“Nieve en el desierto… Ni tú, ni yo le supimos poner la fé precisa y se evaporó” decía una canción del grupo Mercurio. Pero esta vez no estamos hablando de canciones, poemas o películas de ficción. Es real: ha nevado en el desierto del Sahara.

El domingo la nieve cayó en uno de los lugares más inverosímiles de la Tierra. Se trata de Ain Sefra, una ciudad argelina en el desierto del Sahara. Nada más y nada menos que entre 7 y 10 centímetros de nieve tiñeron la arena del desierto.

La nieve se aferró a las dunas durante una hora y media antes de derretirse.

Imagen de satélite capturada el 7 de enero muestra nieve visible en las cordilleras al este de Ain Sefra. Imagen: NASA

¿Por qué ha nevado en el desierto?

La ciudad de Ain Sefra se encuentra a 1.000 metros sobre el nivel del mar y su temperatura media en enero es de 12º centígrados, según el servicio meteorológico alemán. Además, posee una media de precipitación de 169mm al año, dato muy bajo, tanto es así que los científicos generalmente la usan para clasificar un lugar como desierto.

Pero durante el fin de semana, el servicio meteorológico argelino emitió una extraña advertencia en la parte occidental del país que pronosticaba de 10 a 15 centímetros de nieve. Y así fue como el domingo por la noche su pronóstico se hizo realidad. Pero, ¿cómo se produce este fenómeno en uno de los lugares más calientes de la tierra?

Este fenómeno es producto de una ráfaga de aire frío asociada con un sistema de baja presión que estaba girando en espiral sobre el Mediterráneo occidental y trajo consigo las raras nevadas del Sahara. El año pasado pudimos ver un efecto similar, que también vino propiciado por este fenómeno. No deja de sorprendernos ver la arena naranja teñida de blanco, algo peculiar que no sucedía en el Sahara desde 1979.

Las dunas del desierto se tiñeron de blanco. Imagen: Zineddine Hashas

Imagen: Zineddine Hashas

Imagen: Zineddine Hashas

Que esta imagen se repita dos años consecutivos no significa que esté desapareciendo el calentamiento global, ni mucho menos. Que a veces se vea nieve en un lugar como este no quiere decir que las cosas estén mejorando. Es más, el planeta acaba de superar su segundo o tercer año más cálido registrado.


¿Quieres recibir más historias como esta por email?

Suscríbete a nuestra Newsletter: