La multinacional IKEA ha lanzado un experimento que se ha vuelto viral en los últimos días y que nos ha dejado también asombrados a toda la redacción de muhimu. ¿Por qué nos hacemos eco de él?

La idea era crear una campaña para concienciar a los niños sobre las consecuencias del acoso escolar y ayudar a la prevención.

El experimento de Ikea

En España, uno de cada tres niños es víctima de bullying durante su etapa escolar, según un estudio realizado por la Fundación Anar y Mutua Madrileña. Con este vídeo tan original, IKEA pretende llegar no solo a los más pequeños sino a gente de todas las edades. Por nuestra parte, esperamos poder aportar, desde muhimu, nuestro granito de arena para erradicar este grave problema del que todos somos coresponsables.

La diferencia entre insultar y elogiar

Para llevar a cabo este experimento eligieron a un grupo de niños en edad escolar y grabaron el sonido de sus voces. Una de las grabaciones consistía en mensajes amables y positivos, mientras la otra recogía mensajes negativos. IKEA seleccionó dos plantas exactamente iguales que habían sido tratadas de manera idéntica y las colocó en un ambiente controlado en el que ambas recibían la misma exposición al agua y a la luz solar.

La única diferencia entre ellas: una estuvo expuesta a todo tipo de elogios mientras la otra recibía insultos.

Una escuchaba mensajes tales como: “Me gusta tu macetero, parece muy agradable” o “ojalá pudiera convertir la luz del sol en comida como tú, eso es muy inteligente”. Sin embargo, la otra estaba expuesta a toda clase de burlas e insultos, como “¿estás realmente viva?” o “ni siquiera eres verde”.

¿Las plantas entienden nuestras voces?

En el transcurso de un mes, estos insultos o elogios jugaron su papel en las plantas. Cuando pasaron 30 días, la planta que había estado recibiendo los mensajes negativos era muy diferente de la planta elogiada.

La planta intimidada se había marchitado, mientras que la otra estaba sana. Un estudio asombroso e impactante en el que los jóvenes que se implicaron en el proceso a través de las grabaciones y siguieron muy de cerca la evolución de las plantas comprendieron la importancia del trato a un ser vivo.

Este es el resultado del experimento de Ikea

En el vídeo del experimento IKEA no duda en decir: “Las plantas tienen sentimientos, al igual que las personas. Entonces, ¿qué sucede cuando alimentas a una planta con cumplidos y a otra con comentarios negativos?“. El resultado ya lo sabemos, pero en ningún caso está respaldado por la ciencia, para poder afirmarlo este estudio tendría que ser mucho más extenso.

¿Cómo era posible que la planta se sintiera amenazada ante las palabras recibidas?

¿Qué dice la ciencia sobre los sentimientos de las plantas?

Según los científicos, hay evidencia de que las plantas reaccionan a los sonidos (o vibraciones) e incluso se ha demostrado que polinizan en reacción al zumbido de las abejas. “Las vibraciones del sonido podrían desencadenar una respuesta de la planta a través del mecanoreceptor” explica Michael Schöner, biólogo de la Universidad de Greifswald, quien llevó a cabo un estudio para Scientific American. ¿Cómo sería posible recibir estas vibraciones? Según el biólogo, gracias a estructuras finas y peludas, de manera que cualquier cosa puede funcionar como una membrana.

Hasta el momento no hay evidencia de que las plantas sepan cuándo se les dice que son bonitas o que entiendan lo que significa la muerte, pero es bonito abrir líneas de investigación donde además se trabajen conceptos transversales como el bullying. Un problema que, solo en España, afecta a uno de cada tres niños, según un estudio realizado por la Fundación Anar y Mutua Madrileña.

La educación es una herramienta fundamental para acabar con este tipo de acoso, pero no debe dirigirse únicamente a los chavales, sino a todo el mundo. Llegar a gente de todas las edades es lo que ha intentado IKEA con su original campaña protagonizada por dos plantas.

¿Te gustó esta historia?
¡Con un "Like" podrás ver muchas más!