Los autobuses publicitarios están de moda. Primero fue el polémico autobús de Hazteoir que alentaba la transfobia en niños; más tarde, su trasnochada versión del Tramabús sobre la corrupción en Madrid, pero, por fin, veo un autobús realmente útil e inspirador.

Mensajeros de la Paz es una ONG liderada por el padre Ángel, que ha creado en Asturias una versión propia de autobús: el PeloBus. La novedad es que permite realizar en su interior cortes de pelo gratis y un espacio donde pueden asearse personas con dificultades económicas o situación de desamparo.

El autobús está dotado de un espacio de descanso, un baño con ducha y dos sillas especiales para cortar el pelo. El vehículo ha sido cedido por el ayuntamiento de Gijón (Asturias) y, aunque comenzará su recorrido en esta ciudad, espera poder viajar y ofrecer sus servicios por toda España o, al menos, visitar sus principales ciudades.

Puede parecer el menor de los problemas de esta comunidad, pero como dice el peluquero profesional Mark Bustos: “las personas que tienen un corte de pelo profesional reciben más respeto que aquellos que no lo tienen. Lucir un peinado adecuado también hace que tengamos más autoestima”.

Además, el PeloBus es un espacio donde pueden hablar, sentir el contacto, la cercanía y a la comunidad. Un lugar donde, además, pueden acceder a otros recursos, realizar preguntas y plantearse opciones para luchar y salir de la situación en la que se encuentran.

El Padre Ángel es un emprendedor realmente innovador. Antes de esta idea, ya había abierto tres restaurantes “Robin Hood”, es decir, restaurantes que están abiertos al público desde el desayuno hasta la cena y que sirven cenas gratuitas para personas sin recursos derivadas de alguna iglesia o centro social cercano. Además, las personas con recursos que vaya al restaurante a comer puede dejar pagada una cena al igual que sucede en el movimiento “el café pendiente“.

El último en abrir sus puertas está en el número 19 de la calle Nuncio en Madrid, pero ya había otro en la calle Eguilaz de la capital y el primero de España en Toledo. La asociación del padre Ángel se encarga de la parte social y una empresa del sector, Lecaser, de la profesional.

No conocemos bien la labor de esta ONG (nos encantaría que nos contaseis un poco más sobre ella) pero nos encantan los movimientos que huyen de la simple protesta para ofrecer soluciones reales y prácticas a las personas que realmente lo necesitan. Todo suma.


¿Quieres recibir más historias como esta por email?

Suscríbete a nuestra Newsletter: