Son pocas las tradiciones que aún compartimos los humanos de hoy con los ancestros de nuestra especie. Una de ellas cabe en una botella de 75 cl: el vino. Que se sepa, la humanidad lleva más de ocho mil años disfrutando del placer de la ingesta de vino, aunque se sabe que este preciado líquido se produjo por primera vez en una época tan remota como el neolítico, en la región que hoy ocupan Irak e Irán.

Bebida universal, el vino ha formado parte de numerosas tradiciones, celebraciones y festejos, cosechando elogios por doquier, en todo el espectro de las artes (e incluso las ciencias) a lo largo de la historia. En la mitología griega el vino —o néctar (en griego antiguo νέκταρ)— era, según los primeros poetas como Homero u Ovidio, la bebida de los dioses. En la era romana, la viña pasa a formar parte de la denominada “tríada mediterránea”, compuesta por cereal, olivo y viña. Durante siglos la ciencia, la poesía, el cine, la filosofía, la fotografía, la pintura, y hasta la imprenta y la política, dieron carácter y cuerpo a esta bebida, cultivando una reputación imperecedera a este alimento tan preciado en numerosas culturas.

Clásicos del pensamiento y del arte, desde antiguos pensadores hasta nuestros coetáneos, le han dedicado poderosas reflexiones al jugo fermentado de la uva, convirtiéndolo en un tópico literario y realizando símiles que van desde el placer de su degustación hasta inspiradoras analogías con el carácter humano, la personalidad y la forma de ver y vivir la vida. Platón, Louis Pasteur, Pablo Neruda, Henri Cartier-Bresson, Pablo Picasso, Johannes Gutenberg, Salvador Dalí, Federico Fellini, o Winston Churchill son solo algunos de los nombres que surgen de la larga lista de inspirados por este saboreado brebaje.

¿Brindas por lo clásico?

Hoy Sangre de Toro, una de las variedades de vino con más carácter, quiere rendir homenaje a lo eterno con su campaña “Brindemos por lo clásico“, poniendo en valor las cosas clásicas de la vida, que tanto nos gustan. En un mundo en el que lo contemporáneo es ser moderno, Sangre de Toro quiere poner un poco de sensatez a través de lo clásico. Para ello, nos propone que brindemos por las cosas clásicas y a cambio podemos beneficiarnos de interesantes recompensas, en forma de premios.

Brindar tiene premio

Para participar, simplemente deberás subir una foto a Facebook o Instagram brindando con un vaso de Sangre Toro, usar el hashtag #BrindemosPorLoClasico y explicar aquello por lo que brindas. Cada semana, un jurado seleccionará los 5 mejores brindis como ganadores.

Además, si compras en súpers una botella de Sangre de Toro también podrás ganar premios (Altavoz Bluetooth Ch-20, Spotify Premium 12 meses, Netflix Basic 1 año, Ray-Ban (Clubmaster), etc). Simplemente deberás guardar tu ticket, entrar en www.brindemosporloclasico.com y sabrás al momento si has ganado.

Aquí va nuestro brindis

Nosotros ya hemos cogido un vaso de Sangre de Toro, hemos pensado un brindis y, ¡a vuestra salud! Desde muhimu os proponemos un brindis muy especial. Un brindis por el pensamiento eterno e imperecedero, por las reflexiones que nunca caducan, como esas reflexiones que se convierten en entes inmortales.

Por este motivo, y aprovechando la confianza de Sangre de Toro, os dejamos con una recopilación de frases célebres vinculadas al mundo del vino, cuyas reflexiones nos evocan a disfrutar, no solo del vino en sí, sino también de la generosidad, la amistad, la virtud y de la propia vida.

“Algunos seres humanos se suavizan con la edad, como el vino; pero otros se agrian, como el vinagre.” H. C. Dowland.

“El vino, mientras más se envejece, más calor tiene: al contrario de nuestra naturaleza, que mientras más vive, más se va enfriando.” Félix Lope de Vega y Carpio.

“Un vaso de vino en el momento oportuno vale más que todas las riquezas de la tierra.” Gustav Mahler.

“Un buen vino es como una buena película: dura un instante y te deja en la boca un sabor a gloria; es nuevo en cada sorbo y, como ocurre con las películas, nace y renace en cada saboreador.” Federico Fellini.

“El que sabe degustar no bebe demasiado vino, pero disfruta sus suaves secretos.”  Salvador Dalí.

“El mejor vino no es necesariamente el más caro, sino el que se comparte.” George Brassens.

“El vino hace la vida más fácil y llevadera, con menos tensiones y más tolerancia.” Benjamin Franklin.

“Vieja madera para arder, viejo vino para beber, viejos amigos en quien confiar, y viejos autores para leer.” Francis Bacon.

“Existe más historia que geografía en una botella de vino.” J. Kressman.

“El vino mueve la primavera, / crece como una planta la alegría. Caen muros, peñascos, / se cierran los abismos, / nace el canto.” Pablo Neruda, Oda al Vino.

“El ánfora guarda siempre el aroma del primer vino que guardó.” Quinto Horacio Flaco.

“Para conocer el origen y la calidad del vino no hay necesidad de beber todo el barril.” Oscar Wilde.

“Fíjate un objetivo distinto, que soy como un vino tinto, que si me tomas en frío engaño, y con los años me hago más listo.” Estopa Vino Tinto.

“El amor es como el vino, y como elvino también, a unos reconforta y a otros destroza.” Stefan Zweig.

“Un mal escritor puede llegar a ser un buen crítico, por la misma razón que un pésimo vino también puede llegar a ser un buen vinagre.” François Mauriac.

“Un vaso medio vacío de vino es también uno medio lleno, pero una mentira a medias, de ningún modo es una media verdad.” Jean Cocteau.

“La edad es sólo un número. Es totalmente irrelevante a menos que, por supuesto, usted sea una botella de vino.” Joan Collins.

“El vino se parece al hombre: nunca se sabe hasta qué punto se le puede apreciar o despreciar, amar u odiar; ni cuantos actos sublimes o crímenes monstruosos es capaz de realizar. No seamos, entonces, más crueles con él que con nosotros mismos y tratémosle como a un igual.” Charles Baudelair.

“Fui muy creyente cuando era chico, muy místico. Y eso es como la borra en el fondo del vaso del vino, te queda para siempre. No es una cosa que se va; se transfigura, cambia de nombre.”  Eduardo Galeano.

Un gran vino requiere un loco para hacerlo crecer, un hombre sabio para velar por él, un poeta lúcido para elaborarlo, y un amante que lo entienda.”Salvador Dalí.

Este contenido ha sido posible gracias a la colaboración de Sangre de Toro


¿Quieres recibir más historias como esta por email?

Suscríbete a nuestra Newsletter: