muhimu.es

La vida no es un juego de azar. No es un casino donde invertir tus días. Es una obra de arte para contemplar y crear. Siente, ama, crea.

Las vidas que puede salvar y cómo saber a qué causas donar según Peter Singer 1

Las vidas que puede salvar y cómo saber a qué causas donar según Peter Singer

Merece ser compartido:

✅ En este artículo conocerás sobre cómo la empatía social puede ayudarnos a ser más mejores como individuos y como sociedad. Pero si te necesitas descubrir muchas más claves prácticas, no te pierdas los retos formativos de Diseño Social EN+

Enciende cualquier canal de noticias, abre una aplicación de noticias o un sitio web, y probablemente te enfrentará a las innumerables catástrofes que tienen lugar en todo el mundo. Si eres como la mayoría de las personas, no podrás evitar verte afectada por estas historias. Y cuando se trata de tragedias infligidas por malas personas, quizás te preguntes cómo alguien puede cometer crímenes tan horribles.

Actualmente, en todo el mundo, personas inocentes sufren y mueren debido a causas relacionadas con la pobreza, como el acceso inadecuado a alimentos, refugio y atención médica. Mientras tanto, millones de personas viven vidas de relativa abundancia. Si seguimos un simple razonamiento moral, estamos éticamente obligados a donar dinero a organizaciones altruistas eficaces. Moralmente, es correcto donar una gran parte de nuestra riqueza actual, pero incluso hacer pequeños cambios puede hacer mucho bien.

The Life You Can Save es una exploración filosófica de las implicaciones morales de la pobreza. Este provocador tratado nos pide que consideremos si realmente estamos haciendo nuestra parte para poner fin al sufrimiento humano.

Las vidas que puede salvar y cómo saber a qué causas donar según Peter Singer 2
Frases de Peter Singer sobre ética práctica

¿A qué causas es más efectivo donar?

Existe una dura realidad que todos conocemos, pero de la que rara vez hablamos. En todo el mundo, las personas sufren pobreza, desnutrición y otras formas de privación. En comparación, incluso nuestras vidas modestas son nada menos que un lujoso lujo.

Entonces, dado nuestro privilegio sustancial, ¿cómo podemos vivir una vida ética? Esta es la pregunta central de La vida que puedes salvar. Estos consejos se basan en el trabajo filosófico de Peter Singer para poner al descubierto el problema moral de la pobreza.

Lejos de ser una diatriba moralista, los argumentos aquí nos piden que consideremos racionalmente nuestra propia responsabilidad para con nuestro prójimo. En el camino, investigan por qué ayudar a los demás se siente desesperado, cómo podemos repensar nuestro prejuicio en contra de dar y qué podemos hacer razonablemente para erradicar el sufrimiento innecesario.

Las vidas que puede salvar y cómo saber a qué causas donar según Peter Singer 3
Frases de Peter Singer sobre ética práctica

¿Qué habría que hacer para eliminar la pobreza extrema?

Cuando el filósofo Peter Singer imparte su curso de introducción a la ética, siempre comienza de la misma manera. Él les cuenta una historia a sus alumnos: imagínense que van caminando al trabajo y se encuentran con un niño pequeño que se está ahogando en un lago poco profundo. Puede salvar fácilmente al niño, pero hacerlo arruinaría sus zapatos nuevos. Entonces, ¿te sumerges?

Por supuesto, todos los estudiantes responden rápidamente que sí. Después de todo, una vida vale más que incluso los mocasines más bonitos. Pero luego, Singer plantea una pregunta de seguimiento: en 2017, 5,4 millones de niños menores de cinco años murieron por enfermedades prevenibles. Ahora, ¿cuántos estudiantes compraron zapatos nuevos con dinero que podrían haber donado a una organización benéfica efectiva?

Esta segunda consulta, similar al dilema del tranvía, es mucho más incómoda. Destaca la inquietante verdad de que nuestras acciones no siempre se alinean con nuestra brújula moral.

En todo el mundo, los seres humanos sufren y mueren porque no pueden cubrir las necesidades más básicas. Según el Banco Mundial, a partir de 2018, 736 millones de personas viven en la pobreza extrema, lo que significa que viven con el equivalente local de 1,90 dólares al día. Esta pobreza es el principal impulsor de las muertes prematuras. En un país como Sierra Leona, con altos índices de pobreza, uno de cada 13 niños muere antes de cumplir cinco años. En un país rico, como Australia, solo uno de cada 263 corre la misma suerte.

Estas estadísticas pueden parecer abrumadoras. Pero, en realidad, la humanidad ha dado grandes pasos para cambiar esta condición. Desde 1993, la tasa de pobreza extrema en todo el mundo se ha reducido casi a la mitad. La caída más dramática provino del este de Asia, donde la tasa de pobreza pasó del 60 por ciento en 1990 a solo el 2,3 por ciento en 2015. 

A las naciones más ricas también les va bien. A partir de 2018, aproximadamente la mitad de todas las personas son de clase media o superior, lo que significa que tienen un exceso de dinero para bienes de consumo, vacaciones u otros gastos inesperados. Y, por supuesto, los ricos están haciendo lo mejor de todo. Según Forbes, hay alrededor de 2.000 multimillonarios en todo el mundo, el doble que hace diez años.

Entonces, con tanta riqueza disponible en la tierra, ¿por qué permitimos que millones mueran porque no pueden pagar una nutrición adecuada o una atención médica básica? Si sabemos que podemos reducir la pobreza, ¿por qué no la hemos reducido a cero? Comenzaremos a responder estas preguntas.

“Aunque miles de niños mueren cada día, gastamos dinero en cosas que damos por sentado y que difícilmente nos daríamos cuenta si no estuvieran allí. ¿Es eso incorrecto?”

Las vidas que puede salvar y cómo saber a qué causas donar según Peter Singer 4
Frases de Peter Singer sobre ética práctica

Sí, es éticamente incorrecto quedarse con dinero extra

Cada año, miles y miles de niños en todo el mundo mueren de malaria. Pero no tiene por qué ser así. Una pequeña donación de $ 200 a la Fundación Against Malaria permitirá comprar suficientes mosquiteros para proteger a 180 niños. Entonces, digamos que haces la donación.

Bien hecho, ahora está ayudando a proteger a cientos de personas contra una enfermedad grave y, a veces, mortal. Pero mientras está pensando en celebrar esta hazaña de altruismo, pregúntese por qué está eligiendo detenerse allí. ¿Puedes hacer más todavía?

Ropa nueva, comidas elegantes, salidas nocturnas; todos estos gastos no son esenciales. Si realmente quisiera, fácilmente podría donar más. Entonces, ¿está mal que no lo haga?

Cuando consideramos los experimentos mentales sobre cómo salvar a los niños que se están ahogando, es fácil llegar a una respuesta. Nuestra intuición nos dice que prevenir la muerte es más importante que un lujo fugaz como el calzado elegante. Por lo tanto, es un imperativo moral sumergirse en el lago, incluso si arruina nuestros zapatos. Sin embargo, si extrae los argumentos reales detrás de esta acción y los aplica al mundo real, las implicaciones pueden ser más difíciles de manejar.

La lógica se podría basar en tres premisas básicas:

  • Primero, las personas que sufren y mueren por falta de comida, refugio y atención médica no son malas personas.
  •  En segundo lugar, si puede evitar este sufrimiento sin sacrificar nada de igual valor, está mal no hacerlo.
  • Y tercero, puede prevenir este sufrimiento sin sacrificar nada importante simplemente haciendo una donación a organizaciones benéficas eficaces.

 Si acepta estas tres premisas, la conclusión es clara: si no dona a organizaciones benéficas eficaces, está haciendo algo mal. Por supuesto, cuando se expresan en estos términos, muchos de nuestros comportamientos cotidianos, como tomar vacaciones o comprar la última tecnología, se vuelven éticamente dudosos. Ahora, algunas personas se opondrán a este encuadre. Seguramente, si ganamos dinero, podemos gastarlo como queramos. Pero esto no viene al caso. Este argumento no se trata de lo que tenemos que hacer con nuestro efectivo, se trata de lo que debemos hacer con él. Se trata de nuestras elecciones.

Esta tampoco es una idea radical. Algunas de nuestras tradiciones religiosas más apreciadas y duraderas, desde el cristianismo y el judaísmo hasta el islam y el confucianismo, enseñan que tenemos la obligación moral de dar a los pobres. Aún así, estas enseñanzas a menudo se ignoran o se discuten. Veamos algunas razones por las que esto es así.

Nuestras decisiones caritativas no siempre se basan en argumentos sólidos.
Es 1987 y todos los ojos están puestos en Midland, Texas. Una niña pequeña llamada Jessica McClure se ha caído a un pozo. Durante dos días, la noticia ha dado cobertura de pared a pared mientras los rescatistas se afanan por llevarla a un lugar seguro. Los espectadores embelesados ​​han donado millones para cuidarla.

Sin embargo, durante los mismos dos días, también sucedió algo más. En todo el mundo, cerca de 70.000 niños han muerto por causas evitables relacionadas con la pobreza. Desafortunadamente, las donaciones de millones de dólares para salvar a estos niños son pocas y espaciadas. Sus muertes ni siquiera han aparecido en las noticias de la noche.

Resulta que los instintos altruistas de las personas no siempre están guiados por la razón. De hecho, hay una gran cantidad de prejuicios psicológicos que nos impiden actuar de la manera más coherente desde el punto de vista ético.

Este es el mensaje clave: nuestras decisiones caritativas no siempre se basan en argumentos sólidos.

La mayoría de la gente afirma que salvar vidas es una prioridad. Pero nuestras acciones no siempre están en consonancia con esta creencia. Esto se debe en parte a la forma en que tomamos decisiones sobre cuándo y cómo ayudar. A menudo, nuestras decisiones sobre la donación a organizaciones benéficas que salvan vidas están influenciadas por factores ajenos a la cantidad de personas a las que podemos ayudar.

Por ejemplo, es más probable que las personas den dinero para salvar una vida específica que varias anónimas. Los investigadores pidieron a dos grupos que donaran a Save the Children. El primer grupo recibió declaraciones generales sobre cómo su dinero podría ayudar. Al segundo le dijeron que su dinero ayudaría a una niña malauí de siete años llamada Rokia. El segundo grupo, sintiendo más apego emocional al niño identificable, donó significativamente más.

Los sentimientos de inutilidad también juegan un papel en nuestras decisiones de dar o no dar. En un estudio, los investigadores dijeron a los participantes que brindar ayuda podría salvar a 1.500 personas en un campo de refugiados. A un grupo se le dijo que el campamento tenía 3.000 habitantes en total, mientras que al otro se le dijo que tenía 10.000. Aquí, el primer grupo donó más. Sintieron que su acción salvaría la mitad del campamento, mientras que el segundo grupo sintió que su donación no tendría un gran impacto. Por supuesto, ambos grupos salvarían a la misma cantidad de personas, pero eso no importaba.

Estas son solo dos formas que muestran cómo nuestras decisiones sobre las donaciones a la caridad se rigen más por el pensamiento afectivo y emocional que por el pensamiento lógico y deliberativo. Este sesgo se debe en parte a las presiones evolutivas que nos han hecho más sensibles al sufrimiento cuando es a pequeña escala y está directamente frente a nosotros. Sin embargo, este hecho no nos excusa del imperativo moral de dar, es solo una barrera que debemos superar.

Las vidas que puede salvar y cómo saber a qué causas donar según Peter Singer 5
Frases de Peter Singer sobre ética práctica

Podemos aumentar las donaciones caritativas creando una cultura de donación

Imagínese esto: enciende la radio a su estación local favorita. En lugar de escuchar música, escucha al presentador solicitando donaciones para la recaudación de fondos anual de la estación. Al principio, ignora las solicitudes. Pero luego, el anfitrión comienza a dar actualizaciones. Alguien acaba de donar 20 dólares, otra persona acaba de dar 30. Poco a poco, empiezas a pensar en aportar unos pocos dólares tú mismo.

¿Por qué el repentino cambio de opinión? Bueno, escuchar sobre la generosidad de los demás también te hizo querer actuar. Esto se debe a que los humanos tienden a alinearse con lo que los psicólogos llaman su “grupo de referencia”, o las personas y comunidades que los rodean.

Entonces, si queremos que las personas den más dinero a buenas causas, una gran estrategia es hacer del altruismo un esfuerzo comunitario.

Crear una cultura de donación significa crear un mundo en el que la donación de dinero y recursos a causas altruistas sea una norma generalizada. Una de las mejores formas de hacer esto es simplemente promover la idea de que dar ya es una práctica común. Los estudios encuentran que las personas donan más dinero cuando piensan que otros también lo hacen. Un experimento realizado en Suecia descubrió que decirles a los estudiantes que el 73 por ciento de sus compañeros de clase donaban a organizaciones benéficas casi duplicaba la tasa de donaciones de la escuela.

Otra estrategia es fomentar sistemáticamente el altruismo creando comunidades organizadas y generosas. Esta es la idea detrás de esfuerzos como Dar lo que podemos. Esta organización les pide a los miembros que firmen un compromiso para donar al menos el 10 por ciento de sus ingresos a organizaciones benéficas efectivas. Desde su fundación en 2007, sus 4,000 miembros han donado casi $ 150 millones y se espera que eventualmente donen $ 1,5 mil millones. Un grupo similar, The Giving Pledge, ha organizado a más de 40 multimillonarios para hacer un compromiso similar.

Un enfoque aún más eficaz que pedirle a la gente que regale dinero es hacer que la opción predeterminada sea dar. Por ejemplo, empresas como Bain & Company y CommBank integran esquemas de donación automática en sus contratos de empleados. Bajo estos arreglos, el 1 por ciento de los salarios de todos se destina a organizaciones benéficas, a menos que el empleado pida cambiar las cosas. Esto funciona porque, si bien algunas personas pueden optar por participar en los programas de compromiso voluntario, muy pocas personas harán un esfuerzo para optar por no participar en los programas que ya existen.

Nuestra cultura actual puede enfatizar valores como el egoísmo y el interés propio, pero este no es un estado permanente. Si empezamos a actuar como si dar fuera una parte rutinaria de la vida, puede que se convierta en una.

Las vidas que puede salvar y cómo saber a qué causas donar según Peter Singer 6
Frases de Peter Singer sobre ética práctica

Los programas de ayuda eficaces tienen como objetivo salvar a la mayor cantidad de personas posible

Probablemente, no haya nadie más preocupado por los rendimientos financieros que los banqueros de inversión. Entonces, en 2007, cuando dos administradores de fondos de cobertura, Holden Karnofsky y Elie Hassenfeld, decidieron donar a organizaciones benéficas, hicieron sus deberes. Profundizaron en la investigación de qué organización benéfica era la más rentable.

Lo que encontraron fue. . . decepcionante. Muy pocas organizaciones benéficas podrían proporcionar datos o cifras concretas sobre sus logros. Para remediar esto, la pareja fundó GiveWell, una organización sin fines de lucro dedicada a encontrar y financiar las organizaciones benéficas más efectivas del mundo.

Después de algunos años de experimentos y auditorías, GiveWell llegó a una respuesta. Si quiere hacer el mayor bien con su dinero, haga donaciones a organizaciones benéficas que ayuden directamente a los menos afortunados.

Existe la idea errónea de que deberíamos evaluar las organizaciones benéficas por sus costos administrativos. La idea es que las organizaciones benéficas malas gastan demasiado en gastos generales y no llega lo suficiente a los beneficiarios. Sin embargo, esta relación es en gran medida irrelevante. Después de todo, un personal bien financiado y una organización bien administrada son cruciales para realizar intervenciones efectivas que salvan vidas. Una mejor métrica es examinar el trabajo de una fundación en términos de costo por persona ayudada. 

Considere una organización benéfica en los Estados Unidos que proporciona perros guía a personas ciegas. Es una buena causa, pero cada perro cuesta 50.000 dólares. Ahora, compare esto con Seva, una organización que previene la ceguera en los países en desarrollo mediante el tratamiento del tracoma. Cada caso puede tratarse por unos 50 dólares. Entonces, por el mismo costo de ayudar a una persona ciega, esta organización benéfica puede evitar que 1,000 personas pierdan la vista para empezar. 

En thelifeyoucansave.org ahora puede encontrar una lista curada de muchas intervenciones similares que pueden ayudar a un número asombroso de personas por muy poco dinero. Por ejemplo, está Helen Keller International, que distribuye suplementos de vitamina A que salvan vidas por alrededor de un dólar por persona. O está la Fistula Foundation, que por unos pocos cientos de dólares brinda a las mujeres cuidados obstétricos que les salvan la vida.

Algunos críticos alegan que los esfuerzos de ayuda internacional terminan haciendo más daño que bien. Estas críticas generalmente se enfocan en proyectos que están mal diseñados o vienen con condiciones. Por ejemplo, algunos programas de ayuda alimentaria requieren que las organizaciones benéficas compren cosechas estadounidenses caras en lugar de alternativas baratas cultivadas localmente. Claramente, este no es un enfoque eficaz. Aún así, si examinamos cuidadosamente los programas en función de su eficiencia real, podemos asegurarnos de que nuestras donaciones vayan a organizaciones que tengan un impacto positivo.

Las vidas que puede salvar y cómo saber a qué causas donar según Peter Singer 7
Frases de Peter Singer sobre ética práctica

Sus hijos son importantes, pero también lo son los demás

Zell Kravinsky llevó una vida exitosa. A mediados de los cuarenta, astutamente había construido un imperio inmobiliario valorado en unos 45 millones de dólares. Entonces, un día, decidió regalarlo todo. 

En poco tiempo, liquidó sus propiedades y dio el exceso de efectivo a obras de caridad. Después, vendió su gran casa y se mudó a una casa más modesta. Finalmente, sintiéndose todavía generoso, se comunicó con el hospital local y donó un riñón a un extraño.

Esta última acción enfureció a su esposa. ¿Y si hubiera muerto en la operación? O peor aún, ¿y si el hijo de Kravinsky necesitara un riñón en el futuro? Ahora no le quedaba nada para dar. Tales actos de altruismo nos piden que consideremos los límites de nuestra empatía. ¿Es correcto valorar a nuestras propias familias por encima de la vida de los demás?

Para la gran mayoría de las personas, es natural preocuparse más por su familia cercana que por cualquier otra persona. Si se les diera la opción, la mayoría de los padres sacrificarían la vida de diez extraños para salvar solo a uno de sus propios hijos. De hecho, cualquier padre que afirmara lo contrario podría ser acusado de no ser cariñoso o inadecuado. Pero, ¿es esa postura moralmente aceptable?

Eso depende. Si adoptamos una visión completamente imparcial, todas las personas son igualmente valiosas, independientemente de si son parientes o no de nosotros. Aún así, los lazos familiares son poderosos e importantes, por lo que es un poco irreal esperar que alguien ame a su prójimo tanto como a su propio hijo. Incluso en los kibutzim tradicionales israelíes, donde todos los niños se crían en comunidad, los padres siguen favoreciendo a sus propios hijos.

Entonces, parece apropiado enfocarse primero en cuidar a su propia familia. Pero, después de haber satisfecho sus necesidades básicas, es moralmente correcto mirar a la comunidad en general. Después de todo, asfixiar a su propio hijo con lujos mientras otros pasan hambre es excesivo, incluso si se siente muy natural.

Esta misma lógica subyace en Responsible Wealth, una organización fundada por Chuck Collins. Como muchos millonarios, Collins heredó una gran fortuna. Pero, en lugar de pasárselo todo a sus hijos, decidió brindarles lo básico y regalar el resto. Ahora, con Responsible Wealth, anima a otros miembros de la élite adinerada a hacer lo mismo. Sí, tal política privará a algunos niños de sus fondos fiduciarios completos, pero, a cambio, muchos más tendrán una vida mejor y más oportunidades.

Las vidas que puede salvar y cómo saber a qué causas donar según Peter Singer 8
Frases de Peter Singer sobre ética práctica

Cuando otros no se sacrifican por un bien mayor, debemos sacrificar más

Volvamos a nuestro experimento mental en el estanque. Como recordará, en el escenario original, un niño luchaba por mantenerse a flote. Ahora, subamos las apuestas y digamos que diez niños están flotando en el agua. También agregaremos nueve adultos parados contigo en la orilla.

Si todos colaboran, cada uno puede salvar a un niño. Pero, ¿qué pasa si cinco de esos compañeros adultos ignoran la situación? ¿Estás obligado a salvar a dos niños? ¿Qué pasa si eres el único que se mueve a actuar? ¿Debes salvar a los diez niños tú solo?

Sin duda, eso es más que su parte justa de trabajo. Sin embargo, si seguimos nuestra lógica original, eso no importa. Todavía estamos moralmente obligados a salvar esas vidas, incluso si parece injusto.

Como ya sabemos, hay suficiente riqueza en el mundo para eliminar la pobreza extrema y salvar millones de vidas. De hecho, si todos colaboraran y pagaran su parte justa, esta tarea sería bastante fácil. Pero esto deja una pregunta importante: ¿cuál es exactamente su parte justa? Vamos a ver.

Para eliminar la pobreza extrema, necesitaríamos donar suficiente dinero para aumentar los ingresos de todos por encima de $ 1.90 por día. Los investigadores estiman que esto requeriría entre $ 65 y $ 130 mil millones al año en apoyo directo a los ingresos. Eso puede parecer mucho, pero recuerde, en 2017, los estadounidenses gastaron $ 73 mil millones solo en bebidas alcohólicas.

Ahora, digamos que hay aproximadamente mil millones de personas acomodadas en todo el mundo. Aquí, estar acomodado significa ganar más que el salario promedio en Portugal, un país típico de ingresos medios. Si todas estas personas colaboraran, cada individuo necesitaría donar solo $ 130 al año. Si bien esto no es una gran cantidad, claramente no todos colaborarán. Y, como hemos establecido, eso significa que tendrías que contribuir más.

Pero cuanto mas? ¿A qué lujos se le exige renunciar para cubrir la inacción de los demás? Aquí, diferentes filósofos proponen diferentes estándares. Algunos, como Richard Miller, argumentan que debemos dar hasta que corramos un “riesgo significativo” de empeorar nuestras propias vidas. Otros, como Brad Hooker, defienden que deberíamos dar incluso más allá de ese riesgo. Tal vez, entre estos puntos de vista, se pueda encontrar algún tipo de estándar razonable. Profundizaremos en esta idea.

Las vidas que puede salvar y cómo saber a qué causas donar según Peter Singer 9
Frases de Peter Singer sobre ética práctica

Debemos apuntar a donar una cantidad razonable de dinero cada año

¿Cuánto debería dar una persona? En la superficie, es una pregunta simple. Sin embargo, a lo largo de los milenios, ha provocado una amplia gama de respuestas.

Tradicionalmente, el judaísmo pide a sus seguidores que paguen un diezmo equivalente al 10 por ciento de sus ingresos anuales. Para los musulmanes, cada persona debe dar una cuadragésima parte de su riqueza total. Algunas comunidades católicas piden a sus seguidores que donen casi todo. Por último, los grupos de compromiso seculares más recientes fomentan las donaciones anuales que oscilan entre el 1 y el 50 por ciento.

Entonces, dados todos estos estándares, ¿cuál debería elegir? Para Singer, un buen punto de partida es el 5 por ciento de sus ingresos anuales. Por supuesto, si gana más, debería dar más.

Para cumplir verdaderamente con nuestra obligación moral de reducir el sufrimiento humano, la mayoría de nosotros tendríamos que abandonar casi todos nuestros lujos. Por supuesto, ese compromiso es difícil y ciertamente está en desacuerdo con la forma en que estamos acostumbrados a afrontar la vida. Entonces, aunque Singer reconoce que es éticamente correcto dar mucho, como cuestión de política, aboga públicamente por un estándar mucho más bajo.

Singer sugiere que cualquier persona que se sienta económicamente cómoda, es decir, la mayoría de las personas que residen en países ricos, debería comprometerse a donar alrededor del cinco por ciento de sus ingresos anuales. Evidentemente, este estándar se ajusta según una escala móvil. Si tiene problemas económicos, debe donar menos y, a medida que aumentan sus ingresos, también debe hacerlo su nivel de donación.

Veamos cómo funciona esto en la práctica. Si vive en los EE. UU. Con un ingreso bruto anual de $ 40,000, es razonable dar el 1 por ciento de esa riqueza anualmente. Por el contrario, si se encuentra entre el 0,001 por ciento superior de los que obtienen ingresos, es decir, gana más de $ 53 millones al año, debe comprometerse a donar al menos el 50 por ciento de ese dinero.

Dar a estas tasas no debería alterar drásticamente el estilo de vida de cualquiera que haga donaciones. Sin embargo, todo ese dinero se suma. Según una estimación conservadora, la adopción de este estándar recaudaría un total de 1,3 billones de dólares en todo el mundo. Esta cantidad sería suficiente para erradicar la pobreza extrema y financiar iniciativas más grandes para reducir drásticamente el sufrimiento humano general en el futuro.

Por lo tanto, si bien puede sentir un ligero aprieto financiero, la cantidad de vidas salvadas valdrá la pena al final. Y, si realmente internaliza este hecho, puede encontrar que dar le proporciona más felicidad, significado y satisfacción que cualquier bien material.

“Si usted y otras personas acomodadas de países ricos dieran, digamos, el 5 por ciento de sus ingresos para la lucha contra la pobreza mundial, es poco probable que fueran menos felices de lo que son ahora”.

Las vidas que puede salvar y cómo saber a qué causas donar según Peter Singer 10
Frases de Peter Singer sobre ética práctica

Empiece a dar pequeñas cantidades y aumente gradualmente

Incluso después de internalizar su deber moral de dar, hacer cambios en el estilo de vida puede ser difícil. Prueba donando un poco de dinero aquí y allá, y evalúa cómo te hace sentir. Puede encontrar que el acto de salvar vidas es exactamente tan satisfactorio como parece. Por ejemplo, visite thelifeyoucansave.org y encontrará una selección de herramientas gratuitas que lo ayudarán a convertirse en un donante efectivo, incluida una lista seleccionada de organizaciones benéficas efectivas, una Calculadora de impacto para ayudarlo a estimar su impacto e información sobre la deducibilidad de impuestos. En diferentes paises. 

La visión alternativa de William MacAskill

Doing Good Better (por William MacAskill) es otra guía para lograr el mayor impacto positivo posible a través de donaciones benéficas. Al examinar muchos de los conceptos erróneos populares sobre la donación efectiva, este libro le brinda todas las herramientas que necesita para realmente marcar la diferencia.

Maximice el impacto de sus donaciones benéficas

¿Donas a la caridad? Muchos de nosotros lo hacemos, y es por eso que las organizaciones benéficas desde ASPCA hasta OXFAM se encuentran mejor financiadas que nunca.

Pero, ¿son efectivas sus donaciones? Probablemente no tengas idea. El acto real de dar caridad es lo que nos importa, pero tan pronto como entregamos nuestro efectivo, casi ninguno de nosotros sigue lo que sucede. Y esto ha llevado a un sector de la caridad bastante ineficiente, con dinero desperdiciado en áreas sobrefinanciadas o en personas que no necesitan ayuda.

Estos destellos explican cómo podemos enviar nuestras donaciones en mejores direcciones: a fuentes que ayudarán a quienes realmente más lo necesitan. Al seguir algunos principios simples, tiene la mejor oportunidad de hacer del mundo un lugar mejor.

En estas claves de financiación de causas benéficas, también descubrirás

Debe donar donde espera que su impacto sea mayor

Con tantas formas de donar a la caridad y tantos problemas que requieren atención, ¿cómo decide dónde donar?

La respuesta radica en introducir esta sencilla fórmula: ¿Cuántas personas se beneficiarán de su donación benéfica y por cuánto?

Nadie tiene recursos ilimitados, por lo que si dona a la causa de una persona, otra siempre sale perdiendo. Sabiendo esto, debe tomar una decisión que maximice el efecto de su donación.

Fue este pensamiento lo que hizo manejable el tiempo del Dr. James Orbinski con la Cruz Roja durante el genocidio de Ruanda. Orbinski tenía demasiados pacientes que atender y tenía que establecer prioridades entre ellos.

Entonces, desarrolló un sistema: escribía los números “1”, “2” o “3” en la frente de sus pacientes. “1” significa “tratar inmediatamente”, “2” significa “tratar dentro de las 24 horas” y “3” significa “irrecuperable”. Usando este sistema, Orbinski pudo salvar a más personas al hacer el mejor uso de sus recursos limitados, aunque eso significó que tuvo que dejar morir a algunos pacientes.

A veces, una obra de caridad será la mejor opción porque tiene la posibilidad de tener un gran impacto, incluso si esta posibilidad es mínima. Para determinar si este es el curso de acción correcto, primero debe comparar el valor esperado de las opciones .

El valor esperado se calcula multiplicando el valor de un resultado por su probabilidad. Por ejemplo, si su donación tiene un 50 por ciento de posibilidades de salvar 3000 vidas, su valor esperado es 1500 vidas salvadas.

Si los planificadores de gestión de accidentes de la central eléctrica de Fukushima hubieran utilizado el concepto de valor esperado, podrían haber evitado el trágico desastre de 2011.

La planta tenía una probabilidad muy baja de una gran catástrofe, tan baja que los planificadores ignoraron el peligro por completo. Sin embargo, el daño esperado fue enorme. A raíz del accidente de 2011, alrededor de 1.600 personas murieron.

Dada la ley de los rendimientos decrecientes, no des a causas que ya reciben mucho

Las organizaciones benéficas como los fondos de ayuda en casos de desastre parecen necesitar toda la ayuda que puedan obtener. Es obvio, ¿verdad? ¿Más dinero sin duda equivale a más ayuda? Sin embargo, este no es necesariamente el caso.

Las donaciones benéficas, como la mayoría de los otros esfuerzos económicos, están sujetas a la ley de rendimientos decrecientes , que establece que cuanto más se agrega, menor es la diferencia que hace cada nueva adición.

Para ilustrar esto, imagina que te has quedado sin hogar, no tienes suéteres y el invierno se acerca rápidamente. Un suéter podría marcar una gran diferencia en tu vida: ¡podría salvarte de la hipotermia!

Si ya tienes un par de suéteres viejos, uno nuevo podría mantenerte un poco más abrigado. Sin duda marcaría una diferencia en su vida, pero probablemente no le salvaría la vida.

Y si ya tienes muchos suéteres, entonces un suéter adicional es algo extra que tienes que llevar contigo. Hará muy poca diferencia en su calidad de vida.

Lo mismo se aplica a las donaciones caritativas, donde cada dólar adicional hace una diferencia menor que el anterior.

Mientras que su donación de cien dólares es solo una gota en el océano para una causa con fondos excesivos, marcará una gran diferencia para una causa con fondos insuficientes o descuidada .

La ayuda en casos de desastre es un tipo de donación caritativa que tiende a ser ampliamente publicitada y atrae muchas donaciones. Por ejemplo, por cada persona que murió en el terremoto de Japón de 2011, las organizaciones de ayuda recibieron $330 000 en donaciones.

En otras palabras, el socorro en casos de desastre tiende a estar sobrefinanciado. Dada la ley de rendimientos decrecientes, donar a organizaciones de socorro en casos de desastre no supondrá una gran diferencia.

Las causas relacionadas con la pobreza en curso, por otro lado, generalmente se descuidan . Por cada muerte relacionada con la pobreza, las organizaciones de ayuda reciben solo $15,000. Si tomara lo que pretendía dar a las organizaciones de socorro en casos de desastre y, en cambio, lo destinara a causas relacionadas con la pobreza, como la lucha contra la malaria, su dinero rendiría mucho más.

Lograr el mayor impacto significa descubrir dónde puede marcar la mayor diferencia

Muchos jóvenes viajan al mundo en desarrollo para construir hospitales y escuelas, y la mayoría de nosotros pensamos que esta es una muy buena causa. Después de todo, si queremos hacer el bien, ¿no es mejor ofrecer nuestro tiempo, en lugar de solo nuestro dinero? ¿Trabajar directamente para una organización? No necesariamente.

Al evaluar la cantidad de una contribución que realmente está haciendo, debe pensar en ” lo que habría sucedido de otra manera ” mediante el uso de una práctica científica llamada ” evaluación del contrafactual “.

Para ilustrar esto, imagina ver a un hombre ahogándose hasta morir. No hay nadie más alrededor, así que corres para realizarle la maniobra de Heimlich. Mientras logras aclararle la garganta y salvarle la vida, tu inexperiencia en primeros auxilios lo ha dejado con las cuerdas vocales dañadas de forma permanente.

Pero, ¿qué hubiera pasado de otra manera? Probablemente habría muerto, por lo que tu acto fue finalmente bueno, a pesar de las consecuencias negativas no deseadas.

En cambio, imagine que había un paramédico capacitado en la escena, pero usted quería sentirse como un héroe e intervino, salvando nuevamente la vida del hombre pero dañando permanentemente su voz en el proceso.

¿Qué hubiera pasado de otra manera? El paramédico le habría salvado la vida sin causarle ningún daño permanente. En este caso, tu obra no fue tan buena.

Si desea tener el mayor impacto, necesita desarrollar las habilidades para hacerlo: apresurarse a África para construir escuelas es inútil si no sabe nada sobre la construcción. Sin embargo, podría haber un constructor local que podría construir la escuela con dinero de donantes, ayudando así a la economía en general. Vale la pena tener esto en cuenta al pensar en todas las opciones de carrera. Pregúntese: ¿Podría alguien más hacer mejor el trabajo que estoy haciendo?

Si la respuesta es “sí”, entonces una mejor opción podría ser seguir una carrera lucrativa que se adapte a sus habilidades, tal vez incluso como banquero o corredor de bolsa, para sustituir la acción directa con la posibilidad de hacer grandes contribuciones monetarias. De esta forma, puedes “ganar para dar”, un principio del que hablaremos .

Ahora que tiene las herramientas teóricas necesarias para tomar las mejores decisiones caritativas, los siguientes consejos le mostrarán cómo se pueden usar estas herramientas en situaciones de la vida real.

El valor de trabajar en la acción social directa

Trabajar para una ONG o “seguir tu pasión” puede no ser la mejor opción profesional.

¿Cómo eliges una carrera que tendrá el mayor impacto positivo en el mundo? Aquí hay algunos consejos fáciles para que esto suceda.

Una forma es “ ganar para dar ”. Por ejemplo, supón que eres médico y tienes que elegir entre trabajar para una ONG o especializarte en oncología. Trabajar para una ONG te permitiría impactar directamente en la vida de las personas, pero ¿qué pasaría si eliges el otro camino?

Con toda probabilidad, otra persona habría tomado el mismo trabajo en la ONG y tal vez incluso habría hecho un mejor trabajo. Sin embargo, una especialización en oncología, con su alto salario, le permitiría donar una parte de sus ingresos considerables a organizaciones benéficas efectivas.

Pero, ¿y si aceptas el trabajo en la ONG? Alguien más habría tomado el trabajo de oncología, pero podría haber estado menos inclinado a donar a la caridad.

Un trabajo bien remunerado le brinda la oportunidad de marcar la diferencia mediante la donación de grandes sumas de dinero y al mismo tiempo ganar un salario cómodo.

En segundo lugar, piense en “ajuste personal” en lugar de “seguir su pasión” cuando se trata de carreras. El objetivo es garantizar un largo período de ingresos estables, parte de los cuales donarás a organizaciones benéficas.

Las carreras motivadas por la pasión suelen ser las más difíciles de conseguir. En la música y los deportes, por ejemplo, solo los más talentosos (o afortunados) se ganan la vida de manera estable. En los Estados Unidos, por ejemplo, menos de uno de cada 1000 atletas universitarios se inician en los deportes profesionales.

Además, los intereses cambian con el tiempo. Piénselo: ¿tiene los mismos intereses hoy que tenía hace diez años?

Encontrar un buen “encaje personal” significa considerar cuánto te ofrece el trabajo independencia, variedad y una sensación de plenitud. La carpintería, por ejemplo, ofrece un alto sentido de finalización, ya que contribuye a un producto terminado y tangible.

Lo que las ONG gastan en costes administrativos

Lo que realmente hace una organización benéfica es mucho más relevante que cuánto gasta en costos administrativos y salarios.

 Cuando las personas deciden dónde hacer una donación benéfica, a menudo examinan los costos generales de la organización benéfica (especialmente el pago de los ejecutivos) para ver si el dinero va a los necesitados oa los bolsillos de los ejecutivos ricos.

Charity Navigator, el asesor de organizaciones benéficas más antiguo y popular (con 6,2 millones de visitas en 2012), clasifica las organizaciones benéficas según la cantidad de sus donaciones totales que van directamente a sus programas principales.

Pero este enfoque es engañoso, ya que los costos generales y gastos similares no nos dicen mucho sobre una organización benéfica.

Imagina que has creado una organización benéfica que proporciona caviar a banqueros hambrientos. Solo el 0,1 por ciento de las donaciones se gasta en gastos generales y el resto se destina a la adquisición y entrega de caviar. Siendo el CEO generoso que eres, tampoco ganas salario.

Según organizaciones como Charity Navigator, su organización benéfica tendría una clasificación de primer nivel.

No es cómo se asigna el dinero lo que importa. Es lo que realmente hace la organización benéfica, su impacto , lo que determina si merece nuestro dinero.

Tome la organización benéfica Development Media International (DMI), por ejemplo. Gastan el 44 por ciento de sus donaciones en gastos generales, por lo que si eso es todo lo que le importa, es probable que no reciban su donación.

Sin embargo, esos gastos generales se utilizan para ejecutar una campaña mediática de $1,5 millones que promueve la educación para la salud en un país en particular.

La diarrea, por ejemplo, mata a 760.000 niños cada año en el mundo en desarrollo, y podría combatirse fácilmente si se educara a la gente para practicar una mejor higiene.

Las organizaciones benéficas como DMI son enormemente beneficiosas y vale la pena invertir en ellas, a pesar de los altos costos generales.

Actos de caridad que tienen el efecto contrario

A menudo, los actos de caridad bien intencionados pueden tener el efecto contrario.

 Las campañas populares nos han llevado a creer que no debemos comprar “productos de talleres de explotación” y que debemos comprar café de Comercio Justo. Esto es un error, y he aquí por qué.

Los talleres clandestinos son en realidad una bendición para los más pobres de los pobres. Recuerde, tenemos que preguntarnos: ¿Qué pasaría si no existieran los talleres clandestinos?

En los países en desarrollo, la naturaleza extenuante y tediosa y los bajos salarios del trabajo en las fábricas son preferibles a los trabajos agrícolas agotadores y mal pagados bajo el sol abrasador.

Por ejemplo, muchos bolivianos emigran ilegalmente a Brasil, arriesgándose a ser deportados, para buscar salarios más altos en los talleres clandestinos. Un trabajador de un taller clandestino en Brasil gana en promedio alrededor de $ 2,000 por año, que es considerablemente más que el promedio de $ 600 por año que ganan los bolivianos, generalmente en agricultura o minería.

A pesar de esto, muchas personas preferirían pagar más por los productos Fairtrade y evitar por completo los productos producidos por mano de obra clandestina.

De hecho, Fairtrade parece tener intenciones nobles. Por ejemplo, garantiza a los productores un precio de $1,40 por libra de café, lo que en teoría garantiza mejores salarios para todos.

Pero debemos considerar el impacto real de comprar productos Fairtrade. Por lo general, los países más pobres, aquellos que de acuerdo con la ley de rendimientos decrecientes se beneficiarían más del dinero de Comercio Justo Fairtrade, en realidad no pueden cumplir con los difíciles estándares que establece Fairtrade para la participación. Como resultado, no reciben nada.

La mayoría de la producción de café Fairtrade proviene de países como México y Costa Rica, que son diez veces más ricos que los países que se beneficiarían más del dinero extra, como Etiopía.

Además, solo una pequeña proporción del precio adicional de los productos Fairtrade llega realmente a los productores. El Dr. Peter Griffiths, consultor económico del Banco Mundial, estima que esa cifra es solo el uno por ciento del precio adicional.

En resumen, debes tratar de ser siempre consciente de que la diferencia que crees que harás con la caridad podría no terminar reflejándose en la realidad.

Haz un hábito de dar

Una manera de hacer una diferencia en el mundo fácilmente es hacer que las donaciones caritativas sean una parte regular de su vida. Una vez que haya encontrado algunas organizaciones benéficas donde sabe que su contribución hará una diferencia real y material, establezca un plan de pago mensual y done el diez por ciento de sus ingresos a esas organizaciones benéficas.

Ayuda humanitaria en zonas de conflicto

The Crisis Caravan ( por Linda Polman) trata sobre las complejidades y las trampas que conlleva la entrega de ayuda humanitaria en zonas de conflicto. Si bien la ayuda generalmente se proporciona con buenas intenciones, existen obstáculos políticos, sociales y económicos que pueden causar más daños que beneficios. Estos consejos describen las razones por las que el trabajo de ayuda suele fallar y ofrecen consejos sobre cómo podemos mejorarlo.


Merece ser compartido: