Saltwater Brewery: la cervecera que quiere salvar nuestros océanos

Al año en el mundo se consumen miles de millones de cerveza (tan solo en China se beben 54.000 millones de litros al año). Un amplio porcentaje de lo que se consume se hace, además, en lata. Es decir, las latas de cerveza están en la mayoría de los frigoríficos del mundo y, si te paras a pensarlo un momento, ¿qué le ocurre a su empaquetado de plástico?

Seguro que por tu cabeza están pasando, ahora mismo, imágenes de pececillos atrapados en anillas de plástico, ¿verdad? Pues, en efecto, el embalaje de las latas de cerveza, incluídas las anillas, acaba en su mayoría en nuestros océanos, envenenando a la fauna marina y, por extensión, a los seres humanos.

via GIPHY

Hartos de contribuir a la desolación de los mares, la cervecera Saltwater Brewery decidió tomar cartas en el asunto. Así nacieron sus anillas biodegradables que ya forman parte de todo su empaquetado.

La cervecera que salva la fauna marina

Las anillas de Saltwater Brewery no solo son biodegradables, sino que también son comestibles. Están hechas de cebada y trigo, por lo que los peces que se topen con ellas podrán alimentarse sin peligro. Además, para los bebedores de cerveza más ecológicos y comprometidos tienen un plus: son compostables.

“El reto fue dar con un material capaz de mantener unidas las seis latas (que resistiera el peso del pack). Así como encontrar un sustituto menos contaminante para el plástico que se usa ahora y que cada año, por miles de toneladas, acaba en los océanos; afectando gravemente a sus criaturas (produciéndoles asfixia, estrangulamiento o intoxicación, por ejemplo)”, explican desde Saltwater Brewery.

Para habilitar los subtítulos en español: haz click en el botón CC. Después, en la ruedecilla que hay a su lado. Selecciona “subtitles” y “auto-translate”. Elige “español/Spanish” y ¡listo!

Estas anillas tan fabulosas son un poco más caras de fabricar, por lo que el precio de las latas que salen de esta cervecera es un poco más alto. Sin embargo, ¿no merece la pena pagar unos céntimos más por salvar nuestros océanos? Además, los creadores de este magnífico invento creen que los costes de producción empezarán a bajar en el momento en el que otras empresas copien la idea y empiecen a fabricar anillas biodegradables y comestibles.

¿Brindamos con una cerveza por esta gran idea? ¡Chin, chin!

¿Te gustó esta historia?
¡Con un "Like" podrás ver muchas más!