muhimu.es

La vida no es un juego de azar. No es un casino donde invertir tus días. Es una obra de arte para contemplar y crear. Siente, ama, crea.

Debía dar una última conferencia antes de morir. Una conferencia que ha inspirado a millones de jóvenes 1

Debía dar una última conferencia antes de morir. Una conferencia que ha inspirado a millones de jóvenes

Merece ser compartido:

Actualizado el Friday, 5 November, 2021

Randy Pausch era un profesor universitario, padre de tres niños, al que diagnosticaron cáncer de páncreas. Unos días antes de morir dio su última conferencia, acerca de la vida y la muerte. No te la pierdas porque te inspirará para siempre.

Y tú, si tuvieras que dar una “última lección”,
¿cómo se titularía?, ¿de qué hablarías en ella?, ¿cual sería tu legado?.

CONOCE UN POCO MÁS SOBRE SU HISTORIA

El 18 de septiembre de 2007, el profesor y científico Randy Pausch tenía previsto dirigirse a 400 estudiantes y compañeros de la Universidad Carnegie Mellon para cumplir con una tradición académica denominada ‘Última lección’ (Last Lecture).

“Es lo que es y no podemos cambiarlo”, aseguró, antes de afrontar la charla con un humor, valor e integridad que le han convertido en inspiración para muchos de los que hemos podido disfrutar de su conferencia. Para intentar frenar el cáncer, este profesor se sometió a agresivas cirugías y quimioterapia experimental. Pero la enfermedad siguió su curso y casi 10 meses después de anunciarlo, Pausch falleció en su casa de Chesapeake, Virginia, a los 47 años de edad.

randy-mejor-conferencia-motivacion

Lo que nadie se esperaba es que abriese su intervención con un anuncio: tenía cáncer de páncreas y los médicos le daban entre tres y seis meses de vida.

CÓMO CUMPLIR VERDADERAMENTE LOS SUEÑOS DE TU INFANCIA

El título de la conferencia era: ‘Cómo cumplir verdaderamente los sueños de tu infancia‘. Una lección magistral sobre la perseverancia, la vocación, los sueños. Incluso Oprah Winfrey llevó a este profesor a su ‘show’, donde Pausch dio la una versión corta de su intervención en la Carnegie Mellon a millones de personas. También aprovechó su fama para llamar la atención sobre la necesidad de investigar el cáncer. No quiso hablar de cáncer, sino de sus seis sueños infantiles: estar en gravedad cero, jugar en la NFL, firmar un artículo en la enciclopedia ‘World Book’, ser el Capitán Kirk, ganar un peluche y ser un creativo de Disney. No importó si llegó cumplirlos todo sino todo lo que vivió, sintió y descubrió mientras los perseguía. No perdió nunca su sentido del humor, heredado de su madre: “Tras doctorarme, mi madre me presentaba así: “Éste es mi hijo. Es doctor, pero no de los que ayudan a la gente”. Aunque en esta ocasión, su madre se equivocó por completo: Randy es fuente de inspiración para millones de personas en todo el mundo.

“Estoy intentando meterme en una botella que un día aparecerá en la playa para mis hijos”.

ultimaleccion-motivacion-vida

The Last Lecture es una profunda reflexión sobre la vida, la muerte y el valor de perseguir sus sueños. En este texto único, el científico informático Randy Pausch reflexiona sobre la mortalidad después de recibir un diagnóstico de cáncer terminal. 

Lecciones de vida de un hombre que lo hizo todo.

Una familia amorosa, una sólida carrera académica y una rica red de amigos y colegas: Randy Pausch parecía tener la vida perfecta. Luego, a la edad de 46 años, le diagnosticaron cáncer de páncreas y le dieron seis meses de vida.

Antes de morir, Randy pronunció un discurso como parte de la serie Last Lecture de Carnegie Mellon; se convirtió en una sensación en Internet y luego en un éxito de ventas. Estos consejos profundizan en las abundantes ideas que ofrece un hombre que enfrenta su propia mortalidad con gracia y dignidad. Aprenderá cómo enfrentar la muerte le da un nuevo valor a aprovechar las oportunidades, superar obstáculos y apreciar la vida tal como se vive momento a momento.

La vida no siempre sale como esperabas. Sin embargo, aún puede hacer que su breve tiempo en la Tierra sea significativo y memorable si aborda la vida con un sentido de optimismo y amor. Haga realidad los sueños de su niñez trabajando duro, enfrentándose a sus miedos y siempre con el objetivo de alentar a los demás. 

Randy usó su última conferencia para reflexionar sobre cómo vivir una buena vida

Hay una tradición en la academia donde los profesores dan lo que se llama una “última conferencia”. En estos discursos, hay un truco. Pensadores distinguidos pretenden hacer su última aparición pública y ofrecen a la audiencia sabiduría de despedida. Sin embargo, para el profesor de Carnegie Mellon, Randy Pausch, no había necesidad de fingir.

Verá, después de que Randy programó su última conferencia, recibió malas noticias. Tenía cáncer de páncreas y los médicos estimaron que solo le quedaban unos meses de vida. Ahora, por supuesto, Randy podría echarse atrás y pasar sus últimas semanas tranquilamente recibiendo cuidados paliativos. Todos lo entenderían. Pero ese no era su estilo.

En cambio, Randy se dedicó al trabajo. Como maestro de toda la vida, quería una última oportunidad para subir al podio y expresar algunos pensamientos.

Al principio, Randy no sabía cómo abordar su última conferencia. ¿Qué dices cuando estás muriendo? Consideró reflexionar sobre las dificultades del cáncer y la lucha de luchar a través del tratamiento. Pero eso no se sintió bien. Después de todo, muchas personas luchan contra el cáncer de páncreas: más de 37.000 personas al año. En cambio, Randy quería concentrarse en lo que lo hacía único. 

Entonces, ¿qué lo hizo destacar? Después de considerar esta pregunta durante unos minutos, la respuesta fue obvia. Mirando hacia atrás en su vida, Randy se dio cuenta de que había sido un gran éxito. A pesar de tener solo 46 años, básicamente se las había arreglado para lograr todos los sueños de su infancia. Claro, no se convirtió literalmente en el Capitán Kirk, pero sí desarrolló tecnología de vanguardia. Además, se puso a trabajar para Disney Imagineering.

Durante las próximas semanas, Randy se dedicó a la presentación. Entre jugar con sus hijos y manejar los asuntos del final de la vida, pasó horas en su computadora portátil escaneando fotografías antiguas y reorganizando diapositivas en PowerPoint. En la mañana de la conferencia, todavía estaba cortando, editando y haciendo cambios. Mientras tanto, bromeaba consigo mismo diciendo que es bastante difícil comprimir toda la historia de tu vida a solo una hora.

Al final, lo logró. Randy se paró en el escenario y habló ante una sala repleta de más de 400 espectadores. Abrió con un par de bromas. Luego, a los pocos minutos, mostró a la audiencia una tomografía computarizada de sus numerosos tumores. Con una carcajada, ofreció sus pensamientos sobre el asunto. Les dijo que sí, que iba a morir. Y no, no hay nada que pueda hacer al respecto. Sin embargo, antes de irse, le gustaría hablar sobre un tema importante: cómo lograr los sueños de su niñez.

Randy nunca abandonó sus sueños, muchos de ellos se hicieron realidad

Incluso cuando era joven, Randy sabía que nunca sería astronauta. Aparentemente, su mala vista y sus lentes de lentes gruesos lo descalificaron del trabajo. Aún así, siempre había tenido el corazón puesto en lograr la siguiente mejor opción: flotar en gravedad cero.

Durante años, el sueño pareció inalcanzable. Pero finalmente, en 2001, tuvo una oportunidad. Junto con un equipo de estudiantes, ideó un experimento que se llevaría a cabo en el “Weightless Wonder” de la NASA, un avión especial diseñado para simular la flotación en el espacio.

Al principio, la NASA se mostró reacia a dejar que Randy siguiera el experimento. Pero convenció a la agencia de que podía documentar toda la experiencia y generar mucha buena publicidad. Mordieron el anzuelo, y pronto, Randy estaba flotando en gravedad cero.

Flotar no fue el único sueño de la infancia que Randy pudo vivir. De hecho, gracias a la suerte, la determinación y un poco de carisma, cumplió muchas de sus aspiraciones juveniles, incluso las más extravagantes. Algunas las logró temprano, como ganar un peluche gigante en un carnaval. Otros se dio cuenta más tarde, como escribir una entrada en la Enciclopedia Mundial del Libro. 

A veces, sus sueños se cumplieron de formas inesperadas. Por ejemplo, como joven fanático de Star Trek , siempre quiso ser el Capitán Kirk. Por supuesto, esto era imposible. Sin embargo, después de que Randy se convirtiera en un destacado experto en realidad virtual, recibió una solicitud emocionante. William Shatner, el propio capitán Kirk, quería visitar su laboratorio. El día que Shatner llegó para la gira, fue como un sueño hecho realidad.

Otras veces, Randy logró exactamente lo que quería. Desde que visitó Disneyland cuando era niño, había soñado con convertirse en un Imagineer de Disney. Incluso solicitó el trabajo en numerosas ocasiones, pero siempre fue rechazado. Luego, en 1995, convenció a Disney para que lo aceptara como un experto académico en ciencias de la computación. Entonces, durante seis meses, trabajó como Imagineer ayudando a la empresa a diseñar atracciones de realidad virtual de vanguardia. Otro sueño se hizo realidad.

Por supuesto, algunos sueños quedaron fuera de su alcance. Cuando era joven, Randy tenía grandes esperanzas en su carrera futbolística: quería jugar en la NFL. Si bien nunca se convirtió en un verdadero jugador profesional, no lo considera una pérdida. Mirando hacia atrás, todas las horas que pasó entrenando fueron más valiosas que cualquier contrato de la NFL. Aprendió el valor de la paciencia y el trabajo duro. Estas habilidades hicieron que cumplir sus otros sueños fuera mucho más fácil.

Mirando hacia atrás, Randy recogió pedazos de sabiduría de los altibajos de la vida

Es una hermosa tarde en Pittsburgh, y Randy finalmente se va a casar con el amor de su vida, Jai. La ceremonia es hermosa, especialmente la despedida final: los novios parten en un colorido globo aerostático.

La pareja contempla el paisaje y se maravilla con el día de su boda perfecto. Entonces, el piloto del globo rompe la ensoñación con una actualización urgente. El viento los ha desviado peligrosamente de su curso. Tendrán que hacer un aterrizaje forzoso en un campo cercano. Peor aún, aterrizarán cerca de un tren a alta velocidad. Una ráfaga equivocada y las cosas podrían ponerse muy feas, muy rápido.

Afortunadamente, aterrizan de forma segura. El memorable comienzo del matrimonio le enseña a Randy una valiosa lección: en la vida, incluso las cosas más maravillosas pueden tener asperezas. 

Cuando Randy mira hacia atrás en su breve pero agitada historia personal, recuerda muchas experiencias que impartieron lecciones valiosas sobre cómo vivir bien. Algunos provienen de su primera infancia. Recuerda que su hermana estaba tan harta de su arrogancia que tiró su almuerzo en un charco. Cuando sus padres se enteraron, no la castigaron. Pensaron que a Randy también le vendría bien un poco de humildad. Tomó el consejo en serio.

Otras lecciones vinieron de sus días cortejando a Jai. Los dos se conocieron en una conferencia académica y se enamoraron instantáneamente. Después de algunas citas, Randy incluso le pidió a Jai ​​que se mudara a Pittsburgh para estar con él. Inicialmente, ella lo rechazó. Randy estaba desconsolado, pero siguiendo el consejo de su padre, decidió respetar su decisión. Después de todo, si ella lo amaba, se recuperaría y, finalmente, lo hizo. Para Randy, esto demuestra que el amor siempre gana al final.

Randy incluso obtuvo sabiduría el día que recibió su diagnóstico de cáncer terminal. Cuando el médico le dio la mala noticia, lo hizo con tal tacto y sensibilidad que Randy casi se sintió aliviado. Estaba particularmente impresionado con la expresión del médico. En lugar de decir “morirás en tres a seis meses”, dijo, “tienes de tres a seis meses de buena salud”.

Para Randy, la frase tenía un cierto optimismo inherente. Le recordó que, aunque su vida sería corta, debería disfrutarla tanto como fuera posible. Unas semanas después, un colega lo vio conduciendo su convertible. Más tarde le dijo que se veía tan feliz y a gusto. Según Randy, esta observación significaba que estaba haciendo las cosas bien, hasta el final.

Randy encontró una verdadera satisfacción al ayudar a otros a lograr sus sueños

Cuando Randy habla de hacer realidad los sueños, a veces es solo una metáfora. Sin embargo, con la misma frecuencia, habla literalmente. Este es el caso de su clase “Construyendo mundos virtuales”. En este curso universitario, enseña a los estudiantes cómo realizar fantásticas experiencias de realidad virtual.

Cuando Randy comenzó el curso, tenía un problema. Sus alumnos estaban demasiado emocionados. Sus primeros proyectos fueron todos espectaculares. Sus mundos virtuales eran tan impresionantes que no sabía qué más enseñarles. Entonces, siguiendo el consejo de un amigo, mintió. Les dijo: “Buen trabajo, pero sé que pueden hacerlo mejor”.

El farol funcionó. Los siguientes proyectos de los estudiantes fueron aún más increíbles. Al presionarlos un poco más, ayudó a hacer realidad aún más sueños.

Randy siempre se ha dedicado a hacer realidad sus propios sueños. A lo largo de su vida, también ha descubierto que ayudar a otros a alcanzar sus sueños es igual de gratificante. Ahora bien, esto no siempre es fácil. Pero ha descubierto que si proporciona la combinación adecuada de amor duro, retroalimentación honesta y apoyo incondicional, puede ayudar a las personas a lograr lo que desean.

Por supuesto, como científico, el enfoque de la retroalimentación de Randy siempre incluye datos. En su curso de mundos virtuales, siempre pide a los estudiantes que se evalúen unos a otros en cualidades como la creatividad, las habilidades informáticas y el trabajo en equipo. De esta manera, al final del semestre, puede darle a cada alumno una visión detallada de lo que se le da bien y lo que necesita mejorar. A veces, las críticas son duras. Pero enfrentar estos hechos los prepara para mejorar en el futuro.

Un estudiante en particular se benefició mucho de este proceso. Era muy inteligente, pero también grosero y arrogante. De hecho, sus compañeros de clase lo calificaron constantemente como la peor persona con la que trabajar. Randy fue honesto con él; compartió los datos, pero también explicó que su condición no era permanente. Con esfuerzo, podría mejorar sus relaciones. El estudiante siguió el consejo y pronto lo estaba haciendo mucho mejor.

Randy espera poder seguir haciendo realidad los sueños incluso después de que se haya ido. Junto con un colega, diseñó Alice, una herramienta que enseña programación de computadoras a través de juegos y narraciones. Ya está ayudando a las personas a aprender a codificar. Espera que, en el futuro, Alice ayude a millones de estudiantes a aprender a hacer que sus propios mundos virtuales cobren vida.

A veces, el consejo más simple es también el más valioso

Digamos que estás tomando una de las famosas clases de realidad virtual de Randy. El curso siempre comienza de la misma manera. Primero, divide la clase en grupos. Luego, entrega una hoja de papel que contiene información crucial.

