El poder del ritual o cómo convertir las actividades cotidianas en prácticas conmovedoras 1

El poder del ritual o cómo convertir las actividades cotidianas en prácticas conmovedoras

La sociedad solía organizarse en torno a rituales guiados por la religión. En las comunidades cristianas, por ejemplo, los domingos estaban reservados para una sola cosa: ir a la iglesia. Ahora, la gente de todo el mundo se está alejando de la religión organizada en números cada vez mayores. Simplemente salga de su puerta un domingo y eche un vistazo. Es posible que vea gente comprando periódicos, paseando a sus perros, haciendo cola para desayunar o volviendo a casa después de una noche de fiesta.Y tal vez, solo tal vez, verás a algunas personas dirigiéndose a misa.

Pero un mundo más aconfesional no tiene por qué ser necesariamente menos espiritual. Lo sagrado y lo trascendental no solo existen en iglesias, sinagogas, templos y mezquitas. Se pueden encontrar en todas partes y cualquiera puede acceder a ellos. Simplemente necesitamos aprender a invitar a experiencias trascendentales a nuestras vidas y profundizar las prácticas sagradas en las que ya participamos.

Os contaremos las claves desveladas por Casper Ter Kuile en su libro The Power of Ritual: Turning Everyday Activities into Soulful Practices. Veresmos cómo se celebran las muchas formas creativas y colaborativas en que se practican los rituales espirituales aconfesionales en la sociedad contemporánea. También te mostrarremos cómo descubrir y cultivar sus propias prácticas rituales únicas.

aconfesional
adj. Que no pertenece ni está adscrito a ninguna confesión religiosa.

La vida puede ser espiritual sin ser religiosa. De hecho, los rituales más sagrados y significativos son a menudo los que creamos nosotros mismos. Tu caminata matutina, su sesión semanal de yoga e incluso mantener una charla profunda compartiendo un buen café con un amigo, pueden tener un propósito espiritual , si los practica con intención. En caso de duda, recuerda las palabras del rabino Irwin Kula: «Toda tradición fue una vez una innovación».

El poder del ritual o cómo convertir las actividades cotidianas en prácticas conmovedoras 2

La sociedad se está volviendo cada vez más aconfesional

Para la mayoría de las personas, completar un formulario de censo es bastante sencillo. Después de todo, no es difícil recordar tu propio cumpleaños. O escriba su dirección. O tu trabajo. Pero hay una sección que puede ser un poco más problemática: la religión.

¿Qué casilla marcas si uno de tus padres es judío y el otro hindú? Si te criaron yendo a la escuela dominical pero no has puesto un pie en una iglesia desde que eres mayor de edad ¿deberías poner una marca en la casilla etiquetada como católico? ¿Y dónde está la casilla para las personas que fueron rechazadas por su religión debido a su expresión de género u orientación sexual?

Según los datos del censo de 2019, el 26% de los estadounidenses se consideran agnósticos o ateos. Entre las generaciones más jóvenes, el alejamiento de la religión organizada es aún más pronunciado. El 40% de los millennials estadounidenses afirman que no se adhieren a ninguna religión específica. 

Como sociedad, simplemente parece que estamos menos interesados ​​en la religión que nunca. Pero aunque las iglesias, sinagogas, templos y similares imparten instrucción religiosa, eso no es todo lo que ofrecen.

Tradicionalmente, las instituciones religiosas construyen una comunidad en torno a valores compartidos. Sus rituales marcan importantes eventos de transición en la vida, como nacimientos, matrimonios y muertes. También son lugares donde las personas pueden obtener refugio, asesoramiento y apoyo.

Y aunque muchos de nosotros hemos decidido que no necesitamos la religión,  necesitamos comunidad, ritual y significado. De hecho, es posible que necesitemos estas cosas ahora más que nunca.

En el mundo occidental, el aislamiento social alcanza proporciones epidémicas. Es más probable que vivamos solos que en un hogar multigeneracional. Es más probable que vivamos lejos de parientes, en lugar de en el camino de la casa en la que crecimos. Es más probable que nos mudemos con regularidad, en lugar de establecernos en un vecindario a largo plazo. 

Y esto es motivo de alarma porque la soledad es perjudicial para la construcción social y también para la salud. Las investigaciones muestran que puede provocar adicción, violencia, depresión, ansiedad y suicidio. 

En un análisis de más de 80 estudios, American Psychologist concluyó que el aislamiento social es más dañino que la obesidad o el hábito de fumar 15 cigarrillos al día. 

Cuando las generaciones anteriores se sintieron aisladas o a la deriva, recurrieron a las instituciones religiosas. Ahora, nos enfrentamos al desafío – y la oportunidad – de crear nuevos modos de construir comunidad, cultivar la espiritualidad y practicar el ritual. 

El poder del ritual o cómo convertir las actividades cotidianas en prácticas conmovedoras 3

La espiritualidad se manifiesta en lugares inesperados

En Europa y Estados Unidos, la asistencia a los servicios religiosos está disminuyendo. En los Estados Unidos, aproximadamente 3500 iglesias cierran cada año. Al mismo tiempo, los intensos cursos de ejercicios grupales dirigidos por líderes carismáticos que lanzan frases inspiradoras son cada vez más populares. 

¿Cómo aprovecha el capitalismo este vacio en el sentimiento de pertenencia? Veamos el programa de entrenamiento en intervalos de alta intensidad CrossFit. Los no iniciados lo describen como un culto. Los participantes habituales de CrossFit asisten a sesiones de formación que se parecen mucho a los servicios religiosos y, a menudo, forman vínculos estrechos con otros participantes. En eventos de CrossFit a gran escala, los miembros fallecidos son honrados mediante rutinas de ejercicio dedicadas a su memoria. Los CrossFitters valoran la salud y la vida limpia en la medida en que participan en el activismo comunitario contra el lobby de la comida basura. Es un ejemplo quizás muy tonto pero real: CrossFit y programas de ejercicios similares brindan comunidad y conexión en una sociedad aconfesional, posiblemente llenando el vacío dejado por las instituciones religiosas.

Usar licra y hacer burpees puede que no sea lo tuyo. Quizás no encuentres trascendencia en el gimnasio. Pero lo más probable es que lo encuentre en algún otro lugar de tu vida, tal vez cuando esté caminando, bañándose o leyendo. El truco consiste en identificar cómo y cuándo encuentras la espiritualidad de forma espontánea y cómo luego la mantienes con intención.

Por ejemplo, ¿alguna vez te has quedado sin batería en su teléfono? Después de que el pánico por perderte un mensaje de texto o un correo electrónico importante desaparece, no es raro sentirte más comprometido con tu entorno y más disfrute más de lo que está haciendo. Desconectas con lo digital y contectas con lo que te rodea. Puedes cultivar deliberadamente este sentimiento a través de un sábado sin tecnología.

En la tradición judía, el sábado es un día de descanso y reflexión. Y esta práctica milenaria puede que nunca haya sido más urgente. ¿Cuándo fue la última vez que tuviste un día de auténtico descanso? ¿Sin revisar las noticias, sin deslizarte por el scroll de las redes sociales? Intenta tomar un día de descanso de la tecnología que te conecta con el mundo exterior y empieza a conectar contodo aquello que te rodea.

Después de todo, cuando siempre estamos conectados con los demás, estamos renunciando, ante todo, a la oportunidad de conectarnos con nosotros mismos. Un día sin tecnología ofrece el espacio para meditar y reflexionar, para «desconectarnos» de los demás y conectarnos a nosotros mismos.

Según Casper Ter Kuile, ya sea para encontrar una comunidad a través del deporte, o para la meditación o para la lectura, la vida aconfesional ofrece innumerables posibilidades de experiencias espirituales. Solo debemos prestar atención a dónde se encuentran.

Cualquier texto puede ser un texto sagrado

¿Puedes nombrar un texto sagrado? Quizás estés pensando en la Biblia, el Corán o el Bhagavad Gita. Pero, y si te hubieramos preguntado:  ¿Un libro querido al que recurres en tiempos de dolor? ¿Un libro que te ayuda a entender el mundo, a conetarte con él? ¿Un libro que te ayuda a ser tu mismo?

¿Todavía dirías la Biblia? ¿O estás pensando en algún libro diferente? Seguramente sí. No se trata de qué texto lees. Se trata de cómo lo lees. Llamemos a esta práctica lectura sagrada.

Cuando los eruditos estudian detenidamente el Talmud judío o el Tripitaka budista, practican la lectura sagrada. Recurren al texto en busca de significado, matices y significado. 

Es perfectamente posible, y de hecho profundamente gratificante, tomar prestada esta metodología y aplicarla a un texto aconfesional. A esto se le llama desagregación: tomar elementos de la práctica espiritual y desacoplarlos de su contexto religioso. La separación le permite utilizar prácticas religiosas consagradas para encontrar la espiritualidad dondequiera que la busques o necesites.

Entonces, ¿cómo puedes separar las prácticas de lectura sagrada de la religión e incorporarlas a tu propia lectura sagrada? Casper Ter Kuile aporta algunos consejos:

Si es posible, lee en comunidad. La lectura sagrada es tradicionalmente una experiencia comunitaria. Los académicos leen y debaten un texto juntos. Un club de lectura, un grupo de lectura en línea, una comunidad de fan-fiction o un hilo de tumblr ofrecen espacio para que los lectores se reúnan en torno a un texto y su significado.

Lee con una mente inquisitiva. El objetivo es ir más allá de los eventos del libro y considerar sus temas y lecciones más importantes. No preguntes simplemente: «¿Por qué Anna Karenina está tan triste?» En su lugar, pregunte: “¿Qué nos enseña la infelicidad? ¿Cómo podemos lidiar con las decepciones y los arrepentimientos en la vida? «

Lee pasajes cortos con atención. Cuando lees por diversión o escapismo, está bien dejarse llevar por la historia. Pero cuando practicas la lectura sagrada, estás leyendo algo más profundo que la trama. Saborea oraciones, detente en párrafos, considera el significado más profundo detrás de cada línea de diálogo.

Finalmente, debes estar atento a la alegoría y la asociación. ¿Cómo resuenan contigo los símbolos e imágenes que ha utilizado el autor ? ¿Qué partes del texto puedes usar como trampolín para considerar tu propia vida y tus experiencias de manera más completa? 

El poder del ritual o cómo convertir las actividades cotidianas en prácticas conmovedoras 4

Haz un ritual comunitario de la hora de comer

Los humanos siempre se han reunido para comer. En tiempos prehistóricos, cuando vivíamos como cazadores-recolectores, comer juntos nos permitía poner en común nuestros recursos nutricionales. Pero a pesar de que la necesidad de compartir nuestra comida ha pasado hace mucho tiempo, todavía nos reunimos instintivamente a la hora de comer. ¿Por qué? Partir y compartir el pan construye comunidad.

Una comida compartida es más que un simple alimento. Comer les permite a todos los grupos de personas el espacio y el tiempo para reunirse, hablar, compartir historias y tratar de comprender las diferencias de los demás. No es de extrañar que tantos rituales religiosos, desde la Eucaristía cristiana hasta la ceremonia del té budista zen, se centren en la comida.

Entonces, ¿cómo puedes disfrutar de una comida espiritual? Preparándolo y participando en él con intención. Un sándwich rápido en su escritorio mientras miras los correos electrónicos del trabajo no es una comida intencional. Tampoco si te comes un plato de pasta frente a un vídeo cualquiera de YouTube. No hay nada de malo en este tipo de comidas; incluso pueden ser agradables. Pero si todas sus comidas son así, está perdiendo la oportunidad de incorporar un poderoso ritual espiritual a su rutina diaria.

En los hogares religiosos muchas comidas comienzan con una oración de agradecimiento. Este breve ritual invita a los participantes a considerar su comida, de dónde vino y quién la cultivó, así como a los demás alrededor de la mesa. Les pide que se conecten con el resto del mundo. Un breve ritual aconfesional, como un simple brindis o poeama de gratitud, puede tener el mismo efecto.

También puedes trabajar en otros rituales. Quizás todos en la mesa estén invitados a compartir algo bueno y algo malo de su día. Quizás la comida siempre termine con un juego o actividad divertida.

Durante el mes de Ramadán, muchos musulmanes ayunan durante el día. Rompen su ayuno después de la puesta del sol con iftar, una cena comunitaria festiva. Iftar no es una excepción. Sucede todas las noches durante el Ramadán. Eso es lo que pasa con los rituales: no puedes hacerlos una sola vez. Cuanto más practiques un ritual, más significativo se volverá. 

El poder del ritual o cómo convertir las actividades cotidianas en prácticas conmovedoras 5

Recupera tu vínculo sagrado con la naturaleza a través del peregrinaje

En 2013, la ciudad australiana de Melbourne asignó direcciones de correo electrónico a más de 70.000 árboles urbanos. La intención era que los residentes escribieran a estas direcciones para informar sobre ramas muertas o descuidadas. Ocurrió algo muy diferente. 

La gente empezó a escribir mensajes personales a sus árboles favoritos. Les contaron a los árboles sobre su día, les hicieron preguntas o simplemente felicitaron su belleza y la sombra que aportaban.

Como muestra esta anécdota del amor por los árboles de Melbourne, los humanos están fundamentalmente conectados con la naturaleza de una manera espiritual. Nuestras primeras religiones se formaron a su alrededor, después de todo. Nuestros antepasados ​​adoraban a deidades conectadas con elementos del paisaje o el clima. Pero aunque la naturaleza y la religión se han entrelazado durante mucho tiempo, nuestra conexión humana con la naturaleza es anterior a la religión organizada.

Pasamos tiempo al aire libre para mantenernos en forma, para tomar el sol o por el puro placer de estar en la naturaleza. Pero el tiempo al aire libre también puede ser una fuente de profunda realización espiritual. Para reavivar su vínculo espiritual con la naturaleza, tome prestada una práctica común en innumerables tradiciones religiosas: la peregrinación. 

Una peregrinación es un viaje contemplativo a un lugar sagrado. Los musulmanes peregrinan a la ciudad santa de La Meca, los hindúes al río sagrado Ganges. Pero un mochilero que viaja a un destino de ensueño también puede ser un peregrino, al igual que alguien que conduce hacia el océano para esparcir las cenizas de su amada.

Entonces, ¿qué transforma un simple viaje en una peregrinación? Una peregrinación tiene un propósito. Antes de emprender tu viaje, pregúntate cuál es st intención. ¿Quieres curarte? ¿Pedir perdón? ¿O simplemente abrirte al mundo?

El viaje en sí debe ser lo más lento y meditativo posible. ¡Tomar la ruta lenta y auténtica! Si puedes, camina en lugar de conducir; o toma un tren en lugar de volar. Dedica tiempo a prestar atención a tu entorno cambiante. Descubre qué asociaciones despiertan en usted. Si estás caminando, especialmente, piensa en este viaje como una meditación en movimiento.

Cuando llegue a su destino, camine alrededor en círculos lentos. ¿Recuerdas cómo se desarrolla el ritual mediante la repetición? Repite estos círculos tantas veces como quieras. Considera tu destino desde todos los ángulos. Y no te vayas de inmediato. Permítete experimentar cómo el espacio cambia con el tiempo a medida que las personas van y vienen, a medida que la luz se ilumina y luego se desvanece. Cada viaje puede ser una peregrinación, si lo abordas con un propósito y lo lleva a cabo con atención.

Identifica y profundiza tus rituales estacionales

Gracias a la tecnología moderna, para muchos de nosotros la vida nunca ha sido más cómoda. En lugar de sufrir las olas de calor del verano, encendemos el aire acondicionado. En lugar de temblar por el frío invernal, calentamos nuestras casas, oficinas, coches e incluso nuestros toalleros. Y la globalización significa que los aguacates y los tomates siempre están en los estantes de los supermercados.

Pero además de ser un problema para el planeta por la sobreexplotación de energía y recursos, nuestras cómodas vidas se están alejando de las estaciones. Hay una razón por la que muchos rituales religiosos, desde la Pascua hasta el Día de Santos y Difuntos, están ligados a las estaciones. Estos rituales nos ayudan a marcar el paso del tiempo y a conectarnos con el ciclo de la naturaleza. 

Mantenerte conectado con la naturaleza es una forma de mantenerse conectado con tu propia espiritualidad. Observar el paso de las estaciones a través del ritual espiritual armoniza su vida con el ritmo mismo de la naturaleza. Pero no es necesario inventar todo un conjunto de tradiciones estacionales. Es probable que los rituales potenciales ya estén integrados en tu rutina.

¿Cuál es tu temporada favorita? Dependiendo de dónde vivas, puede ser primavera, verano o la temporada de los monzones. Probablemente ya marques esta temporada con una celebración festiva. Quizás todos los veranos disfrutes de una escapada con amigos. ¿Cómo puedes convertir esta práctica en un ritual? Una forma podría ser optar por tomar sólo comida de temporada o crear decoraciones de temporada. También puede conectarse con la naturaleza incluyendo en la escapada paseos conscientes, confensiones de agradecimiento, o conectarse con la comunidad local donando alimentos sobrantes a un refugio para personas sin hogar. 

Por supuesto, no todos encuentran todas las estaciones igualmente maravillosas. Algunas temporadas pueden ser más difíciles que otras. Quizás odias los días fríos y oscuros del invierno. Quizás perdiste a alguien que amas en primavera. Es especialmente importante formar rituales que le ayuden en las temporadas difíciles. En invierno, puedes reunir a tu comunidad a tu alrededor con una noche de juegos semanal. O reservar espacio cada semana para simplemente encender una vela, tomar una bebida caliente y tomarse un tiempo para reflexionar.

La tradición cristiana se organiza en torno a un calendario litúrgico, un calendario en el que se anotan todos los días festivos, grandes o pequeños. Considera la posibilidad de crear su propio calendario litúrgico. Asigna fechas precisas para todos tus rituales estacionales, incluso si ese ritual es simplemente dar un paseo por el parque o escribir una carta sincera a un ser querido. De esta manera, tu ritual se vuelve innegociable. Es un compromiso para hacer una pausa, alejarte de tu rutina y conectar con el mundo de nuevo.

El poder de la oración está disponible para todos

¿Alguna vez te has sentido abrumado por el placer de los placeres simples, como beber agua cuando tienes realmente sed o sentir la brisa fresca en tu piel? Es maravilloso cuando estas sensaciones se apoderan de nosotros de forma espontánea. También puedes crear caminos hacia estos sentimientos, caminos a los que puedes acceder cuando los necesites.

Si eres firmemente aconfesional probablemente nunca hayas considerado orar. Eso está fuera de tu zona de confort. Pero no tiene por qué ser así. La idea de la oración aconfesional puede parecerte extraña. Pero es posible separar el acto de oración de las instituciones religiosas. Y la oración aconfesional puede ser profundamente gratificante y espiritual. Aquí hay dos formas de oración que puede adaptar para la vida aconfesional:

adoración o contemplación venerable

La primera es la adoración o la contemplación venerable. 
Tradicionalmente, el objeto de adoración era un dios. Pero el beneficio de la adoración no deriva de su objeto; proviene de contemplar activamente algo que no eres tú mismo. Salir de tu propio ser y conectarte con el mundo es un camino hacia la trascendencia. 

La adoración no necesita ser silenciosa o contemplativa. 
La filósofa Simone Weil argumentó que las actividades diarias, cuando se realizan con total atención, pueden adquirir la calidad de la oración. Una oración de adoración puede ser bailar hasta perder el sentido del espacio y el tiempo. O puede trabajas hacia un objetivo comunitario en lugar de un objetivo individual, algo como cultivar un huerto comunitario o protestar contra la injusticia.

contrición , confesión o perdón

La segunda forma de oración es la contrición
Aquí está la verdad: esta oración es mucho menos cálida y difusa que la adoración. Implica compartir acciones y pensamientos con los demás, acciones y pensamientos que quizás prefiera mantener en privado. Pero afrontar nuestros defectos nos permite trabajar en ellos. Para una máxima responsabilidad, no debe realizar una oración de contrición solo. 

Puedes realizar esta práctica a la persona a la que has ofendido. O bien compartirla en un grupo de confianza. Intenta formar un grupo de confesión, donde todos se turnen para compartir problemas, discutir errores y admitir irregularidades. ¿Suena muy raro? Considera el éxito de un grupo de confesión y testimonio compartido como Alcohólicos Anónimos. La contrición y la responsabilidad son fundamentales para el crecimiento y superación de metas.

Mantener los rituales espirituales requiere disciplina

El Dalai Lama, líder espiritual del Tíbet, dice que medita durante una hora todos los días. Ten en cuenta que el Dalai Lama tiene una agenda posiblemente más ocupada que la tuya. Es un líder mundial con reuniones a las que asistir, jefes de estado con quienes conversar y discursos de apertura que pronunciar. ¿Te preguntas cómo se las arregla para encontrar suficiente tiempo en su día para meditar durante una hora entera?

Cuando un reportero le planteó si podía reservar una hora para meditar incluso en sus días más ocupados, el Dalai Lama respondió que en sus días más ocupados, se asegura de meditar durante dos horas. ¿Por qué? Los momentos en que nos sentimos demasiado ocupados para prestar atención a nuestras prácticas espirituales son los momentos en los que más necesitamos estas prácticas.

Digamos que acaba de embarcarse en una nueva práctica espiritual, como escribir un diario todas las mañanasLas primeras veces que lo haces, ¡te sientes genial! Te estás conectando contigo mismo y reflexionando sobre tu vida de nuevas formas. Pero, tarde o temprano, la novedad desaparece. Una mañana irás mal de tiempo y usarás la excusa: mañana escribirás lo de hoy. Y así muchos días. Estarás perdiendo compromiso con tu práctica y tu ritual.

¿Cómo puedes comprometerte mejor con tus nuevas prácticas espirituales?

Para empezar, es una buena idea establecer un límite de tiempo para una nueva práctica. Es más complicado escribir diariamente si piensas «lo haré todos los días» que si piensas «lo haré durante todos los días durante este mes». Cuando acabe ese periodo de tiempo en el que has decidido establecer el compromiso puedes volver a evaluar. ¿Es esta una práctica a la que te gustaría seguir comprometiéndose? ¿O podría otra práctica o ritual satisfacer mejor tus necesidades?

También puede ser útil pensar en tus prácticas espirituales elegidas como piensas en tus viejos amigos. Ustedes se aman. Aprenden mucho los unos de los otros. Y mucho del tiempo que pasan juntos es inspirador y enriquecedor. Por otra parte, parte del tiempo que pasan juntos está bien. Quizás incluso aburrido. A veces, una velada con tu amigo más antiguo consiste en nada más que una película sin sentido y una charla ociosa. Pero eso no significa que la amistad no tenga nada más que ofrecer. 

Mediante la disciplina y la paciencia, puedes cultivar tus prácticas espirituales y convertirlas en compañeros y comodidades para toda la vida.