muhimu.es

La vida no es un juego de azar. No es un casino donde invertir tus días. Es una obra de arte para contemplar y crear. Siente, ama, crea.

contra-la-anorexia

Cuerpos sin complejos contra la anorexia

Merece ser compartido:

Actualizado el Thursday, 2 November, 2023

Megan sufrió anorexia nerviosa a la temprana edad de 14 años porque quería estar delgada y ser así aceptada en el colegio. Ahora tiene 22, y desde su cuenta de Instagram @bodyposipanda anima a todas las chicas a luchar contra esta dura enfermedad de la que ella ya se ha recuperado.

photogrid_14409505702881

¿Qué es la anorexia?

Es un trastorno de la conducta alimentaria (TAC) que suppone una pérdida de peso provocada por el propio enfermo y lleva a un estado de inanición. Se caracteriza por el temor a aumentar de peso, y por una percepción distorsionada y delirante del propio cuerpo que hace que el enfermo se vea gordo aun cuando su peso se encuentra por debajo de lo recomendado. Por ello inicia una disminución progresiva del peso mediante ayunos y la reducción de la ingesta de alimentos.

En su cuenta de Instagram, Megan sube no solo fotos propias sino también de sus seguidoras, mostrando celulitis y los llamados michelines, sin complejos y con mucho orgullo, porque lo que importa para ser feliz es aceptarse y quererse a uno mismo.

cuerpos-contra-la-anorexia-2

Llegó a pesar 30 kilos y fue hospitalizada en varios ocasiones y, al engordar, no conseguía dejar atrás el fantasma de la anorexia. No estaba contenta con su cuerpo, al haber triplicado su peso en un año, pero un día se hartó y dijo basta. Subió una foto suya a Instagram mostrando su cuerpo real, sin complejos, y ese fue el comienzo de su verdadera recuperación.

cuerpos-contra-la-anorexia-3

127.000 seguidores es lo que ha conseguido Megan tras publicar tanto fotos suyas con su cuerpo real como mensajes positivos para todos aquellos que sufren o han sufrido esta enfermedad. Su figura natural y con curvas, sin photoshop y en ropa interior, son todo un éxito y recibe miles de mensajes de apoyo.

Esto nos abren los ojos ante una enfermedad generada, entre otros, por las industrias de la moda y la cosmética, con unos anuncios publicitarios que reducen a la mujer a un mero objeto cuya única función debe ser la de satisfacer sexualmente al hombre.

Siempre, pero especialmente en estas fechas navideñas, debemos disfrutar de estos momentos familiares sin preocuparnos tanto por lo que comemos sino alegrarnos de poder estar cerca de nuestros seres queridos. Recuerda que estar delgado/a no es sinónimo de felicidad.

Stop a la anorexia y a la bulimia. Comparte para ayudar a esos miles de chicos y chicas que ahora mismo están luchando por vencer estas enfermedades.

Love Warrior

Tocar fondo, más de una vez, le enseñó a Glennon Doyle algunas lecciones valiosas sobre cómo aceptar el dolor y vivir con valentía. Y esas lecciones no se han detenido. Después de la publicación de Love Warrior , Glennon y Craig se dieron cuenta de que habían dejado de crecer dentro de su matrimonio y decidieron separarse. Desde entonces, Glennon ha encontrado el amor con Abby Wambach, ex campeona de fútbol y activista actual y oradora inspiradora. La pareja se casó en 2017; Glennon y Craig continúan siendo padres de familia de sus tres hijos. Tanto en su matrimonio como en su familia, Glennon continúa con su audaz visión de cómo puede ser una vida plena y amorosa.

Love Warrior, escrito por Glennon Doyle es una memoria que relata cómo una mujer luchó contra la adicción, los trastornos alimentarios y la traición al confrontar y, en última instancia, reconocer sus vulnerabilidades. Más que eso, es una meditación sobre lo que el dolor tiene que enseñarnos y cómo, al aceptar nuestras propias fallas, podemos vivir como nuestro ser más auténtico.

Una historia de recuperación y redención que no sigue el camino habitual

Glennon Doyle elige principios del otoño para su boda con Craig Melton. El cambio de temporada promete un nuevo comienzo. Y, mientras espera caminar por el pasillo, Glennon casi puede persuadirse a sí misma de que este matrimonio será el nuevo comienzo que tanto necesita. El día es hermoso y soleado, la modesta ceremonia se realiza al aire libre, bajo las hojas que apenas cambian. El estómago de Glennon se hincha debajo de su vestido blanco. En unos meses, dará a luz a un niño. 

Intenta ignorar la forma en que su vestido demasiado ajustado, sus tacones demasiado altos y su tiara demasiado brillante parecen diseñados para otra mujer: tal vez la mujer que está tratando de ser. Ella trata de ignorar la forma nerviosa en que Craig sigue alisándose el cabello y ajustándose la corbata mientras espera a su novia. Y trata de ignorar el hecho de que cuando ella y Craig se dan la mano, su agarre es más inestable que firme. Ella sonríe durante la ceremonia. Más tarde, ella y Craig bailan la canción de U2 “Beautiful Day”.

La verdad es que, después de años de desorden alimenticio, consumo excesivo de alcohol y comportamiento autodestructivo, Glennon quiere que esta boda marque un punto de inflexión, quiere que sea el evento que ponga fin a su caída. Por supuesto que no lo es. Al final, esta boda es solo otra parada en boxes en la pendiente hasta el fondo. Pero, ¿y si tocar fondo, cuando finalmente lo toque, es el lugar donde Glennon necesitaba estar todo el tiempo?

De tocar fondo a la redención

Glennon Doyle ha sido convocada por sus padres. Tiene veintitantos años y es una joven e inteligente graduada universitaria. También sigue usando el vestido y los tacones que tenía la noche anterior, aunque ya es media tarde. La bebida de Glennon se ha salido de control. Ella no puede mantener un trabajo. Ella está endeudada. La han abofeteado con un DUI. 

Encuentra a sus padres sentados uno al lado del otro en el sofá de la sala. Se ven serios. Esta no es una visita ordinaria, explican sus padres. Esta es una intervención. 

¿Cómo había llegado a esto? 

Glennon creció en una familia estable y amorosa. Cuando era niña, era articulada, segura de sí misma y hermosa. Los extraños comentarían sobre su buen aspecto. Admirarían sus rizos dorados, sus ojos brillantes. Glennon llegó a comprender que ser bella es importante. 

En su preadolescencia, algo cambió. Ya no era tan delgada como su hermana o sus primos. En las reuniones familiares, mientras las otras chicas chapoteaban en la piscina, Glennon permanecía tercamente vestida. Ella todavía era hermosa. Pero su confianza se estaba evaporando.

A la edad de 13 años, Glennon tenía el hábito de llevar dos tazas a su habitación cada noche, una llena de comida y la otra para vomitar. Ella era bulímica. Atracones y purgas. El peso se desvaneció. La bulimia se quedó. 

La escuela secundaria le pareció a Glennon como un lugar lleno de reglas tácitas: reglas sobre cómo las niñas deben verse (delgadas) y actuar (blandas). Su trastorno alimentario la ayudó a seguir estas reglas. Le ayudó tanto, de hecho, que incluso un último año en un hospital, para tratar su bulimia ahora crónica, no impidió que la coronaran como “Líder Líder” a fin de año.

Si, en la escuela secundaria, las reglas para las niñas no se habían dicho, en la universidad se volvieron explícitas. Glennon se comprometió con una hermandad de mujeres donde se recordaba a las niñas que tiraran del inodoro después de purgarse. Asistió a fiestas en las que se admitía a mujeres según su atractivo físico y su disponibilidad sexual reconocida. Para aflojar sus inhibiciones, Glennon bebió. Ella durmió alrededor. Ella permaneció delgada. Y se vistió y actuó tal como se esperaba. En otras palabras, perfeccionó el arte de encajar.

Pero cuando terminó la universidad, no pudo deshacerse de estos hábitos. Regresó a su ciudad natal y comenzó una nueva relación con Craig, un chico dulce y sensato al que conocía desde la secundaria. A pesar de estos desarrollos positivos, continuó su espiral hacia la bulimia y el alcoholismo. Cuando, al principio de su relación con Craig, Glennon tuvo un aborto, se disparó aún más. 

Ahora está aquí, enfrentada a sus padres, que han decidido actuar. La intervención para la que la llamaron a casa resulta ser una dura charla con un sacerdote local. Pero no puede detener la espiral, solo hacer una pausa durante algunas semanas.

Seis meses después, Glennon vuelve a quedar embarazada. Ella todavía está bebiendo, todavía inestable. Pero la cruz azul en la prueba de embarazo se siente como una señal: una oportunidad de resolver algo nuevo en lugar de un problema.

En poco tiempo, Glennon se vuelve sobrio. Y casado. Quizás las cosas estén mejorando.

Enmascaramiento del dolor, realización de la perfección

Desde el día en que llegó a la pubertad hasta el día en que se casó, Glennon recorrió un camino desafiante. Y sabe que no va a ser más fácil, al menos no por un tiempo. El camino por delante todavía está lleno de obstáculos y retrocesos. Pero a pesar de las dificultades que experimentó en la adolescencia y la adultez temprana, estos años también tienen lecciones que enseñarle a Glennon.

Durante toda la escuela secundaria, Glennon se sintió grande. Pesado. Como si estuviera ocupando demasiado espacio en el mundo. En cierto modo, simplemente había absorbido el mensaje que la sociedad tiene para todas las niñas: existe un ideal de feminidad y debes ajustarte a él. La bulimia se convirtió en la forma de adaptación de Glennon, de literalmente perder peso para que no ocupara más espacio del que la sociedad tenía para ella.

Aprendió que realizar la niñez ideal no comienza y termina simplemente con ser delgada. Comenzó a seguir las señales de otras chicas más populares. Aprendió a vestirse de la manera correcta. Proyectar confianza pero no demasiada confianza. Para atraer la atención masculina sin que parezca que la busca. Aprendió que el sexo es increíble , lo disfrute o no. Durante un incidente en la escuela secundaria, cuando una niña acusó a un niño popular de violación, Glennon aprendió otra lección falsa: que es más importante permanecer en los buenos libros de los niños populares que creerle a una niña.

Glennon interpretó tan bien el papel de niña popular que llegó a pensar en ir a la escuela como ponerse una máscara y una capa, un disfraz que le permitía caminar sin ser detectada entre sus compañeros. 

Pero en un nivel más profundo, Glennon también sabía que no se estaba siendo fiel a sí misma. En su último año de secundaria, su máscara se deslizó y fue enviada a un hospital por razones de salud mental. Compartía una sala con otras niñas que estaban siendo tratadas por trastornos alimentarios. Se dio cuenta de que cada una de estas chicas había llegado a los extremos para proyectar una imagen de belleza, confianza o competencia. En verdad, todos estaban sufriendo. Pero en lugar de decir sus verdades en voz alta, las decían muriéndose de hambre, autolesionándose o purificándose. 

Incluso en esta etapa temprana de su caída a fondo, el “piso del baño de la vida”, como lo llama Glennon, Glennon sabía que no estaba viviendo su verdad. Incluso sabía que sus esfuerzos por disfrazar su verdad le estaban causando a ella y a las personas que la rodeaban un gran dolor. 

Pero fue difícil descartar el disfraz. A lo largo de los años, la bulimia y, más tarde, el alcoholismo le habían proporcionado un escondite donde no tenía que enfrentarse a sus problemas ni desmontar el cuidadoso disfraz que se había construido. El problema con un escondite, por supuesto, es que no tiene espacio para otras personas.

Glennon no se da cuenta. A lo largo de la escuela, la universidad y la edad adulta temprana, supo que estaba negando su yo auténtico y que esta negación le estaba causando dolor a ella y a los demás. Pero saber algo es una cosa. Actuar sobre la base de ese conocimiento es algo completamente diferente.

“La bulimia es mi escondite seguro y mortal. Donde nadie pueda lastimarme excepto yo “.

Falta de comunicación conyugal

Cuando nace su primer hijo, Chase Doyle Melton, Glennon siente por primera vez en mucho tiempo que ha hecho algo bien. La maternidad la hace sentir viva y la llena de un propósito. Craig también está enamorado de su hijo pequeño. Cuando arrullan a Chase, lo llevan en su cochecito o buscan su primera sonrisa, todo se siente perfectamente bien. Nada puede tocar su felicidad. Bien podrían ser las únicas tres personas en el mundo.

Pero la alegría de ser padre no puede cubrir las grietas del matrimonio de Glennon y Craig. No para siempre.

Glennon se crió con una dieta constante de películas de Disney. Ahora que se encuentra esposa y madre, comienza a preguntarse si realmente tendrá el final feliz que se le prometió. Chase es una alegría. Pero también esperaba un apasionado para siempre con Craig. Y si es honesta consigo misma, eso no se materializó.

Si bien Glennon ha construido un muro entre su verdadero yo y el mundo en general, todas sus relaciones más íntimas hasta ahora se han basado en la comunicación verbal. Se conecta compartiendo vulnerabilidades, recuerdos y deseos. Con su hermana y su amiga más cercana, ha descubierto su alma para construir una base de confianza y ha permitido que otros le desnuden el alma. Craig no está interesado en esto. Presta poca atención cuando Glennon trata de entablar una conversación con él y muestra aún menos entusiasmo por abrirse a ella.

Craig es táctil. Demuestra su afecto a través del tacto y el sexo. Pero para Glennon, el sexo es complicado. Está envuelto en recuerdos de alcohol y drogas y esfuerzos desesperados por lograr la aprobación masculina.

En un esfuerzo por salvar su matrimonio, Glennon y Craig programan una cita nocturna semanal. La cita nocturna está diseñada para ayudarlos a reavivar su química y conexión tempranas. No sale bien. De hecho, Glennon duda de que ella y Craig hayan tenido alguna vez mucha química o conexión para empezar.

Después de una noche de cita, Craig decide que está listo para mostrarle algo a Glennon. Mezclado con cintas VHS de viejos partidos de fútbol hay una colección de pornografía grabada. Sugiere que vean algunos juntos. Pero Glennon se siente incómodo: las mujeres grabadas son todas las hijas de alguien, piensa. A pesar de que tienen relaciones sexuales después de ver, al día siguiente solo se arrepiente. Ella le pide a Craig que se deshaga del porno y él lo hace.

Después de un tiempo, dejan de intentar trabajar en su relación y, en cambio, dedican sus energías a aquello en lo que son buenos: la crianza de los hijos y la familia. Después de Chase, Glennon da a luz a dos niñas, Patricia y Amanda. Puede que no hagan un buen trabajo amándose el uno al otro, pero Glennon y Craig aman a su familia con fiereza.

Escribiendo desde el corazón

En las profundidades de la adicción y los trastornos alimentarios, después de su aborto, Glennon pensó que nunca sería digna del matrimonio o la maternidad. Ahora tiene todo lo que pensó que nunca podría tener. Debería estar más feliz que nunca. Pero el matrimonio con Craig es complicado, e incluso la maternidad, su redención y fuente de gran alegría, presenta desafíos inesperados.

Cuando mira hacia atrás en este período de su vida, puede ver que todas estas dificultades están ligadas a un problema mayor: simplemente no estaba diciendo su verdad. Y ella todavía no lo está.

En su relación, todos los esfuerzos por expresarse se han encontrado con la indiferencia de Craig.

Pero en la maternidad también ha sido silenciada. Ella está descubriendo que hay una expectativa en las madres de estar siempre bien , de hacer frente siempre, pase lo que pase. La presión social ha impedido durante mucho tiempo que las mujeres hablen abiertamente sobre las dificultades y la monotonía de la crianza de los hijos. Cuando Glennon se enfrenta a estas dificultades, pierde el equilibrio. Y la presión de estar bien se siente cada vez más difícil de soportar.

Ella dejó su trabajo como maestra para ser madre a tiempo completo, mientras que Craig, ahora el único sostén de la familia, ha estado trabajando largas horas en la oficina. Cuando llega a casa, Craig le pregunta a Glennon cómo estuvo su día y ella fantasea con responder con una honestidad brutal. Quiere decirle que su día fue como una vida. Que se sentía alternativamente abrumada por el amor por sus hijos y desesperada por que dejaran de tocarla y de necesitarla. Que nunca ha estado tan agotada en su vida. En cambio, ella dice que su día fue … ¿qué más? – bien.

En el patio de recreo o en los aparcamientos de las tiendas de comestibles, se encuentra sonriendo a otras madres primerizas, cuando en realidad todo lo que quiere hacer es correr hacia ellas y preguntarles: ¿También te resulta difícil a ti? ¿También te sientes perdido y enojado a veces?

Y luego, un día, se desplaza por Facebook cuando se da cuenta de que sus amigos comparten una lista: “25 cosas sobre mí”. Ella podría escribir una lista como esa, piensa. Y le gustaría escribirlo de la manera más honesta posible. Ella comienza a escribir. ¿El primer elemento de su lista? “Soy un bulímico y alcohólico en recuperación”. Cuando termina, puede escuchar a Amanda despertarse de su siesta. Ella hace clic en compartir.

La lista toca un nervio. Lo comparten amigos y amigos de amigos. Para cuando vuelve a iniciar sesión, Glennon se ha vuelto viral en Facebook. 

Entonces comienza a escribir, y se despierta a las 4:30 de la mañana para concentrar sus pensamientos. Empieza a compartir sus escritos en un blog. Finalmente está comenzando a expresarse. 

De las bendiciones a la traición

Cuando a Glennon se le diagnostica la enfermedad de Lyme, se siente como una bendición disfrazada. Claro, hay días en que está tan cansada que no puede moverse ni hablar, cuando incluso el más mínimo toque la deja gritando de dolor. Pero Craig decide que el aire tropical húmedo la curará. La familia viaja a Naples, Florida. Y, milagrosamente, Glennon comienza a recuperarse. Aún más milagrosamente, Craig sugiere que se queden en Nápoles de forma permanente. Entonces, se mueven. Craig trabaja desde casa. Glennon escribe a tiempo completo. Su familia está más unida y más feliz que nunca.

Glennon piensa que tal vez este sea el nuevo comienzo que necesitaba desde el principio, olvidando que los nuevos comienzos anteriores, como el matrimonio y la maternidad, nunca le habían brindado las soluciones simples que estaba buscando.

Y, como todos esos nuevos comienzos fallidos, este también resulta ser una falsa promesa. Su matrimonio no ha encontrado una nueva calma. Este es simplemente el ojo de la tormenta. Un día, abre la computadora portátil de Craig y descubre que está llena de pornografía descargada.

Para Glennon, esto es un abuso de confianza. Craig ya había prometido no volver a traer pornografía a su hogar o relación. Pero se avecina otra brecha mayor. Durante una sesión de asesoramiento matrimonial, Craig confiesa que le ha sido infiel. De hecho, ha tenido una serie de aventuras de una noche. El primero tuvo lugar solo unos meses después de su boda.

Glennon está atónito, luego indignado. Durante años, ha asumido que es frígida. Que sus problemas con el sexo y la intimidad le han impedido conectarse físicamente con Craig. ¿Y si, desde el principio, el problema no radicaba en ella, sino en el comportamiento de Craig?

Glennon y Craig deciden que Craig se mudará temporalmente y Glennon les dirá a los niños que está en un viaje de trabajo.

Al salir de la oficina del terapeuta, Glennon siente que el dolor la ha destrozado. Por dentro, ella es una ruina furiosa y aullante. En el exterior, sin embargo, sigue siendo una madre y una bloguera exitosa. Todavía necesita conducir a casa, preparar la cena y enfrentarse a sus hijos. Cuando Amanda le pregunta a Glennon cómo estuvo su día, ella sonríe y dice: “Genial”.

Luego, todavía aturdida, se encierra en el baño y se desploma en el suelo. Se da cuenta de que ha estado aquí antes, cuando, todavía alcohólica y bulímica, descubrió que estaba embarazada de Chase. Pensó que se había escapado de estas baldosas gracias al matrimonio y la maternidad. Entonces, ¿por qué está de vuelta aquí de nuevo? ¿Y cómo se va a levantar esta vez?

” Si las respuestas a mi pregunta no son una esposa y una madre exitosas, ¿qué respuestas me quedan?”

Tocar fondo otra vez

Entonces, ¿cómo se levanta Glennon del piso del baño? Bueno, para empezar, lo hace escribiendo. Abre su computadora portátil y hace dos listas. 

El primero se titula “Preguntas que aún no puedo responder”. Aquí, escribe cosas como: “¿Alguna vez volveremos a ser una familia?”

El segundo se titula “Preguntas que puedo responder”. El último elemento de esta lista es:  ¿Sobreviví a Rock Bottom antes?” Su respuesta es sí.

Contemplando este nuevo fondo, este desastre, Glennon Se recuerda que las raíces de la palabra desastre son dis- significado sin y astro significando estrellas . Se dice a sí misma que los desastres ocurren cuando perdemos de vista la luz. Inspirada, escribe una lista más, “Lo que sé”. El último elemento de esta lista es: “Haz lo siguiente que sea correcto, una cosa a la vez”. Entonces esto, más o menos, es lo que hace. ¿Lo primero que sigue? Glennon se va a la cama, listo para despertarse y preparar el desayuno por la mañana.

También se levanta del suelo del baño escuchando. No a los demás, necesariamente. De hecho, descubre que, más allá de su círculo íntimo, las personas en las que confía sobre sus problemas matrimoniales prefieren comparar sus problemas con los suyos, o sugerir soluciones fáciles, o incluso repartir la culpa por la ruptura del matrimonio. 

Ella cierra estas voces y trata de escucharse a sí misma. ¿Cuál es la siguiente cosa correcta? pregunta a diario, a veces cada hora. Luego espera que su voz interior responda. La voz es pequeña al principio. No es de extrañar, de verdad. Glennon ha pasado bastante de su vida ignorándolo. Tiene que esperar pacientemente para escuchar lo que tiene que decir. Pero su paciencia se ve recompensada. 

Durante mucho tiempo, cuando le pregunta a la voz si debería intentar reparar la relación, está claro: no está lista para intentar que las cosas funcionen con Craig nuevamente. Pero cuando surge la cuestión del divorcio, la voz se rompe.

Mientras tanto, Craig ha estado haciendo el trabajo. Está en terapia y es voluntario en un refugio de mujeres local. Le envía mensajes de texto a Glennon la mayoría de los días, compartiendo letras de canciones y recuerdos. Él llena su tanque de gasolina y lleva a los niños a sus citas. No recibe nada a cambio. Su comportamiento le parece diferente a Glennon. Él la está sirviendo a ella y a su familia, sin expectativas de recibir nada a cambio. Ella se pregunta si realmente ha cambiado.

Glennon y los niños están trabajando con un terapeuta familiar. Un día, el terapeuta la lleva a un lado y le dice que es hora de tomar una decisión. Los niños están bien con el divorcio, dice, y con la reconciliación. Pero no están de acuerdo con períodos prolongados de incertidumbre.

Entonces, Glennon decide. Craig volverá a entrar. Lo intentarán de nuevo. Pero ella está preocupada. Hasta ahora, ha confiado en su voz. Su voz no le ha dicho que recupere a Craig. Ella está lejos de estar segura de que esta sea la decisión correcta.

Reconciliando cuerpo y mente

Craig está en casa y la familia está completa nuevamente. Todo sería perfecto si los molestos sentimientos de Glennon no se interpusieran en su camino. Todavía se siente traicionada, insegura y enojada. Sería conveniente que pudiera ignorar estos sentimientos. 

Pero Glennon sabe lo que le ha resultado en el pasado ocultar y silenciar su verdad. Entonces, ella recurre a la terapia. 

Para su sorpresa, su terapeuta, Ann, no está tan interesada en hablar sobre el matrimonio de Glennon. De lo que quiere escuchar es del pasado de Glennon. Ella le pregunta a Glennon: “¿Dónde comienza realmente tu historia ?” Y, si es honesta, Glennon sabe que comienza cuando ella tiene diez años. Cuando decidió eso, gracias a la gordura de cachorro y la incomodidad de los preadolescentes, de alguna manera estaba dañada. Cuando decidió que ya no quería vivir en su cuerpo.

Ann dice que Glennon necesita encontrar una reunión. No es una reunión con Craig. Un reencuentro entre su cuerpo y su mente. Glennon comienza a pensar en su bulimia como el inicio de una guerra civil dentro de ella, una en la que su cerebro había rechazado su cuerpo.

Glennon también empieza a pensar en Craig. Cuando era niño, era un atleta talentoso y luego un modelo. Su cuerpo fue elogiado. A través de su cuerpo, aprendió a mostrar amor. Quizás él había alejado sus necesidades mentales, tanto como Glennon había alejado sus necesidades corporales. Quizás cada uno de ellos solo estaba aportando una parte de sí mismos a su relación. 

Lentamente, Glennon trabaja para curar esta brecha entre la mente y el cuerpo. Empieza a hacer yoga. Atiende sus apetitos. Come lo que quiere comer. Ella dice que quiere en voz alta. Cuando ella no quiere algo, lo dice también, en lugar de esconderse detrás de su máscara.

Craig, mientras tanto, pregunta si los dos pueden “practicar hablar”, para que él pueda comunicarse mentalmente, no solo físicamente. Invita a Glennon a citas, donde escucha, profundamente, lo que ella tiene que decir.

La pareja se une a una iglesia. Es inclusivo y diverso. Enseña que Dios ama a sus hijos con fiereza e incondicionalidad. Glennon comienza a creer que esto podría ser cierto.

Craig y Glennon tienen sexo. No se siente como una transacción física. No se siente como una falta de comunicación desesperada. Se siente amor.

Más tarde, en una playa de México, Craig y Glennon se encuentran uno frente al otro. Renuevan sus votos, solo ellos dos. Saben que esto no es un nuevo comienzo, pero de todos modos merece la pena hacerlo.

El viaje de la guerrera

En las primeras etapas tentativas de su reconciliación con Craig, Glennon va a una clase de yoga caliente donde la maestra le pide que establezca una intención. Sintiéndose intimidada, dice que su intención es simplemente quedarse en su colchoneta, pase lo que pase. Eso es lo que hace ella. Mientras los otros asistentes se retuercen y se inclinan, ella se sienta en su colchoneta. Todos los recuerdos y emociones dolorosos que ha estado tratando de dejar atrás la alcanzan. Ella quiere irse. Ella no lo hace. Quiere llorar. Ella hace. Al final de la clase, ella todavía está en la colchoneta.

La maestra le dice a Glennon que hay un nombre en el yoga para lo que acaba de hacer. Es el viaje del guerrero .

Glennon Doyle ha superado los trastornos alimentarios y la adicción. Ha superado las alegrías y los desafíos de la maternidad. Ella ha pasado por el trauma de la infidelidad y ha salido del otro lado. Ella recogió los pedazos de un matrimonio roto y los transformó en algo más fuerte y mejor. Tocó fondo más de una vez y sobrevivió.

Ahora, sentada en su colchoneta de yoga, Glennon comienza a comprender que tener en cuenta su dolor es un acto de valentía. También es un acto de liberación. Porque cuando no podemos ceder al dolor, perdemos la capacidad de ceder a otras cosas. Alegría. Conexión. Y, por supuesto, amor. Si no puedes ceder al dolor, ¿cómo puedes entregarte al amor?

Se nos enseña que las emociones dolorosas son indeseables. Nos enseñan a reprimirlos y, si alguien pregunta, a decir que estamos bien. El dolor es un problema que debe solucionarse, dice la sociedad. El dolor se puede resolver con consumismo, sexo, dinero o éxito profesional. 

Pero el dolor que alejamos no desaparece. Se empuja a las personas que nos rodean. Glennon empujó su dolor hacia su familia. Craig empujó su dolor sobre su esposa. Después de mucho tiempo para aceptar su dolor, Glennon comienza a preguntarse: ¿Qué pasa si nuestro dolor no es un problema sino una invitación? Después de todo, su dolor había sido su mejor maestro.

Al pensar en el viaje del guerrero, Glennon se da cuenta de que un guerrero no es alguien que no siente dolor. Es alguien que no guarda el dolor dentro, sino que se lo muestra al mundo y no tiene miedo de mirarlo. Ella no ha dominado el dolor. No hay garantías de que no lo volverá a encontrar y terminará de nuevo en el piso del baño. Pero la próxima vez que el dolor llegue a su vida, Glennon está listo para invitarlo a entrar y enfrentarlo como un guerrero.

¿Has pensado en la terapia?

¿Estás en el viaje del guerrero? La terapia puede ser una de las formas más valiosas y fortalecedoras de enfrentar su dolor. Pero solo si te dedicas a ello con todo tu ser. Glennon, como muchos de nosotros, solía ir a terapia con el objetivo de decir lo suficiente para abordar problemas superficiales y luego seguir adelante. Cuando realmente se abrió a su terapeuta, pudo enfrentar su dolor en su totalidad.


Merece ser compartido:

Leave a Reply