Supermercados que están utilizando hojas de plátano en lugar de envolturas de plástico ¡Enhorabuena!

Desde hace meses apoyamos iniciativas como #DesnudaLaFruta que denuncia el excesivo uso de plástico en la comercialización de frutas y verduras. Gracias a campañas como esta vemos cómo la gente llena las redes sociales de fotos de denuncia que muestran el despilfarro de un material que no se biodegrada. Como por ejemplo, estos dientes de ajo envasados como si se tratara de pastillas:

Más allá de las denuncias: las alternativas

Pero además de denunciar, es importante empezar a crear alternativas. Si bien aplaudimos la iniciativas de negarse a vender agua embotellada de algunos supermercados o comerciar productos de aceite de palma, lo qué más no interesan son las iniciativas que presenta alternativas al plástico.

Alternativas al envase de plástico

De entre todas estas alternativas que realizan los supermercados, hoy destacamos esta de los supermercados en Vietnam y Tailandia que utiliza hojas de plátano en lugar de plástico como alternativa para envasar la fruta. La idea es usar una hoja que sea un desecho natural de podas o crecimiento natural de la planta. Puede ser la planta del banano o la del maíz, por ejemplo.

Estos supermercados han dado con una solución sencilla, económica y 100% sostenible: envolver los alimentos frescos en hojas de plátano.

Las imágenes que os mostramos son del supermercado Rimping en Chiangmai, Tailandia, recibió elogios en Facebook por crear un paquete ecológico después de que una firma local lo publicara en su página y la propuesta del supermercado Rimping en Chiangmai (Tailandia), que también se ha hecho viral en redes sociales con la publicación de varias fotos en la cuenta de Perfect Homes Chiangmai

La idea novedosa, que fue un éxito instantáneo entre los internautas, pronto llamó la atención de los supermercados vietnamitas.

Las grandes cadenas de supermercados en Vietnam, como Lotte Mart, Saigon Co.op y Big C, han comenzado a seguir los pasos de la tienda tailandesa al experimentar con las hojas de platano como una alternativa de envasado de alimentos frescos en sus tiendas.

Además de envolver verduras y frutas, la cadena de supermercados tiene la intención de utilizar también las hojas para otros productos.

Es una iniciativa que deberíamos tener en cuenta. Cuando veo verduras envueltas en estas hermosas hojas de plátano confío en que esta iniciativa ayudará a los clientes a tener compras más conscientes y responsables ante el grave problema del plástico.

Sumado a esto, los supermercados Big C, por ejemplo, ya ofrecen bolsas biodegradables hechas con polvo de maíz en sus tiendas.

El grave problema del plástico en alimentos

Vietnam es el cuarto país del mundo por la mayor cantidad de residuos plásticos vertidos en el océano, por lo que gestos como estos son de la mayor importancia.

Un informe reciente destacó la increíble cantidad de residuos plásticos generados por los vietnamitas, que eliminan alrededor de 2,500 toneladas de residuos plásticos por día.

Recientemente, Corea del Sur prohibió el uso de bolsas de plástico desechables, lo que exige que los supermercados y otros establecimientos comerciales proporcionen contenedores reciclables a los clientes.

Los supermercados de Singapur también han lanzado campañas informando al público sobre la necesidad de reducir el uso de bolsas de plástico. Mientras tanto, las tiendas taiwanesas han comenzado a cobrar por bolsas de plástico de un solo uso para desalentar a los clientes a usarlas.

Mientras tanto, China ha visto una caída del 66% en el uso de bolsas de plástico en más de una década desde que prohibió el uso de bolsas de plástico ultra delgadas en 2008.

Prohibir o reducir las bolsas de plástico de un solo uso en los supermercados es una tendencia creciente en Asia. Una tendencia que ya no es sólo deseable sino que es toda una necesidad.

Fuente: nextshark.com

Alimentos cocinados

https://twitter.com/Carrocombate/status/1136183949363777536

Como nos señala Carro de Combate, en los países del Sudeste Asiático, se han utilizado tradicionalmente las hojas de banano para envolver comida. Sin embargo, se hace fundamentalmente para envolver comida cocinada, como si fuera un tupper o una barqueta. Sin duda, es una opción más sostenible. Por tanto, el riesgo es que las hojas no se usen para sustituir el plástico, sino para adornar algo que antes iba desnudo. Antes de sustituir el plástico, hay que pensar si es posible sustituirlo completamente.

¿Podemos hacer algo?

El ser humano ha generado la friolera de 8.300 millones de toneladas métricas de plástico en su historia -aproximadamente la mitad en los últimos 13 años- y la cifra va al alza: la ONU ha advertido que, de seguir así, en 2050 habrá más toneladas de plástico que de peces en los océanos. Además este material no se biodegrada, no hay ningún ningún ser vivo -microorganismos u hongos- que lo pueda reintegrar al ciclo natural: solo se descompone en partículas más pequeñas sin cambiar su composición química. ¿Hacemos algo?

Guía práctica para un consumo responsable

  • Elige productos a granel siempre que sea posible. Cada día, más tiendas y supermercados apuestan por ellos.
  • Ve a comprar con bolsas de tela, lleva un carro de la compra si vas a hacer una compra grande (tus brazos te lo agradecerán).
  • Recicla tarros de vidrio para guardar los productos como legumbres, arroz o especias.
  • Habla con los encargados y vendedores: mientras más clientes les preguntemos o reclamemos productos con menos envases plásticos, más fácil es que opten por tomar medidas.
  • Denuncia a través de las redes sociales y amigos las malas prácticas.
  • Comparte por redes sociales y entre amigos las buenas prácticas: ¡COMO ESTE POST!
View this post on Instagram

“Soy #ecologista pero no compro productos sostenibles. Me gusta cuidarme pero compro comida basura. Estoy en contra de la esclavitud pero tengo producto realizados en condiciones infrahumanas” ¿Eres de los que aún piensa así? Cuando compramos algo, estamos dando nuestro apoyo e inversión indirecta de un tipo de mundo concreto. Somos financiadores de todas esas prácticas que nos aterran o aquellas que hacen de este mundo un lugar mejor para todos. Cada artículo que hay en nuestras casas, en nuestro cuerpo o en nuestras vidas, es una apuesta no sólo estética o económica. Es una apuesta por un estilo de vida y sociedad. Es nuestra cara de presentación al mundo pero también, nuestra forma de moldear el mundo. Ya hay varias universidades de todo el mundo que estudian este curioso fenómeno. ¿Qué nos frena para tener una vida más acorde con nuestros ideales? ¿Qué nos impide unirnos para construir un mundo más justo para todos? ¿Por qué no valoramos aquellos productos que realmente están cargados de ética, estética y valor? Hay  nuevas iniciativas que enriquecen las alternativas consumistas como la economía colaborativa, en la que compartir es la base, o la Economía del #BienComún, que traza unas reglas económicas que ponen el beneficio social en el foco. A esto tenemos que unirle por supuesto el consumo local y lo próximo también se ha convertido en uno de los principales criterios del ocio y del consumo responsable. Aplicar criterios como cercanía, pequeña escala, tiendas de barrio, durabilidad, fácil reparación, segunda mano, alimentos ecológicos y de temporada, cooperativas de empleo, finanzas éticas. Y también, por #ética, no comprar ciertas marcas, ciertos productos. Consumir menos; consumir mejor. #elcambioerestu @bioshopelcambio @naturamlg

A post shared by DISEÑO SOCIAL (@disenosocial) on

Publicamos noticias de reflexión que hacen de este mundo un lugar mejor ¡Ayúdanos compartiendo esta noticia en tus redes sociales!
Muhimu es un espacio virtual que busca acceder a nuestro lado más humano. Pero TE NECESITAMOS. Comparte nuestras noticias en tu muro :)