¿Hubiera sido igual el seguimiento mediático de los huracanes Harvey e Irma si no hubieran afectado a Estados Unidos?

Todo el mundo tiene la mirada puesta en Florida y el Caribe gracias a la amplia cobertura que están teniendo en los medios de comunicación por el miedo a que el huracán Irma llegue a las costas de estadounidenses. Sin embargo, es complicado encontrar imágenes o información sobre los millones de personas que están padeciendo los efectos de las grandes inundaciones en el sur del continente asiático.

Fuente: AP Photo/Uttam Saikia

Es muy conocida la época del monzón y lluvias en países como India, Bangladesh y Nepal, que se da entre los meses de julio y octubre de cada año. Pero, aunque las lluvias torrenciales sean algo común en esta zona, este año han sobrepasado con creces las estimaciones anuales. De hecho, según los datos registrados, estamos ante la peor caída de precipitaciones en décadas. Según las declaraciones de Corinne Ambler, trabajadora de la Cruz Roja en Bangladesh, a la BBC, estas inundaciones son las peores de los últimos cuarenta años.

Se estima que más de 8,6 millones de personas han sido afectadas y más de tres cuartos de un millón de casas destruidas o dañadas.

Pero, claro, estos datos arrojados por Ambler solo hablan de Bangladesh. Sin embargo, todo el sureste asiático ha sido afectado por las grandes lluvias que han dejado millones de damnificados. Según los datos de la ONU y diferentes organizaciones internacionales, desde que comenzaron las lluvias a principios de agosto, más de 1.200 personas han muerto por las inundaciones y 40 millones se han visto afectadas.

Los aldeanos afectados por inundaciones esperan material de socorro en un camino roto arrasado por las inundaciones en el distrito de Morigaon, al este de Gauhati, estado de Assam, en el noreste de Asam. 15 de agosto de 2017

En términos científicos, el huracán se considera un fenómeno natural mucho más poderoso que un monzón, pero debemos tener en cuenta que la infraestructura de Estados Unidos es muchísimo más sólida que la de los países asiáticos afectados.

El paso del huracán Harvey por Texa y Luisiana, por fortuna, solo se cobró 50 víctimas mortales. Mientras que únicamente en el estado indio de Bihar han perdido la vida más de 500 personas.

En ocasiones, no se trata de la fuerza con la que golpee un fenómeno natural, sino de la capacidad que tenga el país para soportarlo. Este es el gran problema de los monzones en el continente asiático. Por desgracia, la prensa occidental ha decidido dar voz al desastre de Houston y el paso del creciente huracán Irma y dejar de lado la masiva tragedia que se está viviendo ahora mismo en el sureste asiático.

Una triste realidad de las desigualdades internacionales y mediáticas que nos hace ver ciertas “víctimas” como “de segunda categoría”.

Fuente: UNICEF/ SJ Thapa

Fuente: AP Photo/Anupam Nath

En Demra, los niños caminan a través de un campo inundado cuando regresan a casa de la escuela. La mezcla de agua de lluvia y residuos tóxicos de las industrias ha convertido el agua en verde

Una calle anegada en Patan, al sur de Katmandú

Unos chicos afectados por las inundaciones se mueven en una balsa de banano cerca de casas parcialmente sumergidas en el distrito de Morigaon, al este de Gauhati, Assam, India

Este vídeo resume a la perfección lo que está ocurriendo en el sureste asiático:

Para habilitar los subtítulos en español: haz click en el botón CC. Después, en la ruecedilla que hay a su lado. Selecciona “subtitles” y “auto-translate”. Elige “español/Spanish” y ¡listo!

Comparte esta información para que nadie se quede sin saber lo que está ocurriendo en el mundo.


¿Quieres recibir más historias como esta por email?

Suscríbete a nuestra Newsletter: