Debía dar una última conferencia antes de morir. Una conferencia que ha inspirado a millones de jóvenes

Randy Pausch era un profesor universitario, padre de tres niños, al que diagnosticaron cáncer de páncreas. Unos días antes de morir dio su última conferencia, acerca de la vida y la muerte. No te la pierdas porque te inspirará para siempre.

CONOCE UN POCO MÁS SOBRE SU HISTORIA

El 18 de septiembre de 2007, el profesor y científico Randy Pausch tenía previsto dirigirse a 400 estudiantes y compañeros de la Universidad Carnegie Mellon para cumplir con una tradición académica denominada ‘Última lección’ (Last Lecture).

Lo que nadie se esperaba es que abriese su intervención con un anuncio: tenía cáncer de páncreas y los médicos le daban entre tres y seis meses de vida.

“Es lo que es y no podemos cambiarlo”, aseguró, antes de afrontar la charla con un humor, valor e integridad que le han convertido en inspiración para muchos de los que hemos podido disfrutar de su conferencia.

Para intentar frenar el cáncer, este profesor se sometió a agresivas cirugías y quimioterapia experimental. Pero la enfermedad siguió su curso y casi 10 meses después de anunciarlo, Pausch falleció en su casa de Chesapeake, Virginia, a los 47 años de edad.

randy-mejor-conferencia-motivacion

CÓMO CUMPLIR VERDADERAMENTE LOS SUEÑOS DE TU INFANCIA

El título de la conferencia era: ‘Cómo cumplir verdaderamente los sueños de tu infancia’. Una lección magistral sobre la perseverancia, la vocación, los sueños. Incluso Oprah Winfrey llevó a este profesor a su ‘show’, donde Pausch dio la una versión corta de su intervención en la Carnegie Mellon a millones de personas. También aprovechó su fama para llamar la atención sobre la necesidad de investigar el cáncer.

No quiso hablar de cáncer, sino de sus seis sueños infantiles: estar en gravedad cero, jugar en la NFL, firmar un artículo en la enciclopedia ‘World Book’, ser el Capitán Kirk, ganar un peluche y ser un creativo de Disney. No importó si llegó cumplirlos todo sino todo lo que vivió, sintió y descubrió mientras los perseguía.

“Estoy intentando meterme en una botella que un día aparecerá en la playa para mis hijos”.

No perdió nunca su sentido del humor, heredado de su madre: “Tras doctorarme, mi madre me presentaba así: “Éste es mi hijo. Es doctor, pero no de los que ayudan a la gente”. Aunque en esta ocasión, su madre se equivocó por completo: Randy es fuente de inspiración para millones de personas en todo el mundo.

ultimaleccion-motivacion-vida

Y tú, si tuvieras que dar una “última lección”,
¿cómo se titularía?, ¿de qué hablarías en ella?, ¿cual sería tu legado?.

Publicamos noticias de reflexión que hacen de este mundo un lugar mejor Pero TE NECESITAMOS ¡Ayúdanos compartiendo esta noticia entre tus amigos y tus redes sociales!