Esta botella hecha a base de algas se biodegrada en cuanto queda vacía

El plástico biodegradable nunca se degrada por completo. En realidad es más bien poco biodegradable y una botella de agua que se tire seguirá como tal durante un larguísimo período de tiempo. Al enterarse de esto, el estudiante de diseño Ari Jónsson sintió la urgente necesidad de buscar un material de reemplazo para el plástico, que es causante de importantes impactos sobre el medio ambiente.

El estudiante de diseño Ari Jónsson ha creado una botella hecha de algas

El estudiante de diseño Ari Jónsson ha creado una botella hecha de algas

Las botellas de plástico pueden flotar en el océano y acumularse en vertederos flotantes durante décadas, e incluso siglos. Mientras nuestro planeta lucha por sobrevivir con nuestro creciente apetito por el plástico, un estudiante de diseño industrial islandés se inspiró para crear un objeto dirigido a hacerse cargo de parte del problema.

Ari Jónsson, de la Academia Islandesa de las Artes, ha empleado las propiedades de las algas para elaborar una botella biodegradable para el agua. Jónsson develó su invento el pasado mes de marzo en el festival de diseño DesignMarch, en Reykjavik. Las botellas están hechas de un polvo de algas, derivado de la estructura de las paredes celulares de ciertas especies. Si este material es añadido al agua y se deja enfriar, finalmente termina moldeándose en una sustancia gelatinosa.

algae

La botella mantiene su forma cuando está llena de líquido y luego empieza a descomponerse cuando está vacía

Tal y como cita El Ciudadano, que traduce un artículo de IFLScience, la botella mantiene su forma cuando está llena de líquido y luego empieza a descomponerse cuando está vacía. Como está hecha de materias totalmente orgánicas y no tóxicas, si alguien quisiera, incluso se la podría comer -aunque el derivado de estas algas, el agar agar, es usado entre otras cosas como laxante, por lo que es recomendable ir con cuidado.

Por el momento, la botella es sólo un concepto de diseño y no tiene planes para su distribución comercial. No obstante, sigue siendo una solución creativa que está ayudando a desafiar nuestras actitudes frívolas de acumular desechos.

En entrevista con el medio Dezeen, Jónsson dijo:

“¿Por qué estamos usando materiales que toman cientos de años en descomponerse en la naturaleza, para tomar de ellos una sola vez y después tirarlos? Leí que el 50% del plástico se usa una vez y luego de descarta, así es que sentí que hay una urgente necesidad de encontrar formas de reemplazar algunas de las irreales cantidades de plástico que elaboramos, usamos y tiramos cada día”.

“No puedo decir que ésta es la solución perfecta para nuestros problemas con el plástico”, explica Jónsson a Fast Company, y continúa, “pero es un comienzo, y una idea que ojalá nos ayude a mirar nuevas soluciones”.

Si te gustó esta historia no te pierdas:

Senegal se convierte en un país sin bolsas de plástico

¿Te gustó esta historia?
¡Con un "Like" podrás ver muchas más!