Por desgracia, el plástico forma parte de nuestras vidas y parece que es bastante complicado deshacerse de él. A pesar de que contamina nuestros mares y océanos, lo encontramos en nuestro salón, en nuestro cuarto de baño y, lo peor de todo, en nuestra cocina, envolviendo nuestros alimentos y llenándolo todo de tóxicos. Sin embargo, parece que hemos encontrado una solución que estamos seguros te gustará tanto como a nosotros: el Bee’s Wrap.

Hay vida más allá del plástico y, sobre todo, del film transparente

De la mano de Sarah Kaeck, una granjera de Vermont (Estados Unidos), llegó en 2012 el Bee’s Wrap (envoltorio de abejas en español) para hacernos la vida un poco más fácil. Harta de gastar tanto dinero en film transparente para envolver la comida y de tirar tanto plástico al año, esta estadounidense decidió ponerse manos a la obra y buscar una alternativa a este tipo de plástico.

Si no aparecen los subtítulos automáticamente, haz click en el botón CC que encontrarás en la esquina inferior derecha de la pantalla.

En su búsqueda para encontrar una alternativa redescubrió una tradición perdida hace muchos años. Cogió algodón orgánico y lo sumergió en cera de abejas, aceite de jojoba y resina de árbol. Así, consiguió crear un envoltorio lavable, reusable y compostable que puede durar hasta un año y que está completamente libre de tóxicos.

Además, el Bee’s Wrap permite que los alimentos se oxigenen y tanto la cera de abejas como el aceite de jojoba son antibacterianos naturales, por lo que la comida se mantiene fresca durante más tiempo. Kaeck ha diseñado este envoltorio para que se use en quesos, verduras, frutas, pan, hierbas frescas o repostería. Eso sí, como no se puede esterilizar con agua caliente, no debe utilizarse con carne cruda.

El revestimiento de cera de abeja del Bee’s Wrap hace que la tela sea hermética, impermeable y lo suficientemente maleable como para asemejarse al plástico. Además, si se utiliza sobre una olla, un tarro o cualquier recipiente, se puede sellar aplicando el calor de la fricción de las manos.

El Bee’s Wrap es lavable y reutilizable. Eso sí, ¡no utilices agua caliente! Imagen: www.beeswrap.com

La empresa de Kaeck ya lleva unos cuantos años en funcionamiento en Estados Unidos y, ahora, quiere que su producto llegue a todos los recovecos del mundo. El Bee’s Wrap se fabrica de manera local y ecológica en Bristol (Vermont, Estados Unidos) gracias a un grupo de mujeres de la zona.

¡Vivan las soluciones sustentables para almacenar la comida!


¿Quieres recibir más historias como esta por email?

Suscríbete a nuestra Newsletter: