¿De qué color crees que es el vestido del centro? La razón por la que cada uno lo ve diferente 1

¿De qué color crees que es el vestido del centro? La razón por la que cada uno lo ve diferente

La imagen original en el centro. A la derecha y a la izquierda la imagen retocada para potenciar unos u otros colores (Foto: Wired) Leer más: Y tú, ¿de qué color crees que es este vestido? La razón por la que cada uno lo ve diferente
La imagen original en el centro. A la derecha y a la izquierda la imagen retocada para potenciar unos u otros colores (Foto: Wired)

¿De qué color es el vestido del centro?

Una imagen publicada en Tumblr por la cantante escocesa Caitlin McNeill ha desatado un debate cuya explicación científica se encuentra en cómo el ser humano aprecia los colores. Muchos dormíamos plácidamente ajenos al sorprendente debate que se iniciaba en Escocia, para cruzar a Estados Unidos y allí extenderse por todo el planeta en cuanto las celebrities empezaron a posicionarse al respecto. La fotografía de la famosa prenda se ha compartido a través de las redes sociales y mensajes telefónicos, iniciando discusiones que han llevado a que #TheDress sea trending topic a nivel mundial.

Todo comenzó cuando una usuaria de Tumblr pidió ayuda a sus seguidores para saber de qué color era el vestido que salía en la foto: “Chicos, por favor, ayudadme. ¿Este vestido es blanco y dorado o azul y negro? Mis amigos y yo no nos ponemos de acuerdo”.

Se trataba de un simple vestido que sólo en Buzzfeed, uno de los sitios web más visitados del mundo, acumuló casi 25 millones de visitas. La polémica que dividió a muchos entre una opción u otra, tenía un ganador indiscutido: 1,5 millones de votos para el blanco y dorado, y 615 mil votos para la opción azul y negro.

El viral llevó a que incluso figuras como Taylor Swift, Kim Kardashian, Justin Bieber y el Primer Ministro de Singapur dieran a conocer su opinión sobre el color del vestido.

¿Entonces de qué color es el vestido? Así respondían desde el blog Teknautas:

El color es un atributo completamente subjetivo, pues es nuestro cerebro el que interpreta la longitud de onda que reflejan los objetos en forma de luz, y que nuestra mente traduce en una característica observable. No es que las plantas sean verdes, sino que reflejan una luz determinada que nuestro ojo así interpreta. Y como fenómeno subjetivo está abierto a las variaciones. Las mujeres, por ejemplo, reconocen más colores que los hombres, mientras que los daltónicos tienen problemas en este aspecto.

el-vestido-blanco-y-dorado-o-azul-y-negro-tumblr

Al pasar la foto del vestido por Photoshop, el editor de imágenes deja claro que hay una línea muy fina en la distinción de los tonos: uno de los colores de la prenda cae en el borde del blanco/dorado, mientras que el otro queda en la frontera blanco/azul. Esta delgada separación entre ambos colores es la que confunde a nuestro cerebro, y hace que el cerebro de cada persona se decante hacia un lado o hacia otro.

En varios artículos en los que se ha hablado de la cuestión del vestido se apunta que es un efecto similar al de la ilusión de Adelson. Da igual que sepamos que los cuadros sean del mismo tono de gris: no hay forma de que nuestro cerebro vea ese color. Este vídeo da más datos (e ilusiones ópticas) sobre cómo nuestro cerebro usa la comparación para percibir los colores, ya que es la forma de interpretar lo que vemos de la forma más eficiente posible.

La ilusión de Adelson u otramente denominado el Tablero de ajedrez de Adelson hace referencia a una ilusión óptica publicada por Edward H. Adelson, profesor de la Ciencias de la Visión al MIT en 1995. La imagen representa un tablero de ajedrez con casillas claras y oscuras. La ilusión óptica es que el área de la imagen con la etiqueta A parece ser de un color más oscuro que el área de la imagen marcada B. Sin embargo, en realidad son exactamente del mismo color.

¿Te gustan las ilusiones ópticas? Entonces no te pierdas esta conferencia filmada en Julio del 2009 en Oxford, Inglaterra. Los juegos de colores del conferenciante Beau Lotto confunden tu visión, pero a la vez reflejan lo que normalmente no podemos ver: cómo funciona nuestro cerebro. Esta divertida mirada de primera mano a nuestro versátil sentido de la vista revela cómo la evolución tiñe nuestra percepción de lo que realmente hay ahí fuera.

Original: Ideas que vale la pena difundir

Volviendo al vestido que ha motivado este artículo y percepciones cromáticas a un lado, la firma del vestido -o al menos la firma que cita el medio que inició el fenómeno viral, ya que ahora diversas marcas se disputan la autoria- ha querido aclarar una cosa: “¡El vestido es azul y negro!”. Y así lo confirman también desde el portal Wired.

La mejor ilusión óptica de 2018:

Deja una respuesta