muhimu.es

La vida no es un juego de azar. No es un casino donde invertir tus días. Es una obra de arte para contemplar y crear. Siente, ama, crea.

Los 5 pecados de la higiene personal: deberías leer esto para dejar de cometerlos 1

Los 5 pecados de la higiene personal: deberías leer esto para dejar de cometerlos

Actualizado el sábado, 2 marzo, 2024

Es importante abordar los conceptos erróneos comunes sobre la higiene personal para promover prácticas más saludables. Aquí hay cinco errores comunes que las personas pueden cometer en términos de higiene personal, junto con recomendaciones respaldadas por la ciencia:

  1. Lavarse las manos incorrectamente: Uno de los errores más comunes es no lavarse las manos correctamente, lo que puede aumentar el riesgo de propagación de enfermedades. La recomendación científica es lavarse las manos con agua y jabón durante al menos 20 segundos, asegurándose de cubrir todas las superficies de las manos, incluidas las palmas, el dorso, entre los dedos y debajo de las uñas.
  2. Exceso de limpieza facial: Lavarse la cara en exceso o con productos demasiado agresivos puede eliminar los aceites naturales de la piel, lo que puede provocar sequedad, irritación e incluso empeorar los problemas de acné. La recomendación es limpiar la cara suavemente con un limpiador suave dos veces al día y aplicar un humectante adecuado para mantener la piel equilibrada.
  3. Uso excesivo de desinfectantes: Aunque los desinfectantes de manos son útiles en situaciones donde no se dispone de agua y jabón, su uso excesivo puede eliminar las bacterias beneficiosas de la piel y aumentar el riesgo de desarrollar resistencia a los antibióticos. La recomendación es usar desinfectante de manos solo cuando sea necesario y optar por agua y jabón siempre que sea posible.
  4. No cambiar los productos de higiene personal con regularidad: Usar los mismos productos de higiene personal durante demasiado tiempo puede aumentar el riesgo de contaminación bacteriana y fúngica. Se recomienda cambiar regularmente los cepillos de dientes, las toallas, los esponjas de baño y otros productos de higiene personal para evitar la acumulación de gérmenes.
  5. No lavar la ropa de cama con suficiente frecuencia: No lavar regularmente la ropa de cama puede permitir la acumulación de sudor, piel muerta y ácaros del polvo, lo que puede causar irritación de la piel, alergias y problemas respiratorios. La recomendación es lavar la ropa de cama, incluidas las sábanas y las fundas de almohada, al menos una vez por semana en agua caliente para eliminar los gérmenes y los alérgenos.

Estas recomendaciones están respaldadas por la ciencia y pueden ayudar a promover una buena higiene personal y una salud óptima. Es importante recordar que la higiene excesiva puede ser perjudicial, ya que puede eliminar las bacterias beneficiosas de la piel y aumentar el riesgo de problemas de salud.

Para consejos personalizados sobre tu salud y tu dieta, consulta siempre a un especialista en mibiotico.com
Nuestra recomendación: Valeria Hiraldo | Instagram: @microbiotasalud

Los 5 pecados de la higiene personal: deberías leer esto para dejar de cometerlos 2
Los 5 pecados de la higiene personal: deberías leer esto para dejar de cometerlos 7

🍽 Dietista Nutricionista especialista en Alimentación Evolutiva
🤰🏽 Especialista en programación de los primeros 1000 días
🦠 Máster en Microbiota, Probióticos y Prebióticos
👤 Máster en Psiconeuroinmunología Clínica

¿Cómo distinguir fuentes fiables sobre microbiota?
¿Cómo distinguir fuentes fiables sobre microbiota? · Es importante saber cómo encontrar fuentes confiables de información sobre microbiota. Haz click en este vídeo y te damos algunos consejos para saber distinguirlas.

Pecados de la higiene personal

Muy pocos conocen que el término higiene deriva de Higía, la diosa griega de la curación. Sin embargo, la preocupación por la importancia de los cuidados en la higiene comenzó a ser una materia importante para los estado tan solo a partir de la Revolución Industrial, cuando se precisó sanear las fábricas para que los trabajadores no enfermaran.

Gracias a los experimentos de Louis Pasteur, que probaron la teoría germinal de las enfermedades infecciosas, las prácticas higiénicas cobraron suma importancia en las intervenciones médicas y en la vida cotidiana de la población como sinónimo de salud. Sin embargo, seguimos cometiendo terribles errores debido a la falta de información.

infografía de flujos vaginales
Los 5 pecados de la higiene personal: deberías leer esto para dejar de cometerlos 8

Os hemos seleccionados cinco de los errores más comunes que pueden ser denominados «pecados de la higiene» porque son gestos que, lejos de ayudarnos, pueden llegar a suponer un terrible peligro si desconocemos su importancia:

1. Tirar de la cadena con la tapa abierta

Quizás sea el gesto más común en hogares y aseos públicos: tirar de la cadena con la tapa abierta e incluso con nuestros ojos y nuestra cara observando cómo desaparece todo. Hay quien tira de ella incluso mientras está sentado.

Sin embargo, los gérmenes fecales salen disparados por todo el baño como si los rociáramos con un aerosol.

De esta forma, las bacterias no solo pueden llegar a impregnar nuestra ropa, nuestro cuerpo o nuestra cara sino que tienen un alcance aproximado de dos metros. Pueden llegar a aterrizar incluso en nuestros cepillos de dientes.

2. Lavar la ropa con agua fría o tender en el interior

Dicen las estadísticas que, por la duración más corta de los programas y por economizar en programas, estamos utilizando más agua fría en nuestros lavados.

Sin embargo, solo a partir de los 60 grados centígrados se pueden eliminar los gérmenes que acumulamos, sobre todo en la ropa interior.

Da igual el tipo de detergente que utilicemos porque este tipo de bacterias solo se eliminan si se utiliza agua caliente y tendemos la ropa al aire libre inmediatamente. Dejar la colada en la lavadora sin tender durante 24 horas o en un interior cerrado puede hacer que la humedad multiplique las bacterias y las extienda por toda la casa.

3. No lavar los platos sucios directamente

El fregadero de la cocina puede llegar a acumular 500.000 bacterias por metro cuadrado, es decir, mucho más que cualquier inodoro. Y no cualquier bacteria, en él se acumulan algunas tan peligrosas como la del E.Coli o la salmonela.

4. Usar secadores de manos

Al contrario que pudiera parecer y según un estudio de la Universidad de Westminster, las tradicionales toallas (incluso las de papel) son mucho más eficaces que los secadores de mano.

Se estima que los secadores de manos incrementan la presencia de bacterias en más de un 40% y si usas los de aire caliente, en más de un 250%.

Además, su presencia es peligrosa aunque no los utilices. Estas fuentes de aire pueden desplazar a las bacterias hasta a 2 metros.

5. Utilizar mucho jabón o usar jabón antibacteriano

Si los anteriores pecados de la higiene hacían referencia al descuido, este hace referencia al abuso. Los dermatólogos insisten en que no debemos abusar del uso del jabón ya que el uso diario puede dañar nuestra piel eliminando la capa de grasa mínima que la protege.

Por otro lado, el jabón antibacteriano suele incluir triclosán, un potente agente antibacteriano y fungicida que se sospecha puede llegar a ser un disruptor endocrino.

infografía de limpieza de manos
Los 5 pecados de la higiene personal: deberías leer esto para dejar de cometerlos 9

Las prácticas básicas de higiene, como lavarse las manos con jabón y agua limpia, son importantes para prevenir la propagación de enfermedades infecciosas. Pero no debemos excedernos con la limpieza. Menos es más. Cultivar un microbioma diverso mediante la exposición al mundo exterior beneficiará nuestra salud mucho más que una ducha excesiva. 

De modo que confiesa… ¿cuántos de estos pecados sueles cometer?

Nuestra idea moderna de higiene extrema podría estar haciendo más daño que bien

Imagina un mundo en el que todo el mundo deja de ducharse. Asqueroso, ¿verdad? Pero espera. ¿Y si ese mundo fuera realmente mejor para nuestra salud? 

Lo crea o no, después de hablar con microbiólogos, dermatólogos e historiadores, el autor James Hamblin descubrió que todos podemos estar demasiado limpios. Por supuesto, aún debemos lavarnos las manos para detener la propagación de la infección, especialmente durante una pandemia. Pero nuestra fijación en la limpieza casi clínica bien puede estar comprometiendo nuestro sistema inmunológico.

De todos modos, ¿por qué empezamos a lavarnos tan a fondo? Como tantas otras cosas, el auge del jabón coincidió con el nacimiento del capitalismo. Hace casi dos siglos, el marketing inteligente nos convenció de que necesitábamos «combatir los gérmenes». Desde entonces, los anunciantes se han vuelto más sofisticados a la hora de convencernos de que compremos productos para el cuidado de la piel. Nos prometen limpieza, salud y belleza.

Pero los médicos ahora están comenzando a comprender la importancia del microbioma natural de nuestra piel: todas esas bacterias que viven en el exterior de nuestro cuerpo. 

La ciencia ya sabe que un microbioma diverso es crucial para nuestro intestino. Pero también es importante para la piel. Y no hay forma de que puedas desarrollar esta diversidad si te sellas con jabón. 

Infografía: quitar el cerumen
Infografía: quitar el cerumen

Las ideas modernas de «limpieza»

Cinco años antes de comenzar a escribir Clean, el autor James Hamblin dejó de ducharse. Todavía se lavaba las manos y ocasionalmente se mojaba el cuerpo, pero por lo demás, se deshacía de todos los productos de cuidado personal. Esto fue parte de su «auditoría existencial». Hamblin acababa de dejar su trabajo seguro y bien remunerado como médico para convertirse en periodista, y quería intentar abandonar ciertos hábitos para ahorrar tiempo y dinero.

Su cuerpo tardó unos meses en acostumbrarse al cambio. Y cuando lo hizo, notó que su piel se volvió menos grasa y que ahora tenía menos brotes de eccema. Su aroma no era el de un campo de margaritas, pero, como dijo su novia, ahora olía «a persona». 

Y lo que es más, descubrió que la mayoría de los investigadores de la piel con los que habló también adoptaron un enfoque minimalista de los hábitos de ducharse.

Los avances en medicina y tecnología significan que pasamos más tiempo en interiores y nos limpiamos con más frecuencia. Tenemos muchas menos probabilidades de morir a causa de una enfermedad infecciosa. Pero las tasas de enfermedades crónicas se han disparado. 

Algunas de estas condiciones crónicas bien pueden estar relacionadas con lavarnos con demasiada frecuencia. Un ejemplo es la dermatitis atópica o eccema. Hace que la piel se enrojezca y pique. 

Sandy Skotnicki, dermatóloga y profesora de la Universidad de Toronto, aconseja a los pacientes que experimentan brotes de eccema que se abstengan de las duchas calientes y desechen los jabones y geles. Después de todo, estos productos están hechos principalmente de detergentes que pueden ser dañinos para la piel. Ella recomienda que los pacientes simplemente se laven las axilas, la ingle y los pies. 

Este “minimalismo de jabón” ayuda a la piel a hacer lo que mejor sabe hacer: mantener el equilibrio. Ha evolucionado para hacer esto durante millones de años. Los científicos ahora están estudiando cómo los microbios que habitan la piel, su microbioma, funcionan con nuestro medio ambiente. 

glándulas sudoríparas apocrinas

Una nueva investigación ha revelado más sobre el papel de las glándulas sudoríparas apocrinas. Se asientan en la ingle y las axilas y producen las secreciones aceitosas que causan el olor corporal. Pero también hacen algo increíblemente útil: sostienen los billones de microbios que viven dentro y sobre nosotros. 

Puede parecer asqueroso, pero estos microbios en realidad pueden actuar como una capa superior invisible de nuestra piel. Fomentan su relación dinámica con el mundo exterior.

Las razones han cambiado a lo largo de la historia de la humanidad

No siempre estuvimos obsesionados con la limpieza estéril. Antes de la teoría de los gérmenes, las personas se bañaban por diferentes razones, incluido el entretenimiento y el bienestar general. 

Veamos, por ejemplo, los antiguos baños romanos. Eran un lugar para socializar y relajarse. El lavado fue el último. Esos baños no tenían sistema de circulación, por lo que es casi seguro que el agua contenía una película de sudor y escoria humanos. La higiene no podría haber sido una gran preocupación. 

Y en la antigua Jerusalén, la gente se lavaba para evitar la contaminación espiritual. Los hebreos exigían el lavado de manos y pies antes de entrar al templo. También exigieron que las personas se laven las manos antes y después de comer. Los rabinos solían decir que la limpieza física conduce a la pureza espiritual. El Islam también requiere el lavado ritual cinco veces al día, antes de cada oración. Esto significó que los árabes construyeron sistemas de agua complejos mucho antes que los europeos. 

Los cristianos, por otro lado, veían el baño excesivo como un lujo pecaminoso. Había razones religiosas para esto: después de todo, Jesús creía que la pureza interior era más importante que la ceremonia religiosa. De modo que la actitud europea hacia la higiene fue, por decirlo suavemente, arrogante. En el siglo XIV, se convirtió en una de las razones por las que la peste negra devastó el continente y mató a uno de cada tres europeos. 

No fue hasta 1854 que se descubrió el vínculo entre las condiciones de vida y la enfermedad. John Snow, un médico de Londres, rastreó un brote de cólera en un solo lugar: un pozo que se encontraba junto a un pozo negro de heces humanas. 

Pero el gobierno no se tomó a Snow en serio. Después de todo, si tenía razón, tendrían que reconstruir toda la infraestructura de Londres. Se necesitarían otros 30 años para que el trabajo de Snow fuera corroborado. Esto sucedió cuando el médico alemán Robert Koch vio microbios causantes del cólera bajo un microscopio. Combinado con el trabajo de Snow y otras observaciones posteriores, esto confirmó el vínculo entre el cólera y el agua contaminada.

la teoría de los gérmenes

Finalmente, la teoría de los gérmenes se afianzó. La teoría dice que las enfermedades infecciosas son transmitidas por organismos vivos microscópicos. Para frenar estos organismos, los gobiernos empezaron a invertir en infraestructuras preventivas como instalaciones de tratamiento de agua y sistemas de alcantarillado. Las normas sociales también cambiaron, hasta el punto de que si no te arreglaban, la gente pensaba que eras peligroso. 

Los ricos comenzaron a referirse a la clase trabajadora como los grandes sucios , y la limpieza se convirtió en un indicador de estatus. Esto creó un gran mercado para el jabón.

La industria del jabón

A finales del siglo XIX, Estados Unidos y Gran Bretaña vivían un boom del jabón. Una empresa que se destacó fue Lever Brothers. Su fabricación de jabón no fue especialmente innovadora, pero su publicidad sí lo fue. Afirmaron que su producto, Sunlight Soap, era un salvavidas. Esta técnica de marketing pronto convirtió a Lever Brothers en el distribuidor de jabón más grande del mundo.

El hermano mayor, William Lever, fue el cerebro detrás de la operación. Como dijo un historiador, «Lever no hizo tanto publicidad como pintó el mundo con su marca». Los anuncios estaban por todas partes. William incluso fundó un periódico y publicó un libro sobre la salud. Ambos llevaban el nombre de su marca: el periódico se llamaba Sunlight Almanac y el libro, Sunlight Year Book .

Lever fue uno de los primeros en darse cuenta de que el surgimiento de una nueva clase media significaba que ahora podía vender a todos los hogares. La fabricación en masa redujo los costos y el jabón se estaba volviendo universalmente asequible. 

La industria del jabón utilizó la publicidad para crear una nueva percepción de limpieza. 

Los primeros vendedores de jabón fueron ingeniosos en el uso de los medios de comunicación para difundir su mensaje. El contenido patrocinado, que ahora vemos en todas partes, fue su invento: Procter & Gamble publicó un manual para padres y lo cubrió con consejos para usar Ivory Soap. 

A partir de ahí, las telenovelas pasaron a dominar la radio y más tarde la televisión. No solo publicaron anuncios, revolucionaron la transmisión. Las compañías de jabón crearon el género de las series diurnas. Estos programas estaban dirigidos a las amas de casa y se conocieron como telenovelas.

Los titanes de la industria del jabón también estuvieron entre los primeros usuarios de la jerga de marketing. Colgate & Company anunció su jabón de lujo Cashmere como «molido duro» y, por lo tanto, «más seguro», aunque no existe tal cosa como el molido duro o blando. 

Y Palmolive invocó recomendaciones de médicos anónimos. Aquí hay uno, de un anuncio de 1943: “Puedes tener una tez más hermosa en 14 días con Palmolive Soap. ¡Los médicos lo prueban! «

Ahora había jabón en todos los hogares, pero las empresas querían más. Necesitaban expandir sus líneas de productos. Así que los especialistas en marketing crearon un nuevo mensaje. 

Un producto, el jabón, ya no era suficiente. En cambio, necesitaba comprar más productos para deshacer sus efectos. ¿Usar jabón te reseca la piel? Compra una crema hidratante. Esto sentó las bases para el surgimiento de imperios del cuidado de la piel .

El cuidado de la piel no está regulado tan estrictamente como las drogas

Un avance rápido hasta el día de hoy, y las marcas «indie» están revolucionando la industria del cuidado de la piel. 

En la Indie Beauty Expo de Nueva York, la tendencia actual es usar palabras como «limpio», «libre de crueldad» y «puro». Las marcas independientes también suelen destacar un ingrediente «nuevo» específico; algo que no se ha enfatizado antes. 

Pero la diferencia entre las marcas independientes y las convencionales tiene menos que ver con el tamaño de la empresa y más con su marketing y estética. 

Las pequeñas marcas independientes tienden a correr más riesgos con sus afirmaciones. En los EE. UU., Es perfectamente legal decir lo que quiera sobre los beneficios de un producto cosmético, siempre y cuando no prometa una cura para la enfermedad. Esto significa que hay una barrera de entrada baja. Un producto puede llegar a la cima mediante el boca a boca o a través de las redes sociales. 

Tanto las empresas independientes como las convencionales están pisando la delgada línea entre cosméticos y medicamentos. Usan términos científicos sofisticados, y esto significa que a los consumidores les resulta complicado distinguir entre hechos médicos y ficción cosmética.

Tome colágeno, la proteína que mantiene la piel con un aspecto terso y, por lo tanto, «joven». Aplicar colágeno directamente en la cara no tendría sentido: la molécula es demasiado grande para penetrar en la piel. Pero en la Indie Beauty Expo, los productos de colágeno estaban por todas partes. Los vendedores le dirían que reafirma la piel, la hace más suave y tersa.

Mientras tanto, los retinoides , derivados de la vitamina A, están aprobados como medicamentos, pero también se venden sin receta como cosméticos. De hecho, existe alguna evidencia científica de que estimulan la producción de colágeno. Pero depende de los consumidores hacer su investigación.

Compare esto gratis para todos con cómo se regulan las drogas. Antes de introducir un nuevo medicamento, las compañías farmacéuticas pasan años probándolo por seguridad y eficiencia. Y, sin embargo, tendemos a ser cautelosos con los medicamentos, pero confiamos en los productos para el cuidado de la piel. ¿Por qué es esto?

Mucha gente cree en las marcas de cuidado de la piel porque se sienten perjudicadas por el establecimiento médico. No ha satisfecho sus necesidades, piensan, por lo que comienzan a buscar alternativas. Los entusiastas del cuidado de la piel aceptan que puede haber algunos estafadores. Pero también están convencidos de que compartir experiencias personales en línea ayudará a la comunidad a diferenciar los buenos productos de los fracasos. 

El cuidado de la piel ofrece una sensación de control.

Exponer nuestra piel a las bacterias no es necesariamente algo malo

Desde la Revolución Industrial, nos hemos apartado de la naturaleza. Y, sin embargo, en agosto de 2016, un estudio mostró que la exposición temprana al mundo microbiano exterior podría ser excelente para nuestro sistema inmunológico. 

Los investigadores se centraron en dos grupos de personas: los amish y los huteritas. Estas comunidades son genéticamente similares y llevan vidas similares, prácticamente sin cambios desde el siglo XVIII. Pero hay una diferencia clave. En la comunidad Hutterite, los niños nunca acompañan a sus padres a la granja comunal. Los Amish, mientras tanto, trabajan con bebés atados a la espalda. Entonces, sus hijos crecen interactuando con el suelo, los animales y los microbios.

Los científicos, dirigidos por el alergólogo e inmunólogo Mark Holbreich, querían ver si esto hacía alguna diferencia. Y ciertamente lo hizo. En la comunidad Amish, muchos menos niños sufrían de asma y alergias. De hecho, de cuatro a seis veces menos. 

Entonces, los microbios pueden ser buenos para nosotros. ¿Por qué? Para entender esto, primero consideremos cómo funciona el sistema inmunológico. Las células inmunes pasan de un lado a otro entre el sistema circulatorio (nuestros vasos sanguíneos) y el sistema linfático, que transporta la linfa por todo el cuerpo. La linfa es un líquido que está lleno de células inmunitarias o linfocitos. 

Su trabajo principal es buscar material extraño que ingrese a nuestro cuerpo. Estas partículas extrañas se conocen como antígenos; y tan pronto como los linfocitos hacen sonar la alarma, su cuerpo comienza un contraataque. Esto es lo que llamamos inflamación y este proceso nos mantiene a salvo de enfermedades. Pero a veces el sistema inmunológico falla. Ataca partículas que son completamente inofensivas o incluso se vuelve contra nuestras propias células. Así es como se contrae una enfermedad autoinmune.

Entonces, ¿cómo podemos evitar errores tan peligrosos? Una forma es entrenar al sistema inmunológico para que responda adecuadamente. Podemos hacer esto al exponerlo a bacterias, y este enfoque funciona mejor cuando somos muy jóvenes. 

Esta exposición puede comenzar en los primeros segundos de nuestra vida. Con el parto vaginal, a medida que el bebé viaja desde el útero hacia el mundo exterior, adquiere algunos de los microbios de su madre. Luego la amamanta y, con cada comida, recibe células inmunitarias adultas. 

Los niños continúan formando su microbioma a través del contacto diario. Reciben estos microbios de miembros de la familia, suciedad, animales e incluso juguetes de otros niños. 

Nuestro uso excesivo de antibióticos

¿Recuerdas a los Lever Brothers de las claves anteriores? Su influencia en la higiene moderna no terminó con Sunlight Soap. De hecho, introdujeron una idea de marketing que ha estado con nosotros durante más de 100 años.

En 1894 lanzaron un nuevo jabón llamado Lifebuoy. Afirmaron que era tan bueno como una medicina: una cura para la fiebre y los resfriados. ¿Por qué? Porque su ingrediente principal era un antiséptico llamado ácido carbólico, que destruía los microbios dañinos. En una sociedad que acababa de descubrir la teoría de los gérmenes, este argumento de venta realmente funcionó.

Más tarde, los fabricantes de Lifebuoy Health Soap acuñaron otro término ahora familiar, «olor corporal» o BO. Esto también fue una táctica publicitaria. Así es como lo explicó Lever Brothers: el olor corporal es causado por bacterias, por lo que necesita jabón para matar esas bacterias. Esto no se basó en la ciencia, pero el marketing basado en el miedo resonó y las ventas se cuadruplicaron. Era solo cuestión de tiempo antes de que los fabricantes de jabón comenzaran a agregar antibióticos a sus productos. 

Nuestro uso excesivo de antibióticos probablemente está corrompiendo nuestra salud más que las prácticas de higiene excesivamente vigorosas. 

En 1948, un nuevo jabón desodorante llegó al mercado. Se llamaba Dial y contenía un compuesto antibiótico llamado hexaclorofeno . Siguieron productos similares y, finalmente, el hexaclorofeno se convirtió en un ingrediente aceptado de los cosméticos. Pero 30 años después, los estudios revelaron que esta sustancia química podría atravesar la piel y afectar el sistema nervioso. Esto podría haber sido el fin de los antibióticos en el jabón, pero los fabricantes de cosméticos encontraron una solución: sustituyeron el hexaclorofeno por otro compuesto que mata microbios, el triclosán .

¿Problema resuelto? Bueno, no del todo. Estudios recientes muestran que la exposición constante al triclosán puede promover el desarrollo de tumores, alterar la forma en que funcionan las hormonas y posiblemente incluso causar alergias.

Esto suena preocupante, especialmente porque estamos extremadamente expuestos al triclosán. En 2009, un estudio mostró que tres de cada cuatro estadounidenses tenían triclosán en la orina. 

Entonces, ¿valen la pena todos estos riesgos? ¿Los cosméticos antibacterianos realmente combaten las enfermedades mejor que simplemente agua y jabón viejos? En 2013, el gobierno de los EE. UU. Decidió verificar y la Administración de Alimentos y Medicamentos (FDA, por sus siglas en inglés) pidió pruebas a los fabricantes de jabón. No ofrecieron casi ninguno. Entonces, los reguladores prohibieron el triclosán, el hexaclorofeno y otros 17 ingredientes antimicrobianos de los jabones. 

En un giro irónico de los acontecimientos, las últimas tendencias en el cuidado de la piel sugieren la adición activa de bacterias a nuestro cuerpo. Muchas marcas independientes del cuidado de la piel ahora venden productos con probióticos y prebióticos , compuestos que fomentan el crecimiento de poblaciones microbianas. Puede que no pase mucho tiempo antes de que las grandes empresas se suban al tren.

El microbioma de la piel

En 2009, Claire Guest estaba investigando la idea de que los perros pudieran oler el cáncer. Uno de los perros involucrados en el estudio, un golden retriever llamado Daisy, se convirtió en la mascota de Claire. El científico recuerda caminar a casa desde el parque, cuando el perro comenzó a comportarse de manera extraña. “Ella estaba un poco recelosa de mí”, recordó.

De repente, Claire recordó: unos días antes, había sentido un pequeño bulto en el pecho. En ese momento, ella realmente no había considerado la posibilidad de cáncer de mama.

Desde entonces, Claire, cuyo cáncer está ahora en remisión, ha estado trabajando a tiempo completo con perros que pueden detectar signos de cáncer y otras enfermedades.

Todos sabemos que los perros tienen un gran sentido del olfato. Pero, ¿qué tan agudo es? Bueno, resulta que pueden detectar pequeños cambios en nuestros volátiles, el complejo cóctel de sustancias químicas que todos emitimos. Esto hace que los perros sean excelentes para detectar enfermedades. 

Hasta ahora, los perros han sido entrenados para reaccionar ante niveles altos de azúcar en sangre; también se muestran prometedores al señalar la enfermedad de Parkinson, que está relacionada con cambios en nuestra piel.

Claire Guest se pregunta qué hay detrás de este olor a enfermedad. ¿Qué están oliendo los perros? ¿Podría ser nuestro microbioma? 

Hay cada vez más evidencia para apoyar esta teoría; y si la investigación demuestra que Guest tiene razón, podríamos aprender a utilizar estos cambios en los microbios de nuestra piel. Quizás eso permitiría a los médicos detectar y tratar la enfermedad antes.

En otro estudio, los investigadores británicos querían utilizar perros para detectar la malaria. 

Hicieron pruebas a cientos de escolares de Gambia para detectar la enfermedad; y luego a cada niño se le dio un par de calcetines nuevos. Unas horas más tarde, los científicos recogieron los calcetines y los enviaron a Londres, donde los perros de detección médica se pusieron a trabajar. En siete de cada diez casos, los perros identificaron correctamente los calcetines que usaban los niños infectados. 

Lo que está claro es que los compuestos que produce nuestra piel no son aleatorios. Quizás es hora de que dirijamos nuestras energías a aprender más sobre nuestra piel, en lugar de tratar de limpiarla.

Necesitamos un equilibrio de higiene y exposición a microbios

En el siglo XIX, Florence Nightingale dirigió un equipo de enfermeras en un hospital militar en Crimea, donde los británicos luchaban contra la expansión rusa. Cuando Nightingale llegó a la zona de guerra, la atención hospitalaria fue caótica. Diez veces más soldados morían a causa de enfermedades infecciosas que en combate. 

Las salas estaban húmedas y plagadas de piojos y pulgas. Nightingale creía que los hombres necesitaban aire para mejorar, por lo que propuso abrir nuevas puertas y ventanas para mejorar la circulación. Su plan funcionó: un informe sugiere que la tasa de mortalidad se redujo en casi un 40%. 

Lo que hizo Nightingale cambió los hospitales de todo el mundo. Sus logros animaron a los médicos a dejar entrar más aire en sus clínicas. 

Y luego se afianzó la teoría de los gérmenes. A pesar de la evidencia de que el enfoque de Nightingale funcionó, los hospitales modernos comenzaron a dividir a los pacientes en habitaciones pequeñas con poca ventilación. Las ventanas se cerraron una vez más.

La historia de la limpieza humana ha sido una historia de extremos. Quizás es hora de considerar lo que hemos aprendido de ambos enfoques. 

Destacan dos cosas. Primero, pensemos en cómo podemos mantener la diversidad microbiana. Una forma de lograrlo es mediante la vida comunitaria. Un estudio de 2017 de la Universidad de Waterloo encontró que las personas que cohabitan desarrollan microbiomas similares. También tienen una mayor diversidad microbiana. Lo mismo ocurre con las personas que tienen mascotas, beben menos alcohol y hacen ejercicio al aire libre.

Y aquí hay algo más: también debemos abordar el desequilibrio global en las prácticas de higiene. Los países más ricos han adoptado la esterilidad, a veces, en detrimento propio. Pero en otras partes del mundo, la gente ni siquiera tiene acceso a agua potable. Más del 30% de nosotros no tenemos forma de lavarnos las manos en casa. 

Miles de millones de personas en todo el mundo siguen muriendo a causa de infecciones. En Haití, después del terremoto de 2010, 8.000 personas murieron de cólera. El agua limpia y una buena higiene podrían haber evitado estas muertes.

La salud es un tema muy personal, y es justo que cuestionemos los sistemas que influyen en nuestros hábitos de bienestar e higiene. Pero la atención médica también es una preocupación pública, por lo que, en lugar de acumular recursos, deberíamos trabajar juntos para promover iniciativas de salud global. 

Y una recomendación adicional: estos son los mejores probióticos y prebióticos según las recomendaciones con evidencia científica de mibiotico.com

Deja una respuesta