Un grupo de "antivacunas" pide que no los llamen así y las redes se ríen de ellos con originales propuestas

En 2019, la Organización Mundial de la Salud catalogó a estos grupos de radicales anti-vacunas como una de las principales amenazas a la salud mundial.

Es complicado que estas noticias sean compartidas en los muros de las redes sociales, por ellos, hemos querido traeros una historia muy divertida que nos sirva de excusa para recordar la importancia de vacunar a los bebés.

Queremos ayudar a sensibilizar ante la controversia de las vacunas.  Se refiere a una disputa acerca de la moralidad, ética, efectividad o seguridad de la vacunación. La evidencia médica y científica muestra que los beneficios de la prevención del fallecimiento por enfermedades infecciosas compensan los raros efectos adversos de la inmunización.

Sin embargo, desde que la vacunación empezó a practicarse a finales del siglo XVIII, sus oponentes han mantenido que las vacunas no funcionan, que son o pueden ser peligrosas, que en su lugar debería hacerse énfasis en la higiene personal, o que las vacunaciones obligatorias violan derechos individuales o principios religiosos.​

Desde entonces, campañas contra la vacunación han dado como resultado daños innecesarios y muertes en masa. Y encima ahora, no quieren ser llamados “antivacunas” porque lo consideran un insulto.

¿Y cómo quieren ser llamados?

Un grupo de “anti vacunas” de los más activos en redes sociales, ha promovido una campaña en la que piden que no les llamen antivacunas. Se trata del colectivo de madres antivacunas llamado Crazymothers que ha pedido a los medios de comunicación lo siguiente:

Queridos medios de comunicación. Por favor, dejen de usar el término antivacunas. Es despectivo, incendiario y margina tanto a las mujeres como a sus experiencias. Es despectivamente simplista, altamente ofensivo, y completamente falso. Solicitamos que se refieran a nosotros como Conscientes del riesgo de las vacunas. Muchas gracias.

Las divertidas alternativas que les han dado

Por supuesto, las respuestas no se han hecho esperar y además de muy muy divertidas, nos ayudan a entender la gravedad del problema. Podéis leer en inglés las más importantes a través del hilo completo, pero en Gizmodo han traducido las que han considerado más divertidas:

  • Regresivos anti-ciencia movidos por el odio (Hate-Driven Anti-Science Regresives)
  • Pro-Enfermedad (Pro-Disease)
  • Entusiastas de la plaga (Plague Enthusiasts)
  • Vectores de Enfermedad (Disease Vector)
  • Fanáticos anti-ciencia (Anti-Science Zealots)
  • Entusiastas de la Polio (Polio Fanciers)
  • Aficionados epidémicos (Epidemic Hobbyists)
  • Pro-Plaga (Pro-Plague)
  • Plague Aficionados
  • Portadores de Plaga (Plaguebearers)
  • Marías tifoideas (Typhoid Marys)
  • Partido de la Polio (Polio Party)
  • Facción “Solo quiero un hijo durante tres años” (I only want a child for 3 years faction)
  • Pacientes Cero (Patient Zeroes)
  • Peter Pans (en alusión a que no quieren que los niños crezcan)
  • Arriesganiños (Child Endangerers)
  • Pro-Pestilencia (Pro-Pestilence)
  • Child Death Aficionados
  • Pro-Contagio (Pro-contagion)
  • Bioterroristas
  • Pro-Medieval
  • Inflammation Nation

Por ahora, las redes no han llegado a un consenso sobre qué nombre alternativo es mejor. ¿Cómo los llamarías tú?

¿Por qué compartir esta noticia? el movimiento “antivacunas” es un peligro para todos

Han vuelto ciertas leyendas urbanas que nos invitan a dudar o desconocer principios básicos de la ciencia. Por ejemplo, en Estados Unidos no lo tienen muy claro: uno de cada cuatro desconoce si la Tierra gira en torno al Sol o es al revés.

De igual modo, a pesar del consenso científico, gran parte de la población también es negacionista del cambio climático o los que creen que la homosexualidad se puede curar (a pesar que la comunidad científica incluso ha pedido perdón por catalogarla erróneamente como enfermedad durante las primeras décadas de nacimiento y evolución de la psicología)

Pero de todas las corrientes que se niegan a creer en los avances científicos quizás la más peligrosa sean los antivacunas.

No es sólo para los bebés no vacunados sino para toda la población. Si esta mentira sigue expandiéndose y más personas abandonan la vacunación, las enfermedades que considerábamos casi erradicadas ser harán cada vez más fuertes.

Es peligroso que las personas crean toda información sin fundamento científico que circula en Internet, especialmente en redes sociales, sobre las vacunas, lo que provoca que muchas personas duden en vacunarse ellos o sus hijos.

Si la idea crece y más personas abandonan la vacunación se replicará el caso de Europa que en pleno siglo XXI sufre uno de los brotes más grandes de los últimos 10 años por sarampión, una enfermedad que dejó de ser de alta incidencia, es decir, que la persona infectada no sólo es un riesgo para sí mismo, sino para la sociedad. Es importante la inmunización para protegernos a nosotros y a las personas que están a nuestro alrededor. 

Los bulos anti vacunas

Los bulos antivacunas matan gente. Entre los caídos hay niños que quedarán paralizados o incluso morirán de poliomelitis en países como Nigeria. En el mundo actual, el impacto de creencias y las mentiras sobre las campañas de vacunación se multiplica gracias a internet y las redes sociales. Su impacto es tan grande que algunos expertos creen que la erradicación de algunas enfermedades ya no depende de la medicina, sino de la información. Detectar la aparición de rumores y creencias antivacunas en la red puede ayudar a alertar de una falta de confianza en las campañas de inmunización y actuar antes de que se traduzca en posibles brotes.

Siendo conscientes de que las vacunas son un producto salpicado por varios mitos -con las nefastas consecuencias que esto ha tenido-, La Organización Mundial de la Salud publica en su página web un apartado dedicado única y exclusivamente a desmontar las leyendas contra la vacunación.  

Publicamos noticias de reflexión que hacen de este mundo un lugar mejor Pero TE NECESITAMOS ¡Ayúdanos compartiendo esta noticia entre tus amigos y tus redes sociales!