¿Somos solidarios por naturaleza? ¿Egoístas? La innovación social explica el comportamiento humano 1

¿Somos solidarios por naturaleza? ¿Egoístas? La innovación social explica el comportamiento humano

✅ En este artículo descubrirás algunas claves evolutivas de la innovación social. Pero si quieres descubrir mucho más, no te pierdas los retos formativos de Comunicación Social EN+


¿Cómo describirías la naturaleza humana? ¿Somos solidarios o compasivos, o somos crueles y vengativos? ¿Tenemos impulsos altruistas o somos simplemente egoístas y violentos? 

La verdad es que todo lo anterior. Los humanos son criaturas complejas. ¿Pero de dónde vienen todos estos hábitos y complejos? Bueno, todas esas cualidades sanas, horribles y francamente extrañas que nos hacen humanos fueron forjadas a través de miles de años de evolución. Específicamente, las facetas clave de la naturaleza humana surgieron durante la transición de nuestros antepasados ​​de vivir en los bosques a vivir en la sabana africana.

En este artículo os explicaremos cómo esta fase crítica de la historia humana ha dejado una impresión permanente sobre cómo pensamos, actuamos y nos relacionamos entre nosotros. Basándose en investigaciones en profundidad de los campos de la biología, la psicología y las ciencias sociales, muestran cómo una lente evolutiva puede ayudarnos a comprender incluso los aspectos más contradictorios de nuestra cultura moderna

¿Somos solidarios por naturaleza? ¿Egoístas? La innovación social explica el comportamiento humano 2

La vida en la sabana permitió un estilo de vida más social

Imagina retroceder en el tiempo seis o siete millones de años. Eres un simio parecido a un chimpancé que vive en las exuberantes selvas tropicales de África central. En el dosel del bosque, la comida es abundante, los depredadores son raros y la vida es fácil. Desafortunadamente, todo eso está a punto de cambiar.

Durante el próximo millón de años, el cambio climático y los cambios tectónicos erosionarán su hábitat de selva verde. Ya no podrás vivir en los árboles y tus descendientes tendrán que sobrevivir en las praderas abiertas de la sabana. Allá abajo, hay menos para comer y muchas más hienas y tigres dientes de sable. La vida ya no es tan fácil. Si tu especie quiere sobrevivir, tendrá que adoptar un conjunto completamente nuevo de estrategias de supervivencia.

Nuestros ancestros probablemente no se mudaron a la sabana por elección propia. Después de todo, comparado con la vida en los árboles, sobrevivir a duras penas en el suelo es mucho más difícil. Por un lado, los campos vastos y relativamente escasos de la estepa significaban que los prehumanos tenían que viajar más lejos para recolectar alimentos. Peor aún, todo ese espacio abierto brindaba poca protección contra los depredadores.

¿Cómo crecieron nuestras capacidades cognitivas a partir de esta presión evolutiva?

Cuando nuestros antepasados ​​encontraron por casualidad una solución social a los desafíos de la vida en la sabana, establecieron una cascada de eventos que finalmente llevaron a nuestros orígenes humanos. «

Estas nuevas condiciones condicionaron a nuestros antepasados. La única forma de sobrevivir era adaptarse. Por ejemplo, Australopithecus afarensis , una especie de simio que surgió hace tres millones de años, es notable por haber desarrollado caderas más estrechas para ayudar a caminar bípedo y por tener hombros y muñecas más móviles para permitir el lanzamiento. Estos cambios hicieron posible moverse más rápido y también lanzar piedras, una habilidad crucial para protegerse de los grandes depredadores.

Descubrieron, además, que un simio arrojando piedras era bueno pero muchos simios arrojando piedras es aún mejor. Por esta razón, la adaptación más importante que desarrollaron nuestros antepasados ​​fue la capacidad de trabajar de forma cooperativa. Casi todas las estrategias de supervivencia, desde la caza y la vigilancia de los enemigos hasta la crianza de los jóvenes, se volvieron mucho más efectivas cuando se realizaban en grupos.

Por supuesto, trabajar juntos en un grupo interdependiente no es fácil. La coordinación eficaz requiere habilidades de comunicación, inteligencia emocional y otras nuevas capacidades mentales que damos por sentado hoy. Por lo tanto, para sobrevivir, los primeros homínidos tuvieron que dar un «salto social» desarrollando cerebros más grandes y perfeccionando sus habilidades interpersonales.


¿Cada vez pesa más nuestro cerebro?

Aquí hay una pregunta: si el cerebro de un chimpancé promedio pesa alrededor de 380 gramos, ¿cuánto crees que pesa un cerebro humano normal? 500 gramos? 800 gramos? No. Coloca un cráneo humano promedio en una balanza y pesará 1.350 gramos. Una gran diferencia. 

¿Qué explica este crecimiento? Cerca de seis millones de años de evolución. Mientras los antepasados ​​de un chimpancé permanecían en los árboles, los nuestros pasaron varios miles de generaciones adaptándose a la vida en el suelo. 

Las presiones ambientales nos animaron a desarrollar cerebros más grandes con habilidades sociales más agudas. Esas habilidades más agudas nos ayudaron a desarrollar sociedades más complejas. Y, a su vez, esas sociedades complejas nos empujaron a desarrollar habilidades sociales aún más fuertes. 

¿Somos solidarios por naturaleza? ¿Egoístas? La innovación social explica el comportamiento humano 3

Nuestras habilidades cognitivas mejoraron con cada nueva generación

Los humanos modernos son una especie de simio llamado Homo sapiens. Surgimos por primera vez en África hace unos 200.000 años. Sin embargo, podemos rastrear nuestras raíces mucho más atrás a través de una línea sucesiva de especies de homínidos anteriores. Mirando hacia el pasado, está claro que nuestro éxito como especie se correlaciona estrechamente con un crecimiento en las habilidades cognitivas y la coordinación social. 

Compare dos especies de homínidos tempranos, Australopithecus afarensis , que evolucionó hace tres millones de años, y Homo erectus , que llegó un millón de años después. Si bien afarensis tuvo un éxito moderado en África, erectus logró extenderse con éxito mucho más en Europa y Asia. 

¿La diferencia clave? El cerebro de Erectus es aproximadamente el doble del tamaño de la afarensis . Esta ventaja cognitiva permitió una vida social más compleja. La evidencia arqueológica sugiere que erectus podría dividir el trabajo dentro de una tribu para producir herramientas mejores y más sofisticadas, y luego usarlas para llevar a cabo planes de caza complejos. De hecho, los restos esqueléticos muestran que erectus incluso fue capaz de cazar y matar elefantes enteros. 

Teoría de la mente

Con esta mayor capacidad de caza, nuestros antepasados ​​podrían ingerir suficientes nutrientes para mantener cerebros más grandes. Con estos cerebros más grandes, podrían construir mejores herramientas y, lo que es más importante, ser mejores maestros. A medida que el homo erectus evolucionó a homo sapiens , nuestro cerebro desarrolló aún más la capacidad de imaginar los pensamientos y experiencias de los demás. Este gran salto en la capacidad cognitiva a veces se denomina teoría de la mente

Con esta nueva capacidad, el homo sapiens podría transmitir más fácilmente información compleja de una generación a la siguiente. Con el tiempo, nuestras habilidades de supervivencia se volvieron cada vez más sofisticadas. Esta dinámica inició la siguiente etapa de la sociedad humana: la revolución agrícola. 

La agricultura supuso el inicio de las jerarquías y la desigualdad

Demos un salto evolutivo hasta un nuevo momento en la historia. Es el año 12.000 a. C. y tu tribu de cazadores-recolectores tiene un dilema. Puedes continuar como siempre, moviéndote de un lugar a otro, deleitándose con lo que sea que atrapes cada día. O puedes asentarte, sembrar un poco del grano que te sobra y esperar la cosecha. 

En realidad, la elección no es tan fácil. Por supuesto, dejar tu estilo de vida nómada por una existencia agraria te proporciona una estabilidad adicional y te permite almacenar más bienes materiales. Sin embargo, como agricultor, tu dieta será menos variada, ru trabajo será más extenuante y empezarás a tener vecinos.

Y un dato que no solemos tener en cuenta: al dedicarnos a la agricultura, también pasamos de una sociedad igualitaria por una mucho más competitiva.

Los humanos modernos evolucionaron como cazadores-recolectores. Sin embargo, muchas de las adaptaciones que adquirieron durante este tiempo los prepararon perfectamente para la vida como agricultores. Habilidades como el uso de herramientas, la planificación anticipada y la división del trabajo eran todas necesarias para establecer comunidades agrícolas. Sin embargo, el establecimiento de estas comunidades también provocó algunos cambios radicales en la sociedad humana.

El cambio más evidente fue el crecimiento gradual de la desigualdad material. Los cazadores-recolectores nómadas no tenían una forma eficaz de almacenar los excedentes de comida. Por lo tanto, cualquier gran hallazgo de caza o caza se compartía por igual entre la tribu. Por el contrario, los agricultores podrían acumular sus cultivos excedentes o herramientas no utilizadas de una temporada a la siguiente. Como resultado, si trabajabas más duro, tenías mejor suerte o tenías padres más ricos, podría volverse mucho más rico que tu vecino.

Con el desarrollo de esta llamada propiedad privada, diferentes individuos o familias acumularon más riqueza, lo que les dio más poder o estatus en una sociedad sedentaria. Para justificar estas diferentes condiciones materiales, se establecieron jerarquías complejas que permitieron a las personas ocupar puestos como jefe, rey o señor feudal.


Por supuesto, esa desigualdad también causó estragos en las relaciones de género. Si bien las tribus de cazadores-recolectores disfrutaban de una relativa igualdad de género, la revolución agrícola inició una nueva era de competencia. 

Los hombres, impulsados ​​por un imperativo biológico de tener muchas parejas, utilizaron la acumulación de riqueza y poder como estrategia para volverse más deseables para las mujeres. Y las mujeres, en busca de estabilidad y recursos para criar hijos, se motivaron a emparejarse con los hombres más establecidos.

Sin embargo, como veremos, incluso esta competitividad no puede anular completamente nuestra naturaleza comunitaria.

Las habilidades sociales que nos ayudan a sobrevivir

Imagina que te dejan en medio del bosque completamente desnudo y completamente solo. ¿Cuánto tiempo crees que durarías antes de convertirte en la cena de algún tigre o oso hambriento? Probablemente no demasiado. Ahora, imagina un escenario similar. Te dejan desnudo en el bosque, pero esta vez te acompañan otros 100 humanos en la misma condición. ¿Cuánto tiempo duras en estas circunstancias? 

Probablemente mucho más. De hecho, una vez que todos superen el impacto de la situación, pueden unirse y hacer que eso que pretendía atacarles acabe siendo su cena. Después de todo, un humano solitario no puede lograr mucho, pero muchas personas pueden crear una civilización. Pero sólo si logran trabajar juntos.

Debido a que los humanos dependían unos de otros para sobrevivir, todos estamos impulsados ​​de manera innata a desear una conexión interpersonal. Cuando somos bebés, interactuamos instintivamente con los demás a través del contacto visual, imitando expresiones faciales y balbuceando incesantemente. Como adultos, a menudo estamos obsesionados con compartir nuestros pensamientos y sentimientos y, a cambio, comprender los pensamientos y sentimientos de nuestros amigos.

¿Por qué este impulso de compartir emociones íntimas? Bueno, fue muy útil en la sabana. Considera: si quisieras advertir a tu tribu del peligro de un tigre cercano, ¿qué sería más efectivo, simplemente comunicar la existencia del tigre o también transmitir el miedo que sientes por el tigre? Claramente, esto último. Si ellos comparten tu terror, es más probable que actúen y que actúen con cuidado. 

Este tipo de conexión mental también nos ayuda a coordinar planes. Si necesita la ayuda de tu grupo en cualquier proyecto a gran escala, desde la organización de una caza de mamuts hasta la construcción de un sistema de riego, es útil poder transmitir de manera convincente cómo funcionará tu plan y por qué es una buena idea. Por lo tanto, los seres humanos desarrollaron una tendencia a valorar rasgos como la narración persuasiva y la confianza, que son herramientas de supervivencia fantásticas.

Un efecto secundario interesante de todo este énfasis en el intercambio social es nuestra tendencia a exagerar y distorsionar la realidad cuando es conveniente. Piénsalo. Si quieres que tus compañeros humanos tengan miedo de un depredador que se acerca, tiene sentido decirles que es el tigre más grande y feroz que existe. ¡Eso realmente llamará su atención!

¿Somos solidarios por naturaleza? ¿Egoístas? La innovación social explica el comportamiento humano 4

La tecnología es genial, pero nuestros mayores inventos son las innovaciones sociales

Hoy, probablemente te despertaste y revisaste tu correo electrónico en tu teléfono inteligente. Este simple acto se basa en innumerables inventos tecnológicos, desde los chips de tu teléfono hasta la electricidad de tu hogar y los satélites que orbitan actualmente la Tierra. 

Claramente, a los humanos les encanta innovar. Es una de las cualidades que nos diferencia de otros animales. Pero considera esto: la maleta con ruedas no se inventó hasta 1970. ¿Cómo puede una especie a la que le encanta inventar tardar tanto en idear un dispositivo tan obviamente útil? Debemos considerar otro factor: sólo los ricos viajaban con mucho equipaje. De este modo, en lugar de confiar en un invento técnico, como colocar ruedas en el equipaje, la mayoría de la gente encontró una solución social para transportar sus pesadas maletas por el aeropuerto o la estación de tren. Pagaban a los porteadores para que llevaran sus maletas.

¿Cuál es la diferencia entre innovación técnica y social? 

Bueno, para empezar, una innovación técnica generalmente significa construir o modificar una herramienta física para lograr un nuevo propósito. La primera persona en hacer una lanza uniendo una piedra a un palo fue un innovador técnico. Aunque muchas veces, ambas innovaciones están muy relacionadas:


Una innovación social aprovecha las relaciones sociales para resolver un problema de una manera nueva. Por ejemplo, dividir el trabajo para construir herramientas de manera más eficiente, eso es una innovación social. Asignar un valor arbitrario a los trozos de papel y usarlos como dinero, eso también es una innovación social. Incluso el concepto de hacer cola y esperar tu turno es una innovación social.

Estas son solo algunas de las grandes e importantes innovaciones sociales que ayudan a que nuestra sociedad funcione. Sin embargo, la mayoría de la gente realiza pequeñas innovaciones sociales todos los días. De hecho, encontrar soluciones a través de nuestras conexiones sociales parece ser la forma predeterminada en que los humanos abordan la resolución de problemas. 

Sorprendentemente, los estudios muestran que alrededor del 5 por ciento de las personas realmente se involucran en la innovación técnica. ¿Quiénes son estos valores atípicos? Según la hipótesis de la innovación social , nuestras maravillas técnicas generalmente provienen de un pequeño subconjunto de personas que tienen inclinaciones técnicas y socialmente no. Piense en un ingeniero estereotipado al que le encanta jugar pero no puede seguir el ritmo de las conversaciones triviales. Esto significa que solo buscamos soluciones técnicas una vez que nuestra red social nos ha fallado.


El contexto social determina si cooperamos o tenemos conflictos

Abril de 1994. Después de décadas de activismo político, Nelson Mandela es elegido como el primer presidente de Sudáfrica después del apartheid. Utiliza su poder para guiar al país hacia una mayor paz e igualdad, luego se retira después de un período.

Diciembre de 1987. Robert Mugabe es elegido presidente de Zimbabwe. También realiza reformas muy necesarias. Sin embargo, a diferencia de Mandela, dirige un régimen corrupto que brutaliza a sus oponentes, se enriquece y se aferra al poder durante décadas.

Evidentemente, las personas son capaces de grandes obras de altruismo y terribles actos de egoísmo. Ambas tendencias son el resultado de estrategias de supervivencia desarrolladas durante generaciones en la sabana. Hoy, ambos lados están en tensión dentro de la sociedad. Afortunadamente, hay un patrón en el que uno gana.

En general, la gente es muy buena cooperando dentro de los grupos. Esto es especialmente evidente cuando se compara con nuestro primo cercano, el chimpancé. Al observar las tasas de violencia en el grupo, los científicos encontraron que los grupos tradicionales de cazadores-recolectores tenían 550 veces menos probabilidades de participar en actos de agresión que los chimpancés. Esto se debe a que, cuando se trata de supervivencia, es mucho más útil trabajar juntos como grupo.

Cuando la violencia surge dentro de los grupos, generalmente se trata de la competencia por recursos escasos. 

Por ejemplo, los Yanomamö, un pueblo cazador-horticultor que vive en el Amazonas, ocasionalmente albergarán peleas brutales y mortales por disputas territoriales, de mujeres y de liderazgo. Por el contrario, los hadza, un grupo de pastores de Tanzania, rara vez recurren a la violencia ya que la mayoría de sus recursos se comparten en común y las mujeres pueden elegir libremente a sus parejas. 

Sin embargo, la forma más segura de crear solidaridad en el grupo es introducir una amenaza común. Esto tiene sentido dada nuestra historia evolutiva. Si su pequeño grupo de humanos es atacado por una fuerza externa, dejar de lado sus pequeñas disputas y trabajar juntos es una cuestión de vida o muerte. 

Esta dinámica todavía está presente en nuestras sociedades hoy, incluso dentro del complejo mundo a gran escala de las relaciones internacionales. En los Estados Unidos, el partidismo político interno ha disminuido y aumentado junto con la presencia o ausencia percibida de enemigos externos. Considere las secuelas de los ataques terroristas del 11 de septiembre. El presidente Bush, que tenía un apoyo mediocre, fue repentinamente bendecido con un índice de aprobación del 90 por ciento cuando los estadounidenses se unieron contra el concepto de enemigos extranjeros.

¿Somos solidarios por naturaleza? ¿Egoístas? La innovación social explica el comportamiento humano 5

La evolución ha hecho de la felicidad una herramienta de supervivencia

Pensemos en una buena noticia: ¡acabas de ganar la lotería! En un instante, ha pasado de una vida dedicada a trabajar y ahorrar a tener más dinero del que puedes imaginar. Seguramente, como millonario recién acuñado, estará extasiado feliz a partir de este momento.

Si solo fuera así de fácil. Por increíble que parezca, las personas que se llevan el premio gordo no terminan significativamente más felices. Claro, las primeras semanas de gastos generosos y una vida de lujo les dan a los ganadores un impulso temporal de humor. Pero, los estudios muestran que después de uno o dos años, casi todos estos afortunados individuos regresan a sus niveles básicos de satisfacción. 

¿Por qué esta dinámica contradictoria? Una vez más, la historia de la humanidad como una especie nos proporciona alguna explicación a los comunicadores sociales. 

Para entender por qué ganar la lotería no traerá una vida llena de felicidad, tenemos que entender por qué existe la felicidad en primer lugar. Los seres humanos, como nuestros antepasados ​​antes que nosotros, experimentamos sentimientos de alegría y satisfacción cuando hacemos algo que es evolutivamente ventajoso. Comer bien, tomar buenas siestas y encontrar parejas ideales son acciones que nos ayudan a mantenernos con vida y transmitir nuestros genes.

Sin embargo, la felicidad que nos traen estos logros debe ser fugaz. Piénsalo. Si una cacería de elefantes exitosa te hiciera feliz para siempre, nunca más estarías motivado para hacer otra cosa. Seguro, estarías sonriente y sereno, pero no vivirías mucho ni engendrarías descendencia. Mientras tanto, todos tus congéneres estarían cazando y teniendo un romance, en busca de esa próxima oleada de felicidad.

Incluso hoy en día, el cerebro humano debe equilibrar la felicidad y la motivación. Un estudio de la Universidad de Virginia analizó cómo los niveles de felicidad actuales se corresponden con el crecimiento de los ingresos durante diez años. Como era de esperar, las personas más felices mantuvieron en su mayoría sus ingresos actuales. Después de todo, las cosas ya estaban bien, así que ¿por qué trabajar más duro? Por el contrario, las personas moderadamente felices vieron el mayor crecimiento de ingresos. Debido a que no habían alcanzado el máximo placer, estaban constantemente presionándose por conseguir más.

Por supuesto, la felicidad también juega otros roles en nuestras vidas. Algunos estudios muestran que la felicidad ayuda a mantener un sistema inmunológico saludable. De hecho, las personas más alegres tienden a vivir más que sus contrapartes sombrías. Por lo tanto, si bien la dieta y el ejercicio son importantes, mirar el lado positivo puede ser igualmente crucial para vivir más y mejor.

¿Somos solidarios por naturaleza? ¿Egoístas? La innovación social explica el comportamiento humano 6

La verdadera felicidad según nuestros imperativos evolutivos

¿Qué hace feliz a un animal? Bueno, debido a la evolución, la mayoría de las criaturas son más felices cuando actúan de manera que prolongan sus vidas y transmiten sus genes. En la naturaleza, esto significa que hay un camino sencillo hacia la satisfacción. Simplemente pase sus días cazando presas, evitando depredadores y trabajando en su llamada de apareamiento.

Para los humanos, no es tan sencillo. Simplemente tenemos demasiadas opciones para elegir. Después de todo, ¿qué es mejor para nuestra supervivencia? La verdad es que puede ser difícil de decir. Especialmente cuando la sociedad moderna ofrece tantas opciones que nos hacen felices a corto plazo pero que no brindan una satisfacción duradera. 

¿Tener hijos nos hace más felices?

Entonces, la evolución nos brinda felicidad cuando sobrevivimos y desarrollamos nuestro potencial reproductivo. ¿Significa eso que todo el mundo debería tener tantos hijos como sea posible? No necesariamente. Después de todo, hay muchos padres infelices a nuestro alrededor. Además, hay un montón de personas que llevan una vida agradable sin hijos, incluidas las personas mayores que hace mucho tiempo que se han vuelto demasiado mayores para tener hijos propios. O personas que dedican su vida a una vocación religiosa. O parejas que son muy felices criando a hijos adoptivos que no transmitirán sus genes. Nada de la transmisión genética parece ser decisivo en la felicidad actual.

Realmente, lo que nos hace felices no es el acto de reproducir la propia especie humana, sino ser el tipo de persona que puede jugar un papel en ese proceso. Eso significa cultivar un estilo de vida y las cualidades personales que lo convierten en un buen compañero potencial y miembro de la comunidad.

¿Qué significa esto? Por un lado, significa mantenerse físicamente saludable. Ser feliz es mucho más fácil si te sientes bien. Siga una dieta equilibrada, haga ejercicio con regularidad y duerma lo suficiente. Además, mantenga una vida social activa. Nuestros antepasados ​​solo sobrevivieron si se mantuvieron unidos, por lo que estamos programados para encontrar alegría en cosas como amistades sólidas, trabajo en equipo y cooperación. No te aísles; asegúrate de pasar mucho tiempo con tus seres queridos.

Finalmente, encuentra lo que te hace especial. Mantener a tu grupo y encontrar pareja consistía en destacar ofreciendo algo de valor. Podría tratarse de un talento especial, una gran cantidad de conocimientos o ser una mano amiga en tiempos de crisis. Aprovecha esta fuente de satisfacción esforzándose por aprender o desarrollar una habilidad. 

Estas pueden parecer respuestas obvias, pero nuestro mundo moderno a menudo nos aconseja buscar la felicidad en bienes materiales o símbolos de estatus. Estos son agradables, pero es más importante tener una vida rica y significativa que hable de nuestros instintos sociales.

Si bien los seres humanos son ciertamente un tipo de animal único, en el fondo seguimos siendo productos de la naturaleza. Nuestros hábitos, patrones de pensamiento y comportamientos están profundamente informados y moldeados por millones de años de presión evolutiva. 

Nuestros antepasados ​​más antiguos solo lograron sobrevivir adaptando habilidades sociales complejas y adoptando un estilo de vida colaborativo y cooperativo. Esos mismos instintos básicos todavía están dentro de nosotros hoy. Como tal, comprender el mundo y encontrar una felicidad duradera requiere aprovechar esos impulsos sociales.

¿Somos solidarios por naturaleza? ¿Egoístas? La innovación social explica el comportamiento humano 7