Todos conocemos el nombre del presidente y premio Nobel de la Paz Nelson Mandela. Casi nadie conoce al fotoperiodista malloquín Pep Bonet,  ganador de su tercer World Press Photo con “Into the shadows”.

Pero este corto de cinco minutos y que a pesar de su reconocimiento internacional a penas ha sido difundido, tiene mucho que ver con la lucha que Mandela inició. Con la lucha por la dignidad que cada día siguen librando en las calles de Johannesburgo (Sudáfrica) miles de inmigrantes en busca de una vida mejor.

Durante los cinco minutos que dura la película, Pep Bonet combina fotografías y vídeo toda la dureza, la magia y el respeto que merecen en su búsqueda de una vida digna:

Web Oficial

“A pesar de la violencia y la desesperación, nos ha conmovido la resistencia, el sacrificio, el intelecto y la integridad de las personas que han conocido gracias a la realización de este trabajo”

La resistencia, el sacrificio, el intelecto. Los pobres no son ni incultos ni ignorantes. Son ingeniosos, son escépticos, son elocuentes y la gran mayoría han llegado al fondo y están desesperados por vivir, a ser respetados y tener la oportunidad de una vida mejor. Palabras que reflejan el espíritu verdadero de esta producción.

Este vídeo refleja la actividad en la vida de cientos de miles de africanos que viven en el interior de la ciudad de Johannesburgo. Ellos son supervivientes urbanos: sus historias siguen siendo de valor incalculable, su existencia no está registrada ni su voz, pero sus historias desgarradoras arrojan una sombra sobre África en su conjunto.

¿Pero quién es Pep Bonet?

Incansable viajero, ha vivido en Tarifa, Hawai o Amsterdam, ciudad en la que decidió dedicarse a la fotografía tras visitar una exposición de Ed van der Elsken. También residió en Nueva York y Sierra Leona, país que le brindó otro de sus tres Word Press Photo.

Os dejamos para terminar, la obra Altamar Showreel, otro de sus vídeos en los que es capaz de trasmitirnos decenas de sentimientos y reflexiones a través de la fuerza de sus imágenes:

Sin duda, un trabajo que merece ser compartido.


¿Quieres recibir más historias como esta por email?

Suscríbete a nuestra Newsletter: