muhimu.es

La vida no es un juego de azar. No es un casino donde invertir tus días. Es una obra de arte para contemplar y crear. Siente, ama, crea.

¿Es posible sentir una empatía social y global? Retos para una nueva ciudadanía activista 1

¿Es posible sentir una empatía social y global? Retos para una nueva ciudadanía activista

Actualizado el martes, 25 junio, 2024

✅ En este artículo conocerás sobre cómo la empatía social puede ayudarnos a ser más felices como individuos y como sociedad. Pero si te necesitas descubrir muchas más claves prácticas, no te pierdas los retos formativos de Diseño Social EN+

Enciende cualquier canal de noticias, abre una aplicación de noticias o un sitio web, y probablemente te enfrentará a las innumerables catástrofes que tienen lugar en todo el mundo. Si eres como la mayoría de las personas, no podrás evitar verte afectada por estas historias. Y cuando se trata de tragedias infligidas por malas personas, quizás te preguntes cómo alguien puede cometer crímenes tan horribles.

Parece que esas personas carecen de una cualidad importante: la empatía. Después de todo, es lo que nos hace compartir el dolor de otra persona y nos impide infligirlo a los demás.

PACIFISMO LGBT T-Shirt
Paz T-Shirt - Camisetas Orgullo Crítico
PACIFISMO LGBT T-Shirt
Paz T-Shirt – Camisetas Orgullo Crítico

Empatía social

Como seres humanos, necesitamos comprender a los demás y ser entendidos por ellos a su vez. La empatía crucial para nuestra supervivencia y bienestar como individuos y como comunidades. Sin embargo, ver el mundo desde el punto de vista de otra persona es una habilidad que les resulta mucho más fácil a unos que a otros. ¿Por qué algunas personas son capaces de ver el mundo desde una multiplicidad de perspectivas mientras que a otre les cuesta imaginar cómo se sentiría la vida para alguien de un género, raza o cultura diferente?

La respuesta está en los distintos grados de empatía social de las personas. Hoy os traemos un avance de los retos formativos de Diseño Social EN+, en concreto, las claves que autora Elizabeth Segal y que explican el papel de los aspectos sociales de la empatía: cómo podemos aprender a ponernos en el lugar de los demás, los miedos y las estructuras de poder que nos impiden hacerlo, y los beneficios para nosotros y la sociedad.

A la mayoría de las personas les resulta fácil ser empático a nivel individual, pero la empatía social requiere habilidades especiales y por ello un activista o emprendedor social debería formarse adecuadamente. Significa considerar el contexto más amplio de la vida de otras personas y las circunstancias sociales e históricas que dieron forma al presente. Pero una vez que entendemos los bloqueos de la empatía, podemos tomar medidas para superarlos y construir una sociedad mejor utilizando la empatía social. 

¿Es posible sentir una empatía social y global? Retos para una nueva ciudadanía activista 2
Empatía vs Aprobación

La empatía social analiza un contexto más amplio de cada situación

En agosto de 2005, cuando el huracán Katrina azotaba a Nueva Orleans, el ciclo de noticias puso el foco en los saqueos. Las imágenes de personas robando comida, agua y ropa de las tiendas se volvieron virales. Como era de esperar, los expertos y periodistas televisivos condenaron a estas personas como criminales. 

En los días posteriores a la crisis, algunos periodistas adoptaron un enfoque más matizado y discutieron el saqueo no como un delito sino como resultado de la desigualdad estructural. Describieron el abandono histórico que sufrieron los diques, el efecto del abandono en las comunidades más pobres de Nueva Orleans y generaciones de discriminación racial. 

A diferencia de los expertos que se apresuran a señalar con el dedo y asignar culpas con juicios de valor superficiales, los periodistas que profundizarón en la situación personal que estaban sufriendo esos ciudadanos, experimentaron un proceso de empatía social que les llevo a ir más allá del juicio rápido. 

La empatía juega un papel en todos los niveles de interacción social. La empatía interpersonal ocurre entre individuos, y es lo que generalmente queremos decir cuando hablamos de empatía en la vida cotidiana. Lo tenemos en cuenta cuando decimos cosas como «Siento tu dolor». La empatía interpersonal incluye compartir los sentimientos de la otra persona, tomar su perspectiva y, al mismo tiempo, comprender que le está sucediendo a ella, no cómo te sentirías tú en lugar.

Pero la empatía es más que preocuparse por los sentimientos de una persona. Puede tener una visión más amplia y considerar las experiencias de comunidades enteras. Ahí es donde entra la empatía social. Es la capacidad de comprender a los grupos sociales tomando conciencia de su vida cotidiana y su contexto histórico. 

Todo se reduce a la toma de perspectiva. En pocas palabras, es lo que queremos decir con caminar una milla en los zapatos de otro. Pero con demasiada frecuencia, en lugar de imaginar cómo sería para otra persona en diferentes circunstancias, simplemente imaginamos lo que significaría la experiencia para nosotros tal como somos. Es por eso que algunas personas dicen que nunca recurrirían al saqueo: no han dado el salto mental completo de colocarse en medio de un desastre con su pasado de abandono y desprecio por parte de la sociedad, sino que solo están pensando en lo que harían en su cómoda situación actual y con su bagaje de integración y reconocimiento social.

La empatía social nos ayuda a superar esta limitación. Con empatía social, miramos el contexto para poder comprender las experiencias de otros grupos. El contexto incluye eventos históricos, así como los desafíos y obstáculos que experimenta el grupo (y quizás por ello requiere de la formación específica que comentábamos antes pero que todos podemos realizar). 

Desde una perspectiva socialmente empática, caminar en los zapatos de otro significa comprender (hasta donode es posible) lo que sucedió antes y condujo a las experiencias que la comunidad está teniendo ahora. Por ejemplo, incluye pensar en cómo la esclavitud ha dado forma a las experiencias que los afroamericanos tienen hoy.

¿Es posible sentir una empatía social y global? Retos para una nueva ciudadanía activista 3
Responsabilidad Social

La empatía promueve un comportamiento positivo y nos hace más felices

¿Alguna vez tuviste que trabajar en un proyecto grupal? Si es así, probablemente hayas experimentado una situación en la que una persona casi nunca se presenta a las reuniones y hace menos trabajo que los demás. Bastante molesto, ¿verdad? Nadie podía culpar a los otros miembros del grupo por pensar o comportarse mal con él.

Pero, ¿qué pasa si te enteras de que ha estado ausente porque tiene un hijo enfermo? Si eres como la mayoría de las personas, estarías más inclinado a dejarle un poco de holgura y brindarle más apoyo. Eso es la empatía en acción. Cuando tenemos empatía, es más probable que perdonemos a los demás y pasemos por alto sus faltas. Y también, estamos más dispuestos a ayudarlos.

La empatía promueve el buen comportamiento, lo que los psicólogos llaman comportamiento prosocial. Son las buenas obras que haces por los demás: actos de bondad, trabajar por una buena causa, cualquier tipo de interacción positiva entre las personas.

De hecho, la empatía promueve la cooperación entre las personas. La cooperación significa trabajar juntos de una manera que beneficie a todos los involucrados. La empatía ayuda porque es lo que nos permite comprender las situaciones de los demás y, de esta manera, minimizar los malentendidos. Cuando aumentamos la empatía social, creamos comunidades más solidarias y cohesionadas.

Pero no termina ahí. La empatía es clave para la prosperidad humana. Nos permite desarrollar nuestras capacidades más elevadas como individuos: prosperar y lograr grandes cosas. Esto se debe a que desarrollar la empatía te ayuda a navegar en situaciones sociales y eso aumenta el bienestar y la competencia.

La empatía también te hace más feliz. La investigación muestra que no solo se beneficia el receptor de la empatía, sino también la persona empática. Puede que no sea tan sorprendente que hacer el bien por los demás te haga sentir bien. Probablemente hayas experimentado muchas veces ese cálido resplandor de hacer algo bueno por otra persona.

Pero hay más. Funciona no solo a nivel individual, sino también a nivel social. Un informe anual que estudió los niveles de felicidad en 150 países mostró que los niveles más altos de felicidad no estaban conectados con la prosperidad económica de un país, como era de esperar. De hecho, a pesar de la creciente prosperidad, los niveles de felicidad en Estados Unidos se han ido hundiendo. La felicidad tiene más que ver con altos niveles de apoyo social, sentimientos de libertad y confianza en el gobierno y las instituciones. Las sociedades tienden a ser más felices cuando la empatía social guía las políticas. Cuando no es así, surgen problemas sociales. 

¿Es posible sentir una empatía social y global? Retos para una nueva ciudadanía activista 4
¿Es posible sentir una empatía social y global? Retos para una nueva ciudadanía activista 13

Ver a las personas como los otros bloquea nuestra empatía

Cuando el SIDA se convirtió en una epidemia en los Estados Unidos en la década de 1980, el gobierno tardó notablemente en responder. De hecho, la administración Reagan adoptó una política para no mencionar el sida en absoluto. ¿La razón? Los grupos más afectados, los hombres homosexuales y los usuarios de drogas intravenosas, tenían mucho estigma social, especialmente en ese momento. No fue hasta que la atención nacional se centró en la historia de un niño que contrajo la enfermedad a través de una transfusión de sangre que el gobierno comenzó a implementar políticas destinadas a ayudar a quienes la padecían. 

¿Por qué la diferencia en la respuesta? Todo se reduce a una tendencia humana: el miedo a la diversidadCuanto más percibimos a alguien como otro, más débil es la conexión empática.

Los psicólogos usan los términos endogrupo y exogrupo para describir cómo las personas perciben la diferencia. Aquellos a quienes vemos como como nosotros son el grupo interno , y aquellos a quienes vemos como diferentes son el grupo externo . Es una división que afecta muchas áreas de la vida, desde por quién vota, hasta el vecindario donde vive y el equipo deportivo que sigue. 

Y las lealtades grupales tienden a ser fuertes. Las personas desarrollan favoritismo por su grupo interno y prejuicios contra el grupo externo, incluso cuando los grupos son completamente arbitrarios, como los niños en la escuela que se colocan en el equipo azul y el equipo verde. Los lazos son aún más fuertes cuando las similitudes están vinculadas a significados o a rituales.

Las lealtades dentro del grupo son profundas. Incluso aparecen en las imágenes cerebrales. Los neurocientíficos han descubierto que el cerebro responde de manera diferente a las personas que percibimos como diferentes a nosotros; nuestras respuestas empáticas son diferentes.

¿Es posible sentir una empatía social y global? Retos para una nueva ciudadanía activista 5
¿Es posible sentir una empatía social y global? Retos para una nueva ciudadanía activista 14

No hay duda de que la diversidad puede ser una barrera para la empatía. Afortunadamente, la empatía también puede ayudarnos a superar barreras. Cuanto más desarrollemos nuestras habilidades empáticas, más podremos deshacernos de nuestros prejuicios hacia aquellos que consideramos diferentes.

Una forma en que esto se puede desarrollar es simplemente aumentando sus interacciones con personas que son diferentes a ti. Por ejemplo, si vives en una comunidad diversa, te encontrarás con personas que son diferentes a diario. Significa que constantemente tienes experiencias en las que tu lealtad a tu grupo estrecho pasa a un segundo plano, y desarrollas nuevas vías neurológicas en tu cerebro que te ayudan a ver a esos otros con menos etiquetas grupales.

La alteridad se usa en el sentido filosófico para nombrar los intereses de un otro. Significa que existe una división entre el “yo” y el “otro”, o entre “nosotros” y “ellos”, en la que el “otro” tiene distintos intereses, costumbres o tradiciones a las del “yo”. Por lo tanto es necesario ponerse en su lugar, tomado en cuenta la perspectiva ajena. Es una representación de la voluntad que existe para el entendimiento, propicia el diálogo y las relaciones pacíficas.

¿Es posible sentir una empatía social y global? Retos para una nueva ciudadanía activista 6
¿Es posible sentir una empatía social y global? Retos para una nueva ciudadanía activista 15

El poder reduce tu empatía

Antes de que Barack Obama se convirtiera en presidente de los Estados Unidos, escribió un libro titulado The Audacity of Hop . Allí, explicó cómo la empatía era el núcleo de sus valores morales y expresó su convicción de que debería ser fundamental para la toma de decisiones. Es un ejemplo de una persona poderosa firmemente del lado de la empatía.

Desafortunadamente, es bastante raro entre quines obtentan el porder. Mucho más común es la opinión expresada por el presidente Donald Trump, quien ya era un hombre poderoso en 2012 cuando dijo en la Conferencia Nacional de Triunfadores que cuando alguien te ataca hay que devolverle el doble de golpe. No hay mucho espacio para la empatía en este enfoque.

Ese es el efecto que tiene el poder con demasiada frecuenci ay las personas en la cima de las jerarquías tienden a ser menos empáticas. Una razón es que las personas poderosas simplemente no necesitan prestar mucha atención a las necesidades de los demás o al contexto social ya que dificilmente se identifican o quieren indentificarse con personas de clases sociales inferiores a la suya. Por ello, las personas en el poder a menudo recurren a los estereotipos para facilitarles la vida, ya que es una forma rápida de juzgar a las personas en contextos que desconocen. 

No solo eso, sino que el poder también tiende a impedir una de las habilidades más importantes para la empatía: la toma de perspectiva. Aunque estos puntos están desarrollados con detalle en las microformaciones de diseñosocial.com, veremos aquí un resumen de las dos principales.

Primero, el poder tiene un efecto desinhibidor. Si alguien se siente seguro y en control, se siente más libre para hacer lo que sea que satisfaga sus necesidades y deseos. 

¿La otra razón? Los que están en el poder tienden a centrarse en sí mismos y en sus propias experiencias en lugar de en los demás. Están demasiado interesados ​​en sí mismos como para hacer el esfuerzo de adoptar la perspectiva de otra persona.

Pero la buena noticia es que Obama no está solo en su celebración de la empatía. Desde el líder de los derechos civiles Martin Luther King Jr. hasta la reformadora social Frances Perkins, la historia está llena de ejemplos de personas poderosas que trabajaron para mejorar la vida de los demás. Demuestra que el poder no tiene por qué estar en conflicto con la empatía.

¿Es posible sentir una empatía social y global? Retos para una nueva ciudadanía activista 7
¿Es posible sentir una empatía social y global? Retos para una nueva ciudadanía activista 16

El estrés afecta la empatía

Imagina que es el último día antes de la fecha límite para un gran proyecto. ¿Siente un subidón de adrenalina y una sensación de mayor concentración cuando te sientsa en su escritorio y se pone a trabajar? Lo más probable es que la respuesta sea sí: es tu cerebro la que libera hormonas para darte la energía para hacerlo. Así es como nuestro cuerpo lidia con el estrés. 

Pero, ¿qué pasa si te quedas despierto preocupándote por la fecha límite durante semanas? Si la situación no se resuelve rápidamente, el cuerpo también libera cortisol, otra hormona. Ayuda a producir más recursos y, lo que es más importante, cierra las funciones que no son esenciales para la supervivencia. En lugar de una explosión de energía y concentración, obtienes niebla mental y agotamiento, y una capacidad reducida para la empatía. Eso es lo que sucede cuando el estrés se vuelve crónico.

La empatía comienza en el cuerpo. Cuando ve o simplemente imagina el comportamiento de los demás, siente sus reacciones emocionales. Esto desencadena reacciones físicas similares en su propio cuerpo, sin siquiera darse cuenta. Entonces tu cerebro lo procesa y le da significado. En ese momento, la conciencia mental puede entrar en acción y empezar a pensar en la experiencia de la otra persona.

Si algo compromete el funcionamiento del cerebro, esta cadena se interrumpe y la empatía se bloquea. Es por eso que el estrés crónico es tan dañino para la empatía: cambia el funcionamiento del cerebro.

Y no se trata solo de plazos individuales. El estrés crónico también es un problema social. A menudo es causado por las condiciones en las que vive la gente. Considera la pobreza. En los Estados Unidos, la nación más rica del mundo, aproximadamente una de cada siete personas se encuentra oficialmente como viviendo en la pobreza.

Al igual que el estrés en general, la pobreza es perjudicial para la salud: aumenta el riesgo de enfermedad cardíaca y cáncer, solo para empezar. Vivir en la pobreza afecta el desarrollo del cerebro de todos, pero especialmente de los niños.

Pero la buena noticia es que proporcionar estimulación intelectual a los niños contrarresta los efectos. Desarrolla las habilidades neuronales necesarias para la empatía. Por lo tanto, existe una intervención clara que puede mejorar la empatía en cada nueva generación: garantizar que los niños sean educados en un entorno estimulante.

Aún así, si la pobreza no lleva a la exclusión social, también hay evidencias de que pertenecer a una clase social más baja en realidad aumenta la empatía. Las investigaciones muestran que las personas de clases sociales de bajos ingresos están más sintonizadas con el contexto social, más interesadas en relacionarse con los demás y muestran una mayor precisión en la lectura de las emociones de las personas.

¿Es posible sentir una empatía social y global? Retos para una nueva ciudadanía activista 8
¿Es posible sentir una empatía social y global? Retos para una nueva ciudadanía activista 17

Para ser empático, las religiones deben incluir la tolerancia

Echa un vistazo de cerca a cualquiera de las principales religiones del mundo y encontrará alguna versión de la Regla de Oro. Es el que te dice que trates a los demás como te gustaría que te trataran a ti mismo. El cristianismo, el judaísmo, el islam, el hinduismo y el confucianismo adoptan alguna versión de él en sus enseñanzas.

Para muchas personas, el estímulo para cuidar a las personas y ayudar a otros es uno de los aspectos más positivos de la religión.

Y, sin embargo, algunas de las peores atrocidades del mundo se han cometido en nombre de la religión.

¿Cómo puede ser esto?

Bueno, es complicado. Las religiones pueden corromperse por muchas razones, y cuando lo hacen, se pierde la empatía.

Reglas como «ama a tu prójimo como a ti mismo» hacen mucho para promover el buen comportamiento y, a menudo, la empatía es parte de la motivación. 

Pero la religión también tiende a fomentar el tribalismo y promover la alteridad. Esto puede tomar la forma de exclusión. Puede ser tan simple como un club que solo permita a miembros que practiquen una religión determinada. Pero también se puede ampliar para justificar el uso de la fuerza contra los no creyentes. Las infames cacerías de brujas son solo un ejemplo histórico.

Aún así, puede ir en ambos sentidos. Los valores religiosos se han utilizado para justificar la esclavitud, pero también su abolición.

El problema con las religiones es cuando se vuelven demasiado dogmáticas. Eso generalmente involucra algunos factores. Primero, es cuando una religión afirma tener acceso a la única verdad absoluta. En segundo lugar, comienza a exigir una obediencia ciega a la verdad absoluta, sin permitir ningún tipo de disensión. Y por último, puede conducir a la convicción de que el santo propósito justifica cualquier medio para lograrlo. ¿El resultado? Violencia y dominación.

Todo se reduce a la diferencia entre religiones exclusivas e inclusivas, y el elemento crucial es, una vez más, la toma de perspectiva. Como recordarás, es un componente clave de la empatía.

Cuando se trata de creencias religiosas, adoptar una perspectiva significa reconocer la posibilidad de que haya otras religiones que son igualmente importantes para otras personas y tienen derecho a un respeto igualitario. En una palabra: tolerancia.

Al final, el problema no es la religión como tal, sino las posiciones extremistas, aceptadas acríticamente. Solo piense en los nazis: la suya no era una ideología religiosa, pero ciertamente era extremista.

¿Es posible sentir una empatía social y global? Retos para una nueva ciudadanía activista 9
¿Es posible sentir una empatía social y global? Retos para una nueva ciudadanía activista 18

La tecnología puede ayudarnos a ser más empáticos (o no)

Si alguna vez participó en una discusión en Internet, es posible que se haya encontrado con un troll. Los trolls de Internet son personas que publican cosas en línea solo para causar interrupciones y ofensas. Al leer esas publicaciones, probablemente haya notado lo molestos que son, a menudo persiguiendo a personas que ya sufren de desigualdades sociales, por ejemplo, atacando a personas de color, mujeres y personas LGBTQ.

El trolling es un claro ejemplo de falta de empatía, y es el anonimato de Internet lo que permite a los trolls hacer su trabajo desagradable. Es una de las desventajas de la tecnología en lo que respecta a la empatía: amplifica su ausencia en nuestra sociedad. Pero no es el único efecto de la tecnología en la empatía.

Cuando los investigadores preguntan sobre la relación entre tecnología y empatía, el área en la que a menudo se centran es la comunicación (y por ello la formación específica de comunicación ética que desarrolla Diseñ Social). Después de todo, ahí es donde la empatía es clave y fundamental para la forma en que la mayoría de nosotros usamos la tecnología todos los días.

Entonces, ¿la tecnología daña o ayuda a las relaciones humanas?Afortunadamente contamos con estudios para investigar el efecto de la comunicación en línea en las relaciones cara a cara. La buena noticia es que descubrió que conectarse con alguien en línea no reducía la comunicación en persona. Además, si ya conoce a la persona, ponerse en contacto en línea aumenta las posibilidades de que se conecte fuera de línea, y su relación probablemente mejorará.

También funciona con personas que no conoce. Una forma en que la tecnología puede mejorar la empatía es a través de comunidades en línea. Por ejemplo, para las personas que padecen una enfermedad, los miembros de los grupos de apoyo en línea desarrollan la empatía al generar confianza dentro de la comunidad y al compartir información y experiencias. La confianza aumenta la empatía y la empatía aumenta la confianza, y todos se benefician. Funciona porque los participantes de la comunidad se convierten en un grupo y, como hemos aprendido, naturalmente sentimos más empatía por aquellos que forman parte de nuestro grupo.

Y no es solo para adultos. Conectarse a través de las redes sociales puede beneficiar el desarrollo de los adolescentes. Aunque puede ser dañino a través de fenómenos como el ciberbullying, también ayuda a mantener relaciones fuera de línea, brinda apoyo de sus compañeros y beneficia su sentido de identidad.

Aún así, la investigación también mostró que a veces el uso de Facebook se asoció con estados de ánimo bajos y bajos niveles de satisfacción con la vida para los jóvenes. Entonces, está claro que la tecnología no puede reemplazar la comunicación cara a cara. Es más probable que refleje lo que ya está sucediendo en la vida real. Puede fortalecer las relaciones sólidas, pero no puede mejorar lo que no existe.

¿Es posible sentir una empatía social y global? Retos para una nueva ciudadanía activista 10
¿Es posible sentir una empatía social y global? Retos para una nueva ciudadanía activista 19

¿La empatía social puede ayudar a crear un mundo mejor?

En 2016, un impactante video de un niño de cinco años rescatado de un edificio bombardeado en Alepo, Siria, se volvió viral. Fue visto por millones y dio lugar a fuertes sentimientos. Para muchas personas, esos sentimientos incluían dolor y miedo por el niño e imaginar cómo debe ser para él.

Pero para muchos otros, la preocupación fue más allá. Es posible que se hayan preguntado cómo era la vida de un niño en una ciudad devastada por la guerra, cómo la estaban experimentando todos los demás grupos y las razones sociales y políticas de la violencia. 

Cuando las personas adoptan una visión más amplia y tratan de comprender una situación social desde múltiples perspectivas, se sienten más inclinadas a luchar contra la injusticia.

Ahí es donde entra la empatía social.

Para participar plenamente en todos los aspectos de la empatía, necesitamos tanto la empatía interpersonal como la empatía social. El primer paso es desarrollar la empatía interpersonal. Y luego, podemos aprovechar esas habilidades para volvernos socialmente empáticos.

El vínculo crucial entre los dos es la atención al contexto.

Prestar atención al contexto es algo que hacemos todo el tiempo, así es como funciona nuestro cerebro. En un estudio sobre esta clave de la empatía, a los participantes se les mostraron videos de una aguja inyectada en un brazo. A un grupo no se le dio ninguna explicación y al otro se le dijo que es un video de una biopsia tomada de una mano anestesiada. La respuesta diferenciada de sus cerebros mostró cómo el contexto afecta cómo respondemos a lo que vemos.

Donde la empatía social se diferencia de la empatía interpersonal es en la escala del contexto. El autor lo llama toma de perspectiva macro. Es lo que hacemos cuando pensamos no solo en los sentimientos de un individuo, sino también en cómo sería ser parte de un grupo social completamente diferente, ya sea de raza, género o cultura. No solo tomamos la perspectiva de una persona del grupo y sentimos su dolor, sino que consideramos la situación desde la perspectiva de muchos otros en todo tipo de circunstancias diferentes.

La empatía social está en el centro de las políticas públicas que mejoran la vida de las personas. Otorgar a todos el derecho al voto, crear seguridad social y legalizar el matrimonio entre personas del mismo sexo son solo algunos de los ejemplos. Lo que tienen en común es la comprensión y la conciencia de la vida de otras personas.

¿Es posible sentir una empatía social y global? Retos para una nueva ciudadanía activista 11
¿Es posible sentir una empatía social y global? Retos para una nueva ciudadanía activista 20