muhimu.es

La vida no es un juego de azar. No es un casino donde invertir tus días. Es una obra de arte para contemplar y crear. Siente, ama, crea.

7 beneficios psicológicos de hacer deporte 1

7 beneficios psicológicos de hacer deporte

Merece ser compartido:

Actualizado el sábado, 16 octubre, 2021

No hace falta mencionar que hacer ejercicio regularmente es uno de los hábitos más saludables que existen. No solo nos fortalece físicamente, sino que nos previene de infinidad de males, amén de ser el remedio de otros tantos. El deporte siempre es sinónimo de salud.

Sin embargo, estarás de acuerdo conmigo que ponerse manos a la obra es el desafío más difícil de todos (a no ser que a estas alturas seas también un habitual de este hábito). Por eso hoy aquí te voy a presentar estas 7 razones para practicar ejercicio. Y, más concretamente, centrándome en los beneficios que trae para tu cerebro y bienestar psicológico general.

7 beneficios psicológicos de hacer deporte 2
El deporte es sinónimo de salud: no solo es saludable para nuestro cuerpo, sino también para nuestro cuerpo

7 beneficios de hacer deporte

1. Te ayuda a sentirse mejor

Por mucho que canse, hacer ejercicio favorece la segregación de endorfinas, unahormona asociada a la sensación de placer y euforia. Además, al hacer deporte también segregas norepinefrina, un químico que modera la respuesta de nuestro cerebro al estrés. Por consiguiente, el ejercicio físico también alivia la ansiedad.

De hecho, el deporte no solo sirve para paliar el estrés que se tenga en el momento, sino que ayuda a moderarlo en situaciones futuras. En otras palabras, el ejercicio nos hace más resistentes a las situaciones de estrés cotidiano. De hecho, un consejo muy común para pacientes con síntomas depresivos o de ansiedad es que practiquen algo de ejercicio. Con prácticas 20 o 30 minutos al día, 3 días a la semana, puedes mejorar tu humor drásticamente.

2. Mejora tu autoestima

El ejercicio puede mejorar tu propia percepción de atractivo. Verte mejor físicamente te hace sentir mejor contigo mismo. Y no me refiero solo a verte más definido físicamente, sino también lo referente a otras cualidades como la energía, la resistencia, la fuerza, la habilidad…

Quieras aceptar la idea del atractivo físico o no, un cuerpo trabajado siempre te recompensa con una mejor percepción de ti mismo o ti misma y de tu entorno.

3. Mejora tus habilidades sociales

Esto tiene mucho que ver con lo anterior: empezamos a vernos mejor; ganamos más autoconfianza, ingrediente básico de la autoestima si recordáis; vemos el mundo con otros ojos. Así, empezamos a ver que podemos hacer cosas que antes ni imaginábamos. Nos volvemos más atrevidos, más arriesgados, más desafiantes… Y todo ello también tiene repercusión en nuestra vida social.

No solamente vamos a transmitir una energía diferente a nuestros conocidos y amigos, sino que además tendremos más posibilidades de llegar a los demás.

7 beneficios psicológicos de hacer deporte 3
Hacer deporte te ayuda a sentirte mejor, sube tu autoestima e, incluso, mejora tus habilidades sociales

A parte, tomar clases en grupo nos ayuda a conocer a más gente con quienes compartir nuestras motivaciones en el ejercicio.

4. Previene el deterioro cognitivo

Nuestro cerebro necesita estar constantemente estimulado para que no se atrofie. El ejercicio físico no solo mueve el cuerpo, sino también la mente. El tener el cerebro activado trae consigo muchas ventajas como, por ejemplo, prevenir enfermedades degenerativas como el alzhéimer.

Aunque nuestro modo natural sea estar todo el día sentados o tirados en el sofá, el estado natural del ser humano (desde nuestros ancestros) no ha sido nunca estar quieto. Nuestro estado natural es estar constantemente en movimiento.

5. Mejora la memoria

Se ha demostrado que el ejercicio físico estimula la neurogénesis en el hipocampo, el núcleo cerebral involucrado en la memoria. O, lo que es lo mismo, el ejercicio nos hace crear más neuronas en el hipocampo, por lo cual, mejora nuestra memoria.

6. Te ayuda a ser más productivo

Para empezar, el ejercicio ayuda a tener más capacidad cerebral. Esto no quiere decir que nos haga tener el cerebro más grande, sino que mejora las conexiones entre neuronas, haciendo que el procesamiento de nuestros pensamientos y del mundo que nos rodea sea más rápida.

El entrenamiento intenso ayuda a la producción de una proteína llamada BDNF, que influye muy positivamente en el pensamiento, el aprendizaje y la toma de decisiones.

7 beneficios psicológicos de hacer deporte 4
Hacer ejercicio nos ayuda a ser más productivos

Paralelamente, el deporte nos ayuda a ser más productivos, puesto que la energía extra que generamos nos ayuda a mantenernos más tiempo atentos y con más energía en comparación con el resto de nuestros compañeros que dormitan en el sillón.

7. Ayuda a controlar las adicciones

Una herramienta muy eficaz para tratar diferentes adicciones es incluir, dentro de la terapia de recuperación, el ejercicio físico. Y, ojo, el ejercicio por sí solo no cura la adicción, pero sí ayuda a controlarla.

Las sesiones de ejercicio físico ayudan a postergar el craving, o ese deseo incontrolable de querer consumir droga. Además,  facilita que un cuerpo tan desgastado como es el de un adicto recupere pronto su equilibrio.

Estos son sólo 7 datos sobre cómo el ejercicio influye en tu cerebro. Sin embargo, mejor que leerlos, es ponerlos a prueba y experimentarlos por ti mismo. Te animo a que busques la modalidad de ejercicio que más vaya contigo, y empieces a ponerte en forma… y a divertirte.

Aprende a vivir con pasión y autenticidad.

Algunos principios clave son la base del éxito en el trabajo, en el hogar y en la comunidad en general. En primer lugar, esté presente, no importa lo que esté haciendo, preste toda su atención al asunto en cuestión. En segundo lugar, viva de acuerdo con sus valores fundamentales y olvídese de todo lo demás. Cuando encuentre un fracaso, que es inevitable, aprenda de sus errores. Sin embargo, no se trata solo de ti: trata bien a los demás también, sé un jugador de equipo y asume que todos los que conoces tienen buenas intenciones. Finalmente, confíe en el proceso: el éxito llega gradualmente y requiere un plan a largo plazo y mucha paciencia.

La vida implica concesiones. Cada minuto que pasamos en el trabajo es un minuto menos con nuestra familia. Cada día que pasamos haciendo lo que mejor sabemos hacer, es un día menos para aprender algo nuevo. Así son las cosas.

Pero las limitaciones de la vida no tienen por qué detenernos. Estos consejos exponen los consejos de un hombre de negocios de gran éxito, un padre amoroso y un esposo devoto, y profundizan en los principios que hacen que una vida sea apasionada, auténtica y floreciente.

En lugar de ver el trabajo y la vida como antagónicos, estos consejos muestran que los mismos principios pueden traernos éxito en ambos ámbitos.

Aprenderás

por qué una familia tongana vendió los lados de su casa;
cómo una asociación con la banda de chicos NSYNC le enseñó al autor una lección de vida; y
lo que puedes aprender de los búfalos de agua.

Be Where Your Feet Are es la síntesis de la sabiduría que Scott O’Neill ha acumulado a lo largo de los años, como uno de los ejecutivos deportivos más exitosos de Estados Unidos, como esposo y como padre. Con consejos que van desde fallar productivamente hasta vivir el momento, presenta algunos consejos simples diseñados para ayudarlo a vivir una vida más rica, feliz y exitosa.

Esté completamente presente, sea lo que sea que esté haciendo.


En 2012, cuando el autor perdió su trabajo como presidente de Madison Square Garden Sports, quedó aplastado. Ese puesto, al frente de una de las arenas más famosas del mundo, había sido el mayor logro de su carrera. Con su despido, parecía que había tocado el punto más bajo.

Entonces, ¿cuál fue la solución del autor? ¿Volvió directamente al trabajo, para mostrarle al mundo que un despido muy público no lo estaba deprimiendo? Bueno, lo consideró, pero resistió la tentación.

En lugar de continuar con la agitada vida de un líder de la industria, eligió relajarse, descansar y pasar un momento agradable con su familia. Ahora tenía el lujo de estar mucho más presente en el mundo.

Una de las mejores cosas de la tecnología moderna es que nos permite hacer todo a la vez. Nuestros teléfonos nos permiten pedir comida, asistir a reuniones, redactar correos electrónicos y mirar televisión, donde y cuando queramos.

El resultado de esto es la conveniencia. Ya no tenemos que conducir hasta una tienda de alquiler de videos y recoger una película un sábado por la noche: podemos transmitirla en línea de inmediato. Sin embargo, la desventaja es que a menudo nos olvidamos de concentrarnos en lo que está justo frente a nosotros. Nuestra vida se vuelve frenética, malsana.

Muchos de nosotros vivimos en una neblina constante de notificaciones, deberes y distracciones en estos días. Prestamos atención parcial a todo y nos enfocamos completamente en casi nada.

Sin las limitaciones de los correos electrónicos urgentes y las llamadas importantes, el autor se volvió mucho más consciente de todo lo que lo rodeaba y se involucró mucho más en la vida. Después de perder su trabajo de alto perfil, O’Neil se tomó unas vacaciones de dos semanas y media con su esposa e hijas. Viajaron a Europa, visitaron Londres y París y, por primera vez en años, el autor se encontró prestando total atención a su familia. Esto lo hizo sentir mejor que nunca.

Después de ese merecido descanso, O’Neil comenzó un nuevo trabajo. Pero se aseguró de no perder nunca de vista el valor de estar completamente presente; de comprometerse con el asunto que nos ocupa, al 100 por ciento.

Concéntrese en lo que es más importante para usted y olvídese del resto.


Vai Sikahema, un ex jugador de fútbol, ​​ahora presentador de noticias de NBC, creció en la pequeña isla de Tonga. Allí vivió un tiempo en una casa a la que le faltaban dos paredes laterales.

Ahora bien, no es que la casa estuviera diseñada de esa manera, y la casa no había sido dañada por ningún tipo de tormenta o inundación. No, a la casa de Sikahema le faltaban dos lados porque sus padres quitaron la tablilla poco a poco y vendieron las piezas a sus vecinos.

¿Por qué? No para alimentar a la familia, ni para pagar una factura de luz vencida. Los padres de Sikahema vendieron los lados de su casa porque habían identificado Lo más importante , o WMI, como lo llama el autor.

Los padres de Vai Sikahema vendieron los lados de su casa de madera para financiar un viaje religioso, un viaje para sellar en Nueva Zelanda. En la Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días, a veces llamada Iglesia Mormona, sellar significa hacer eternos los votos matrimoniales.

Para la mayoría de las personas, las relaciones terminan con la muerte. Pero los mormones creen que el sellamiento permite que una pareja y sus hijos permanezcan unidos en la otra vida, en otras palabras, por toda la eternidad.

Para ser sellados, los creyentes deben viajar a su templo local. Pero para los padres de Sikahema, eso significó un viaje a Nueva Zelanda, a 1.500 millas de distancia. Esa distancia y el costo del viaje habrían desanimado a muchos. Pero no este par: la fuerza de sus creencias superó el valor de las cosas mundanas, incluso su hogar.

Los padres de Vai Sikahema brindan un claro ejemplo de vidas vividas de acuerdo con WMI – What’s Most Important. Pero no necesitas fe religiosa para vivir con pasión e integridad. Lo más importante para usted puede ser su familia, ayudar a los demás o una meta para toda la vida.

Una vez que sepa cuál es su WMI, viva una vida dirigida directamente a ella, y no se desvíe, digan lo que digan las personas a su alrededor.

El fracaso está garantizado, así que fracasa productivamente.

El fracaso es parte de la vida. No es agradable ni deseable, pero es inevitable. Todos lo encontraremos, tal vez varias veces. Debido a que no siempre podemos tener éxito, fallar ocasionalmente es solo el resultado natural de tener ambiciones y establecer metas.

Pero si no podemos evitar el fracaso, ¿cómo debemos responder? Bueno, podemos tratar cada decepción, error y contratiempo como una oportunidad de aprendizaje, extrayendo lecciones del presente y del pasado para ayudar a guiar nuestras acciones en el futuro. En palabras del autor, en lugar de fallar hacia atrás, podemos fallar hacia adelante .

