De todas las noticias que os traemos desde Francia, quizás esta sea la que más nos ha gustado de todas. El pasado 1 de enero entró en vigor una de esas impresionantes medidas solidarias de las que cuando se producen, consiguen que te preguntes cómo es que a nadie se le hubiese ocurrido antes.

La idea es una nueva ley que transforma, de forma automática a todos los ciudadanos franceses en donantes de órganos y tejidos. Aquellos ciudadanos que quieran evitar esta medida, deberán registrarse específicamente para retirarse del programa de donaciones.

Este cambio de ley es lo que se denomina comunmente como darle la vuelta a la tortilla. Para poder ser donante en España, tienes que registrarte y pasar una serie de trámites burocráticos que a menudo son tediosos y le quitan las ganas a todos aquellos que no están lo suficientemente motivados o concienciados. Con esta medida, se produce el efecto contrario y serán los que no quieran ser “solidarios con sus órganos” los que tendrán que hacer frente a los trámites burocráticos. Todos los  ciudadanos son presuntos donantes de órganos y tejidos a priori, si no lo desean deben añadir sus nombres a un Registro Nacional de Rechazo.

Ojalá que se contagie esta solidaria medida a nuestro país. España lleva siendo el primer país del mundo en donación de órganos durante veinticuatro años. Según la campaña publicitaria de Aquarius,  es porque nos encanta vivir:

Gracias a esta medida, en Francia aumentarán exponencialmente el número de donantes, ya que a veces los trámites burocráticos son los que terminan echando para tras a los interesados.

Los órganos y tejidos eran considerados para su donación solamente si la persona fallecida había expresado claramente su deseo de donar sus órganos. En el caso de no saberlo, los médicos preguntaban a sus familiares.

En Francia, a partir de ahora cuando alguien muere, los médicos deben comprobar si la persona fallecida esta inscrita en el Registro Nacional de Rechazo. También conversarán con la familia para averiguar si el fallecido alguna vez expresó su oposición oral o escrita a la donación de sus órganos o tejidos.

Una medida que deseamos que no tarde en llegar a España, pero hasta entonces puedes empezar por informarte o sacarte el carnet de donante a través de la Organización Nacional de Transplantes.


¿Quieres recibir más historias como esta por email?

Suscríbete a nuestra Newsletter: