muhimu.es

La vida no es un juego de azar. No es un casino donde invertir tus días. Es una obra de arte para contemplar y crear. Siente, ama, crea.

Cómo la ingeniería genética ayudarán a la salud y la longevidad 1

Cómo la ingeniería genética ayudarán a la salud y la longevidad

Actualizado el sábado, 23 abril, 2022

La Revolución de la Longevidad está a la vuelta de la esquina, y es muy posible que los humanos vivan hasta 200 años, o quizás incluso más. La tecnología de vanguardia como la secuenciación del genoma humano y el diagnóstico de IA ya han comenzado a hacer eso posible. Para beneficiarnos de esta revolución, debemos cuidar nuestra salud ahora para poder seguir con vida el mayor tiempo posible.

The Science and Technology of Growing Young revela que la revolución de la longevidad está a la vuelta de la esquina. Gracias a los avances en inteligencia artificial, computación cuántica y secuenciación del genoma, podemos dedicarnos a la ingeniería genética, fabricar nuevas partes del cuerpo y tratar enfermedades incluso antes de que comiencen a afectarnos. Estos desarrollos pronto nos permitirán vivir vidas más longevas y saludables de lo que jamás creímos posible.

El ser humano podría vivir hasta los 200 años

Imagínese poder vivir dos siglos. O, quizás incluso mejor, poder retroceder el reloj, de modo que su cuerpo viva 100 pero siempre pueda funcionar como si tuviera 25 años. 

Todo eso puede sonar descabellado, como la historia de Benjamin Button. Pero es científicamente creíble, especialmente si se considera cuánto han avanzado la ciencia y la tecnología en las últimas décadas.

La Revolución de la Longevidad ya ha comenzado y nos afectará a todos. Por lo tanto, cuanto más lo sepa, mejor. 

En estosconsejos científicos, aprenderá todo sobre las innovaciones tecnológicas que impulsan esta revolución de la atención médica. Y si eso no es suficiente, también descubrirá cómo tomar su salud en sus propias manos ahora mismo, para que pueda vivir la vida más larga posible.

Aprenderás

Últimos descubrimientos de la revolución de la longevidad

Imagínese esto: se despierta sintiéndose renovado. Has dormido bien por la noche y estás deseando que llegue la fiesta. Hoy es tu cumpleaños número 200. 

Pasaste la noche en un dormitorio con temperatura controlada, con la ventilación controlada por IA. Y eso significa que su cuerpo ha recibido la cantidad justa de oxígeno. 

Su cama monitoreaba sus patrones de sueño; y mientras dormías, robots microscópicos trabajaban dentro de tu cuerpo, haciendo pequeñas reparaciones. Los dispositivos de diagnóstico tanto dentro como fuera de su cuerpo hicieron un escaneo completo de sus signos vitales y enviaron los datos a una computadora para su análisis. 

Te levantas y vas al baño. Su inodoro escanea su orina y materia fecal y analiza la salud de su microbioma. Te miras en el espejo con aprecio. Aunque hayas vivido dos siglos, ¡no pareces tener más de veinticinco años! 

Y todo eso, porque has invertido activamente tu edad física. 

En el mundo premoderno, las personas podían esperar vivir hasta los 30 años, si tenían suerte. En las últimas décadas, ese número ha aumentado a alrededor de 75. ¿Por qué el gran salto? 

Bueno, el progreso en la agricultura ha mejorado qué y cómo comemos. Y los inventos como los antibióticos han salvado miles de millones de vidas. La atención de la salud en general ha mejorado mucho, especialmente para las madres y los bebés. 

Vivir 45 años más no es nada despreciable, pero es solo el comienzo. En un futuro próximo, las personas podrán vivir 115, 150 o incluso 200 años. 

Si su cerebro le dice que eso no es posible, solo piense en la rapidez con la que evoluciona la ciencia. Fueron necesarios 200 años para desarrollar la primera vacuna contra la viruela. Cuando estalló la poliomielitis en 1895, los científicos tardaron 50 años en desarrollar un ataque contra ella. Pero cuando COVID-19 se propagó como la pólvora en 2020, solo tomó un año crear vacunas efectivas que ya han salvado millones de vidas. 

En los próximos años, desarrollos como el Proyecto Genoma Humano, la inteligencia artificial y la computación cuántica impulsarán inventos que nunca hubiéramos creído posibles. Las personas vivirán más, cronológicamente, y también serán más jóvenes, biológicamente. 

Así que deja tu escepticismo a un lado y aprende todo sobre la Revolución de la Longevidad. Una cosa es segura: cambiará tu vida. 

Los avances en la forma en que diagnosticamos enfermedades salvarán vidas

Hoy vivimos con una crisis de diagnóstico. Los sistemas de salud de todo el mundo están sobrecargados e incluso los médicos más competentes tienen poco tiempo para dedicar a sus pacientes. 

En muchas partes del mundo, las personas de las zonas rurales o de escasos recursos no tienen ningún acceso a los médicos. Es por eso que, a nivel mundial, más de 100 millones de personas tienen afecciones tiroideas no diagnosticadas y 232 millones de personas viven con diabetes no descubierta. 

La medicina es más reactiva que proactiva. Los médicos corren apagando incendios cuando sus pacientes ya están enfermos, en lugar de asegurarse de que las personas permanezcan saludables en primer lugar. 

Pero los avances en la tecnología de diagnóstico significan que está a punto de cambiar. De hecho, ya lo ha hecho. 

¿Usó un Fitbit para verificar cuántos pasos dio hoy? ¿O, quizás, un reloj inteligente de Apple rastrea tu frecuencia cardíaca? Entonces ya se está beneficiando de la revolución en la tecnología de diagnóstico. 

Una gran cantidad de nuevas empresas tecnológicas se han apresurado a crear dispositivos de diagnóstico que sean baratos, portátiles y fáciles de usar. Por ejemplo, Cerebrotech Visor, que se usa como una gorra, usa ondas de radio para detectar golpes. Su precisión es un asombroso 93%. Una startup británica, Owlstone, ha creado una máscara de diagnóstico que analiza su respiración en tiempo real. Y los monitores de glucosa implantables ya han cambiado la vida de millones de pacientes diabéticos. 

Todos esos datos pueden introducirse en una enorme base de datos, una especie de Internet de los cuerpos.Mediante el uso de algoritmos de aprendizaje automático, las computadoras compararán sus datos con la información que recopilaron de millones de personas de todo el mundo. Parte de esta base de datos ya está ahí. Gracias a empresas como 23andMe, es fácil y asequible acceder a su información genética, creando una imagen más completa de sus necesidades de salud. 

Luego, las máquinas considerarán los últimos hallazgos científicos, así como su historial familiar, microbioma y elecciones de estilo de vida. ¿El resultado? Un diagnóstico preciso que le permitirá cortar las enfermedades de raíz. 

Pero el diagnóstico es solo el comienzo. Lo más importante es que estos algoritmos podrán identificar un curso de tratamiento que se adapte exclusivamente a su situación. Como aprenderemos, esto se llama medicina de precisión y podría salvarle la vida. 

Mediante la IA, la medicina de precisión encuentra soluciones adaptadas al individuo

Teresa McKeown se estaba preparando para su muerte. Solo tenía poco más de cincuenta años, pero tenía cáncer de mama en etapa tres. Hizo metástasis y se extendió a sus intestinos. La quimioterapia agotadora no logró tratarlo. Teresa estaba demacrada, con un dolor insoportable y aparentemente sin opciones. 

Pero luego su médico la derivó a un programa experimental en el Moores Cancer Center. Este fue su último recurso. 

Los médicos del Centro Moores utilizaron IA para secuenciar y analizar el ADN de sus células cancerosas. Con esa información, buscaron en la base de datos de todos los medicamentos contra el cáncer disponibles y señalaron cuál sería más eficaz. La IA recomendó un fármaco de inmunoterapia experimental, Opdivo. 

