muhimu.es

La vida no es un juego de azar. No es un casino donde invertir tus días. Es una obra de arte para contemplar y crear. Siente, ama, crea.

Cómo nos engaña nuestro sesgo de confirmación: el ejemplo del chocolate 1

Cómo nos engaña nuestro sesgo de confirmación: el ejemplo del chocolate

Actualizado el martes, 9 julio, 2024

El sesgo de confirmación es una tendencia cognitiva que nos lleva a buscar, interpretar, y recordar la información de manera que confirme nuestras creencias preexistentes. Este sesgo puede influir significativamente en la percepción y comprensión de las noticias. Aquí algunos ejemplos de cómo el sesgo de confirmación puede engañarnos en el contexto de las noticias:

A principios de año, recibimos una noticia que parecía un sueño hecho realidad: un informe afirmaba que comer chocolate podría ayudar a perder peso más rápido. Esta revelación causó un gran revuelo y se difundió por todo el mundo. El diario más grande de Europa, Bild, lo publicó en portada, y las noticias en televisión de Australia y Estados Unidos no tardaron en replicarla. Incluso medios como el Irish Examiner, The Times of India y el Huffington Post se hicieron eco de la sorprendente noticia en varios idiomas.

Sin embargo, todo resultó ser demasiado bueno para ser cierto. O, si disfrutas del ingenio de los trolls, fue aún mejor. El periodista científico John Bohannon, junto con los documentalistas Peter Onneken y Diana Löbl, el médico general Gunter Frank y el analista financiero Alex Droste-Haars, orquestaron una elaborada broma para exponer la corrupción en el corazón del «complejo de medios de investigación sobre dietas». Este estudio falso fue diseñado para mostrar lo fácil que es engañar a los medios y al público con ciencia de mala calidad.

Si quieres profundizar más en esta historia, el Irish Examiner cubrió cómo los científicos supuestamente afirmaban que comer chocolate podía ayudar a perder peso aquí. El Times of India también publicó un artículo sobre esta tentadora, pero falsa, vía para perder peso aquí. Y si prefieres los videos, Huffington Post Alemania explicó el engaño en detalle aquí.

Este caso no solo destaca la necesidad de un mayor rigor científico y periodístico, sino que también nos recuerda que, a veces, si algo parece demasiado bueno para ser verdad, probablemente lo sea.

Ciencia terrible

A principios de año, recibimos una noticia que parecía un sueño hecho realidad: un informe afirmaba que comer chocolate podría ayudar a perder peso más rápido. Esta revelación causó un gran revuelo y se difundió por todo el mundo. El diario más grande de Europa, Bild, lo publicó en portada, y las noticias en televisión de Australia y Estados Unidos no tardaron en replicarla. Incluso medios como el Irish Examiner, The Times of India y el Huffington Post se hicieron eco de la sorprendente noticia en varios idiomas.

Sin embargo, todo resultó ser demasiado bueno para ser cierto. O, si disfrutas del ingenio de los trolls, fue aún mejor. El periodista científico John Bohannon, junto con los documentalistas Peter Onneken y Diana Löbl, el médico general Gunter Frank y el analista financiero Alex Droste-Haars, orquestaron una elaborada broma para exponer la corrupción en el corazón del «complejo de medios de investigación sobre dietas». Este estudio falso fue diseñado para mostrar lo fácil que es engañar a los medios y al público con ciencia de mala calidad.

Entonces, ¿cómo lo hicieron? Bohannon y su equipo siguieron todas las prácticas estándar de la ciencia, pero en cada etapa eligieron métodos que sabían que no conducirían a la verdad, sino a titulares sensacionalistas. Para comenzar el estudio, reclutaron una pequeña muestra de 15 personas dispuestas a ponerse a dieta durante tres semanas. Dividieron la muestra en tres grupos: uno siguió una dieta baja en carbohidratos; otro siguió esa dieta, pero también recibió una barra de chocolate de 42 gramos todos los días; y finalmente se pidió al grupo de control que no hiciera cambios en su dieta habitual.

A lo largo del experimento, los investigadores midieron a los participantes de 18 formas diferentes, incluido su peso, colesterol, sodio, niveles de proteínas en sangre, la calidad del sueño y su bienestar general.

Y aquí está su primer truco: medir una muestra tan pequeña de tantas maneras significa que es casi seguro que encontrarán algo vagamente reportable. Como lo explica Bohannon:

«Piense en las medidas como billetes de lotería. Cada uno tiene una pequeña posibilidad de dar sus frutos en la forma de un resultado ‘significativo’ que podemos darle vueltas a una historia y venderla a los medios. Cuantos más boletos compre, más probabilidades tendrá de ganar. No sabíamos exactamente qué resultaría: el titular podría haber sido que el chocolate mejora el sueño o reduce la presión arterial, pero sabíamos que nuestras posibilidades de obtener al menos un resultado ‘estadísticamente significativo’ eran bastante buenas».

Si quieres profundizar más en esta historia, el Irish Examiner cubrió cómo los científicos supuestamente afirmaban que comer chocolate podía ayudar a perder peso. El Times of India también publicó un artículo sobre esta tentadora, pero falsa, vía para perder peso. Y si prefieres los videos, Huffington Post Alemania explicó el engaño en detalle.

Este caso no solo destaca la necesidad de un mayor rigor científico y periodístico, sino que también nos recuerda que, a veces, si algo parece demasiado bueno para ser verdad, probablemente lo sea.

Y entonces lo enviaron para su publicación. Pero nuevamente, Bohannon eligió el camino que lo alejó de la verdad, eligiendo una revista de su extensa lista de revistas académicas de acceso abierto (más sobre esto a continuación). Aunque la revista, ( Archivos Internacionales de Medicina ), se parece un poco a una revista académica real, no hubo revisión por pares . Fue aceptado en 24 horas y publicado dos semanas después.

¡Pero que gran publicidad!

Practicado en la magia blanca del periodismo científico y familiarizado con las artes oscuras de las relaciones públicas, Bohannon lanzó un comunicado de prensa que sabía que atraparía a los medios de comunicación de todo el mundo.

La clave, según Bohannon, era «explotar la increíble pereza de los periodistas», redactando el comunicado de tal manera que los periodistas tuvieran la historia servida en bandeja. Como escribió más tarde, «sentí una mezcla mareante de orgullo y disgusto cuando nuestro señuelo zumbó en el mundo». Y muchos medios se lo tragaron por completo.

Los titulares en todo el mundo clamaban: «¿Se ha vuelto loco el mundo? Comer chocolate puede ayudar a perder peso», «¿Necesita una manera ‘más dulce’ para bajar de peso? ¡Come chocolates!» y, quizás más aburrido, «Estudio: el chocolate ayuda a perder peso».

Algunos de estos informes permanecen en línea hoy tal y como se publicaron originalmente, aunque algunos medios, como Cosmopolitan Germany y Huffington Post India, han actualizado sus artículos para revelar la verdad detrás del engaño. La noticia de la televisión australiana ha sido eliminada, como si el error nunca hubiera ocurrido.

Este caso no solo subraya la necesidad de un mayor rigor científico y periodístico, sino que también nos recuerda que, a veces, si algo parece demasiado bueno para ser verdad, probablemente lo sea.

¿Cuál es el lavado?

Los reporteros de todo el mundo que cortaron y pegaron el comunicado de prensa de Bohannon ciertamente no están exentos de culpa. Ninguno realizó la debida diligencia: revisar la revista, buscar detalles sobre el número de participantes del estudio o investigar el supuesto instituto para el que Bohannon afirmaba trabajar (que solo existía como un sitio web). Estas acciones básicas habrían bastado para verificar la legitimidad del estudio. Es increíble pensar que un simple chequeo podría haber evitado todo este engaño.

Sin embargo, si queremos identificar todas las fallas en este proceso, debemos ampliar nuestro enfoque. Como señalaron Bohannon y sus colegas, existe un “complejo de medios de investigación sobre la dieta” que está casi podrido hasta la médula. Y esto no debería sorprendernos, considerando la cantidad de estudios contradictorios que leemos a diario.

Desde el principio hasta el final, nos enfrentamos a un sistema con tantas posibilidades de corrupción como una barbacoa en la casa de un alto funcionario de la FIFA:

  • Investigadores en todo el mundo que se han tomado muy en serio la idea de que la cantidad de resultados de investigación es más importante que la calidad. ¡Qué ironía que en la búsqueda de la verdad científica, la cantidad supere a la calidad!
  • Editores de revistas prestigiosas que se preocupan más por el impacto mediático que por la veracidad de los hechos. En un mundo ideal, los editores deberían ser guardianes de la integridad científica, ¿no?
  • Editores de revistas de menor calidad que explotan la desesperación de los investigadores ofreciendo la apariencia de una publicación a cambio de una suma modesta. Estos editores son, en efecto, mercaderes del falso prestigio.
  • Medios de comunicación que presionan a sus periodistas cada vez más para llenar nuestros ojos con contenido sensacionalista y viral, sin importar la verdad. En esta era de la información instantánea, la presión por la primicia puede llevar a la negligencia.
  • Y nos tenemos a nosotros: seres simples propensos a hacer clic, leer y compartir aquello que atrae a nuestros prejuicios y deseos más básicos. A veces, somos nuestros peores enemigos cuando se trata de consumir información.

Este caso no solo subraya la necesidad de un mayor rigor científico y periodístico, sino que también nos recuerda que, a veces, si algo parece demasiado bueno para ser verdad, probablemente lo sea.

Bohannon, dominando las artes oscuras de las relaciones públicas científicas, lanzó un comunicado de prensa que sabía que atraparía a los medios de comunicación de todo el mundo. La clave, según él, era «explotar la increíble pereza de los periodistas», redactando el comunicado de tal manera que los periodistas tuvieran la historia servida en bandeja. Como escribió más tarde, «sentí una mezcla mareante de orgullo y disgusto cuando nuestro señuelo zumbó en el mundo». Y muchos medios se lo tragaron por completo. Es preocupante ver cómo la sed de noticias rápidas y llamativas puede nublar el juicio de los periodistas.

Los titulares en todo el mundo clamaban: «¿Se ha vuelto loco el mundo? Comer chocolate puede ayudar a perder peso» (Irish Examiner), «¿Necesita una manera ‘más dulce’ para bajar de peso? ¡Come chocolates!» (Times of India) y, quizás más aburrido, «Estudio: el chocolate ayuda a perder peso». ¿Quién podría resistirse a tales titulares?

Algunos de estos informes permanecen en línea hoy tal y como se publicaron originalmente, aunque algunos medios, como Cosmopolitan Germany y Huffington Post India, han actualizado sus artículos para revelar la verdad detrás del engaño. La noticia de la televisión australiana ha sido eliminada, como si el error nunca hubiera ocurrido. Es notable cómo algunos medios prefieren barrer sus errores bajo la alfombra.

Así, Bohannon y su equipo desenmascararon una verdad incómoda: nuestro sistema de medios de comunicación sobre la dieta está roto, y todos, desde los investigadores hasta los lectores, somos parte del problema. Este episodio nos invita a reflexionar sobre nuestra responsabilidad al consumir y compartir información.

No los héroes que queremos

En las historias que cuentan sobre ellos mismos, científicos, periodistas y editores, tanto populares como académicos, comparten un dogma común: que son héroes en la búsqueda de la verdad. Esto puede ser cierto como individuos, pero las presiones de sus respectivas industrias los distorsionan de maneras que pueden ser completamente cínicas. Es un recordatorio inquietante de cómo incluso las mejores intenciones pueden ser corrompidas por el sistema.

Es interesante que Bohannon haya hecho una broma similar antes, enviando un artículo profundamente defectuoso sobre posibles moléculas inhibidoras del cáncer a una plétora de revistas diferentes, y muchas aceptaron el artículo sin ningún comentario. Este hecho nos hace cuestionar la integridad del proceso de revisión por pares, que supuestamente es el pilar de la ciencia rigurosa.

Quizás deberíamos ver un trabajo como este en abstracto, como una forma de troleo para exponer a los egoístas, los cínicos y los corruptos. Los trolls como Bohannon pueden no ser los héroes que queremos, pero son los héroes que este sucio mundo nuestro necesita. En un mundo ideal, no necesitaríamos a alguien como Bohannon para recordarnos la importancia de la ética y la veracidad en la ciencia y el periodismo.

Los reporteros de todo el mundo que cortaron y pegaron el comunicado de prensa de Bohannon ciertamente no están exentos de culpa. Ninguno realizó la debida diligencia: revisar la revista, buscar detalles sobre el número de participantes del estudio o investigar el supuesto instituto para el que Bohannon afirmaba trabajar (que solo existía como un sitio web). Estas acciones básicas habrían bastado para verificar la legitimidad del estudio. Es increíble pensar que un simple chequeo podría haber evitado todo este engaño.

Sin embargo, si queremos identificar todas las fallas en este proceso, debemos ampliar nuestro enfoque. Como señalaron Bohannon y sus colegas, existe un “complejo de medios de investigación sobre la dieta” que está casi podrido hasta la médula. Y esto no debería sorprendernos, considerando la cantidad de estudios contradictorios que leemos a diario.

Desde el principio hasta el final, nos enfrentamos a un sistema con tantas posibilidades de corrupción como una barbacoa en la casa de un alto funcionario de la FIFA:

  • Investigadores en todo el mundo que se han tomado muy en serio la idea de que la cantidad de resultados de investigación es más importante que la calidad. ¡Qué ironía que en la búsqueda de la verdad científica, la cantidad supere a la calidad!
  • Editores de revistas prestigiosas que se preocupan más por el impacto mediático que por la veracidad de los hechos. En un mundo ideal, los editores deberían ser guardianes de la integridad científica, ¿no?
  • Editores de revistas de menor calidad que explotan la desesperación de los investigadores ofreciendo la apariencia de una publicación a cambio de una suma modesta. Estos editores son, en efecto, mercaderes del falso prestigio.
  • Medios de comunicación que presionan a sus periodistas cada vez más para llenar nuestros ojos con contenido sensacionalista y viral, sin importar la verdad. En esta era de la información instantánea, la presión por la primicia puede llevar a la negligencia.
  • Y nos tenemos a nosotros: seres simples propensos a hacer clic, leer y compartir aquello que atrae a nuestros prejuicios y deseos más básicos. A veces, somos nuestros peores enemigos cuando se trata de consumir información.

Este caso no solo subraya la necesidad de un mayor rigor científico y periodístico, sino que también nos recuerda que, a veces, si algo parece demasiado bueno para ser verdad, probablemente lo sea.

Bohannon, dominando las artes oscuras de las relaciones públicas científicas, lanzó un comunicado de prensa que sabía que atraparía a los medios de comunicación de todo el mundo. La clave, según él, era «explotar la increíble pereza de los periodistas», redactando el comunicado de tal manera que los periodistas tuvieran la historia servida en bandeja. Como escribió más tarde, «sentí una mezcla mareante de orgullo y disgusto cuando nuestro señuelo zumbó en el mundo». Y muchos medios se lo tragaron por completo. Es preocupante ver cómo la sed de noticias rápidas y llamativas puede nublar el juicio de los periodistas.

Los titulares en todo el mundo clamaban: «¿Se ha vuelto loco el mundo? Comer chocolate puede ayudar a perder peso» (Irish Examiner), «¿Necesita una manera ‘más dulce’ para bajar de peso? ¡Come chocolates!» (Times of India) y, quizás más aburrido, «Estudio: el chocolate ayuda a perder peso». ¿Quién podría resistirse a tales titulares?

Algunos de estos informes permanecen en línea hoy tal y como se publicaron originalmente, aunque algunos medios, como Cosmopolitan Germany y Huffington Post India, han actualizado sus artículos para revelar la verdad detrás del engaño. La noticia de la televisión australiana ha sido eliminada, como si el error nunca hubiera ocurrido. Es notable cómo algunos medios prefieren barrer sus errores bajo la alfombra.

Así, Bohannon y su equipo desenmascararon una verdad incómoda: nuestro sistema de medios de comunicación sobre la dieta está roto, y todos, desde los investigadores hasta los lectores, somos parte del problema. Este episodio nos invita a reflexionar sobre nuestra responsabilidad al consumir y compartir información.

Otros ejemplos del sesgo de confirmación en las noticias

  1. Noticias Políticas:
    • Ejemplo: Un individuo con una fuerte afiliación a un partido político puede interpretar cualquier noticia sobre el partido contrario de manera negativa y cualquier noticia sobre su propio partido de manera positiva.
    • Impacto: Esto refuerza sus creencias existentes y puede llevar a una polarización aún mayor, dificultando el diálogo y la comprensión entre diferentes grupos políticos.
  2. Reportes Científicos y Médicos:
    • Ejemplo: Una persona que cree en tratamientos alternativos puede buscar solo artículos que respalden la eficacia de estos tratamientos, ignorando investigaciones que muestran lo contrario.
    • Impacto: Esto puede llevar a la difusión de información errónea sobre temas de salud, poniendo en riesgo el bienestar de las personas.
  3. Cobertura de Conflictos Internacionales:
    • Ejemplo: Alguien que ya tiene una opinión formada sobre un conflicto internacional puede consumir y compartir noticias que solo refuercen su punto de vista, evitando aquellos medios que presenten una perspectiva diferente.
    • Impacto: Esto perpetúa una visión sesgada del conflicto y puede contribuir a la desinformación y a la perpetuación del conflicto mismo.
  4. Desastres Naturales y Cambio Climático:
    • Ejemplo: Personas que niegan el cambio climático pueden seleccionar noticias que minimicen la severidad de los desastres naturales y omitir aquellas que relacionen estos eventos con el cambio climático.
    • Impacto: Esto puede influir negativamente en la opinión pública y en la formulación de políticas necesarias para abordar el cambio climático.
  5. Crimen y Seguridad:
    • Ejemplo: Un individuo que cree que la criminalidad está en aumento puede enfocarse solo en noticias que reporten crímenes, ignorando estadísticas que muestren una disminución general de la criminalidad.
    • Impacto: Esto puede crear una percepción errónea de inseguridad y generar miedo en la población.

Para mitigar los efectos del sesgo de confirmación, es útil:

  • Diversificar las Fuentes de Información: Consultar múltiples fuentes de noticias con diferentes puntos de vista.
  • Ser Críticos con la Información: Evaluar la evidencia y los argumentos presentados, en lugar de aceptar ciegamente información que confirma nuestras creencias.
  • Abrirse a Opiniones Contrarias: Escuchar y considerar puntos de vista opuestos para tener una visión más completa y equilibrada de los temas.

El reconocimiento y la comprensión del sesgo de confirmación son pasos cruciales para fomentar una sociedad más informada y menos polarizada.