Nuestro intestino dice mucho de cómo somos y, sobre todo, de cómo está nuestra salud. Pero, ¿qué es lo normal y qué no lo es?

Seguramente a muchos de vosotros os puede resultar violento hablar sobre vuestras heces, pero debéis saber que suelen aportar una información muy valiosa acerca de lo que le está ocurriendo a nuestro organismo. En este artículo vamos a tratar alguna de las claves para detectar un problema interno o resolver algunas preguntas que te puedan resultar vergonzosas cuando las dices en voz alta. En definitiva, hoy vamos a hablar de la caca.

¿De qué están compuestas nuestras evacuaciones?

La mayoría de las personas piensan que en su totalidad están compuestas de lo que hemos ingerido, pero esto no es así. Tres cuartas partes de nuestra caca son agua, que es la que se encarga de mantenerlas lo suficientemente blandas para poder expulsarlas. Un tercio de los componentes sólidos son bacterias que formaban parte de la flora intestinal. Otro tercio son fibras vegetales no digeribles; de hecho, cuanta más fruta y verdura comamos a lo largo del día, mayor volumen tendrán nuestras heces. Por último, el otro tercio se compone de sustancias de las que quiere librarse nuestro cuerpo, como es el caso de: restos de medicamentos, colesterol o colorantes.

¿De qué color deben ser nuestras heces?

Su color natural se mueve entre el marrón y el marrón amarillento, aunque nuestra comida no tenga este color. Algo que también ocurre con nuestra orina, que tiende a ser amarilla.

Debemos preocuparnos cuando nuestra caca tenga tonalidades marrón claro y gris, negro o rojo. Si alguna vez encuentras estos colores en tus heces y no tienes hemorroides ni has comido, por supuesto, remolacha o alguna comida con mucho colorante, deberías acudir al médico.

¿Cómo debería ser su consistencia?

Para ello tenemos una escala creada, en 1997 en Bristol, por un equipo liderado por el Dr. Ken Heaton, donde podemos reconocer hasta siete tipos de consistencias. Para muchas personas hablar de sus deposiciones es un tema tabú, y no hay nada de malo siempre y cuando estén informadas y sepan de mano de un experto si sus heces son sanas. Por ello, os dejamos esta escala para que podáis conoceros mejor y os situéis en la tabla.

En una digestión sana, con un contenido de agua bueno, estaríamos en un tipo 3 o 4. El resto de tipos no deberían ser lo común en vosotros. Dado el caso, deberíais acudir al médico para determinar si sois intolerantes a algunos alimentos o si podéis tratar el estreñimiento.

La digestión es la cuestión / Giulia Enders

¿Cuántas veces al día es normal ir al baño?

Esta es la pregunta del millón, y la verdad es que no tiene una respuesta correcta. Un estudio de la Revista Escandinava de Gastroenterología publicaba en 2010 que el 98% de sus participantes iba al baño entre 3 veces a la semana o incluso 3 veces al día. Y es que en esto de la caca no hay una cifra correcta, cada persona tiene su propia rutina para ir al baño la misma cantidad de veces al día y durante el mismo tiempo. A veces, aumentar tu regularidad o disminuirla de tu patrón habitual puede considerarse saludable, pero en otras ocasiones también podría significar el desarrollo de un problema estomacal o intestinal.

La tabla de tipos de heces y los colores pueden ayudarnos a descubrir cosas sobre nosotros, pero ante la duda ¡debemos consultar a un especialista! ¡No te avergüences de hablar de tu caca!


¿Quieres recibir más historias como esta por email?

Suscríbete a nuestra Newsletter: