muhimu.es

La vida no es un juego de azar. No es un casino donde invertir tus días. Es una obra de arte para contemplar y crear. Siente, ama, crea.

Cómo detectar las emociones difíciles de alguien?: ansiedad, autoestima o resiliencia 1

Cómo detectar las emociones difíciles de alguien?: ansiedad, autoestima o resiliencia

Actualizado el viernes, 21 junio, 2024

Averigüe lo que la gente realmente piensa, lo que realmente quiere y quiénes son realmente

Mindreader (por David J. Lieberman) explica cómo leer y comprender a las personas. Escrito por un instructor del FBI y experto en detección de mentiras, profundiza en cómo comprender el subtexto situacional, interpretar el lenguaje y determinar si una persona está siendo honesta.

En última instancia, la mejor manera de leer a las personas es buscar los indicadores reveladores de baja autoestima. ¿Enfocan la conversación hacia ellos mismos? ¿Anclan su personalidad en torno a un rasgo superficial? ¿Juran mucho y se enfadan con facilidad?

Al mismo tiempo, es importante no juzgar en base a un incidente aislado. Todos tenemos altibajos y fluimos a través de altibajos, pero es el patrón repetido de comportamiento lo que realmente delata a alguien.

Cómo detectar las emociones difíciles de alguien?: ansiedad, autoestima o resiliencia 2
Never give up – resiliencia emocional

Cuáles son las emociones más difíciles

Estas son las emociones más difíciles de reconocer en uno mismo y en otras personas:

  • Ansiedad
  • Depresión
  • Autoestima
  • Resiliencia
  • Victimismo

¿Cómo analizar las emociones difíciles de una persona?

Entiende por qué las personas difíciles son tan difíciles.

 El psicoterapeuta y autor David J. Lieberman sabe cómo detectar a un mentiroso. Y está dispuesto a compartir su conocimiento con otros, para que ellos también puedan detectar a los mentirosos. Pero sus habilidades van mucho más allá. En Mindreader, comparte su conocimiento sobre cómo leer a los demás, cómo detectar lo que están pensando y cómo se sienten.

Sí, una persona que evita el contacto visual probablemente te esté engañando; y sí, al mismo tiempo, un sociópata puede mantener el contacto visual y mentirte con cara seria; pero lo realmente interesante del trabajo de Lieberman es la comprensión de lo que impulsa a las personas que sabes que son deshonestas. O arrogante, transgresor o simplemente desagradable.

En este resumen, nos enfocaremos en ir más allá de lo superficial. Descubriremos cómo el ego y la baja autoestima pueden llevarnos a actuar de maneras menos que ideales. Y aprenderemos a detectar las pistas ocultas de la baja autoestima.

Detectar a las personas con baja autoestima y comprender por qué hacen lo que hacen y por qué actúan de esa manera le permitirá responderles con empatía en lugar de enojo o frustración.

¿Cómo detectar la ansiedad en otra persona?

La ansiedad hace que nos fijemos en nosotros mismos. Si queremos entender lo que está pasando con otras personas, lo más fácil es comenzar mirándonos a nosotros mismos.

Primero, imagina cómo te sientes cuando estás en la zona. Por ejemplo, en lo profundo de su entrenamiento en la caminadora o conduciendo un automóvil sin esfuerzo. Te mueves sin pensar, alternas entre el freno y el acelerador, cambias de carril automáticamente.

Ahora, imagina llevar una taza de café caliente por la habitación, una que esté llena hasta el borde.

¿Por qué te sientes tan diferente en cada situación?

En esa segunda situación, tu ego está ansioso de que el café caliente pueda derramarse y quemarte la mano. Entonces hace que tu perspectiva se concentre en ese café. La ansiedad de estar bajo amenaza significa que te fijas en ti mismo.

Lo mismo sucede cuando tienes que conducir a través de una tormenta de nieve o tener una charla ingeniosa en una fiesta genial. De repente, todos esos movimientos que normalmente harías sin pensar se vuelven conscientes y calculados: te encuentras agarrando con fuerza el volante. . . o tu bebida. En pocas palabras, cuando hay más en juego psicológicamente, su ansiedad aumenta y su perspectiva se reduce.

La ansiedad te obliga a fijarte en ti mismo; limita su capacidad para procesar lo que sucede a su alrededor. ¿Alguna vez te has quedado en blanco durante un examen crucial o te has ahogado durante una entrevista importante? En estos casos, algo que siempre has hecho automáticamente deja de funcionar de repente. Estás demasiado consciente y tu sincronización cognitiva está fuera de lugar. Eso es ansiedad en acción.

La ansiedad también se expresa verbalmente a través del uso de calificadores, como «Creo» o «Supongo». Al utilizar este tipo de calificativos, acabamos suavizando la convicción de lo que estamos diciendo.

Si bien todos los anteriores son ejemplos de ansiedad situacional, sí insinúan una baja autoestima en general. Eso es porque cuando tenemos baja autoestima, más estresados ​​y temerosos tendemos a volvernos. Veamos más sobre la baja autoestima en la siguiente sección.

¿Cómo detectar la baja autoestima en otra persona?

 La baja autoestima es fácil de detectar si sabes qué buscar. Generalmente, los más felices entre nosotros son aquellos que tienen relaciones emocionalmente sanas. Eso es porque ser vulnerable y dejar que la gente entre en nuestras vidas requiere un poco de deflación del ego. Para que alguien entre en nuestras vidas, necesitamos hacerle un espacio. Cuando alguien tiene miedo o está impulsado por el ego, sus problemas llenan toda su vida y su capacidad de dar amor disminuye: simplemente hay muy poco espacio para los demás.

Tal ensimismamiento es un ejemplo de alguien con baja autoestima. Y es evidencia de un dolor emocional más profundo. El dolor emocional conduce al ensimismamiento, al igual que el dolor físico. Cuando tienes dolor de cabeza, se vuelve difícil concentrarte en lo que alguien podría estar diciéndote. El ensimismamiento es lo mismo y puede expresarse a través de la arrogancia, la autocompasión o la dificultad para empatizar con los problemas de los demás.

Entonces, ¿cómo puedes detectar a alguien con este tipo de baja autoestima tóxica?

Tal vez complazcan constantemente a las personas, siempre diciendo que sí, incluso cuando no quieren hacerlo. O siempre se mantienen firmes obstinadamente, sin estar nunca dispuestos a admitir que están equivocados.

Puedes mirar sus relaciones con las personas que los rodean. ¿Tienen un grupo central de amigos leales? ¿Están cerca de su familia? ¿Asumen la responsabilidad de su parte en los conflictos o se inclinan hacia el resentimiento?

Las personas con baja autoestima generalmente se tratan a sí mismas mucho mejor que a los demás, se entregan a sus propios deseos y son tacañas para dar. O si dan, es solo para obtener la aprobación de alguien. Las personas con una autoestima saludable, por otro lado, tienden a nutrir su propio bienestar y el de quienes los rodean.

Hay muchas otras banderas rojas. ¿Esta persona trata a los camareros de forma poco amable? ¿No devuelven los artículos que toman prestados, con prontitud y en buen estado? ¿Mantienen límites saludables o son emocionalmente necesitados o controladores? ¿Violan las normas sociales al hacer preguntas vergonzosas o inapropiadas? ¿Tienen problemas para aceptar un no por respuesta? Y así. Todas estas son señales de que la persona está principalmente preocupada por sí misma y no se da cuenta o es incapaz de entender cómo le responde la gente.

La cuestión es que todos estos comportamientos no convierten a alguien en una mala persona. Lo más probable es que este comportamiento manipulador o inapropiado no sea consciente. Más bien, surge de un dolor emocional profundo y legítimo.

Si bien la autoestima a menudo se usa indistintamente con la confianza, los dos no son lo mismo. Si bien la confianza connota cómo podemos manejar una determinada situación, la autoestima es mucho más profunda que eso. Es una medida de cuánto nos amamos a nosotros mismos. Por ejemplo, alguien podría tener una buena autoestima a pesar de ser un mal cocinero. Del mismo modo, alguien que podría ser un gran cocinero también puede tener baja autoestima y, al construir su identidad en torno a su habilidad para cocinar, está construyendo toda su imagen de sí mismo en torno a ella. Sin embargo, esto no conduce a la paz mental, ya que requiere perpetuamente que se comparen con los demás solo para sentir algún sentido de autoestima.

En la siguiente sección, veremos la resiliencia emocional.

¿Cómo detectar la resiliencia emocional en otra persona?

La resiliencia emocional es la columna vertebral de una perspectiva saludable. La resiliencia emocional es la capacidad de lidiar con el estrés y la adversidad manteniendo una actitud mental saludable. Esta es la diferencia entre las personas que permiten que el estrés las lleve a la depresión y aquellas que pueden manejar las tribulaciones periódicas de la vida. Y todo se debe al hecho de que la resiliencia emocional se deriva de una autoestima saludable.

Echemos un vistazo más de cerca a cómo funciona el ego.

El ego tiene una necesidad imperiosa de comprender lo desconocido e inexplicable. Piense menos en términos de asuntos espirituales y más como, ¿Por qué no me devolvió la llamada? Y, ¿Por qué no conseguí ese trabajo? La resiliencia se basa en la admisión de que preguntas como esta no se pueden responder. Como el caso de la oportunidad laboral perdida. Claro, tu ego obviamente está herido y quiere saber exactamente por qué te rechazaron para el papel. Pero esto es algo que nadie te dirá. Y honestamente, la mayoría de las veces, es algo que está fuera de tu control. Tal vez dijiste un comentario improvisado en la entrevista, no es algo para lo que podrías prepararte.

La resiliencia exige dejarse llevar y seguir adelante. El ego llama a la ira, la indignación y la autocompasión. Y cuanto más egocéntricos somos, más convencidos estamos de que todo en el mundo se trata de nosotros. Cuanto más convencidos estamos de que no conseguimos el trabajo porque somos intrínsecamente indignos o horribles. Cuanto más culpamos al universo y todo lo que hay en él por nuestros problemas.

La resiliencia se construye afrontando la situación. Pero en estos días, es demasiado fácil escapar del dolor emocional. Cuando los miedos y las ansiedades se vuelven demasiado ruidosos arriba, siempre hay una perdición: navegar por Twitter o ver Netflix en exceso.

El autor hace referencia a la teoría del manejo del terror , que establece que las personas manejan la ansiedad de dos maneras. Si viven una vida feliz y plena, lo hacen abrazando sus valores y creencias. Pero aquellos que viven vidas menos felices tienden a hacer frente a sus ansiedades a través de la autocomplacencia escapista, desde la comida hasta el sexo y la televisión. Mientras que este último tiende a empeorar las cosas, el primero en realidad promueve una mejor resiliencia a largo plazo.

Pero la resiliencia realmente se reduce a cómo manejamos nuestras ansiedades. Ya sea en una cita o en una entrevista de trabajo, ¿aceptamos y respondemos, reaccionamos y nos asustamos, o simplemente nos escondemos? Como era de esperar, las personas con mucha ansiedad tienden a huir y, con el tiempo, sirven para reforzar sus miedos y su baja autoestima en el proceso.

Entonces, cuando intente medir el bienestar de alguien, considere si es equilibrado y moderado. O en otras palabras, ¿son fríos?

¿Cómo detectar el exceso de ego en otra persona?

El ego descomunal es un marcador de miedo. Pero, ¿por qué el ego hace lo que hace?

Las personas con baja autoestima tienden a descargar sus frustraciones en el mundo que les rodea. Mientras que una persona sana puede ser auténtica y no juzgar, la persona enferma está obsesionada consigo misma. Y cuando ves a alguien tan centrado en sí mismo, te dice mucho sobre quiénes son en realidad.

Piensa en la ira, por ejemplo. Es solo una respuesta al miedo impulsada por el ego. La ira nos otorga una ilusión de control; dirige nuestra atención hacia afuera, lejos de nuestro miedo. Pero las personas enfadadas tienden a verse a sí mismas como víctimas de la vida, de las situaciones, de fuerzas que escapan a su control. Culpan al universo y preguntan, ¿Cómo pudiste hacerme esto? Por supuesto, la ira en realidad no obtiene grandes resultados, en su mayoría conduce a la confusión. Solo piense en cómo siempre es más probable que se golpee el dedo del pie cuando está enojado.

Siempre que nos sentimos emocionalmente amenazados, el ego activa sus mecanismos de defensa como la ira. Nuestro ego hace esto porque, bueno, ¿quién quiere admitir sus propios defectos? ¿Quién quiere admitir que es egoísta o perezoso o un fracaso? Para evitar esto, el ego culpa al mundo que nos rodea o trabaja para ayudarnos a justificar nuestras acciones.

Fumar es un ejemplo de esto. Si bien todos los fumadores saben que los cigarrillos son malos para su salud, su ego se activa para ayudarlos a practicar la evasión, la negación o la justificación. Podría morirme mañana o no quiero dejarlo porque entonces engordaría. 

Y la baja autoestima es en realidad la razón por la que a algunas personas les resulta difícil disculparse o perdonar. Ya sea que se hayan equivocado o que les hayan hecho algo malo, se sienten vulnerables, y para sentirse más fuertes, más seguros, su ego se atrinchera y evita que se suelten. A su vez, las señales de una persona bien adaptada son su capacidad para perdonar o disculparse rápidamente. Aquellos que pueden seguir adelante tienden a tener una mayor fuerza emocional.

¿Cómo detectar a una emoción tóxica?

Quedarse atrapado en la narrativa de contaminación de alguien.

 Entonces, ¿cuáles son algunos signos reveladores de que alguien podría estar en problemas?

Primero, considere si la persona con la que está tratando tiende a reaccionar con calma ante la vida. ¿O exageran las cosas y se enojan por cosas triviales? Para las personas con mala salud emocional, que carecen de perspectiva porque siempre están enfocadas en sí mismas, todo es un gran problema. Si bien tener una perspectiva equilibrada nos permite ver las cosas en su tamaño correcto, las personas sin una perspectiva saludable no pueden hacer lo mismo. 

Entonces, ¿qué es una perspectiva saludable?

Eso depende de si damos a nuestras experiencias una narrativa de contaminación o una narrativa de redención . Aquellos que difieren de la narrativa de la contaminación ven una catástrofe perpetua en todas partes. Una cosa sale mal y luego todo se arruina. Como un poco de lluvia en un picnic. La narrativa de la contaminación arroja todo bajo una luz negativa. La narrativa de la redención, por otro lado, busca el lado positivo en todo, incluso cuando la situación es terrible. Y las personas que pueden ver las cosas a través de esta lente pueden replantear incluso los eventos traumáticos para encontrar esperanza en ellos. Por ejemplo, reconocer que su familiar falleció sin dolor. Como era de esperar, la narrativa de la redención se corresponde con un mayor bienestar.

El discurso de una persona tiende a revelar qué narrativa está usando; solo verifique la proporción de declaraciones positivas a negativas. Piense en la persona que entra en una habitación e instantáneamente encuentra algo que no es de su agrado. El mundo de esta persona es negativo, y podemos suponer que su vida carece de alegría.

Del mismo modo, el habla también revela el nivel de ansiedad de una persona. Por ejemplo, la frecuencia con la que una persona usa expresiones dogmáticas: todos, siempre, totalmente, etc. El miedo y la ansiedad hacen que las personas quieran seguridad y esto las lleva a ver las cosas en absolutos en blanco y negro. Por el contrario, a las personas más tranquilas les resulta más fácil ver las cosas de una manera matizada.

Para detectar a un absolutista, esté atento al lenguaje abrasivo. Usan palabrotas para intensificar sus declaraciones y tienden a exagerar. El automóvil no solo necesita reparación, está destrozado, por ejemplo.

También tienden a pronunciar juicios universales, proyectando su opinión sobre la realidad. Tome el ejemplo, «a todos les gusta la playa». Estas declaraciones también tienden a escalar más allá del mero juicio. Por ejemplo, “Cualquiera que no le guste la playa está tan loco que debería estar encerrado”.

Encuentra estas pistas en el idioma de alguien y tendrás una buena oportunidad de comprender sus niveles de autoestima y su felicidad.

Cómo detectar las emociones difíciles de alguien?: ansiedad, autoestima o resiliencia 3
Cómo detectar las emociones difíciles de alguien?: ansiedad, autoestima o resiliencia 4