muhimu.es

La vida no es un juego de azar. No es un casino donde invertir tus días. Es una obra de arte para contemplar y crear. Siente, ama, crea.

Estilo de vida sostenible y sin sacrificios 1

Estilo de vida sostenible y sin sacrificios

Los desafíos ambientales y sociales que enfrentan las personas que viven en el mundo actual parten de historias de personas reales y comunidades reales realizando todos esos pequeños cambios necesarios. Desde la transición energética necesaria al consumo de bienes alineados con la concienciación medioambiental. Desde los alimentos, pasando por vehículos eléctricos hasta la aparición de la ropa ecológica, que cada vez tiene más protagonismo en nuestro vestuario y cuyas ventas no dejan de crecer. De acuerdo con la Conferencia de la ONU sobre Comercio y Desarrollo (UNCTAD), la industria de la moda es la segunda más contaminante del mundo. La industria de la moda representa aproximadamente el 10% de las emisiones globales de carbono y casi el 20% de las aguas residuales.a la transición energética necesaria.

En diciembre de 2015, cuando se firmó el Acuerdo de París, un acuerdo global legalmente vinculante sobre el cambio climático, personas de todo el mundo salieron a las calles para recordar que no era suficiente. Sabemos desde hace mucho tiempo los efectos devastadores que nuestras economías en constante crecimiento y agotamiento de recursos tienen sobre el medio ambiente, y un impulso universal para hacer frente al cambio climático es una revolución necesaria. 

Muchas de las causas subyacentes del cambio climático no han cambiado o están cambiando con demasiada lentitud. ¿Cómo podemos ayudar?

Necesitamos urgentemente un cambio de paradigma. Hoy en día, esa vieja melodía sobre el progreso constante por el bien de la prosperidad está desvelándose como una gran milonga. La crisis financiera de 2008 fue la prueba final y condenatoria de que el ideal neoliberal de crecimiento ilimitado a través de mercados financieros abiertos está completamente equivocado. Nuestro planeta y su futuro están en el verdadero corazón de las cosas, y ya es hora de que comencemos a actuar como tal. Y las soluciones, pasan por modelos de vida y consumo mucho más sencillos que los que actualmente intentamos sacar adelante.

En 1972, un informe titulado «Límites del crecimiento», publicado en el grupo de expertos en sostenibilidad global The Club of Rome, planteó la necesidad de reconocer los recursos limitados de la humanidad. Desde entonces, ha aumentado la preocupación del público por nuestras industrias y nuestra economía insostenibles. En estos días, lograr la sostenibilidad ambiental ya no se considera una opción preferible, es una revolución necesaria.

La revolución necesaria de los pequeños gestos impacta a todos los seres humanos y debe realizarse a nivel individual, político y económico. Al aumentar la conciencia pública a través del boca a boca y al compartir estudios e iniciativas en las redes sociales, el individuo juega el primer papel crucial en la revolución necesaria.

Por supuesto, las empresas también deben involucrarse en la revolución necesaria asumiendo la responsabilidad social corporativa. Un concepto que existe desde principios de la década de 2000, la RSE entrelaza causas sociales en los objetivos de las empresas. Empresas sociales y empresas con propósito se suman a esta ola de nueva economía que debe estar apoyada por los consumidores conscientes.

Y complementando a estos, los gobiernos deben apoyar la revolución necesaria subvencionando iniciativas corporativas sostenibles e implementando leyes y políticas efectivas. El acuerdo firmado en 2021 en la conferencia sobre el clima de la ONU (COP26) mantiene viva nuestra lucha por la supervivencia y es un ejemplo histórico de apoyo gubernamental para un futuro más verde pero debe ser acompañada por el apoyo diario de la ciudadanía en sus acciones y decisiones de consumo.

Crear el cambio necesario parte de un enfoque positivo

Si quieres participar activamente en esta revolución necesaria, ¿por dónde debes empezar? Bueno, primero que nada, con tu forma de pensar. Todo aquello a lo que dediques tiempo y esfuerzo avanzará, un hecho del que es vital estar al tanto. Entonces, en otras palabras, debemos mantenernos optimistas. En palabras de Noam Chomsky:

«Si asumes que no existe esperanza, entonces garantizas que no habrá esperanza. Si asumes que existe un instinto hacia la libertad, entonces existen oportunidades de cambiar las cosas»

Por supuesto, esto es más fácil decirlo que hacerlo. En parte, esto se debe a que es mucho más fácil concentrarse en erradicar lo que no queremos que en crear lo que sí queremos. La forma en que nombramos nuestras causas ciertamente refleja esto. Desde los grupos antinucleares hasta las protestas contra el tabaco, un enfoque negativo crea una mentalidad de quejas y protestas, en lugar de un impulso hacia una acción constructiva. 

Entonces, ¿cómo se realiza un enfoque positivo? Bueno, hay muchas formas sencillas y algunas más complejas. Veamo sun ejemplo. La empresa alemana Original Unverpackt permite a los clientes comprar sus alimentos sin embase. Esta estrategia no solo reduce drásticamente los costes sino que también minimiza el daño ecológico de dicho intercambio comercial. Y la empresa no está en contra del embalaje; simplemente está a favor de la sostenibilidad.

Si queremos crear un cambio para mejor en nuestro mundo, ¡entonces necesitamos un impulso ecológico constante! El tiempo dedicado a quejarse es tiempo perdido si no se acompaña de acciones.

Por supuesto, la revolución necesaria debe ocurrir a escala internacional; sin embargo, sin embargo, los países más desarrollados tenemos más responsabilidad en la toma de medida ya que además, somos los principales causantes del problema. Todos somos conscientes de que se necesita urgentemente un cambio hacia la sostenibilidad, ya que las consecuencias de los cambios climáticos ya están afectando a nuestro mundo por completo. Necesitamos un cambio hoy, y tanto los grupos pequeños como los individuos desempeñarán un papel fundamental en su creación.

Pon en marcha tu propia revolución necesaria manteniendo una mentalidad empoderada

Si consideras la devastación que el cambio climático causará en nuestro mundo, probablemente te sentirás bastante abrumado. El daño que ya hemos hecho puede parecer demasiado terrible para revertirlo. Pero, por supuesto, la desesperación no nos llevará a ninguna parte. Es fundamental que desarrollemos una mentalidad empoderada para impulsar un futuro sostenible de la acción diaria. ¿Pero cómo?

El primer paso es darse cuenta de que, a pesar de todo, no estamos indefensos. Son de gran gran ayuda pero no se necesita un gobierno nacional o una organización transnacional para crear un cambio radical. De hecho, los pequeños grupos demuestran constantemente que son capaces de sacudir el sistema.

Tomemos como ejemplo a Per Carstedt, propietario de un concesionario Ford en Suecia. Fue un entusiasta ambientalista y colaborador en la Conferencia de las Naciones Unidas sobre el Medio Ambiente y el Desarrollo (UNCED) en 1992. ¿Su idea para ayudar? Llevar coches de etanol a Suecia.

La propia Ford no tenía ni idea de cómo ayudar a Carstedt. Pero a través del compromiso y la perseverancia, Carstedt pudo convencer a más y más estaciones de servicio para que instalaran bombas de etanol. Incluso logró persuadir a algunos inversionistas para que importaran los primeros autos a etanol. En 2007, el equipo de Carstedt había alcanzado las 1.000 estaciones, una cuarta parte de toda la red nacional.

Carstedt utilizó una mentalidad emprendedora para convertir una gran idea en una contribución real a la sostenibilidad pero fue necesario que esta mentalidad fuera secundada por consumidores también conscientes. Más organizaciones deberían tomar nota de ejemplos sencillos comos el de Carstedt. Ya sea que dirijan una gran empresa o una ONG, los líderes deben ir más allá del corto plazo y comenzar a iniciar proyectos a largo plazo que realmente marquen la diferencia.

Las empresas que financiamos, tienen un control poderoso sobre nuestro futuro

Las corporaciones juegan un papel central en nuestra vida, no solo porque podrías ser empleado de una, sino también porque, para bien o para mal, probablemente dependas en gran medida de sus productos.

Gracias a cierta legislación, las corporaciones tienen lo que se llama responsabilidad limitada. Esto significa que, si un negocio fracasa, el propietario del negocio no debe nada a sus inversores. Además, los dueños de negocios son más o menos libres de dañar el medio ambiente, siempre que su negocio sea económicamente exitoso. Esto es especialmente cierto si los productos proporcionados por la empresa se consideran vitales para las personas donde se encuentra la empresa.

Además de esto, la forma en que medimos el éxito de una corporación necesita urgentemente una actualización. El retorno de la inversión (ROI) es una métrica básica que define el éxito como aprovechar al máximo lo que ha invertido. Pero esto simplemente no puede explicar otros aspectos vitales del negocio exitoso, como la felicidad de los empleados y los consumidores. y, por supuesto, el impacto de la empresa en el medio ambiente.

Pero, ¿qué pasa con la vieja responsabilidad social corporativa (RSC)? Seguramente este término implica que las empresas sí consideran el papel que juegan en la sociedad. La realidad es que la RSE simplemente no se implementa con la suficiente eficacia como para generar un cambio real. ¿Por qué es esto?

Según el experto en RSE, Steve Lydenberg, las empresas tienden a utilizar las iniciativas sociales para obtener beneficios económicos a corto plazo, en lugar de implementar estrategias de responsabilidad social y medioambiental a largo plazo. Esta obsesión por la gratificación inmediata, lamentablemente, plantea una gran amenaza para la economía, así como para la sociedad y el medio ambiente.

Pero no todas las empresas utilizan la RSE para aumentar sus ingresos y pulir su reputación. Algunos se lo toman en serio y están dispuestos a remodelar todas sus estrategias en el proceso: por ejemplo, las B Corps.

Todos somos parte de esta revolución necesaria

¿Cómo contribuirás a la necesaria revolución? Bueno, tienes muchas opciones. Sin embargo, una opción que no tenemos es la imparcialidad. Nos guste o no, todos somos parte de la revolución necesaria.

Disgustados por nuestra sociedad empresarial impulsada por el consumo, algunos individuos deciden empezar a vivir fuera del sistema, convirtiéndose en marginales autárquicos. Este acto de protesta puede ser radical, pero en realidad no es efectivo.

En lugar de abandonar nuestro sistema disfuncional, debemos impulsar la revolución necesaria creando un cambio desde dentro. Solo entonces seremos capaces de construir un futuro más brillante y sostenible para nuestra sociedad global. Por tanto, convertirse en un marginal autárquico es una opción pero no es realmente una solución global. Entonces, ¿qué podemos hacer para comenzar a dar forma al sistema?

Bueno, ¿has comprado algo esta semana? Probablemente. Todos los días consumimos una enorme variedad de productos y servicios, lo cual es suficiente para convertirnos en protagonistas de la revolución necesaria. Como consumidores, tenemos una influencia increíble en la economía. Después de todo, determinamos la demanda que deben satisfacer las industrias. ¿Podríamos usar este poder para mover las cosas en la dirección de la revolución necesaria?

¡Si! De hecho, ya lo estamos haciendo. Considere las cadenas de comida rápida, por ejemplo. En los últimos años, las grandes franquicias de comida rápida han tenido problemas con las ganancias y la imagen pública. En algún momento, los consumidores descontentos comenzaron a exigir cosas nuevas, como productos más saludables y salarios más justos. Podemos ejercer la presión necesaria comprando los productos adecuados y también, dejando de consumir aquellos que son dañiños o innecesarios.

Una de las mayores fortalezas de la revolución necesaria es que los beneficios ambientales que crea se superponen con los beneficios personales. Tomemos de ejemplo nuestras dietas. El estudio sobre alimentos más grande de la historia, The China Study , examinó las relaciones entre una variedad de enfermedades y la dieta humana. Sus hallazgos fueron bastante sencillos: mantenerse saludable significa comer de manera saludable. Y eso significa tener una dieta que sea alrededor del 90% vegetariana, ecológica y variada. Si todos comiéramos menos carne, las emisiones de CO2 disminuirían y habría menos tala de bosques para el ganado, etc. Es beneficioso para todos: mejoras tu salud y también ayudas al medio ambiente.

Una revolución hacia la sostenibilidad es absolutamente necesaria. Podemos crear el cambio que nuestro planeta necesita adoptando una mentalidad empoderada. De hecho, muchos pioneros ya están liderando el camino, ¡pero necesitan nuestra ayuda para generar impulso! ¿Te sumas a la revolución?