humanos cazaban en grupos para distribuir el riesgo involucrado, y porque cuando unían fuerzas podían matar animales más grandes como bisontes o mamuts que tenían más grasa y tenían una mayor recompensa nutricional. Eso significaba encontrar maneras de comunicarse y llevarse bien.

Entonces, la actividad colectiva de cazar estas grandes criaturas ayudó a los humanos a desarrollar el lenguaje, comenzar la socialización y participar en el pensamiento estratégico, a veces incluso intercambiando carne por sexo.

Dado que la carne era difícil de conseguir, las personas que la tenían eran exaltadas a mayores alturas sociales, cosechando estatus y privilegios en el camino. De esta manera, la carne se convirtió en una faceta central de las ceremonias religiosas y del lenguaje, y el líder tenía derecho a los cortes más finos.

El consumo de carne también ha cambiado con la sociedad. Cuando los humanos comenzaron a comer carne, comieron todo lo que pudieron, desde un mamut colosal hasta un mísero pinzón. Pero hoy en día, los humanos consumen una variedad mucho menor de especies, como resultado de la domesticación: la reproducción controlada de una especie para afectar su función o productividad. Comenzó con cabras y ovejas hace unos 11.000 años y pasó a las vacas unos 1.000 años después.

A medida que la sociedad y la tecnología han ido desarrollándose, la forma en que mantenemos y consumimos animales domésticos también ha cambiado.

Evolución en la producción y consumo de carne

El aumento de la producción y el consumo de carne son símbolos de la transición a la modernidad

 Bien, toda esta evolución sucedió hace milenios, pero ha habido una evolución más reciente, y todo comenzó en el siglo XIX.

¿Por qué?

Porque en la década de 1800 se intensificó el comercio mundial, lo que significó que se podía importar forraje para animales a un precio más bajo y criar más animales de carne con él. Y una vez que se emitió la primera patente de EE. UU. para un vagón de tren refrigerado en 1867, y el Frigorifique se convirtió en el primer barco en transportar carne refrigerada de Argentina a Francia en 1876, el transporte a gran escala y de larga distancia de carne refrigerada y congelada condujo a una mayor producción para satisfacer un nuevo mercado mundial.

A medida que el siglo XIX se convirtió en el XX, este cambio se aceleró. El consumo básico de carbohidratos como cereales y legumbres siguió disminuyendo, mientras que el consumo de productos animales, y la carne en particular, alcanzó niveles sin precedentes. En resumen, el consumo de carne volvió a aumentar cuando la producción de carne volvió a mejorar. ¿Cómo?

Primero, los animales solían cumplir una función crucial como mano de obra en la agricultura y el transporte. Todo eso cambió cuando el motor de combustión interna asumió su papel. En segundo lugar, la producción de cultivos y la cría de animales solían ir de la mano porque el nitrógeno del estiércol animal era necesario para la agricultura. Pero los fertilizantes nitrogenados artificiales eliminaron esa necesidad. En tercer lugar, estos nuevos fertilizantes y la agricultura mecanizada significaron que se lograron mayores rendimientos de los cultivos en menos tierra y con menos trabajadores, lo que facilitó la obtención de cultivos para la alimentación animal.

La demanda volvió a aumentar a mediados del siglo XX, especialmente cuando las mujeres de clase media abandonaron el hogar y comenzaron a trabajar. No solo disponían de mayores ingresos, sino que también disponían de menos tiempo para cocinar y buscaban carne de fácil preparación para preparar comidas nutritivas para sus familias.

El grave problema de la producción de carne a gran escala

En el siglo XXI, la carne se produce a gran escala.

 Durante miles de años, la producción de carne domesticada estuvo a cargo de un agricultor que utilizaba los pastizales del país o de practicantes de agricultura mixta que integraban la cría de animales y la producción de cultivos a la perfección. Pero estos métodos son en su mayoría una cosa del pasado.

Hoy en día, tenemos una cadena sistemática de producción de carne desde la reproducción hasta la crianza, el sacrificio, el procesamiento y la distribución.

La escala de esta cadena de producción es enorme. Para darle una idea de cuán grande es, considere el hecho de que solo en 2010 los humanos sacrificaron 55 mil millones de pollos, 3 mil millones de patos y pavos, 1.4 mil millones de cerdos y 300 millones de vacas, la mayoría de ellos fuera de la vista, a gran escala. instalaciones y muchas veces a manos de trabajadores no calificados, que tienen poca seguridad laboral o financiera.

Cualquier empresario sabe que una mayor producción siempre tiene un lado negativo, y la carne no es una excepción. Cuando el consumo de carne per cápita era relativamente bajo, la producción ganadera no provocaba grandes transformaciones en el medio ambiente a nivel local, regional o mundial. Pero todo eso cambió para siempre cuando la gente comenzó a esperar más carne en su mesa.

Los próximos apartados profundizarán en cómo funciona y no funciona este sistema industrial de producción de carne.

El modelo de producción de carne

 ¿Te suenan las siglas CAFO? Son las siglas de Confined Animal Feeding Operations, el tipo de plantas de producción que producen toda esa carne barata para satisfacer la demanda.

Granjas estilo fábrica en países ricos comenzaron a producir pollos criados con alimentos estandarizados después de la Segunda Guerra Mundial. Luego, el método se utilizó para criar cerdos y se extendió desde los países ricos hasta Asia y América Latina. Hoy este método de producción animal domina en todas partes menos en África. Las CAFO incluso desempeñan un papel en la cría de ganado, pero casi exclusivamente en los Estados Unidos y Canadá.

¿El resultado?

A medida que la ganadería industrial se hizo más frecuente, condujo a la especialización, lo que significa que los animales utilizados para la reproducción se separaron de los destinados al sacrificio, y el acervo genético se redujo. Los propios animales fueron alterados para aumentar la producción.

Por ejemplo, un pollo que vive hoy alcanzará la madurez sexual en 18 semanas en lugar de su maduración natural de 25 semanas, lo que significa que puede producir más crías. También alcanzan su peso máximo en seis semanas, ¡una hazaña que solía llevar seis meses lograr!

Para hacer esto, necesitan ser tratados con más medicamentos, tanto para acelerar su crecimiento como para mantenerlos saludables en establos abarrotados, y eso significa que su estiércol a menudo es tóxico. Deshacerse de esos desechos significa más degradación ambiental.

Las CAFO son rentables porque dependen del aumento de la densidad para aumentar la producción, pero las economías de escala que se logran al tener un número relativamente pequeño de plantas se compensan con el costo, financiero y ambiental, de transportar la carne a clientes distantes. El sistema de producción intensiva solo funciona gracias a la refrigeración non-stop después del sacrificio.

¿Qué pasa con los productos animales distintos de la carne, como la leche y los huevos?

Algunas personas argumentan que son tan problemáticos como la carne, pero simplemente no es así. Una vaca lechera que produzca el promedio estadounidense de 9.000 litros al año proporciona alrededor de 65 gigajulios de energía en tres años, en comparación con los míseros 2 gigajulios que produciría en carne y grasa. La producción de leche y huevos es mucho más eficiente que la producción de carne.

Las macrogranjas industriales

Alimentar a los animales en las granjas industriales es un gran negocio, y a menudo ineficiente.

Es bastante simple ver que más animales significan más alimento. Pero, ¿sabía que el forraje es la razón principal por la que la carne es tan costosa para el medio ambiente?

Esto se debe a que la producción moderna de carne en CAFO y corrales de engorde depende de un suministro constante y económico de alimentos compuestos, una composición estandarizada de carbohidratos enriquecidos con proteínas, la más común de las cuales es el maíz, cuyas proteínas provienen principalmente de las semillas oleaginosas, en particular la soya.

Pero, ¿de dónde viene la soja?

Principalmente Estados Unidos, que hoy produce alrededor de 90 millones de toneladas anuales, además de Brasil y Argentina, donde la producción va en aumento. En Brasil, la producción de soja pasó de 0,25 millones de toneladas en 1960 a 20 millones de toneladas en 1990 y hoy es de 69 millones de toneladas.

Dado que los grandes mamíferos son ineficientes para convertir el alimento en carne, la mayoría de los cultivos que se cultivan hoy en día no se cultivan para el consumo humano directo, sino para el ganado que comerán los humanos. Sin embargo, algunos animales son más eficientes que otros. Por ejemplo, los cerdos, los productores más eficientes de carne de mamífero, tienen metabolismos basales bajos y en su punto de mayor crecimiento convierten alrededor de dos tercios de toda la energía metabolizada en masa corporal. También ocupan menos espacio.

Entonces, ahora conoces los sucios secretos de la agricultura industrial, pero ¿qué pasa con la carne alimentada con pasto? ¿No es eso más natural y ecológico? Lamentablemente, los animales de pastoreo requieren grandes extensiones de tierra de pastoreo gestionada, por lo que esta forma de producción de carne no solo reduce la biodiversidad natural, sino que también conduce con frecuencia al sobre pastoreo, la erosión del suelo y la desertificación.

El problema en la producción de piensos para consumo animal

La producción de piensos amenaza el suelo, el agua y la atmósfera.

 Considere el hecho de que un cerdo comerá alrededor de 300 kilogramos de alimento antes de ser sacrificado. ¡Eso significa que se necesitan hasta 500 metros cuadrados para cultivar los cultivos necesarios para criar un cerdo! Además de eso, necesitas toneladas de nitrógeno para fertilizar los cultivos y mucha energía para producir ese nitrógeno a su vez.

Como resultado, la producción de carne a gran escala ha remodelado drásticamente el uso de la tierra. Por ejemplo, la mayoría de la gente desconoce hasta qué punto los animales domésticos dominan el zoomass , la masa de todos los vertebrados terrestres distintos de los humanos. ¡Incluso en países enormes y densamente poblados como los Estados Unidos, los animales criados para carne pesan tanto como la población humana de toda la nación! Alrededor de una cuarta parte de la superficie continental libre de hielo de la Tierra se utiliza para el pastoreo de ganado, y una tercera parte de toda la tierra cultivable produce cultivos forrajeros para ellos.

Pero la atmósfera también se ve afectada, de tres maneras importantes. Primero, los niveles de dióxido de carbono han aumentado en parte como resultado de la deforestación necesaria para limpiar las tierras de cultivo. Se ha liberado una gran cantidad de dióxido de carbono a la atmósfera a medida que se han talado las selvas tropicales. En segundo lugar, los niveles de metano han aumentado debido a los subproductos digestivos de los animales rumiantes como las vacas. Y tercero, el óxido nitroso liberado por los fertilizantes es una de las principales causas del calentamiento global.

Desafortunadamente, el daño no se detiene ahí. La producción animal también ha afectado los suministros de agua. Eso es porque el agua no solo se ofrece a los animales para beber, también es necesaria para limpiar su alimentación y operar los mataderos. Pero todos estos desechos son calderilla en comparación con el agua oculta o “virtual” necesaria para producir carne.

Por ejemplo, la producción de un kilogramo de alimento requiere alrededor de 1000 litros de agua o más. No solo eso, sino que la mayor parte de esta agua se desperdicia en la evaporación. Cuando todo está dicho y hecho, un pollo de engorde criado en Estados Unidos alimentado de manera óptima necesita alrededor de 2000 litros de agua virtual por kilogramo de carne. Para la carne de cerdo, son unos 5.000 litros, y la carne de res registra unos impresionantes 15.000 litros.

Alternativas sanas al consumo de carne

Todas las alternativas a la carne tienen limitaciones.

 Entonces, has visto cómo la producción de carne juega un papel en el calentamiento global y la deforestación. Pero ¿cuál es la alternativa? ¿No es comer carne la única opción? Tal vez no.

Si el número de vegetarianos aumentara, eso ayudaría, pero dada la centralidad de la carne en nuestra dieta, esto no sería un acierto. Por ejemplo, una dieta vegetariana puede ser tan nutritiva como una que incluye carne pero requiere más esfuerzo. Esto se debe a que los vegetarianos tienen dificultades para garantizar que sus dietas incluyan suficientes metales. Dado que un kilogramo de vegetales no es nutricionalmente comparable a un kilogramo de carne, es mucho más fácil lograr una dieta balanceada comiendo carne, especialmente para un niño pequeño.