Fracasar o fracasar productivamente no significa que debas disfrutar de la decepción y orar por la mala suerte. Por supuesto, su objetivo debe ser el éxito. Lo que sí significa fracasar es que debes aprender de cada revés. Un fracaso a corto plazo ahora puede ofrecerle ventajas a largo plazo, pero solo si se compromete a identificar y aprender de sus errores.

Entonces, ¿cómo se ve eso en la práctica? Bueno, para el autor, una lección importante llegó en forma de una campaña de marketing que salió mal. En un esfuerzo por atraer a las adolescentes a la Asociación Nacional de Baloncesto Femenino en apuros, O’Neil firmó una costosa asociación con la banda de chicos ultra famosa NSYNC. Desafortunadamente, fue un completo fracaso y la venta de entradas no se movió ni un ápice. En resumen, O’Neil había fallado.

Fue en esta coyuntura que O’Neil acudió a un amigo en busca de ayuda. Juntos, identificaron los errores que había cometido el autor. O’Neil se dio cuenta de por qué le resultaba difícil tener éxito en el trabajo. Su problema era que nunca se había ganado el apoyo de sus colegas; de hecho, nunca se había tomado el tiempo de conocerlos.

Entonces O’Neil decidió corregir esto. Hizo un esfuerzo por establecer relaciones significativas en el lugar de trabajo. A la larga, eso cambió todo. En lugar de fallar hacia atrás, O’Neil falló hacia adelante .

Sea un jugador de equipo.

En su segundo día como presidente de Madison Square Garden Sports, el autor reunió a 500 de sus empleados y les mostró un video. Se llamaba «Batalla en Kruger» y mostraba los esfuerzos de un ternero de búfalo de agua por eludir a sus cazadores: primero una manada de leones y luego también un cocodrilo.

El video es emocionante. Justo cuando parece que los leones están a punto de devorar al ternero, se acercan otros miembros de la manada del ternero. Tímidos al principio y luego más atrevidos, eventualmente ahuyentan a los depredadores, y el ternero corre rápidamente hacia un lugar seguro.

Puede parecer un video extraño que O’Neil muestre a cientos de empleados el segundo día en su nuevo trabajo. Pero el autor enfatizó el punto. No seas un león depredador o un cocodrilo egoísta. Y no seas el turista pasivo detrás de la cámara. Sea como el búfalo de agua: ayude a los demás.

Ser un jugador de equipo no significa solo defender a aquellos que no pueden defenderse. También significa ayudar de formas aparentemente mundanas. En palabras del autor, «Si hay un trozo de papel en el suelo, inclínate y recógelo». 

En otras palabras, si nota un problema, no lo pase sin abordarlo: solucione el problema usted mismo o pídale a otra persona que lo solucione. 

Si la impresora no tiene tinta, reemplace el cartucho o solicite al equipo de mantenimiento que lo haga. Si el enfriador de agua está vacío, vuelva a llenarlo. Y si su colega ha olvidado una fecha límite, recuérdele lo más amablemente posible.

Por cierto, esto no es solo un principio para la sala de juntas o la oficina. Se aplica en casa, entre amigos e incluso en su comunidad en general. 

Si hay un problema que debe solucionarse, no asuma que alguien más se hará cargo. Sea como un búfalo de agua: un jugador de equipo que da un paso al frente y cuida de los demás.

Suponga que todos tienen buenas intenciones.

Imagínese lo diferente que sería su vida si siempre asumiera que las personas tienen buenas intenciones. ¿Ese conductor que acaba de interrumpirte en el tráfico? Tal vez esté de camino al hospital o tarde a la fiesta de cumpleaños de su hijo. No es gran cosa. ¿Ese amigo que no te invitó a su barbacoa el fin de semana? Probablemente solo cometió un error honesto.

Vivir con esta actitud es bueno para todos. Es bueno para usted porque ayuda a mantener a raya la ira y el resentimiento. También es bueno para otras personas, porque cuando asumes que están tratando de ser amables contigo, las tratas con mayor amabilidad, paciencia y respeto. 

Es cierto que puede ser difícil creer que los demás tengan buenas intenciones. A veces nos sentimos tan heridos y enojados que parece imposible extender nuestra propia buena voluntad y generosidad. Ese fue el caso cuando Jill Snodgrass, una joven colega de la autora, se encontró con sus documentos de adopción cuando tenía 13 años.

Junto a «estado de niño» había una palabra que Snodgrass retrocedió: «abandonado». Inmediatamente, se imaginó a sí misma como un bebé abandonado al costado de la carretera, indefenso y no deseado. Era una imagen que encontraba imposible de deshacer, una imagen tan poderosa que años después todavía le dificultaba abrirse y confiar en las personas.

Y luego, un día, Snodgrass regresó a la casa de su familia cuando era joven y buscó la carpeta que tanto la había molestado cuando era niña. Vio la palabra «abandonado» una vez más, pero esta vez siguió leyendo. 

Se enteró de que su madre biológica, una mujer que solo tenía una educación de segundo grado y limpiaba casas para llegar a fin de mes, la había abandonado poco después de que el padre de Snodgrass los dejara. 

En lugar de verse a sí misma como no deseada y abandonada, Snodgrass vio la situación bajo una luz completamente nueva. Su madre no se había separado voluntariamente de ella: probablemente estaba luchando, asustada y sola, y veía la adopción como la mejor manera de avanzar para el niño.

De niña, Jill Snodgrass había interpretado el término «abandonado» de la peor manera posible. Ahora, un poco mayor, mejor informada y más madura, estaba lista para asumir que su madre era una mujer angustiada y luchadora, que hizo lo mejor que pudo por ella. En resumen, asumió que su madre tenía buenas intenciones.

Sea paciente y confíe en el entrenamiento.

En enero de 2015, el base armador de los Philadelphia 76ers, Tony Wroten, fue entrevistado antes de un partido contra los Cleveland Cavaliers. En esa conversación, pronunció algunas palabras memorables. Wroten dijo: “Nos dicen en cada juego, todos los días, ‘Confíe en el proceso’. Simplemente continúe construyendo «. 

En ese momento, Wroten probablemente pensó poco en sus palabras, pero incendiaron a los fanáticos de los 76ers. Las tres palabras «confía en el proceso» se convirtieron en una especie de himno para el equipo, y el propio Wroten incluso se puso «El proceso» como apodo. Pero, ¿qué tenían esas palabras que cautivaron tanto la imaginación de los fanáticos?

Bueno, los 76ers no estaban en su mejor momento en ese momento: las pérdidas en serie y los prolongados intentos de reconstruir el equipo parecían no ir a ninguna parte. Incluso los aficionados a largo plazo estaban perdiendo la fe en el equipo. “Confiar en el proceso” era exactamente lo que los seguidores necesitaban escuchar: “Tenemos un plan”, sugería la frase. «Solo aguanta y las cosas mejorarán».

Las implicaciones de la frase “confía en el proceso” se extienden más allá del mundo del baloncesto y el deporte competitivo: las palabras son una invitación a creer en el poder de la determinación, el trabajo duro y el progreso lento e incremental. 

El «proceso» se refiere tanto a su plan como a su seguimiento. Confiar en el proceso significa ir en contra de los valores de la gratificación instantánea. En un mundo que quiere soluciones fáciles, significa pensar a largo plazo y actuar de una manera que se ajuste a un plan permanente en lugar del capricho de un momento.

En palabras del autor, «no hay atajos a la parte superior». Un plan verdaderamente ambicioso siempre implicará largos días, noches y trabajo duro. Tendrá que pagar el precio del éxito, día tras día, si alguna vez quiere alcanzar sus metas.

Eso es exactamente lo que hicieron los 76ers y valió la pena. Su enfoque lento y constante rindió dividendos, tanto que el equipo es ahora uno de los más fuertes de la NBA.

Escriba lo que le han enseñado sus errores.

Aprender de sus errores puede resultar difícil. A menudo estamos tan envueltos en nuestro propio arrepentimiento y decepción que nos cuesta extraer las lecciones de lo que hemos pasado. Para que sea un poco más fácil para usted, intente escribir todo en papel. Simplemente enumere tres errores que tiene en mente en este momento y lo que cada uno le ha enseñado. Anotar las lecciones que ha extraído de sus errores hará que sean mucho más fáciles de recordar y seguir.


Merece ser compartido:

Deja una respuesta