muhimu.es

La vida no es un juego de azar. No es un casino donde invertir tus días. Es una obra de arte para contemplar y crear. Siente, ama, crea.

Aprende a tomar mejores decisiones gracias a la moralidad de contexto 1

Aprende a tomar mejores decisiones gracias a la moralidad de contexto

Moral Tribes  muestra cómo los humanos han aprendido a tomar decisiones morales. Los humanos alguna vez vivieron como tribus unidas, pero ahora han formado sociedades más complejas. Debatimos sobre todo, desde las leyes sobre el aborto hasta el calentamiento global y nos preguntamos si alguna vez estaremos de acuerdo en soluciones. Este pequeño estracto del reto formativo «Manual Práctico para activistas incomprendidos» nos muestra algunas ideas para tomar mejores decisiones morales en beneficio de todos.

Aprende a tomar mejores decisiones gracias a la moralidad de contexto 2
Aprende a tomar mejores decisiones gracias a la moralidad de contexto 5

Aprende a tomar mejores decisiones

A cualquier lugar que mires, hay un tema candente que está surgiendo. La política ha dejado de ser un debate a medida que los oponentes se polarizan, convencidos de que cada uno tiene la ventaja moral.

Pero podría ser diferente. La forma en que discutimos sobre nuestro estado moral depende de la historia evolutiva de la humanidad. Todo lo que se necesita es un poco de esfuerzo y conciencia, y pronto diferentes partes pueden llegar a conclusiones que, en última instancia, beneficiarán a la sociedad y garantizarán la felicidad de todos.

El objetivo de este artículo es que conozcas qué barreras nos impiden llegar a un entendimiento mutuo y qué se puede hacer para superar esa tendencia. Descubriremos por qué los enfrentamientos de la moralidad del sentido común son tan difíciles de resolver; cuál es el dilema del prisionero; y por qué el pastel es más atractivo cuando tu cerebro está ocupado.

La cooperación entre grupos

El mundo está cambiando rápidamente, pero los seres humanos siguen siendo biológicamente muy parecidos. La evolución nos ha dado las habilidades para cooperar dentro de los grupos, pero desafortunadamente, nuestra capacidad para cooperar entre grupos todavía deja mucho que desear.

 la tragedia de los comunes

La cooperación mutuamente beneficiosa está en peligro por muchas cosas, pero la amenaza más clara es lo que se conoce como la tragedia de los comunes. Esta es la sociología de fantasía que habla del conflicto entre el interés propio y el interés colectivo.

Imagina que Abel viaja solo por el Salvaje Oeste. Ve la silueta de otro viajero, llamado Blas, parado con su caballo en un abrevadero. Abel no está seguro de si el extraño está armado, pero Abel tiene sus pistolas consigo. Se encuentran y se evalúan mientras sus caballos beben en el abrevadero. Si Abel piensa de forma egoísta, poco se perderá si por si acaso, dispara a Blas, el extraño. Bud piensa lo mismo de modo que sacan su armas y se disparan mútuamente sin tener muy claro quién inició el gesto de desenfundar el arma. Si Abel y Blas hubieran tenido menos interés en sí mismos y hubieran actuado de manera cooperativa, ninguno de los dos habría muerto. Esta sería una forma muy simplificada de explicar la tragedia de los comunes.

la tragedia de la moralidad del sentido común

Una segunda amenaza a la cooperación mutuamente beneficiosa se conoce como la tragedia de la moralidad del sentido común. Esta vez es una cuestión de nosotros contra ellos . En otras palabras, un grupo compara sus propios valores con los de otro.

Un excelente ejemplo de esta mentalidad lo demuestra la historia del periódico político danés Jyllands-Posten . En respuesta al hadiz islámico que prohibía las representaciones visuales del profeta Mahoma, publicó una serie de caricaturas satirizando a Mahoma en 2005. El clima general también era importante: había un debate en curso sobre los periodistas que autocensuraban sus opiniones sobre el Islam.

Los medios de comunicación globales se hicieron eco de la controversia. En poco tiempo, surgieron violentas protestas en todo el mundo musulmán. Murieron más de cien personas y se incendiaron las embajadas danesas en Siria, Líbano e Irán. Los dos grupos, periodistas daneses y musulmanes, luchaban por lo que consideraban una moralidad de sentido común. Los periodistas odiaban sentirse censurados, mientras que los musulmanes no querían que se les faltara el respeto a su religión. Pero el resultado final fue un conflicto. Así es como la moralidad del sentido común puede conducir a la tragedia.

El dilema del prisionero y los principios morales

A menudo se cita un famoso experimento mental cuando surgen cuestiones de moralidad. Se llama el dilema del prisionero. Para explicarlo tendremos que volver con nuestros amigos Abel y Blas.

Esta vez, se han unido y han comenzado a robar bancos juntos. Finalmente, el sheriff los arresta, pero no tiene pruebas suficientes para culpar a la pareja del crimen. Para estar seguro, el sheriff necesita sonsacarles una confesión. Así que los atracadores se dividen en celdas separadas y se les ofrece un dilema moral: si Abel confiesa pero Blas no, entonces Abel sale libre y Blas recibe diez, y viceversa. Sin embargo, si ambos confiesan, cada uno recibe una sentencia de cinco años. ¿Y si callan? Bueno, son 6 meses para cada uno.

Aprende a tomar mejores decisiones gracias a la moralidad de contexto 3
Aprende a tomar mejores decisiones gracias a la moralidad de contexto 6

Esto plantea la pregunta: ¿qué principios morales dictan la toma de decisiones? En primer lugar, al igual que en dilema del tranvía sus elecciones probablemente se vean afectadas por la relación entre ellos. Si fueran hermanos, estarían significativamente menos inclinados a confesar y traicionar a su hermano. Del mismo modo, si pensaban que podrían tener una asociación exitosa en el futuro como ladrones de bancos, quedarse callados sin duda les haría bien a ambos.

Sin embargo, si el par de extraños no se preocuparan el uno por el otro, sería mucho más probable que confesaran. No importa lo que haga el otro, el resultado final para cualquiera es mejor si decide confesar. Eso significa que el resultado más probable es que reciban cinco años cada uno.

Hay otro factor que puede afectar el proceso de toma de decisiones: posibles repercusiones futuras. Por ejemplo, uno podría amenazar a otro con asesinato si se atreve a confesar. Sin embargo, la intimidación no siempre es la mejor estrategia.

Ahora imagina que los dos son parte de un cartel. Cada miembro jura respetar un estricto código de silencio. El que no coopera debe enfrentarse a violentas repercusiones de los demás. En este caso, seguramente no se atrevan a delatarse.

El utilitarismo frente a los derechos humanos

Pregúntese, ¿por qué fue a trabajar hoy? Probablemente por tu salario. ¿Y por qué necesitas el dinero? Por comida. ¿Y la comida? Bueno, es porque quieres seguir viviendo. ¿Y por qué vivir? Para que pueda pasar su tiempo con amigos y familiares y ser feliz. No importa cuál sea la secuencia precisa, te darás cuenta de que lo que importa, al final, es la felicidad.

Aquí es donde el utilitarismo puede sevirte de guía. Esta filosofía sostiene que la preocupación más importante al tomar decisiones morales es la felicidad.

el dilema del tranvía

Para entender mejor esto, veamos otro famoso experimento mental, el dilema del tranvía (aquí encontrarás la explicación completa). Si lanzas a este hombre a las vías, el tren se descarrilaría y salvarías la vida de esas cinco personas. ¿Lo harías?

Aprende a tomar mejores decisiones gracias a la moralidad de contexto 4
Aprende a tomar mejores decisiones gracias a la moralidad de contexto 7

Bueno, de acuerdo con los principios del utilitarismo, tendrás que darle un empujón. Como cada vida, en teoría, vale lo mismo, esto asegurará la mayor felicidad de las cinco a costa de una vida.

Es fácil ver el problema del utilitarismo cuando interpretamos este dilema: claramente no valora mucho los derechos individuales.

Eso es porque los utilitaristas piensan que está bien pasar por alto la felicidad de un individuo si el resultado final es una mayor felicidad general.

Aquí hay otro gran ejemplo: imagina que vives en una sociedad donde una minoría de la población está esclavizada. Si la mayoría está contenta con este estado de cosas, su felicidad general es más que la de la minoría esclavizada. Eso está bien en lo que respecta al utilitarismo, pero es extremadamente dudoso desde el punto de vista moral.

La esclavitud genera riquezas para algunos, pero una angustia increíble para otros. Cuando miramos los aspectos positivos y negativos, está claro que los aspectos negativos morales no deben ignorarse. No se puede sopesar uno contra el otro. Si usamos el utilitarismo para tomar decisiones morales, no debemos olvidar los derechos inalienables de los individuos en el proceso. Estos derechos no deben descartarse solo porque la felicidad de un grupo mayoritario sea cuantificablemente mayor.

El pensamiento moral puede ser automático o manual

La cámara moderna es una maravilla de la tecnología. Un fotógrafo puede elegir el modo automático de apuntar y disparar o utilizar el ajuste manual, ejerciendo un mayor control sobre el resultado. Es una buena analogía para tener una aproximación simplificada a los dos tipos de pensamiento moral: automático y manual .

Los investigadores Baba Shiv y Alexander Fedorikhin demostraron esto en un experimento en 1999. En su estudio, se les dijo a los participantes que memorizaran un número, caminaran por un pasillo y le dijeran a un evaluador el número. A la mitad de los participantes se les dio un número de dos dígitos para memorizar, a la otra mitad un número de siete dígitos. Claramente, el segundo grupo tenía la mayor tarea cognitiva.

En el pasillo, se les indicó a los sujetos que tomaran una de las dos opciones de bocadillos, ya sea una fruta saludable o una rebanada de rico pastel de chocolate. Resultó que aquellos con una carga cognitiva más alta tenían un 50 por ciento más de probabilidades de optar por el pastel de chocolate. Esto sucedió porque estaban en modo automático . En otras palabras, se guiaron por la intuición y la emoción.

Nuestro modo automático solo se preocupa por lo que podemos conseguir en el momento. En este caso, los ricos encantos del pastel fueron difíciles de resistir. El modo automático se construye a partir de nuestras respuestas acumuladas moldeadas por genes, experiencias culturales, así como por ensayo y error.

Sin embargo, el modo manual funciona de manera diferente. En él, el razonamiento y el pensamiento juegan un papel fundamental. El modo manual controlado reflexiona sobre los beneficios a corto y largo plazo. Entonces, en el experimento de Shiv y Fedorikhin, les recordó a los participantes con cargas cognitivas más bajas que la fruta era mejor para ellos.

La lección general aquí es clara: el pensamiento automático conduce a más errores pero permite una toma de decisiones más fácil, sin sobrecargar la mente consciente. Igualmente, como vimos con los participantes que tenían que recordar siete dígitos, el modo automático es una opción alternativa cuando el modo manual está ocupado.

Conclusión: en una sociedad estresada, es más común usar el pensamiento moral automático que detenerse en el manual. Es una visión muy similar al «Pensar rápido, pensar despacio» de Daniel Kahneman.

Ayudamos a aquellos con quienes nos sentimos conectados

Imagina que estás caminando en un parque, vestido con ropa muy muy cara. Ves a un niño ahogándose en un estanque. Teóricamente, sería bastante fácil salvar la vida del niño sumergiéndote, pero destruirías tu ropa en el proceso. Por supuesto, ese no es un dilema real: elegirías al niño sobre tu ropa cada vez (o eso espero).

La verdadera pregunta es, en primer lugar, por qué es moralmente aceptable gastar tanto en un traje. Quizás el dinero podría haber sido utilizado por una organización benéfica para todo tipo de cosas, salvando a muchos más niños.

Existe la misma dinámica para la empatía. Resulta que la fuerza de la empatía está determinada por dos factores: la distancia física y la conexión personal.

El autor y su colega Jay Musen llevaron a cabo un experimento para investigar más a fondo esta relación. Se pidió a los participantes que imaginaran dos escenarios.

En el primero, se pidió a los sujetos que se imaginaran de vacaciones en un país y experimentando un tifón catastrófico. En el segundo, los sujetos visualizaron tener un amigo allí que les dio una transmisión audiovisual en vivo de las secuelas. De aquellos que se proyectaron físicamente en la escena, el 68% dijo que estaba moralmente obligado a ayudar a esa zona devastada, en comparación con solo el 34% del grupo que conoció la historia en directo a través de un amigo.

El mismo fenómeno se puede presenciar en escenarios del mundo real. Por ejemplo, en 1987, una niña de 18 meses se cayó a un pozo en Texas. Estuvo atrapada allí durante casi 60 horas. En apoyo del esfuerzo de rescate, su familia recibió más de 700.000$ de extraños. Felizmente, el niño fue rescatado por los servicios de emergencia.

Pero lo interesante es que el dinero donado podría haber salvado la vida de miles de personas que mueren en países en desarrollo. Entonces, ¿por qué se dio solo por esta causa?

Sentimos la responsabilidad de ayudar debido a nuestros sentimientos de ansiedad y culpa, pero solo si sentimos una conexión con el caso. Cuando nuestros vínculos con el evento son más débiles, nos sentimos menos obligados a actuar porque sentimos más distancia, incluso si el desastre es de mayor escala.

Un enfoque pragmático de los derechos y valores

Uno de los debates más polémicos del mundo actual gira en torno al aborto. En términos generales, los defensores del derecho a decidir y los defensores de la vida justifican sus puntos de vista analizando los derechos y deberes .

Los defensores de la elección ven el aborto como una faceta de los derechos de las mujeres; por supuesto, deberían poder tomar decisiones sobre sus cuerpos. Del mismo modo, los pro-vida afirman oponerse al aborto debido a su deber de proteger toda vida.

Por tanto, estos dos argumentos se basan en dos conceptos completamente diferentes. Como resultado, el único terreno común que pueden debatir es la cuestión de cuándo comienza realmente la vida.

Los argumentos pro-vida se centran en el potencial de la vida humana que pone fin al aborto. Para la mayoría de los pro-vida, la vida de una persona comienza en la concepción, el momento en que el esperma y el óvulo se fusionan.

Los defensores de la elección, por otro lado, no creen que la vida comience en la concepción, sino más bien cuando un feto tiene una conciencia básica, lo que significa que tienen una conciencia de su cuerpo y pueden sentir dolor. Pero centrarse en cuándo comienza la vida en realidad no responde a la pregunta de por qué exactamente está o no el aborto precoz moralmente justificado.

En este caso, el utilitarismo puede ofrecer una forma pragmática de abordar el debate. En lugar de preocuparnos por cuándo comienza la vida, deberíamos plantearnos cuestiones morales. Por ejemplo, ¿la prohibición del aborto afectaría a la sociedad en su conjunto de manera positiva o negativa?

Si se prohibieran los abortos, ¿qué pasaría? Quizás las personas alterarían su comportamiento sexual, a pesar de ser una parte satisfactoria de la vida. Además, algunas mujeres pueden buscar abortos ilegales o viajar al extranjero, lo que podría ser peligroso. Y, finalmente, algunas mujeres pueden dar a luz a bebés a los que no están en condiciones de cuidar adecuadamente, ni emocional ni económicamente.

Mientras tanto, sin abortos, nacerían más bebés. También podrían experimentar la felicidad, aumentando así técnicamente la felicidad general en el mundo. Pero entonces, en la misma medida, ¿no deberíamos prohibir también los anticonceptivos y la abstinencia, que también impiden que nazcan los bebés? De hecho, ¿sería el imperativo moral para los adultos extraer la mayor cantidad posible de bebés felices? Esta parece una exigencia demasiado dura. También se podría argumentar que la posibilidad de abortos conduce a un aumento de las relaciones sexuales nocivas, por ejemplo, entre adolescentes que aún no están preparadas para ello. Pero no está claro si prohibir los abortos reduciría realmente la cantidad de sexo dañino, porque presumiblemente los adolescentes que son más maduros y conscientes de sus elecciones también son los más propensos a ser sexualmente activos. Con base en este razonamiento, parece que los defensores de la elección tendrían bases mucho más sólidas para su perspectiva, ya que la posibilidad de un aborto legal maximiza la felicidad de la sociedad en general.

Major debates like these continuously swirl around us, whether they’re over abortion, laws, taxes, healthcare, capital punishment, marriage equality, gun control or immigration policies. A better understanding of moral psychology can help us make progress even in these challenging debates.

El mensaje clave de este libro:

El sentido de moralidad de la humanidad se basa en la evolución y las experiencias culturales. A menudo respondemos a las situaciones que nos rodean de forma automática, sin realmente pensar en ellas. Pero cuando se trata de dilemas morales, esto no conducirá al mejor resultado. Dar prioridad a nuestros propios intereses a menudo conduce a peores resultados que la cooperación y también resulta en la tragedia de los comunes. Por eso es necesario un razonamiento moral cuidadoso, especialmente cuando se trata de temas polémicos e impactantes.

Enfréntate a tu ignorancia y anima a los demás a hacer lo mismo

Los controvertidos problemas morales del mundo real, como el calentamiento global y el sistema de salud, son muy complejos. A pesar de eso, las personas a menudo mantienen opiniones firmes sobre estos temas incluso cuando no comprenden los fundamentos. ¿Quizás eres uno de ellos? Oblíguese a justificar por qué no está de acuerdo con una política específica y, si tiene dificultades, acepte su ignorancia al respecto. Como resultado, incluso puede ser más receptivo a las opiniones de los demás.