Entonces, mientras que el vegetarianismo es común en algunas culturas asiáticas, no existe una cultura occidental con una tasa de vegetarianismo y veganismo superior al cuatro por ciento. Aunque estos números podrían aumentar, el vegetarianismo nunca reemplazará el consumo de carne ni se convertirá en una práctica común en Occidente.

Pero, ¿qué pasa con los sustitutos de la carne o la carne hecha en un laboratorio?

Los sustitutos de la carne se han consumido durante mucho tiempo en cocinas como la india, la china y la japonesa; piense en el tempeh o el seitán. De hecho, las ventas de tales productos están aumentando en Occidente, y en 2011 aumentaron un diez por ciento solo en los Estados Unidos. Sin embargo, el consumo de sustitutos de la carne en los Estados Unidos en 2010 ascendió a solo $ 270 millones, solo el 0,2 por ciento de las ventas anuales de carne del país de $ 160 mil millones. Por lo tanto, es muy poco probable que los sustitutos de la carne reemplacen a la carne real. Incluso las culturas asiáticas están experimentando una creciente demanda de carne real.

Otro cambio potencial es la producción de carne cultivada, es decir carne hecha a escala industrial en laboratorios. Naturalmente, esto significaría menos maltrato animal y una disminución en la carga de transporte de toda la empresa, pero el progreso es lento y los músculos de los animales son increíblemente complejos. Para reemplazar solo el diez por ciento de la producción anual actual de carne, se necesitarían 30 millones de toneladas por año en el laboratorio. Por lo tanto, la carne cultivada no es más que ciencia ficción.

Sin embargo, hay otra manera.

La mejor alternativa al consumo de carne

La mejor solución es seguir produciendo carne pero hacerlo de forma racional.

 La verdad es que los niveles actuales de producción y consumo de carne no son fijos. Aunque comer grandes cantidades de carne se ha convertido en un fenómeno de masas, no tiene por qué seguir siéndolo. Ni siquiera necesitamos sacrificar nuestra ingesta de proteínas vitales para hacer esto.

Eso es porque hay otras fuentes fantásticas de proteínas además de la carne, como los productos lácteos y los huevos. Si bien estos no pueden reemplazar la carne por completo, ciertamente pueden hacer mella en nuestro consumo.

Pero, ¿qué pasa con la intolerancia a la lactosa?

En realidad, es un problema menor de lo que piensas. Japón y China están aumentando su consumo de lácteos, e incluso aquellos con intolerancia a la lactosa pueden disfrutar de un poco de leche.

Otra gran fuente de proteína es el pescado. Si bien los océanos del mundo ya están en peligro, los peces de agua dulce o de piscifactoría son alternativas viables. Combinándolos con lácteos y huevos podemos disminuir sustancialmente nuestro consumo de carne, pero no podremos reducirlo a cero.

Eso se debe a que el consumo actual de carne per cápita en muchas áreas está fuera de lo común con un promedio de 40 kilogramos al año y más de 100 kilogramos al año en lugares como Estados Unidos, España y Brasil. Este hecho, combinado con una población mundial en crecimiento y un número cada vez mayor de países desarrollados, hace que sea muy probable un mayor consumo de carne. Sin embargo, al reemplazar parte del consumo con sustitutos de la carne como el seitán y los huevos, este aumento puede frenarse. Entonces, la verdadera pregunta es, ¿cuánta carne podemos producir con un impacto mínimo?

La producción racional de carne requerirá mejoras en la eficiencia, reducción de desperdicios y minimización de impactos ambientales. Para hacerlo, necesitaremos producir más animales con una mejor tasa de conversión de grano a masa corporal, como el pollo, que tiene una proporción de dos kilogramos de alimento por kilogramo de carne.

Produciendo carne de manera racional seríamos capaces de producir algo entre la producción de Francia con 16 kilogramos por año per cápita, y Japón, el país con la mayor esperanza de vida, con 28 kilogramos.