muhimu.es

La vida no es un juego de azar. No es un casino donde invertir tus días. Es una obra de arte para contemplar y crear. Siente, ama, crea.

¿Puede un animal sentir arrepentimiento o compasión? Los científicos por fin te dan la respuesta 1

¿Puede un animal sentir arrepentimiento o compasión? Los científicos por fin te dan la respuesta

Merece ser compartido:

Actualizado el Thursday, 13 June, 2024

Hoy os presentamos un vídeo sobre conciencia animal, que muestra esta sensibilidad en uno de los aspectos más salvajes de la naturaleza: la caza por supervivencia. En el video, un leopardo hembra mató a una chimpancé para devorarla, pero al percatarse que recién había dado a luz, olvidó su presa, cuidó de la cría y la protegió del ataque de las hienas. No te pierdas los minutos finales:

En imágenes se ve cómo la felino, olvidando su instinto depredador, pone a salvo al bebé colocándolo sobre las ramas de un árbol. La grabación pone en evidencia que animales tan feroces como los leopardos actúan de forma violenta exclusivamente movidos por el instinto de supervivencia.

Los animales muchas veces dan muestra de arrepentimiento y empatía. En este extraordinario registro audiovisual vemos en una actitud digna de arrepentimiento, el felino se olvida de su “alimento” para cuidar del huérfano.

Los animales tambien sienten-muhimu-
¿Puede un animal sentir arrepentimiento o compasión? Los científicos por fin te dan la respuesta 4

¿Qué tipos de sentimientos tienen los animales?

Disponemos de uno de los pocos consensos científico que casi nadie conoce: los animales tienen la capacidad de tener conciencia. Así es. No es una locura de los veganos, ni una presunción de los defensores del derecho animal. Es consenso científico demostrados por estudios realizados en todo el mundo. Pero si casi siempre pensamos en nuestras mascotas para hacer ver la “conciencia animal”.

Sentir felicidad, experimentar angustia, compadecerse del sufrimiento de otro, ser consciente de lo que ocurre, no son experiencias exclusivas de los humanos.

Desde mediados de la década de los ’90 del siglo pasado, el avance en la neurociencia y el interés por entender el comportamiento de los animales han permitido establecer que los sentimientos y la consciencia no son exclusivos del hombre.

Los animales tienen conciencia. Son capaces de sentir y de pensar, aunque quizá de una manera más rudimentaria que la humana, por lo que tienen libertad en realizar acciones y en evitar situaciones dolorosas.

Es triste pensar que mientras la humanidad descubre la maravilla de la conciencia animal, tengamos que seguir horrorizados por la inconsciencia humana.

Tan animales como los humanos

The Book of Humans es un recorrido accesible por la historia evolutiva. Ilumina tanto las muchas cualidades que compartimos con los animales como las muchas otras que nos distinguen. Al incorporar los últimos descubrimientos científicos de la genética y la arqueología, proporciona un compendio emocionante de la rica variedad de vida en la Tierra.

Los seres humanos son un grupo especial. Nuestros cerebros son capaces de realizar maravillas cognitivas. Nuestro lenguaje es tremendamente complejo. No es de extrañar que, hasta el día de hoy, consideremos a los animales como simples bestias del campo.

Pero, en verdad, la especialidad humana es un asunto marginal. Como revelan estas claves sobre las emociones animales, las cosas que tenemos en común con los animales casi eclipsan las cosas que nos diferencian de ellos.

Repleto de historias de todo el reino animal, este recorrido relámpago de la historia evolutiva puede cambiar la forma en que te ves a ti mismo y tu lugar en el mundo. Llenos de descubrimientos científicos, avances genéticos y hallazgos arqueológicos, estas claves son un compendio delicioso de cómo evolucionan los animales.

Los animales también usan herramientas

¿Qué te hace humano? ¿Es el hecho de que puede llamar a un amigo y comunicarse en un lenguaje compartido y muy complejo? ¿Es el hecho de que puede aprender a usar, o incluso hacer, una computadora? ¿O es que tú, a diferencia de cualquier otro animal, puedes producir y discutir sobre arte?

A los humanos nos gusta pensar en nosotros mismos como reyes entre los animales, pero los mismos procesos evolutivos que nos hicieron también los hicieron. Los animales tienen sexo, como nosotros. Construyen estructuras sociales, como nosotros. Incluso utilizan herramientas de formas muy “humanas”. Por mucho que odiemos admitirlo, los humanos simplemente no somos tan especiales.

Y, al mismo tiempo, lo somos. Ninguna otra especie tiene poderes cognitivos tan sofisticados como los nuestros; ningún otro tiene un idioma o una cultura tan compleja como la nuestra. Hay una paradoja en el corazón de nuestra existencia: somos simultáneamente animales y extraordinarios entre los animales.

Una herramienta es algo externo al cuerpo de un animal que se usa para extender su poder. Una herramienta puede ser un objeto encontrado, un objeto modificado o algo totalmente fabricado; en otras palabras, una tecnología. Un pasador es una herramienta para recortar el cabello. Una computadora es una herramienta para realizar operaciones aritméticas. 

Durante mucho tiempo, los científicos creyeron que éramos los únicos animales que usaban herramientas. Ahora sabemos que eso no es cierto.

Los chimpancés, por ejemplo, usan palos para cazar termitas. Los orangutanes los usan para pescar ríos y los gorilas los usan para probar las profundidades de las aguas que necesitan vadear.

Sin embargo, a pesar de la impresionante variedad de uso de herramientas en el reino animal, la prevalencia del uso de herramientas es baja: solo el 1 por ciento de todas las especies las usa. La tecnología, en otras palabras, es relativamente rara. Y ninguna otra tecnología animal es tan compleja como la nuestra. Eso es en parte porque pocos otros animales tienen cerebros tan grandes como el nuestro. Pero también se debe a que ningún otro animal es tan diestro como nosotros. No es probable que veas a un delfín fabricando un violín, a pesar de su neocórtex densamente poblada. Las aletas, por desgracia, no son tan ágiles como los dedos.

Pero, a pesar de las aletas, los delfines y el uso de sus herramientas creativas tienen mucho que enseñarnos. 

Habilidades a través de la transmisión biológica y cultural

Si eres humano, que probablemente lo eres, has usado herramientas toda tu vida. Has usado un lápiz para escribir algo. Has usado un vaso para beber agua. Pero, ¿alguna vez ha utilizado otro animal como herramienta? Esta es una práctica común entre los delfines nariz de botella de Shark Bay, Australia. Estos usuarios de herramientas creativas anidan sus picos en esponjas marinas vivas antes de buscar comida en el escarpado fondo marino. La esponja actúa como una especie de tapa de la nariz, protegiendo los picos de los delfines de todos los rincones y grietas ásperas donde van en busca de comida: una criatura usa a una segunda para comer a una tercera.

Pero lo que estos delfines hacen con la esponja es solo la mitad de la historia. Igual de importante es cómo aprenden a hacerlo. El uso de esponjas no está codificado en el ADN de los delfines; es una habilidad aprendida . Más específicamente, es algo que las madres les enseñan a sus hijas. Este es un proceso al que los científicos se refieren como transmisión cultural.

Hasta ahora, los únicos animales no humanos en los que se ha observado transmisión cultural son los delfines, los monos y las aves. Veamos un ejemplo. En 2013, investigadores en Seattle, Washington, acondicionaron a un grupo de cuervos para que reconocieran una mascarilla como amenazante y otra como benigna. Cinco años después, se acercaron a los mismos pájaros, a veces con una máscara, a veces con la otra. La respuesta fue impresionante: los cuervos huyeron de la peligrosa máscara e ignoraron la neutral. Al parecer, lo habían recordado.

Pero esa no es la parte notable. Lo fascinante es que las nuevas aves del grupo, es decir, la descendencia que había nacido en los años intermedios, respondieron de la misma manera. En otras palabras, parecían haber aprendido de sus mayores cómo evaluar el nivel de amenaza de los rostros humanos. Al igual que las madres de los delfines que enseñan a sus hijas a esponjar, o los cuidadores humanos que enseñan a los niños a hablar, los padres cuervo habían transmitido la habilidad del reconocimiento facial socialmente, no genéticamente. 

Eso no quiere decir que el ADN no desempeñara ningún papel en absoluto. Con demasiada frecuencia, los científicos hablan de las habilidades aprendidas como si estuvieran de alguna manera separadas de la biología. Pero la evolución cultural y biológica están fundamentalmente entrelazadas. La transmisión cultural de ideas y habilidades requiere una capacidad codificada biológicamente para adquirirlas. La práctica humana de la agricultura, por ejemplo, no está codificada biológicamente; pero los cerebros necesarios para comprender lo que crecerá son, al igual que las manos necesarias para cultivar la tierra.

Los animales también cultivan

A menos que haya estado viviendo bajo una roca, probablemente haya oído hablar de la dieta paleo, que fomenta la alimentación como lo hacían nuestros antepasados, o al menos como algunas personas creen que lo hacían.

Los defensores de la paleo afirman, no sin controversias, que la agricultura fue un desastre para el sistema digestivo humano. No son los únicos críticos con la agricultura. Muchos académicos han argumentado que la transición a la agricultura provocó la desaparición gradual de las estructuras sociales igualitarias. Por otro lado, la sociedad moderna tal como la conocemos no existiría sin la agricultura. Libros, museos, Spotify, videojuegos: básicamente, todo lo que amas de la vida en la civilización no podría haber surgido si no hubiéramos asentado la tierra.

La agricultura sentó las bases de la sociedad humana moderna. Pero los humanos no son los únicos animales agricultores del mundo.

Es difícil exagerar la importancia de la agricultura en la evolución humana. Es una fuerza tan poderosa que incluso ha cambiado nuestros genes . El ejemplo clásico es nuestra capacidad para procesar leche, algo que no pudimos hacer durante la mayor parte de la historia de la humanidad. Hace unos 7.000 años, poco después de que comenzáramos a cuidar animales, algo cambió. Una mutación desarrollada en nuestro código genético que nos dio la capacidad de beber leche hasta la edad adulta. Piénsalo. En el momento exacto en que los humanos obtuvieron acceso a la leche animal, con toda su grasa y proteína, desarrollamos la capacidad de procesarla. La práctica de la agricultura puede transmitirse por transmisión cultural, pero la capacidad de consumir los frutos de nuestra agricultura ahora está escrita en nuestro código genético.

Pero resulta que no somos los únicos agricultores. De hecho, somos relativamente nuevos en el juego. Mientras que los humanos han estado cultivando durante los últimos 12.000 años, ¡las hormigas cortadoras de hojas lo han hecho durante 60 millones! Probablemente los haya visto en documentales, cargando pedazos de hojas rotas. Contrariamente a la creencia popular, esas hojas no son para comer. En cambio, las hormigas les dan de comer un hongo que cultivan en sus nidos, uno que es necesario para su supervivencia.

Por más sofisticada que sea esta técnica, las hormigas todavía cultivan un solo hongo, muy lejos de la asombrosa variedad de cultivos que cultivan los humanos. Aquí, nuevamente, vemos la tensión en el corazón de la existencia humana: somos solo otro animal y, sin embargo, al mismo tiempo, somos mucho más.

Algunos animales también diferencian entre el sexo por placer y la reproducción

Lo hacemos en la cama o en mesas, solos o en grupo. Lo hacemos en playas o contra árboles, por la mañana o bien entrada la noche. A veces lo hacemos con personas que amamos. Y a veces lo hacemos con personas que odiamos.

Sí, lo adivinaste: es el sexo, una actividad por la que los humanos muestran un notable entusiasmo. Desde masturbarnos hasta copular, lo hacemos todo, y lo hacemos con gusto. De hecho, lo único que no hacemos cuando se trata de sexo es tenerlo con el único propósito de tener bebés.

El sexo, por supuesto, es necesario para asegurar la supervivencia de nuestra especie. Pero, según una estimación, solo uno de cada mil actos sexuales que podrían dar lugar a que un bebé realmente lo haga. Y eso solo cuenta los actos heterosexuales de penetración vaginal. Si incluyéramos todos los demás actos sexuales, desde el sexo anal hasta el juego de cuerdas y el cunnilingus, la proporción sería aún más sesgada. El sexo puede ser un imperativo biológico, pero nuestro interés en él claramente ha evolucionado mucho más allá de eso.

En ese sentido, no estamos solos. Casi todos los pájaros y abejas lo están haciendo, mucho más allá de su necesidad de reproducirse. El sexo oral, por ejemplo, es de naturaleza casi ubicua; lo mismo ocurre con la masturbación. La homosexualidad abunda en todo el reino animal, desde elefantes hasta leones, jirafas y murciélagos. ¡Y las hembras bonobos se frotan los genitales casi cada dos horas!

Todavía no podemos explicar completamente estos actos sexuales no procreadores, aunque la diversión parece una explicación bastante plausible. Pero según el autor, los científicos son reacios a abrazar esa hipótesis. El placer no se puede medir científicamente y no podemos preguntar a los animales no humanos si disfrutan de todo ese sexo. La idea de que los animales adopten ciertos comportamientos porque, bueno, simplemente se sienten bien, es difícil de aceptar para la mayoría de los científicos. En cambio, se centran en los posibles propósitos evolutivos de los actos sexuales no reproductivos. En los humanos, el ejemplo obvio sería el sexo como forma de vínculo social.

Pero con solo unas pocas excepciones, la gran mayoría de los actos sexuales en el mundo animal no tienen un propósito evolutivo claro. Los científicos, argumenta el autor, podrían necesitar abrirse a la posibilidad de que estos actos sean impulsados ​​en gran medida por la búsqueda del placer. 

El principal impulsor de la evolución biológica es el ADN.

Igual pero diferente. Diferentes en grado, no en especie. Como quiera decirlo, a estas alturas debería estar claro: hay mucho que compartimos en común con otros animales y tanto nos distingue. Pregúntele a cualquier estudiante de secundaria que se precie por qué es eso, y probablemente obtendrá una respuesta clara. Somos similares porque evolucionamos a partir de los mismos organismos primitivos. Somos diferentes porque evolucionamos en diferentes pistas. 

Pero, ¿qué significa eso exactamente? ¿Cómo funcionó eso?

El ADN es una molécula que actúa como una especie de manual de instrucciones biológicas, que le dice a los organismos cómo desarrollarse, funcionar, crecer y reproducirse. Lo hace a través de genes, secuencias de ADN que codifican rasgos físicos. Si los rasgos mejoran la capacidad de un organismo para sobrevivir, el ADN que los respalda será seleccionado por la naturaleza y transmitido a la siguiente generación. Si, por el contrario, los rasgos perjudican la supervivencia del organismo, serán eliminados lentamente.

Muchos de nuestros genes se comparten con todos los organismos vivos de la Tierra. Estos genes tienen miles de millones de años y tienden a codificar fragmentos muy básicos de bioquímica. Nosotros y todos los demás animales compartimos un número menor de genes. Un número aún menor lo compartimos nosotros y todos los mamíferos. Y todavía compartimos un número menor entre nosotros y los otros grandes simios.

Con el tiempo, el ADN sufre cambios sutiles por medio de mutaciones aleatorias. Puede pensar en estos como el equivalente genético de un error tipográfico, un error de ortografía que se escapa por las grietas como resultado de una mala edición de las proteínas responsables del trabajo. Es a través de estas mutaciones que nuestros genes cambian y evolucionan diferentes especies.

Gracias a los avances radicales en la secuenciación del genoma, hemos logrado un progreso significativo en la comprensión de cómo los primeros humanos evolucionaron hasta convertirse en los seres que somos hoy. Ahora sabemos, por ejemplo, que un fragmento muy corto de ADN es responsable de la destreza en nuestras manos, sin la cual nunca podríamos haber comenzado a crear herramientas sofisticadas. Sabemos cuándo nuestros dedos se acortaron, lo que nos permitió volvernos bípedos, y sabemos cuándo nuestros cuerpos alcanzaron la capacidad anatómica para adquirir el lenguaje. En resumen, sabemos mucho sobre cómo los humanos se volvieron distintivamente humanos. Y lo aprendimos todo al estudiar esa extraordinaria molécula que codifica toda la vida en la Tierra: el ADN. 

¿Puede un animal sentir arrepentimiento o compasión? Los científicos por fin te dan la respuesta 2
¿Puede un animal sentir arrepentimiento o compasión? Los científicos por fin te dan la respuesta 5

El habla y el lenguaje humanos nos diferencian

El proceso que le permite comprender estas palabras es extremadamente complejo. El mero hecho de que un humano sea capaz de unir palabras de tal manera que puedas entenderlas es una hazaña asombrosa, única en el Homo sapiens.

En el corazón de este acto se encuentra una compleja arquitectura anatómica y neurológica. Sin él, ningún ser humano podría generar la amplia gama de sonidos necesarios para el lenguaje humano. Esta arquitectura incluye una lengua muy inervada y versátil, que desciende más allá de un hueso hioides tallado hacia una poderosa laringe. La laringe, a su vez, está conectada a una nariz, que está vinculada a muchos otros músculos de la cara. Y todo este aparato se puede manipular a voluntad, debido a un grado extremadamente alto de control del motor. No hay otro animal en la Tierra con una base biológica tan sofisticada para el lenguaje.

Por supuesto, no somos los únicos animales que vocalizamos. Los perros ladran. Maullido del gato. Muchos animales se comunican vocalmente. Incluso hay algunos que, como los humanos, tienen la capacidad de adquirir el lenguaje copiando los sonidos que hacen otros miembros de la especie, algunas aves, por ejemplo. Pero los pájaros con esa habilidad tienen solo un puñado de canciones. Los humanos, por el contrario, hablan más de 6.000 idiomas distintos y en constante evolución. Nuestros cerebros son los únicos cerebros del mundo animal capaces de adquirir el lenguaje. Somos los únicos animales que usamos una sintaxis y una gramática complejas y los únicos que tenemos decenas de miles de palabras a nuestra disposición.

Estas palabras son esencialmente símbolos. Cuando ves una oreja, sabes que estás mirando una oreja porque, a través de la experiencia, sabes cómo son las orejas. Cuando lee la palabra “oído”, no está mirando un oído en sí, pero sabe a qué se refiere la palabra. Eso es porque tienes la capacidad de comprender unidades simbólicas de significado. Nuevamente, no eres el único animal con esa habilidad. Los perros de la pradera, por ejemplo, usan diferentes llamadas de alarma para diferentes depredadores. Como el lenguaje humano, estas llamadas son una forma de simbolismo vocal que se basa en la capacidad de equiparar una cosa con otra, en este caso, una llamada específica con un depredador específico.

Pero en comparación con la comunicación humana, estas llamadas de alarma son primitivas. Por ahora, el idioma es exclusivo para nosotros. También es el requisito previo esencial para la modernidad del comportamiento, lo que nos permitió convertirnos en las personas que somos hoy. 

La imaginación, el pensamiento abstracto y la capacidad de hacer arte

Físicamente hablando, no hay mucha diferencia entre usted y un ser humano que vivió en el continente africano hace 200.000 años. Dales un corte de pelo, dales un atuendo moderno y encajarán perfectamente en tu café local. Como tú, incluso tendrían la capacidad anatómica de hablar. Lo que no tendrían es el lenguaje, al menos todavía no.

El lenguaje tardó algún tiempo en desarrollarse después de que los humanos adquirieron la capacidad biológica de hablar. Aproximadamente 130.000 años. Lo que cambió durante ese período no fue nuestro ADN, sino nuestra cultura. Y no se detuvo con el lenguaje. Con el tiempo, nuestra comprensión del simbolismo se expandió aún más, desde la capacidad de comprender palabras hasta la capacidad de crear arte.

El Homo sapiens alcanzó la modernidad conductual completa hace unos 40.000 años. Ese es el momento en que nos convertimos en los humanos que somos hoy. Es el momento en que comenzamos a tallar figuras y el momento en que comenzamos a pintar las paredes de la cueva. Es el momento en que comenzamos a elaborar joyas decorativas y el momento en que comenzamos a esculpir criaturas fantásticas en marfil y madera. Desde Borneo hasta Francia, el mundo actual está repleto de arte y artefactos que datan de este período, incluso flautas primitivas, talladas en huesos de cisnes.

Uno de los artefactos más famosos es el Löwenmensch , o el Hombre León, una quimera tallada en el colmillo de marfil de un mamut lanudo. Es una obra de arte extraordinaria, que refleja no solo la destreza de los dedos y el control de la motricidad fina, sino también la previsión para seleccionar el hueso correcto y hacer un plan para tallar la figura. Sugiere una comprensión de la naturaleza y, sobre todo, la capacidad de imaginar algo que no existe: una criatura ficticia con el cuerpo de un humano y la cabeza de un león cavernario. Es, en resumen, el producto de una mente sofisticada.

Pero el Löwenmensch no es el ejemplo más antiguo de arte figurativo. En 2018, los científicos fecharon una serie de pinturas rupestres en el norte de España con 64.000 años de antigüedad, en un período en el que las únicas personas en el continente europeo no eran el Homo sapiens . Qué significa eso? Significa que nuestros primos humanos Homo neanderthalensis estaban haciendo arte unos 20.000 años antes de que invadiéramos su territorio. ¡Incluso algunas de las habilidades que vemos como exclusivamente nuestras resultan ser compartidas por otra especie! 

La próxima vez que te sientas alienado o solo, recuerda que estás conectado con todas las demás criaturas de la Tierra: a través de los genes, la evolución, las prácticas sociales y las actividades sexuales. Nunca puedes estar completamente desconectado del gran mundo de las criaturas y, como eres humano, tienes la capacidad cognitiva y emocional para reflexionar sobre esa verdad. 


Merece ser compartido:

4 responses to “¿Puede un animal sentir arrepentimiento o compasión? Los científicos por fin te dan la respuesta”

Leave a Reply