Parecía una elección extraña, porque el medicamento generalmente solo se usa para tratar cánceres de piel, riñón y pulmón. Pero, después de solo cuatro meses, el cáncer de McKeown estaba en remisión total. 

Hasta ahora, el tratamiento para enfermedades como el cáncer ha sido único para todos. Pero cada paciente tiene un historial médico, un estilo de vida y una estructura genética únicos. Para que sea realmente eficaz, el tratamiento médico debe adaptarse. 

Afortunadamente, los avances en IA lo están haciendo posible. Por el momento, los pacientes dependen totalmente de las habilidades y la experiencia de sus médicos. Pero esas habilidades varían considerablemente, e incluso los mejores médicos son solo humanos, por lo que cometen errores y tienen días libres inevitables. 

Es más, incluso los mejores médicos tendrán dificultades para seguir toda la ciencia médica. Cada año aparecen un millón de nuevos estudios revisados ​​por pares. Y nuevos medicamentos llegan al mercado a una velocidad vertiginosa. 

Entonces, ¿cuál es la solución? Bueno, una forma de inteligencia artificial llamada procesamiento del lenguaje natural ha hecho posible que las computadoras escaneen cientos de millones de documentos y comparen esa información con el diagnóstico de salud y la secuencia del genoma de un paciente. El resultado es un diagnóstico y un tratamiento precisos e individuales.

Este enfoque ya se ha utilizado para fabricar medicamentos a medida para pacientes específicos. Pero también puede tener una función preventiva. Podrá identificar trastornos hereditarios o vulnerabilidades y sugerir cambios preventivos en el estilo de vida o medicamentos. 

Por supuesto, las computadoras no reemplazarán a los médicos. Pero permitirán que nuestros médicos hagan mejor su trabajo y adapten el tratamiento a todos y cada uno de nosotros. 

La ingeniería genética puede eliminar enfermedades

Imagínese que podría cambiar y reprogramar sus genes, al igual que actualizar el software en su computadora.Imagínese que pudiera diseñar nuestras enfermedades como el cáncer o virus como el VIH.

Eso puede sonar muy descabellado, pero la verdad es que los científicos y médicos ya tienen las tecnologías para alterar nuestro ADN, controlando o eliminando enfermedades que alguna vez pensamos que eran incurables. 

Tomemos el ejemplo de la anemia de células falciformes. Las personas que tienen esta enfermedad producen glóbulos rojos anormales, que no pueden transportar suficiente oxígeno por el cuerpo. Los pacientes sufren de dolor crónico y fatiga, y tienen una esperanza de vida de solo 54 años. Pero los médicos ahora pueden alterar los genes que causan esta afección. 

Entonces, ¿cómo ayudó la ingeniería genética a curar la anemia de células falciformes? Al desplegar una proteína muy especial. Nuestros cuerpos están llenos de bacterias que son muy buenas para combatir los virus.Cuando detectan un intruso, se despliega una proteína, llamada Cas9, que ataca al virus y lo “corta” de las células que había infectado.

Las doctoras Jennifer Doudna y Emmanuelle Charpentier, ganadoras del premio Nobel, han demostrado que esta proteína, Cas9, se puede «programar» para atacar cualquier virus. Gracias a este avance científico, los médicos han podido combatir la anemia de células falciformes, algunas formas de distrofia muscular y enfermedades cardíacas, e incluso eliminar el virus del VIH de las células afectadas. 

Otra forma prometedora de terapia génica consiste en insertar células nuevas y sanas en el cuerpo, en lugar de eliminar el virus de las que no son saludables. Esto ha sido eficaz en el tratamiento de bebés con inmunodeficiencia combinada grave, o SCID, una afección que significa que los cuerpos no producen las células T que necesitamos para combatir las infecciones. 

Una terapia génica relacionada llamada terapia de células T con CAR incluso ha tenido resultados impresionantes en la curación del cáncer. Modifica las células T para mejorar su búsqueda y eliminación de células cancerosas. Esta terapia ha demostrado ser eficaz para curar la leucemia pediátrica y el linfoma no Hodgkin, incluso en pacientes que se consideraban en su lecho de muerte.

Hoy en día, las terapias génicas son prohibitivamente caras: el precio de curar la SCID puede rondar el millón de dólares. Pero a medida que la tecnología se desarrolle y estos tratamientos se utilicen más ampliamente, esos precios bajarán. Es muy probable que enfermedades como el cáncer se eliminen por completo a lo largo de nuestra vida.

Pero, ¿puede la terapia génica mejorar nuestra longevidad y combatir las enfermedades? Lo averiguaremos. 

Todos nos volveremos biónicos, mejorando nuestros cuerpos con partes artificiales

Las novelas y películas de ciencia ficción a menudo predicen innovaciones tecnológicas. Pero también pusieron el dedo en el pulso de nuestras ansiedades culturales. Piense en Frankenstein, por ejemplo, la historia en la que un hombre fue creado en un laboratorio y convertido en un monstruo. O todas las películas sobre robots que se apoderan de la tierra. 

Bueno, la verdad es que estos escenarios no son tan descabellados. De hecho, la ciencia ha avanzado a una etapa en la que ahora podemos crear partes del cuerpo en laboratorios. Y ya confiamos en las piezas protésicas para operaciones como reemplazos de rodilla y cadera. 

En el futuro, la línea entre lo natural y lo artificial en nuestros cuerpos se erosionará aún más. 

Tomemos el reemplazo de órganos, por ejemplo. En los Estados Unidos, más de 113 mil personas están en lista de espera para un trasplante de órganos. Pero el número de donantes es mucho menor. Y no todos los trasplantes funcionan: la donación de órganos se ve obstaculizada por una gran cantidad de factores, como la compatibilidad del tipo de sangre, por ejemplo. 

Además, la logística para extraer y transportar órganos con éxito es increíblemente compleja. Los órganos a menudo se dañan durante el transporte, lo que conduce a peores resultados para el paciente. E, incluso si el trasplante tiene éxito, la mayoría de las personas tienen que tomar medicamentos inmunosupresores por el resto de sus vidas, para que sus cuerpos no los rechacen. 

Afortunadamente, los avances audaces en el campo del trasplante de órganos pronto harán que todo esto sea innecesario. En el futuro, no tendrá que esperar a que haya un órgano disponible. Solo harás el tuyo propio. 

Una empresa, LyGenesis, ha desarrollado la tecnología para hacer crecer, esencialmente, mini hígados dentro de su cuerpo. Todos están adheridos a sus ganglios linfáticos y pueden reemplazar a su hígado original si ya no funciona correctamente. 

Y otra empresa, Stratagraft, ha creado una nueva piel en un laboratorio. Este producto ha ayudado a las víctimas de quemaduras cuya piel está demasiado dañada para regenerarse. 

¿Y si tiene problemas con la vista? Bueno, en el futuro, es posible que pueda utilizar una córnea impresa en 3D.Un equipo de ingenieros de la Universidad de Newcastle creó uno con tinta biológica que contiene células madre y proteínas. Funciona igual que el original. 

Y una empresa estadounidense llamada Second Sight incluso ha descubierto una forma de devolverles algo de vista a las personas con pérdida total de la visión, mediante la creación de una conexión electrónica entre la retina y el cerebro. 

En un futuro cercano, todos seremos biónicos . Lo que era ciencia ficción parece que se convertirá en parte de nuestra vida cotidiana. 

Las tecnologías futuristas podrían permitirnos vivir para siempre

En un video viral de YouTube, se muestra a una niña jugando alegremente en un parque. Corre hacia su madre y le dice que la extraña. Luego los dos se sientan a encender las velas de una tarta de cumpleaños: la niña cumple siete años. Las lágrimas corren por el rostro de su madre, pero la niña le dice que no llore. Después de todo, ella ya no está enferma. 

Este video conmovedor no es lo que parece. Aunque la niña del video parece real, en realidad es un espejismo de una niña real, que murió a la edad de siete años de una enfermedad terminal. El espejismo se creó mientras aún estaba viva, con la ayuda de un escáner 3D que capturó su semejanza física y entrevistas que capturaron su voz, personalidad y gestos. 

Luego, una compañía llamada Vive Studios creó esta versión de realidad virtual de la niña, para que su madre pueda interactuar con el holograma cuando extraña a su hija. 

Invenciones tecnológicas como estas alteran la línea entre lo real y lo falso. Si el avatar de una niña de siete años se ve, suena y se mueve solo como el niño real; y si el programa dice espontáneamente el tipo de cosas que diría la propia niña, ¿podría considerarse una extensión de su persona? La mayoría de nosotros diría que no.Después de todo, este espejismo es solo una representación de una persona, en lugar de la persona misma. 

Pero, ¿qué te hace ser  ? ¿Y si incluso tu conciencia pudiera digitalizarse y almacenarse en algún tipo de nube? 

Un investigador del Instituto del Futuro de la Humanidad de Oxford, Anders Sandberg, está intentando tal hazaña. Él piensa que la «emulación de todo el cerebro» es posible. Esta técnica usaría IA para identificar los impulsos en su cerebro y emular los patrones. La copia de tu cerebro pensaría, actuaría y sentiría como tu verdadero yo. 

Este cerebro digital podría implantarse en el avatar de su elección y actualizarse cada pocos años, de la misma manera que actualizaría su automóvil. El avatar podría ser un clon físico exacto de ti, como un gemelo idéntico. 

Este escenario futurista plantea inquietantes cuestiones morales, como «¿Eres responsable de los crímenes que comete tu avatar?» Y «¿Puede tu avatar enamorarse o tener hijos?» No hay respuestas fáciles, y estas preguntas solo se volverán más urgentes en los próximos años.

La inmortalidad no tiene por qué ser una catástrofe ambiental o presentar un problema ético

Es posible extender vidas humanas. ¿Pero es realmente una buena idea? Después de todo, el planeta se está derrumbando bajo la presión de simplemente mantener a la población actual. ¡Ahora imagina si todos vivieran cien años más! 

No todo el mundo es fanático de la idea de prolongar la vida humana. Las personas plantean preocupaciones ambientales o se preocupan por la moral: ¿qué pasaría si algunos humanos usaran sus poderes inmortales para esclavizar o aterrorizar a sus conciudadanos mortales? Estas preocupaciones son válidas, por supuesto. Pero no podemos extrapolar desde el presente para juzgar cómo será el futuro.

Ya en 1798, el economista Thomas Robert Malthus planteó temores muy similares sobre la superpoblación. Predijo una hambruna generalizada, porque pensó que los agricultores nunca se mantendrían al día con la creciente población.

El modelo de Malthus se basó en el supuesto de que los agricultores seguirían utilizando herramientas de vapor y mano de obra. Pero no lo hicieron. En cambio, inventos como la maquinaria agrícola automatizada, el transporte refrigerado y la ingeniería genética transformaron por completo la agricultura. 

Malthus no tenía ni idea del futuro. Y nosotros tampoco. Quién sabe cómo será la tierra para cuando la gente pueda vivir hasta los 200 años. Invenciones como la carne cultivada en laboratorio permitirán eliminar la cría de animales y toda la devastación ambiental que la acompaña. Y eso es solo el comienzo: otras innovaciones más emocionantes también pueden estar en la tienda.

Veamos ahora la otra preocupación: el temor de que la inmortalidad se base en la inmoralidad. Surge de preguntas sobre cómo los humanos utilizarán la nueva tecnología médica. Algunos temen que las disparidades actuales en riqueza y poder solo sean mayores. 

¿Imagínese si los dictadores pudieran extender sus vidas, y su control del poder, indefinidamente? ¿O si solo los ricos pudieran permitirse mejorar sus cuerpos y extender sus vidas, creando dos clases de humanos? 

Estas preocupaciones se basan firmemente en la realidad. Pero, nuevamente, no podemos asumir que los problemas que experimentamos hoy estarán ahí mañana. Después de todo, tecnologías como los diagnósticos de bricolaje y los médicos de inteligencia artificial harán que la atención médica sea más democrática. 

Millones de personas carecen de acceso a hospitales o clínicas, y esas mismas personas se beneficiarán de la atención que les salve la vida brindada a través de simples teléfonos inteligentes. 

El futuro es incierto, pero podemos empezar a darle forma ahora. No cortando la innovación de raíz, sino asegurándose de que todos compartan sus beneficios. 

Haz todo lo que esté a tu alcance para mantenerte con vida

Si está en la veintena o incluso en la mediana edad, puede estar seguro de que podrá beneficiarse de la Revolución de la longevidad en el transcurso de su vida. Muchas de las innovaciones que promete ya están ahí. Pero algunos aún se encuentran en la fase inicial o necesitan tiempo para perfeccionarse. 

Por lo tanto, para obtener sus enormes beneficios, deberá asegurarse de mantenerse saludable el mayor tiempo posible. No debe esperar a que los cirujanos robotizados lo salven; su salud está en sus manos en este momento y hay muchas cosas que puede hacer para preservarla. 

En primer lugar, asegúrese de hacerse chequeos periódicos. Muchas formas de cáncer son totalmente tratables si se detectan a tiempo. No es así, si ya se han desarrollado. 

Si es un hombre mayor de 40 años, debe hacerse exámenes de detección de cáncer de páncreas y, si es mujer, los controles periódicos de cáncer de mama y de cuello uterino son esenciales. Hágase un análisis de sangre y también haga arreglos para un control de salud de la tiroides. 

¡Y no olvide utilizar las herramientas de diagnóstico de bricolaje en su teléfono inteligente o pulsera de actividad tipo Fitbit! 

También debe vigilar lo que pone en su cuerpo. Se ha demostrado que consumir una dieta mediterránea rica en verduras, grasas buenas y cereales integrales mejora la salud en general. También reducirá drásticamente la posibilidad de desarrollar cáncer o diabetes, o morir de un ataque cardíaco.

Consumir demasiada carne roja, productos animales, azúcar o alimentos procesados, por otro lado, hace exactamente lo contrario. Un estudio español reciente encuestó a 20.000 personas y encontró que aquellos con dietas deficientes tenían un 18% más de riesgo de muerte. 

Y, por supuesto, debes evitar los vicios comunes como los cigarrillos y el alcohol. Son los mayores asesinos que existen. El tabaco solo representa medio millón de muertes cada año en los Estados Unidos. 

El otro cambio de estilo de vida que puede hacer para apoyar su salud es hacer ejercicio con regularidad. De hecho, los estudios han demostrado que el ejercicio moderado durante solo 15 a 20 minutos al día reduce el riesgo de morir en aproximadamente un 35%. Incluso una caminata rápida todos los días tendrá enormes beneficios. 

Cuidar su salud mental es igualmente importante. Dormir bien, meditar y pasar tiempo con sus seres queridos mejorarán su salud tanto como cualquier intervención médica. 

Dormir lo suficiente. Una de las mejores formas de optimizar su salud es muy simple: duerma lo suficiente. Se ha demostrado que dormir al menos siete horas por noche reduce los riesgos de desarrollar enfermedades cardíacas, diabetes y cáncer. También puede mejorar enormemente su salud mental. Asegúrese de irse a la cama una hora antes para tener suficiente tiempo para relajarse y quedarse dormido a tiempo. Te despertarás renovado y listo para afrontar otro día.