muhimu.es

La vida no es un juego de azar. No es un casino donde invertir tus días. Es una obra de arte para contemplar y crear. Siente, ama, crea.

¿Por qué Estados Unidos ha sido uno de los peores países gestionando la pandemia? 1

¿Por qué Estados Unidos ha sido uno de los peores países gestionando la pandemia?

Merece ser compartido:

Estados Unidos se vio gravemente afectado por la propagación de COVID-19 por varias razones. Primero, la falta de información proveniente de China hizo que los estadounidenses no supieran cuán contagioso y mortal era el virus. Pero, en segundo lugar, Estados Unidos tampoco estaba lamentablemente preparado. No existían planes o sistemas para producir las pruebas necesarias o rastrear infecciones, y no había una agencia central fuerte para tomar el control. Si bien las pruebas y las vacunas finalmente salieron, la demora fue tan severa que permitió que el virus se propagara desenfrenadamente. Para estar preparado para la próxima pandemia, EE. UU. necesita crear una agencia federal fuerte para administrar una reserva de suministros y coordinar una respuesta que use pruebas y rastreo para minimizar el daño.

Propagación sin control (Scott Gottlieb) analiza de manera implacable los muchos problemas que enfrentó Estados Unidos cuando se enfrentó a la pandemia de COVID-19 en 2020. Debido a una combinación de factores, Estados Unidos no estaba preparado para lo que ocurrió. Pero es posible aprender de esta tragedia y asegurarse de que no vuelva a suceder. Esta escrito por Scott Gottlieb. Es el excomisionado de la Administración de Drogas y Alimentos de los Estados Unidos. También es colaborador de CNBC y forma parte de la junta directiva de la compañía farmacéutica Pfizer. Es miembro de la Academia Nacional de Medicina y es considerado una de las “50 personas que transforman la atención médica” por la revista Time .

¿Por qué Estados Unidos ha sido uno de los peores países gestionando la pandemia? 2

Descubra qué salió mal cuando apareció el COVID-19 en las costas de EE. UU

Manejar una pandemia de coronavirus altamente contagiosa siempre iba a ser difícil, pero no tenía por qué ser un escenario imposible. Había muchas advertencias. En los años previos a 2020, hubo brotes de los virus Zika, gripe aviar, SARS y Ébola. Algunas naciones prestaron atención e hicieron preparativos que las protegerían en caso de futuras crisis. Estados Unidos fue uno de los muchos que no lo hicieron. 

Varias cosas salieron mal en los Estados Unidos. Algunas de estas cosas se debieron a una mala planificación y toma de decisiones, mientras que otras estuvieron fuera del control de los funcionarios. Pero juntos crearon una tormenta perfecta que permitió que un nuevo coronavirus se propagara por todo el país, en gran medida sin control, durante meses.

Aprenderás

¿Por qué Estados Unidos ha sido uno de los peores países gestionando la pandemia? 3

La información inicial sobre el brote de COVID-19 fue difícil de conseguir

El 18 de enero de 2020, el autor, Scott Gottlieb, intercambió mensajes de preocupación con Joe Grogan, del Consejo de Política Nacional de la Casa Blanca. Ambos hombres se preguntaban sobre un nuevo brote de neumonía viral en China, y ambos habían trabajado anteriormente en la Administración de Alimentos y Medicamentos, la FDA. Gottlieb, que había trabajado allí desde 2003, acababa de renunciar como comisionado en abril de 2019.

En todos esos años, Gottlieb había rastreado varios brotes de SARS, MERS, Ébola y Zika. Algunos golpearon cerca de casa, mientras que otros mantuvieron la distancia. Pero el 18 de enero, Gottlieb le hizo saber a Grogan que no estaba tan seguro sobre el brote al que se enfrentaban actualmente. 

A decir verdad, estaba preocupado.

Una de las primeras señales de alerta que notó Gottlieb fue que la información proveniente de China no era confiable. La cantidad de pacientes infectados fue difícil de precisar, al igual que la cuestión de si este virus era capaz de propagarse de persona a persona. Tanto China como la OMS, es decir, la Organización Mundial de la Salud, se apegaron a la afirmación de que el brote solo había infectado a personas que habían estado expuestas a una fuente zoonótica particular en un mercado de alimentos al aire libre en la ciudad de Wuhan. En otras palabras, estaban sugiriendo que las personas habían contraído el virus directamente de un animal.

Pero el Centro para el Control y la Prevención de Enfermedades de los Estados Unidos, el CDC, ya estaba recopilando evidencia de que el virus se estaba propagando entre los familiares de estas personas e infectando a otros que no se habían acercado al mercado de alimentos. Gottlieb no se sorprendió por la retención de información por parte de China. En 2005, el gobierno chino había tratado de ocultar el brote de SARS-1 al mundo en general, así como a su propia gente.

Ahora, al parecer, lo estaba haciendo de nuevo. A mediados de diciembre, varias personas se presentaron en los hospitales de Wuhan con síntomas misteriosos y agresivos similares a los de la neumonía. Incapaces de identificar la causa, los médicos enviaron muestras de líquido pulmonar para un análisis de secuenciación genómica. 

Uno de los primeros resultados llegó el 27 de diciembre. Confirmación: se trataba de un nuevo virus respiratorio, uno que se parecía mucho al SARS-1, que había matado a unas 800 personas en todo el mundo. La noticia fue motivo de preocupación, pero en lugar de dar la alarma, la Comisión Nacional de Salud de Beijing ordenó que todos los datos de secuenciación se mantuvieran en secreto

Semanas después, China y la OMS continuaron minimizando la amenaza, repitiendo la afirmación de que “no había evidencia clara” de transmisión de persona a persona.

¿Por qué Estados Unidos ha sido uno de los peores países gestionando la pandemia? 4

Retrasos e información retenida agravada con pruebas insuficientes para crear un problema real para los EE. UU.

Afortunadamente, no todos en la comunidad médica china se adhirieron a la orden de no publicar la información de secuenciación del virus, que se había denominado SARS-CoV-2. La gravedad de la amenaza estaba clara: se trataba de un nuevo coronavirus y parecía ser altamente contagioso. 

Algunos médicos preocupados recurrieron a las redes sociales y publicaron ellos mismos la secuencia genética. Pero incluso después de que salió la información, todavía había resistencia a advertir a la gente. 

La OMS siguió cediendo a las autoridades chinas, que rechazaron la idea de llamar al brote una emergencia de salud pública de interés internacional, una designación que señalaría la necesidad de atención internacional, o una pandemia oficial, una medida que habría desencadenado protocolos de salud en muchas naciones. 

Esa declaración no sucedió hasta el 11 de marzo de 2020. Para entonces, ya era demasiado tarde.

A principios de marzo, el virus ya había salido de China. Llegó a Tailandia el 13 de enero. Estaba en los EE. UU. el 15 de enero y en Corea del Sur el 20 de enero. Las demoras de meses, o incluso semanas, pueden marcar una gran diferencia en el control de un brote. Cuando la OMS se movió para declarar una pandemia, la propagación del SARS-CoV-2 ya estaba en marcha. Y dado que China había minimizado la gravedad del virus, muchos en los EE. UU. todavía pensaban que no sería un gran problema en Estados Unidos.

Por supuesto, ya lo era. Apenas unos días después de que se descubriera el primer paciente infectado en Seattle, surgieron casos en Chicago y California. Esto inmediatamente generó preocupaciones sobre las pruebas. ¿Cómo podrían los médicos y los funcionarios de salud evaluar a sus pacientes y a las personas que habían estado en contacto con sus pacientes para tratar de contener la propagación? En ese momento, solo había una forma: los CDC.

El CDC fue la única agencia en los EE. UU. que tuvo acceso a copias del virus, contra las cuales se pudieron probar nuevos casos. Pero durante mucho tiempo, los CDC guardaron estrictamente esta información. Cualquiera que quisiera una prueba tenía que enviar su muestra a los CDC y esperar a obtener el resultado, lo que llevó tiempo. 

No pasó mucho tiempo antes de que se produjera un cuello de botella de presentaciones que excedieron con creces las capacidades de procesamiento de los CDC. Estados Unidos se dirigía a tener problemas.

¿Por qué Estados Unidos ha sido uno de los peores países gestionando la pandemia? 5

Estados Unidos estaba preparado para brotes similares a la gripe y bioterrorismo, pero no estaba preparado para un coronavirus

Al principio, el enfoque del gobierno de EE. UU. fue tratar la pandemia como un brote de gripe, un enfoque que se originó en 2005 con el presidente George W. Bush. 

En ese momento, existían temores en torno a la amenaza del virus de la gripe aviar H5N1. Bush leyó el libro La Gran Influenza , que explicaba cómo las pandemias son inevitables y recurrentes, ocurriendo alrededor de una vez por siglo, y tuvo un impacto inmediato. Rápidamente reunió un equipo para idear una mejor estrategia nacional. 

Durante las siguientes administraciones, el énfasis se mantuvo en cómo lidiar con una pandemia de gripe o un acto de bioterrorismo, como un ataque químico o con ántrax. Pero como descubriría EE. UU., el SARS-CoV-2 y la enfermedad que causa, COVID-19, no actúan como ninguna de estas cosas.

La clave para combatir cualquier virus nuevo es comprenderlo y detectarlo. Pero debido a la falta de información disponible sobre el SARS-CoV-2, no hubo mucha comprensión en los primeros días del brote, solo mucha especulación.

Dado que los preparativos de EE. UU. se basaron en un virus similar a la gripe, el consejo inicial del gobierno destacó la importancia de lavarse las manos y limpiar las superficies. Pero el virus que causa el COVID-19 no es como la influenza, especialmente en la forma en que se mueve y se propaga.

Pasó casi un año antes de que los CDC actualizaran sus pautas para reflejar el hecho de que este virus se contrajo principalmente a través de las vías respiratorias y no al tocar superficies contaminadas y luego tocarse la cara.

Estados Unidos también se basó en gran medida en un sistema diseñado para detectar brotes de gripe. El CDC utiliza la Red de Enfermedades Similares a la Influenza (ILI, por sus siglas en inglés) para monitorear el número y el paradero de los pacientes con síntomas similares a los de la influenza. Al principio, esta era la única herramienta disponible a nivel nacional para detectar brotes de COVID. Pero como ahora sabemos, muchas personas que se infectan con la enfermedad permanecen asintomáticas mientras continúan propagando el virus. 

Lo que se necesitaba era más pruebas. Los funcionarios necesitaban una forma de evaluar a las personas, obtener resultados rápidos, averiguar quién había estado en contacto con un caso positivo y luego compartir esa información con una base de datos nacional. Pero nada de esto fue posible. Estados Unidos se estaba sumergiendo de cabeza en una crisis de COVID.

El CDC no estaba preparado para gestionar la crisis de COVID

En abril de 2000, el presidente Bill Clinton calificó la propagación mundial del SIDA como una amenaza para la seguridad nacional de Estados Unidos. Fue un gran paso, y la primera vez que una enfermedad infecciosa recibió tal designación. Desafortunadamente, nunca condujo a un programa federal que analizara otros contagios de la misma manera. 

Durante mucho tiempo, los investigadores advirtieron que los EE. UU. ya no deberían esperar estar protegidos contra enfermedades que antes parecían raras o confinadas a partes remotas del mundo. Luego, en 2006, después de un brote de SARS que llamó la atención, el Congreso destinó algo de dinero para crear una red de concientización sobre la salud pública. 

El dinero estaba destinado a permitir que los CDC compartieran información en todo el país, lo que permitiría una respuesta rápida y una gestión de crisis relacionada con la pandemia. Pero el CDC nunca cumplió.

El CDC siempre ha sido una agencia retrógrada. Recopila datos, los analiza y hace recomendaciones para controlar o prevenir un problema que ya está en marcha. Sus sistemas internos no son adecuados para detectar algo como un nuevo coronavirus o para detener su propagación. Sin embargo, el gobierno de EE. UU. se apoyó en la agencia para liderar la respuesta a la crisis que empeoraba rápidamente.

Considere su enfoque para las pruebas. El gobierno solicitó a los CDC que desarrollaran una prueba rápida de COVID a pesar de que la agencia no tenía antecedentes de poder hacerlo. El CDC está diseñado para realizar investigaciones e investigaciones metódicas. El diseño y la fabricación rápidos no son su punto fuerte. Como resultado, lograr que se produjeran esas pruebas rápidas tan necesarias fue un fiasco.

Mirando hacia atrás, los CDC deberían haber visto la escritura en la pared en febrero, cuando se identificó la primera propagación comunitaria en California. Este brote dejó en claro que la política de hacer que los CDC controlen cada prueba ralentizaría las cosas y empeoraría las cosas. En este punto, se podrían haber creado nuevas pautas y los CDC podrían haber autorizado las capacidades de prueba a las clínicas de todo el país.

En cambio, estaba lidiando con la carga de procesar las pruebas que se le enviaban para su análisis y tratar de hacer algo que nunca antes había hecho: crear un kit de prueba producido en masa.

No fue solo el CDC. El liderazgo del gobierno también causó problemas durante la crisis

Se necesitan dos tipos de pruebas cuando se trata de una pandemia: pruebas de PCR y pruebas de antígenos. Durante un tiempo, el CDC estuvo a cargo de manejar ambos, pero no pudo satisfacer las demandas de ninguno. 

En términos generales, las pruebas de PCR, que se manejan en un laboratorio, son las más precisas de las dos. Para ayudarlo a rastrear el virus, el CDC quería procesar todo esto por sí mismo, pero esto significó muchos retrasos debido al gran volumen de casos. 

Las pruebas de antígeno son más rápidas. No requieren un laboratorio para el análisis y pueden entregar resultados en 30 minutos. Puede que sean menos precisos, pero su facilidad de uso y sus resultados rápidos los convierten en una herramienta fundamental para gestionar una crisis. En esto, los CDC fallaron nuevamente: después de meses de espera, los kits de prueba de antígenos de los CDC estaban contaminados y eran ineficaces. Era más tiempo perdido. 

Finalmente, el gobierno recurrió al sector privado en busca de ayuda. El 9 de mayo de 2020, las primeras pruebas de antígenos comenzaron a ser aprobadas por la FDA.

El gobierno fue el mayor comprador de las nuevas pruebas. Para septiembre, había gastado alrededor de $760 millones en más de 150 millones de pruebas. Desafortunadamente, los problemas persistieron. 

Hay una ciencia en saber qué pruebas usar en qué personas. Sin un plan coordinado, muchas pruebas de antígenos se enviaron a instalaciones como hogares de ancianos, cuya población de mayor riesgo estaba mejor atendida por las pruebas de PCR más precisas. Esto significó que, de 13,000 instalaciones que recibieron las pruebas de antígenos, el 30 por ciento no las usó.

Luego estaban los mensajes contradictorios enviados por la Casa Blanca. Dada la amenaza que presentaban los portadores asintomáticos y la falta de pruebas generalizadas, una de las mejores defensas que tenía EE. UU. era frente a las “intervenciones no farmacéuticas”, cosas como enmascaramiento, distanciamiento social, cierre de servicios no esenciales y trabajo desde casa. Los investigadores habían utilizado ejercicios de modelado para demostrar que estos pasos podrían limitar significativamente la propagación de la enfermedad, dependiendo de cuán oportuno, rápido y coordinado fuera el esfuerzo. 

Pero la respuesta no fue ninguna de esas cosas: las reglas de confinamiento se dejaron en manos de estados y gobernadores individuales para decidir, y cuando se trataba de máscaras y distanciamiento social, incluso las personas que trabajaban en la Casa Blanca no obedecieron las medidas de seguridad con ningún grado de consistencia.

Como veremos en el próximo, no tenía por qué ser así.

Corea del Sur tenía las pruebas, las reservas y la vigilancia necesarias para gestionar una pandemia

En marcado contraste con la respuesta caótica y mal pensada de EE. UU., se destacó un país en particular. En Corea del Sur, la crisis del COVID estaba progresando de manera muy diferente. Tanto EE. UU. como Corea del Sur habían identificado sus primeros casos de COVID-19 a mediados de enero. Pero, a diferencia de EE. UU., Corea del Sur estaba preparada de la manera correcta. 

Esto se debió en parte a su experiencia con un brote grave de MERS en 2015, que provocó 82 casos, el brote más grande fuera de Oriente Medio. Como resultado de este evento anterior, Corea del Sur tomó una serie de decisiones que mostrarían al mundo exactamente cómo debería ser realmente la preparación para una pandemia.

Después del brote de MERS, Corea del Sur creó cientos de sitios de prueba. También se aseguraron de que hubiera una reserva de equipo lista para que cada una de estas instalaciones tuviera todo lo necesario para operar a plena capacidad en caso de otra crisis. 

También establecieron un proceso acelerado para la aprobación, fabricación y distribución de kits de prueba. Entonces, cuando se confirmaron los casos iniciales de COVID a fines de enero, desarrollar esas pruebas fue la primera orden del día. Solo había cuatro casos en ese momento, pero dos compañías entraron inmediatamente en plena producción. Y el CDC de Corea del Sur estaba listo para compartir sus muestras virales para que los fabricantes pudieran confirmar de forma independiente la precisión de sus pruebas.

Mientras tanto, en los EE. UU., el CDC retuvo sus muestras como si fueran propiedad intelectual. Pasaron meses antes de que se fabricaran y distribuyeran los kits de prueba. Además de eso, la reserva de EE. UU. ni siquiera podía cubrir la cantidad de hisopos de prueba necesarios una vez que se distribuyeron los kits.

En cuestión de semanas, Corea del Sur había aumentado a 20.000 pruebas por día; EE. UU. tardaría cuatro meses en alcanzar ese número. Como resultado, Corea del Sur mantuvo sus brotes en gran medida contenidos.

Corea del Sur también tenía lista una base de datos de pruebas y seguimiento a nivel nacional. Esto se basó en una vigilancia que violaba la privacidad que no sería posible en los EE. UU., pero Estados Unidos podría haber empleado una fuerza laboral de cientos de investigadores epidemiológicos para lograr algún efecto.

Si estos agentes hubieran podido rastrear y rastrear una fracción de los casos desde el principio, es probable que las cosas hubieran resultado mucho mejor.

Estados Unidos necesita comenzar a tratar la salud pública como lo hace con otras formas de inteligencia

Si ha habido un lado positivo de la crisis de COVID-19, es que la tecnología para producir vacunas ha demostrado estar lista para enfrentar el desafío. Tradicionalmente, las vacunas se fabrican a través de un proceso de cultivo que requiere muchos huevos de gallina. Pero ahora, todo lo que necesitaba la empresa de biotecnología Moderna era la secuencia de la información genética del virus, llamada ARN. Seis semanas después de eso, tenía una vacuna que podía comenzar a probar.

Las vacunas Moderna y Pfizer-BioNTech, entre otras, utilizan lo que se conoce como tecnología de ARNm. Esto crea una vacuna que hace que el sistema inmunitario de una persona produzca anticuerpos para atacar un virus específico. Lo que es especialmente impresionante es que las vacunas de ARNm no solo se fabrican rápidamente en grandes lotes, sino que también son fáciles de modificar cuando un virus muta.

Pero, incluso cuando los científicos del mundo estaban siendo alabados por producir vacunas a velocidades récord, todo el proceso se mostraba altamente político. De hecho, se estaba convirtiendo en un asunto de seguridad nacional. 

Justo cuando EE. UU. estaba desarrollando sus vacunas, tanto Rusia como China fueron atrapadas espiando e intentando robar información. Rusia también se embarcó en una campaña de desprestigio contra la vacuna de Pfizer, en un esfuerzo por promover su propia versión, Sputnik.

Además, dada la forma en que se han utilizado las prohibiciones de viajar libremente durante la pandemia, es difícil imaginar que los países no continúen actuando en su propio interés o, como China, duden en ser transparentes sobre el próximo brote. Estar aislado por otros países obviamente puede ser perjudicial en más de un sentido. Pero como hemos visto, ocultar información vital también es perjudicial.

Dada la negativa de China a compartir muestras del virus, muchos países quedaron vulnerables y en desventaja. Es probable que nunca sepamos con certeza dónde comenzó realmente el brote, aunque hay mucha evidencia que sugiere que puede deberse a un accidente en un laboratorio en Wuhan que manejaba coronavirus.

Todo esto apunta a la conclusión de que la salud pública es un asunto de seguridad nacional. EE. UU. necesita un programa federal que pueda controlar los brotes y prevenirlos al estar informado sobre lo que sucede en el resto del mundo. Estados Unidos recopila mucha información de inteligencia sobre otras amenazas percibidas. Necesita comenzar a tratar cosas como los coronavirus con la misma seriedad.


Merece ser compartido: