Kilómetros y kilómetros de agua a nuestros pies, y la mayoría sin explorar. Los océanos siguen siendo unos grandes desconocidos y maltratados. Las fotografías que hoy te traemos nos acercan a situaciones y momentos en los que podemos apreciar qué ocurre sobre y debajo de la superficie acuática. Una serie de 20 reveladoras fotografías creativas que no dejarán a nadie indiferente y te harán ver el océano de otra manera.

Nuestro objetivo después de que disfrutes de las fotografías es claro: ¡ayúdanos a salvar los océanos! Queremos que estas imágenes te hagan reflexionar y que, de paso, cambies algunos hábitos de tu vida diaria y alientes a tus amigos a que también lo hagan. Tu actitud marcará la diferencia.

1. Desde las cálidas aguas de Bora Bora

Fuente: Reddit

2. Lago de las medusas situado en las Rock Islands (República de Palau)

Fuente: flickriver

3. Aguas turquesas de Zanzíbar (Tanzania)

Fuente: pinterest

4. Archipiélago de las islas Raja Ampat (Indonesia)

Fuente: nationalgeographic

5. Islas Fiji, los secretos del Pacífico

Fuente: Andrey Narchuk

6. Aguas de Argentina

Fuente: reddit

7. Islas Antárticas en concreto la Isla Danko

Fuente: nytimes

8. Aguas de Nuweiba (Egipto)

Fuente: 500px

9. Río Crystal (Florida)

Fuente: flickr

10. Papúa (Nueva Guinea)

Fuente: nationalgeographic

11. Mar Mediterráneo en Francia

12. Barreras de coral

Fuente: denswca

13. Coloridos peces del océano Pacífico

Fuente: David Hall

14. Isla Mare (Nueva Caledonia)

Fuente: thefabweb

15. Lago Verde (Austria)

Fuente: pix good

16. Aguas brasileñas

17. Aguas de Islandia

18. Los límites del mar en Indonesia

Fuente: Theresa Guise

19. Islas Fiji

Fuente: narchuk

20. Aguas celestes

Fuente: Marcus Pauli

5 consejos para salvar los océanos

El océano es vida: nos da alimentos para comer, agua para beber y trabajo para ganarnos la vida. Nos protege de los peores efectos del cambio climático. Sin embargo, los humanos no hemos sido particularmente amables con el océano. Hemos contaminado, agotado y, en algunos casos, destruido este valioso recurso. Actualmente, se considera que el 40% de los océanos está seriamente afectado por la actividad humana.

Sabemos que tenemos que actuar ya, pero ¿qué podemos, cada uno de nosotros, hacer para salvar los océanos?

1. No bebas agua embotellada

Cada día, millones de personas en todo el mundo compran una botella de plástico de agua, beben su contenido y la tiran a la basura. Dado que el nivel de reciclaje en el mundo es de solo alrededor del 25%, la mayor parte de los desechos plásticos terminan en el océano y gran parte de ellos son las botellas de agua que han sido utilizadas una sola vez. Una botella de plástico tarda, por lo menos, 450 años en degradarse, así que puedes imaginar los daños que causa. Piénsalo bien antes de comprar botellas de plástico. Compra una acero inoxidable y llénala según lo necesites.

Ya conoces las graves consecuencias en el océano a causa del plástico. Cuando eliges comprar productos de los agricultores y mercados locales en lugar de los productos de las grandes cadenas de supermercados que están envueltos en plástico, puedes matar dos pájaros de un tiro: evitar el uso del plástico y disminuir tu propia huella de carbono. Cuando tengas la posibilidad de elegir, opta por envases y recipientes de papel y de vidrio.

Tampoco es muy sano que utilices vasos, cubiertos y bombillas de plástico desechables. Más del 50% de las tortugas marinas mueren por haber ingerido alguna forma de basura. Si queremos salvar la vida marina, debemos pensar bien el uso que le damos al plástico.

¿Por qué utilizar tazas, cubiertos y bombillas de plástico que dañan el medio ambiente cuando puedes usar tus propios utensilios y reutilizarlos tantas veces como quieras?

2. No tires las colillas de cigarrillos (y menos en la playa)

Los cigarrillos son dañinos para las personas, pero ¿sabías que también dañan los océanos? Cada año se tiran 4,5 billones de colillas en el mundo. Como en el caso de las botellas de plástico, muchas de estas terminan en el océano y en las costas. Los filtros de los cigarrillos contienen miles de ingredientes químicos que pueden matar a los peces marinos y de agua dulce. Si fumas, tira tu colilla en la basura, y no en la calle. ¡Y mucho menos en la playa!

Es muy fácil constatar la contaminación del océano cuando vas a la playa. Los pedazos de plástico como las botellas o bombillas muchas veces terminan en la orilla. ¿Qué te parece si sales con tus amigos y los amigos de tus amigos en un día soleado y recogéis toda esa basura? Solo asegúrate de deshacerte de esos materiales de modo sostenible para que no vuelvan a terminar en el océano. Averigua cómo unirte a un grupo que limpia la playa cerca de ti u organiza tu propio grupo.

3. Disminuye tu huella de carbono

El océano absorbe más del 25% de las emisiones de dióxido de carbono de los humanos. Esto se traduce en una “acidificación del océano” que daña a muchas especies marinas. Detener la acidificación de los océanos es equivalente a luchar contra el cambio climático: debemos reducir las emisiones mundiales de dióxido de carbono. A nivel personal, significa optar por el uso de bicicleta o transporte público en vez del automóvil, reducir el consumo general de energía, utilizar la energía verde como la solar y eólica y tomar decisiones conscientes acerca de lo que comes y compras.

4. Sé un consumidor informado

Los microplásticos de la pasta de dientes, la ropa y algunos jabones van directamente al océano en el agua sucia. Son imposibles de recuperar debido a su tamaño tan pequeño. Se estima que, por lo menos, 51 millones de partículas de microplástico ya se encuentran en los océanos. Esto no solo pone en peligro a los animales que las ingieren, sino también a los humanos que consumen el plástico cuando comen pescado. Cuando compres productos de higiene personal, evita los que contengan microplásticos leyendo los ingredientes en las etiquetas. Si contienen “polipropileno”, “polietileno”, “tereftalato de polietileno” o “polimetil metacrilato”, ¡no lo compres!

5. Apoya a una organización que salve la vida marina

Toda la vida marina, desde las tortugas de mar hasta los corales y las focas, están amenazadas. La acidificación de los océanos, la pérdida de los hábitats, las especies invasoras, la contaminación y la sobrepesca son los principales factores que reducen la biodiversidad de los océanos. Si te importa la vida que hay dentro del agua y si te preocupas por ti mismo, dona parte de tu tiempo o dinero a una organización que ayude a ocuparse de estos importantes temas.

Únete a la conversación a través de #SalvemosLosOcéanos.

Más información: PNUD |Conferencia sobre los Océanos


¿Quieres recibir más historias como esta por email?

Suscríbete a nuestra Newsletter: