muhimu.es

La vida no es un juego de azar. No es un casino donde invertir tus días. Es una obra de arte para contemplar y crear. Siente, ama, crea.

Cómo crear una sociedad igualitaria para todo el mundo según Thomas Piketty 1

Cómo crear una sociedad igualitaria para todo el mundo según Thomas Piketty

Merece ser compartido:

Actualizado el Wednesday, 15 February, 2023

La economía puede parecer una escuela de pensamiento elevada e impenetrable, pero en realidad se ocupa de los problemas de la gente real. Así como el dinero es una herramienta que usa, a cambio de su trabajo y por las cosas que necesita, la economía es una herramienta para comprender las diferencias entre individuos, grupos, clases y países. También es una forma de entender cómo reducir la desigualdad para todos. 

La desigualdad económica es un término que, en resumen, habla sobre la disparidad económica a nivel de bienes e ingresos entre personas, grupos, países o regiones y tiene una relación directa con la igualdad de oportunidades a nivel útil, laboral o como moral (distinción de sexo, etnia…). La economía tiene la base fundamental de querer la estabilidad para todos, tanto en épocas de prosperidad como de crisis, es decir, se basa en la repartición de bienes. Como dijo John Maynard Keynes en su estudio Teoría general del empleo, el interés y el dinero, publicado en 1936, más igualdad provoca más crecimiento. Por el contrario, el libre mercado defiende que la reducción de costes (empresariales, humanos, etc.) provoca más crecimiento.

El economista francés Thomas Piketty se ha ganado el reconocimiento mundial por sus estudios sobre la desigualdad. Su best-seller “El capital en el siglo XXI” ha generado una gran polémica en torno a sus datos y conclusiones. Según Piketty, el crecimiento económico por sí solo no mejora la distribución del ingreso, y es necesario el establecimiento de políticas inequívocas y transparentes para reducir la desigualdad.

De la desigualdad económica a una sociedad igualitaria

Thomas Piketty es uno de los economista, especialista en desigualdad económica, más importantes y reconocidos en la actualidad. En su currículum lo encontramos como profesor asistente en el Departamento de Economía del Instituto de Tecnología de Massachusetts (MIT), investigador en el Centro Nacional de Investigación Científica y director de la Escuela de Economía de París. Hoy queremos explicar su especialidad: la situación y la solución a la repartición de la riqueza del mundo.

Soluciones de Thomas Piketty para acabar con la desigualdad económica

Thomas Piketty es un economista francés que ha escrito extensamente sobre desigualdad económica y social. En su libro más conocido, “El Capital en el Siglo XXI”, argumenta que la desigualdad es una característica intrínseca del capitalismo y que es necesario tomar medidas para corregirla.

Piketty sugiere una serie de políticas para crear una sociedad más igualitaria, incluyendo:

  1. Impuestos progresivos sobre la riqueza y la renta: Piketty sostiene que los impuestos sobre la riqueza y la renta deben ser más altos para aquellos con mayores ingresos y riquezas.
  2. Regulación de los mercados financieros: Piketty sugiere una mayor regulación de los mercados financieros para prevenir la concentración de riqueza y el aumento de la desigualdad.
  3. Educación y formación: Piketty argumenta que la educación y la formación son clave para asegurar una distribución más igualitaria de oportunidades económicas y sociales.
  4. Reforma de la seguridad social y sistemas de jubilación: Piketty cree que los sistemas de seguridad social y jubilación deben ser reformados para asegurar una distribución más equitativa de la riqueza y los ingresos a lo largo de la vida.
  5. Cooperativas y empresas sociales: Piketty sugiere el desarrollo de cooperativas y empresas sociales como una forma de promover una economía más igualitaria y justa.

Es importante destacar que estas políticas deben ser implementadas de manera equilibrada y que cada sociedad debe evaluar su situación específica y tomar medidas apropiadas para abordar la desigualdad y promover la igualdad.

Thomas Piketty
Thomas Piketty es uno de los economista, especialista en desigualdad económica, más importantes de nuestra época

Thomas Piketty comprendió rápidamente las consecuencias de las desigualdades económicas en las sociedades más prósperas y se ha basado en un estudio estadístico histórico para elaborar sus teorías. Con ellas, ha llegado a la conclusión de que en los últimos 150 años la tasa de acumulación de capital en relación al crecimiento económico ha registrado peligroso y autodestructivo aumento.

Los registros de los impuestos de las élites económicas le han permitido establecer una relación entre la acumulación de riqueza y la situación económica del resto de la sociedad. Por lo que su propuesta económica está basada en un impuesto progresivo sobre el capital.

“El objetivo de las instituciones del mercado no es producir la justicia social o reforzar los valores democráticos; el sistema actual de precios no conoce límites ni moralidades”.

Por consiguiente, la compra-venta de mercado no sugiere una igualdad económica, sino una partición progresiva entre los unos y los otros, la desigualdad económica que parece transparente mientras el comprador se lo puede permitir. Algo parecido, en términos mayores, sucedió en la crisis financiera del 2008 que afectó a casi todo el mundo y todos los países.

En palabras de Piketty: “Un impuesto sobre el capital privado es crucial para combatir las crecientes desigualdades, pero también sería una herramienta útil para resolver la crisis de la deuda pública con contribuciones de cada uno según su riqueza. Ese sería el ideal, difícil pero indispensable de conseguir. En el corazón de todas las grandes revoluciones democráticas del pasado ha habido una revolución fiscal y lo mismo sucederá en el futuro”.

Las desigualdades son cada vez más crecientes
Según Piketty, un impuesto sobre el capital privado es crucial para combatir las crecientes desigualdades

De esta manera, Piketty sugiere una solución al problema de la desigualdad: puesto que no hay un sistema de autocorrección en el balance económico, se necesita un sistema perfecto de regulación económica. Por consiguiente, parece ser que solamente la consciencia humana puede repeler el amasijo descontrolado de dinero, pero solo de aquel o aquellos que lo poseen.

El sistema perfecto quizás sea una utopía, pero basado en la economía, seguramente los engranajes a nivel social, educativo, tecnológico o científico harían girar mejor los mecanismos que hacen que la sociedad viva en un bienestar más equitativo en cuanto a oportunidades.

Para finalizar, una reflexión sobre la importancia de la economía a nivel mundial:

“La opacidad fiscal y los paraísos fiscales deberían ser un asunto tan apremiante o más que el cambio climático… De hecho, la distribución de la riqueza es demasiado importante como para dejarla en manos de los economistas, los sociólogos o los historiadores. Es algo que interesa a todo el mundo y es bueno que cada vez haya más interés”.

Cómo crear una sociedad igualitaria para todo el mundo según Thomas Piketty 2
Cómo crear una sociedad igualitaria para todo el mundo según Thomas Piketty 11

A Little History of Economics por Niall Kishtainy

A Little History of Economics es un recorrido por las principales cuestiones planteadas por los economistas a lo largo de los siglos, desde Aristóteles hasta Thomas Piketty. Examina cuestiones de desigualdad, egoísmo y el papel que debe desempeñar el gobierno en las economías. 

Niall Kishtainy es profesor en la London School of Economics y la Universidad de Warwick. Él cree que un estudio de la historia de la economía puede explicar mucho sobre nuestros tiempos modernos y ayudarnos a avanzar de una mejor manera. 

Un recorrido divertido y silencioso por la historia global de la economía

Podría pensar que sabe de qué se trata la economía. Input-output, oferta y demanda, etcétera, etcétera. En cierto modo, tendrías razón. La palabra economía proviene del griego antiguo: oikos para casa y nomos para ley. Para los griegos, la economía consistía en gestionar los hogares.

Pero la economía también busca explicar las diferencias entre sociedades. ¿Por qué Gran Bretaña tiene edificios, maestros y libros de última generación para educar a sus jóvenes y Burkina Faso no? Nadie conoce la respuesta completa. Pero los economistas son los que hacen las preguntas. 

En estas claves, aprenderemos la historia del campo, desde los antiguos griegos hasta los banqueros vaqueros que desencadenaron el colapso financiero mundial de 2007. Quizás al considerar cómo los primeros economistas intentaron explicar su propia época, podemos ver los nuestros con mayor claridad.

Cómo crear una sociedad igualitaria para todo el mundo según Thomas Piketty 3
Cómo crear una sociedad igualitaria para todo el mundo según Thomas Piketty 12

La primera pregunta para los primeros economistas fue el papel del dinero y los comerciantes.

Entre muchas otras cosas, el antiguo filósofo griego Aristóteles fue probablemente el primer economista. Aristóteles reflexionó profundamente sobre el concepto de dinero, en el siglo IV a. C. El dinero, por supuesto, puede ser increíblemente útil: mide el valor de algo y permite que las cosas pasen fácilmente de una persona a otra. 

Pero el dinero también abre puertas peligrosas. Si un cultivador de aceitunas, por ejemplo, se da cuenta de que puede ganar dinero vendiendo aceitunas, podría comenzar a cultivarlas únicamente con fines de lucro, en lugar de solo cultivar lo suficiente para mantener a su familia. Aristóteles llamó a este comercio y lo encontró completamente antinatural. Peor aún eran los que usaban el dinero para ganar más dinero: los prestamistas, que prestaban dinero a la gente por un precio. A esto lo llamamos ahora interés. 

Sin embargo, las quejas de Aristóteles no tuvieron mucho impacto en el desarrollo de una economía. El comercio, una vez que había comenzado, estaba aquí para quedarse.

Como Aristóteles, los primeros pensadores cristianos no se preocupaban mucho por los prestamistas. En el siglo XIII, Santo Tomás de Aquino detestaba el préstamo de dinero, al que llamaba “usura”. Él creía que el único uso apropiado y cristiano del dinero era comprar y vender. 

Pero la práctica del préstamo se estaba volviendo muy conveniente para los comerciantes de Venecia y Génova, que comenzaban a comerciar con otras ciudades de Europa y el Mediterráneo. Los primeros bancos surgieron aquí para permitir a los comerciantes almacenar su dinero y liquidar fácilmente sus deudas. 

Los campesinos comenzaron a abandonar sus granjas, donde trabajaban duro bajo los señores feudales, para trabajar por su cuenta en las ciudades a cambio de dinero. Pronto, incluso la Iglesia católica comenzó a suavizar su postura sobre la usura: en el siglo XII, el Papa incluso convirtió en santo a un comerciante italiano llamado Homobonus.

Unos siglos más tarde, cuando los barcos europeos comenzaron a explorar el mundo, se encontraron con civilizaciones ricas en plata y oro. Los comerciantes exploradores europeos los saquearon, entregando una gran riqueza a los gobernantes europeos que compraron castillos y trajes cada vez más elegantes, entre otras cosas. Así comenzó el mercantilismo: la alianza entre comerciantes y gobernantes europeos. 

En Inglaterra, economistas como Thomas Mun empezaron a pensar en cómo su país podría volverse más rico que sus rivales. Creía que lo que era bueno para los comerciantes era bueno para la nación. Los países establecieron compañías especiales que permitían a los inversionistas juntar su dinero y compartir las ganancias, como la Compañía de las Indias Orientales, en la que Mun era funcionario. 

En la época medieval, la religión y las relaciones personales dominaban la vida económica. El mercantilismo fue un presagio de cambio, un pivote hacia la era industrial en la que el dinero tendría prioridad.

Cómo crear una sociedad igualitaria para todo el mundo según Thomas Piketty 4
Cómo crear una sociedad igualitaria para todo el mundo según Thomas Piketty 13

Cuando amaneció la era industrial, los economistas idearon nuevas ideas radicales para explicar el mundo

La primera escuela de economistas formada en la Francia prerrevolucionaria, dirigida por François Quesnay. Quesnay era un monárquico, pero tenía una noción radical: eliminar los impuestos a los campesinos franceses y, en cambio, gravar a los aristócratas. Los campesinos trabajaron con la naturaleza, dada por Dios, y sus productos eran la fuente última de la riqueza de una nación. Francia había sido una tontería, pensó, al manipular sus ganancias.

Peor aún, Francia había otorgado privilegios especiales a los comerciantes, permitiéndoles organizarse en gremios para protegerse de la competencia. 

Quesnay aconsejó al gobierno francés que elimine los controles sobre la agricultura y elimine los privilegios de los comerciantes. Esta es la economía del laissez-faire , es decir, una política económica de no intervención por parte del gobierno. Fue la salva de apertura de un debate que continúa enfurecido hasta el día de hoy. 

Mientras tanto, en Escocia, Adam Smith publicó su obra de 1776 La riqueza de las naciones , que contenía una serie de conceptos completamente nuevos. Smith creía que la sociedad funciona mejor cuando todos actúan en su propio interés egoísta. A pesar de eso, la sociedad se las arregla para funcionar bien sin que ninguna entidad decida qué es lo mejor para ella. Es como si estuviera guiado por una mano invisible. 

Smith también respondió a los cambios en el mundo que lo rodeaba. En los albores de la era industrial de Inglaterra, surgieron nuevas y enormes fábricas a medida que la riqueza del país pasaba de la agricultura a la industria. Los tipos de trabajos disponibles en estas fábricas eran altamente especializados.

Smith explicó estos nuevos trabajos utilizando el concepto de división del trabajo . En sociedades complejas, hay muchos bienes que la gente quiere intercambiar. Esto significa que la gente comienza a especializarse en trabajos particulares, porque algunas personas son naturalmente mejores haciendo pan que construyendo sillas. Pero luego la especialización va más allá: en una tienda de sillas, por ejemplo, una persona se encarga de martillar los clavos y otra se encarga de lijar la madera. Cuando el trabajo especializado se extiende por toda la economía, se pueden fabricar más tipos de bienes a menor costo. Costos más bajos significan precios más bajos, por lo que todos se benefician. 

De otras formas, algunos se benefician más que otros, mucho más. Por un lado, los trabajos especializados son mucho más aburridos que los no especializados. Imagínese martillando clavos todo el día en lugar de construir una silla completa. El martilleo se vuelve tedioso rápidamente. Mientras tanto, el dueño de la tienda se está enriqueciendo cada vez más con el aumento de la producción. 

Cómo crear una sociedad igualitaria para todo el mundo según Thomas Piketty 5
Cómo crear una sociedad igualitaria para todo el mundo según Thomas Piketty 14

El pensamiento económico del siglo XIX se dedicó a los problemas de desigualdad de la riqueza

Las nuevas fábricas de Inglaterra crearon una gran riqueza y privilegios, pero solo para los terratenientes y los capitalistas que eran dueños de las fábricas. Un grupo diverso de economistas del siglo XIX se centró en este nuevo problema.

El corredor de bolsa británico David Ricardo pensó que el libre comercio resolvería la desigualdad. En ese momento, Gran Bretaña tenía leyes vigentes que prohibían el grano extranjero barato, lo que resultaba en altos precios de los granos. Esto hizo la vida más difícil para los trabajadores. Mientras tanto, demostró Ricardo, las leyes enriquecieron aún más a los capitalistas y terratenientes que se beneficiaban del grano nacional. 

Cuando Ricardo sugirió eliminar la prohibición del grano extranjero barato para ayudar a igualar las cosas entre las clases, el Parlamento se rió de él. Pero, póstumamente, se rió el último, cuando décadas después el Parlamento accedió. 

Ricardo se enfocó en disminuir las grandes diferencias entre trabajadores, capitalistas y terratenientes. Otros adoptaron opiniones más extremas sobre las relaciones entre ricos y pobres.

Algunos pensaron que Ricardo no fue lo suficientemente lejos. Los primeros pensadores socialistas, como Charles Fourier y Robert Owen, creían que la propiedad comunitaria y el compartir eran la base de una sociedad feliz, más que los mercados y la competencia. Otros, como Thomas Malthus, quien enseñó a los jóvenes a convertirse en oficiales de la Compañía Británica de las Indias Orientales, pensaban que la gente era pobre porque era perezosa. Si recibieran alguna ayuda, esta pereza se vería recompensada. Sin ayuda, es más probable que se ayuden a sí mismos. 

Pero las ideas más influyentes que resultaron del aumento de la desigualdad en la sociedad capitalista vinieron de un alemán: Karl Marx. Marx presentó su gran teoría del capitalismo en un enorme tomo llamado Das Kapital .

Los capitalistas poseen los medios de producción y los trabajadores solo poseen su propio trabajo, escribió Marx. Los trabajadores, por tanto, no tienen más remedio que ser explotados por los capitalistas. Pero dentro del capitalismo también están las semillas para una nueva sociedad. El comunismo, que eliminaría la diferencia de clases, fue el resultado inevitable del capitalismo de etapa tardía.

El problema era que Marx se centró principalmente en la realidad del capitalismo, más que en los detalles del futuro comunista. Esto significaría problemas más adelante.

Pero los gobiernos se dieron cuenta lentamente de la realidad de la explotación laboral. A principios del siglo XX, algunos gobiernos europeos comenzaron a pagar prestaciones por desempleo y a financiar la educación universal. Pronto, también prohibieron el trabajo infantil. El papel del gobierno en la economía será un tema importante del pensamiento económico en el siglo venidero.

Cómo crear una sociedad igualitaria para todo el mundo según Thomas Piketty 6
Cómo crear una sociedad igualitaria para todo el mundo según Thomas Piketty 15

Mientras Europa debatía sobre la relación entre gobierno y economía, la gran riqueza de Estados Unidos se hizo evidente

A principios del siglo XX, el revolucionario ruso Vladimir Lenin puso en práctica las ideas de Marx. Él y otros economistas plantearon la hipótesis de que el imperialismo , la práctica europea de apoderarse de territorios extranjeros con fines de lucro, había apuntalado al capitalismo durante más tiempo que su ciclo de vida natural. Cuando Lenin derrocó a la Rusia zarista en 1917, estableció el primer estado comunista del mundo: la Unión Soviética, también conocida como URSS. Sería, proclamó Lenin, el enemigo del imperialismo. 

La URSS prácticamente abordó un problema que sería fundamental para la economía del siglo XX: el papel que debe desempeñar un gobierno en la economía. La economía soviética estaba sujeta a un sistema llamado planificación central . Eso significa que la economía tomó la dirección del gobierno, no de los mercados. Por ejemplo, en la URSS, los automóviles se pintarían de azul debido a una decisión tomada en los niveles más altos del gobierno, no a la demanda de los consumidores. 

El enfoque soviético de la relación entre el gobierno y la economía fue extremo y la transición al comunismo fue muy dolorosa. En la década de 1930, la hambruna en la Unión Soviética mató a unos 30 millones de personas.

Pero a pesar de esto, los economistas abogaron cada vez más por que el gobierno tuviera al menos alguna participación en la economía. Arthur Pigou señaló que a veces las personas y empresas que actúan en su propio interés tienen efectos secundarios negativos no deseados en la economía en su conjunto. El gobierno debería intervenir para controlar estos efectos secundarios no deseados 

Otros adoptaron la perspectiva opuesta sobre la participación del gobierno en la economía. Ludwig von Mises argumentó que los precios establecidos por el gobierno no tenían sentido. Creía que los mercados solo funcionan cuando la gente sabe lo que representa el dinero y lo usa para intentar obtener ganancias. Por lo tanto, argumentó, el capitalismo es el único sistema económico racional. 

Una nueva clase de estadounidenses, nuevos industriales ricos como los Vanderbilt y los Carnegie, se inclinarían a estar de acuerdo. Habían hecho grandes fortunas con la construcción y el transporte, y les encantaba mostrar lo ricos que se habían vuelto. El desaprobador economista Thorstein Veblen consideró que sus corbatas de seda y sus mansiones de mármol evidenciaban un consumo notorio, diseñado para demostrar que no tenían que trabajar para ganarse la vida. 

Lentamente, argumentó Veblen, este tipo de consumo se filtró a las clases más bajas como tendencias, lo que obligó a todos a trabajar más duro para comprar las cosas que necesitaban para mantener las apariencias. 

No podía seguir así, dijo Veblen. Las cosas se encaminaban hacia un accidente.

A mediados del siglo XX, los acontecimientos políticos inspiraron a los economistas a desarrollar teorías sobre la participación del gobierno

Cuando la Gran Depresión golpeó a los EE. UU. En 1929, se perdieron fortunas de la noche a la mañana y 13 millones de estadounidenses, aproximadamente una cuarta parte de la población activa, se hundieron en el desempleo. Los economistas se enfrentaron a una nueva pregunta urgente: ¿Cómo es posible que el país más rico del mundo experimente una pobreza tan aguda? El economista británico John Maynard Keynes, cuya influencia perdura incluso hoy, creía que la Gran Depresión fue el resultado de que los gobiernos no respondieron adecuadamente a los primeros signos de recesión. Cuando llegó la Depresión, las personas preocupadas dejaron de gastar y empezaron a ahorrar. Cuando las empresas siguieron su ejemplo, las cosas solo empeoraron. Keynes creía que la economía no iba a enderezarse por sí sola, por lo que el gobierno tuvo que intervenir. 

Como vimos en la Unión Soviética, demasiado control gubernamental de la economía puede tener resultados devastadores en forma de hambruna. Pero el economista nacido en Austria Friedrich Hayek predijo otros problemas potenciales de interferencia del gobierno en la economía. 

Durante la Segunda Guerra Mundial, Hayek sorprendió a Gran Bretaña cuando escribió que los británicos tenían más en común con los nazis de lo que nadie se sentía cómodo. La economía nazi fue controlada cuidadosamente por el gobierno. También en Gran Bretaña, dijo Hayek, mucha gente pensaba que el gobierno debería controlar la economía. Hayek advirtió que el control gubernamental de la economía resultaría en una pérdida de las libertades individuales, lo que finalmente resultaría en un totalitarismo, donde el gobierno es todopoderoso y los ciudadanos deben obedecer totalmente, como la Alemania nazi.

Después de que terminó la guerra, la gente de todo el mundo siguió pensando en la relación ideal entre los individuos y el gobierno, especialmente las personas que habían sido colonizadas por países europeos. En 1957, Ghana se convirtió en el primer país colonizado del África subsahariana en obtener la independencia. El asesor económico de Ghana fue Arthur Lewis, quien aconsejó el control total de la economía por parte del gobierno. Esto era necesario para diseñar un gran impulso que permitiera a Ghana ponerse al día con los gigantes económicos de Estados Unidos y, cada vez más, de Europa. 

Lamentablemente, en Ghana y otros países africanos y latinoamericanos, el control gubernamental de la economía no tuvo tanto éxito. El vínculo entre la política y la economía obstaculizó el desarrollo.

Pero en otros países, como Corea del Sur, vincular la economía al gobierno fue un gran éxito. Las empresas controladas por el estado establecidas en el período de la posguerra, como Hyundai y Samsung, son hoy nombres muy conocidos.

Después de la Segunda Guerra Mundial, los economistas enfocaron sus mentes en nuevos problemas, grandes y pequeños

Hemos visto cómo Keynes introdujo un nuevo pensamiento sobre el papel del gobierno en la economía: creía que el gobierno debería presidir la economía, tomando medidas para promulgar el cambio. Esto se conoció como macroeconomía . Pero, ¿qué pasa con las pequeñas decisiones que las personas y las empresas toman todos los días, que acumulan una economía? A partir de la Segunda Guerra Mundial, los economistas comenzaron a estudiar todo lo que implica estas pequeñas decisiones. Esto se conoce como microeconomía .

Pero durante la Guerra Fría, quedó claro que las acciones de un tomador de decisiones políticas podían decidir el destino económico de muchos. Para ayudar a los tomadores de decisiones a elegir un curso de acción basado en factores estratégicos y predicciones del comportamiento de un enemigo, un grupo de economistas y matemáticos estadounidenses desarrolló lo que se llama teoría de juegos . La teoría de juegos resultó ser tan relevante para la geopolítica como para los individuos y las empresas.

La Guerra Fría no fue el único problema espinoso que los economistas comenzaron a abordar después de la Segunda Guerra Mundial. En la década de 1950, el economista Gary Becker comenzó a utilizar la economía como una herramienta para describir fenómenos sociales como el crimen, que creía que era un análisis de costo-beneficio como todo lo demás. Los delincuentes miden el costo para ellos (ir a la cárcel, tal vez) en comparación con los beneficios que podrían disfrutar al tener, digamos, un nuevo Ferrari gratis. La mejor manera de deshacerse del crimen, argumentó Becker, era hacer que los costos potenciales superen en gran medida los beneficios. 

Pero el problema más espinoso de todos seguía siendo la desigualdad global, que algunos todavía atribuían al capitalismo. En la década de 1950, Che Guevara y Fidel Castro derrocaron al gobierno cubano y establecieron un estado comunista. Creían que la pobreza en América Latina era causada por la codicia de los países más ricos, especialmente Estados Unidos. ¿Cómo podrían los países ricos explotar a los menos ricos? El economista alemán Andre Frank respondió a esta pregunta, mostrando que el comercio perjudicaba a los países menos ricos, exacerbando las diferencias entre los dos. Frank, al igual que Guevara y Castro, creían que era imposible que los países pobres se enriquecieran bajo un sistema capitalista. 

Pero no convencieron a todos. Incluso algunos marxistas se mostraron escépticos, creyendo que el verdadero socialismo era una consecuencia natural de un alto nivel de desarrollo capitalista. Nunca funcionaría en América Latina porque los países allí no se habían desarrollado lo suficiente. 

Mientras tanto, Corea del Sur y otros países asiáticos avanzaban, demostrando que el desarrollo bajo un sistema capitalista era posible sin revolución. 

La popularidad de la economía keynesiana tuvo altibajos en las décadas posteriores a la Segunda Guerra Mundial

En las décadas posteriores a la Segunda Guerra Mundial, se pusieron a prueba las ideas de Keynes sobre la participación del gobierno en la economía. Un grupo de economistas, los jóvenes keynesianos , desarrollaron aplicaciones prácticas de las teorías de Keynes. Sus ideas cobraron vigencia y, en la década de 1960, el presidente Kennedy adoptó una política keynesiana de recortes de impuestos, con el objetivo de reactivar la economía poniendo más dinero en manos de los consumidores. 

La política fue un éxito y, durante un tiempo, todo el mundo estuvo convencido, incluso el Partido Republicano, que tradicionalmente se mostraba escéptico ante la interferencia del gobierno. Pero a finales de los 70, los economistas empezaron a preguntarse si un gasto público excesivo estaba provocando un aumento de la inflación. Quizás el buen desempeño económico de la década de 1960 no se debió en absoluto a las políticas keynesianas.

El escepticismo de las ideas keynesianas creció a medida que se extendía la recesión económica en la década de 1970. En 1978, las huelgas en protesta por el desempleo y la inflación se extendieron por toda Gran Bretaña. Los economistas culparon de estos problemas económicos a las políticas keynesianas. Milton Friedman fue el más destacado de ellos. Claro, dijo Friedman, un aumento del gasto del gobierno podría funcionar un poco. Pero luego hay un retorno al nivel original de desempleo. Y con más dinero en circulación, también hay una inflación más alta.

Los mercados, no los gobiernos, deberían liderar la sociedad, argumentó Friedman. Los gobiernos no pueden predecir lo que sucederá en un mercado, por lo que deberían comprometerse con una tasa fija de crecimiento en la oferta monetaria, una que esté en línea con el crecimiento de la economía. Friedman abogó por que los gobiernos mejoren las condiciones para las empresas, permitiéndoles producir más, la oferta de la economía, en lugar de dar más efectivo a los consumidores, mejorando la demanda . A esto se le llama economía del lado de la oferta .

Margaret Thatcher y Ronald Reagan adoptaron las políticas de Friedman. Muchos economistas culpan a su estricto control de la oferta monetaria por hacer que la recesión económica de la década de 1970 sea peor de lo necesario. 

Sin embargo, otra cuestión era si se debería confiar en los gobiernos para llevar a cabo las políticas económicas en primer lugar. El economista estadounidense James Buchanan argumentó que el gobierno es solo un grupo de personas con las mismas motivaciones egoístas que todos los demás. Los políticos están motivados por el deseo de permanecer en el poder, creía, al igual que las empresas están motivadas por la perspectiva de ganar dinero. Si el gasto público es popular, los políticos lo harán independientemente de si es bueno o no para la economía. 

A finales del siglo XX, el comportamiento financiero arriesgado provocó pérdidas catastróficas

Antes de la década de 1980, los banqueros eran tipos pesados, típicamente hombres congestionados con trajes de tweed. En la década de 1980, sin embargo, surgió una nueva raza: vaqueros impetuosos y arrogantes, descarados con su toma de riesgos. Se dedicaron a la especulación , haciendo conjeturas sobre lo que costaría un producto básico como el trigo o el petróleo en el futuro, y luego comprando una gran cantidad basándose en esa suposición. Cuando sus conjeturas fueron correctas, vendieron el producto para obtener una ganancia.

A veces, esa mercancía era moneda. Los especuladores de divisas como George Soros ganaban dinero adivinando cómo le iría a la moneda de un país en el transcurso de semanas o meses. Y no fueron solo un par de dólares aquí y allá: en 1992, Soros obtuvo una ganancia de £ 1 mil millones después de que su comportamiento especulativo desestabilizó al Banco de Inglaterra.

Las prácticas altamente lucrativas de los banqueros vaqueros también se volvieron cada vez más atractivas para los comerciantes de acciones de sillón. Pero hubo graves consecuencias por su comportamiento de riesgo.

En la década de 1990, las empresas nuevas y emocionantes que vendían productos nuevos y emocionantes como navegadores web y motores de búsqueda estaban ingresando al mercado de valores. La gente se apresuró a comprar acciones de estas empresas y, cuando los precios de las acciones aumentaron, sus amigos y vecinos también quisieron participar. Los precios de las acciones de las empresas pronto se salieron de control, no porque la gente hubiera tomado decisiones acertadas sobre el valor de las empresas, sino porque se sentían emocionados por la posibilidad de hacerse ricos. 

Cuando estalló la burbuja, desaparecieron 2 billones de dólares. La gente perdió su fortuna y las empresas quebraron. Pero muy pronto, se formó la siguiente burbuja. Esta vez, el producto fue la vivienda.

Cuando estalló la burbuja del mercado inmobiliario estadounidense en 2007, toda la economía mundial se derrumbó. Los detalles de lo sucedido pueden ser explicados por un economista poco recordado llamado Hyman Minsky. Minsky creía que a medida que se desarrolla el capitalismo, se vuelve inestable. Las personas y los bancos se vuelven más atrevidos, pidiendo prestado y prestando cada vez más imprudentemente para maximizar las ganancias. A medida que la economía avanza, los bancos comienzan a otorgar préstamos a personas con poca capacidad para devolverlos, apostando a que los precios de la vivienda seguirán subiendo. Cuando la gente deja de pagar sus préstamos y luego vende sus casas, los precios bajan. Las inversiones se detienen y la economía comienza a retroceder. Esto es lo que sucedió en 2007. 

En respuesta a la crisis, los gigantes económicos del mundo, incluidos Estados Unidos y China, adoptaron políticas que representaron un regreso al pensamiento keynesiano, aumentando el gasto para reactivar la economía. Los elementos de estas políticas siguen vigentes en la actualidad.

Cómo crear una sociedad igualitaria para todo el mundo según Thomas Piketty 7
Cómo crear una sociedad igualitaria para todo el mundo según Thomas Piketty 16

La desigualdad sigue siendo el tema más urgente para los economistas modernos

Cuando era niño, el economista indio Amartya Sen fue testigo de la terrible violencia entre hindúes y musulmanes en Bangladesh. Esto lo llevó a seguir una carrera pensando en las razones de la desigualdad. Sen cree que la pobreza es algo más que bienes materiales. Se trata de una falta de capacidades que abre posibilidades de avance, por ejemplo, la falta de transporte o educación. Según Sen, la sociedad en desarrollo tiene más que ver con ampliar las capacidades de las personas que con el desarrollo económico. 

Sen ayudó a las Naciones Unidas a desarrollar el Índice de Desarrollo Humano, que mide los ingresos junto con otras métricas como la esperanza de vida y la alfabetización. Para Sen, la economía se trata de las diversas cosas que las personas necesitan para vivir una vida feliz, no solo de dinero. 

Amartya Sen también estaba interesado en la desigualdad entre géneros. Descubrió que las economías estaban sesgadas en su forma de pensar sobre el mundo. Como la mayoría eran hombres de antecedentes similares, eran, como era de esperar, parciales.

En la década de 1990, un nuevo grupo de economistas feministas abordó las formas en que la economía ve el mundo a través de un punto de vista masculino. El trabajo no remunerado, como ir de compras, cocinar, limpiar, cuidar de los niños, arar la tierra y reparar chozas, lo realizan en gran parte las mujeres. Debido a que el trabajo no remunerado de las mujeres no se tiene en cuenta en las narrativas económicas tradicionales de éxito, las mujeres están en desventaja en lo que respecta a la distribución de recursos, como salarios, alimentos y medicinas. 

El cambio social y las buenas políticas, creen las economistas feministas, pueden ayudar a aliviar estos problemas. Pero sin políticas dirigidas directamente a aliviar las discrepancias entre hombres y mujeres, estas discrepancias solo empeorarán. 

Pero corregir la desigualdad global requerirá más que pensar en la pobreza o las discrepancias entre hombres y mujeres. Los ricos se han vuelto más ricos que nunca, ganando exponencialmente más que incluso las clases medias. El economista francés Thomas Piketty tiene una explicación para esto. Sostiene que lo que él denomina la ley histórica del capitalismo permite a las personas que ya son ricas ganar dinero con su riqueza existente. 

Pero, ¿cómo detenerlo? Los economistas han sugerido salarios mínimos más altos y mayores impuestos sobre la riqueza. Pero los gobiernos parecen no estar interesados ​​en rectificar la situación. De hecho, desde la década de 1970, los gobiernos han reducido los impuestos a los ricos. Dado el poder y la influencia de estas personas, la redistribución del ingreso en las próximas décadas no es un resultado muy probable. Los economistas de hoy y los del futuro tendrán que pensar de forma creativa en nuevas formas de avanzar.

Cómo crear una sociedad igualitaria para todo el mundo según Thomas Piketty 8
Cómo crear una sociedad igualitaria para todo el mundo según Thomas Piketty 17

Merece ser compartido:

Leave a Reply