Entonces, ¿qué hay en el folleto? ¿La historia de la informática? ¿Teorías sobre óptica y perspectiva? ¿Los fundamentos de la codificación y la arquitectura de la información? No, ninguno de los anteriores. El documento se titula “Consejos para trabajar con éxito en un grupo”. Ofrece consejos útiles: aprenda los nombres de los demás, deje que todos hablen y coma siempre antes de trabajar.

Por supuesto, la mayoría de los estudiantes ponen los ojos en blanco ante estas obvias y sencillas perogrulladas. Sin embargo, al final del curso, los grupos que se toman en serio la orientación son inevitablemente los que realmente sobresalen.

A medida que avanza en la vida, seguramente escuchará todo tipo de consejos sobre cómo navegar por el mundo. Muchos de estos consejos le resultarán tan familiares y obvios que sonarán más o menos como tópicos cansados. Sin embargo, a menudo, estos adagios se repiten por una razón. A pesar de que son un cliché, todavía están llenos de sabiduría.

Tomemos, por ejemplo, la vieja castaña, “Trabaja siempre duro”. Sí, a veces es cansado de escuchar, pero trabajar duro realmente da resultados. Randy recibió la tenencia antes que la mayoría de los miembros de la facultad. Cuando la gente le preguntaba cómo lo logró, les decía que llamaran a su oficina a las 10:00 pm el viernes por la noche. ¿Por qué? Porque siempre pasaba los viernes trabajando hasta tarde, así fue como consiguió la titularidad.

Aquí hay otro clásico: “Corrija la enfermedad, no el síntoma”. Randy recuerda la frecuencia con la que las personas se obsesionan con problemas difíciles pero nunca solucionan la raíz del problema. Tenía un amigo que luchaba con las deudas. Para lidiar con el estrés, pasó todos los martes por la noche en una clase de meditación. Randy sugirió que, en lugar de meditar, debería conseguir un trabajo los martes. Efectivamente, trabajar como mesera una vez a la semana terminó con su deuda y su estrés en cuestión de meses.

Finalmente, está “No tengas miedo de fallar”. Mientras enseña, Randy anima a sus estudiantes a arriesgarse mucho en los proyectos. De hecho, otorga un premio cada año a los estudiantes que tienen el fracaso más grande y ambicioso. Aunque fallaron esta vez, generalmente son los estudiantes con las mejores ideas y, finalmente, una de esas grandes ideas se hará realidad.

Los pensamientos finales de Randy son sobre sus hijos y su futuro

Cuando Randy pronunció su última conferencia, aún estaba bastante sano, considerando todo. A pesar de su diagnóstico terminal, estuvo a punto de subirse al escenario y hablar durante una hora consecutiva. En un momento, incluso hizo flexiones con una sola mano para demostrar su vitalidad. 

Aún así, a medida que avanzaba la conversación, luchó con una preocupación persistente de no poder terminar. La preocupación no era la salud física, sino el control emocional. Sabía que el final de la conferencia reveló un giro, uno que tiró tanto de las fibras de su corazón que seguramente lloraría.

Verá, con sus diapositivas finales, Randy dijo la verdad: esta conferencia no era para la audiencia. No, era por los tres niños que pronto dejaría atrás. 

Para Randy, la parte más preocupante del cáncer de páncreas no es enfrentarse a su propia mortalidad. Si bien ocasionalmente teme a la muerte o siente lástima de sí mismo, no es la principal fuente de su dolor. Lo que realmente lo rompe es pensar en sus hijos: Dylan, Logan y Chloe. Se siente muy mal porque crecerán sin un padre.

En lugar de sucumbir a este dolor, Randy trató de hacer que sus últimos meses con su familia contaran. Sin embargo, todos sus hijos aún eran muy pequeños, por lo que le preocupaba que sus recuerdos de él se desvanecieran fácilmente. Para evitar esto, intentó hacer momentos tan especiales que incluso sus hijos pequeños recordarían para siempre. Llevó a Dylan y Logan a Disney World; luego, aún sintiendo que eso no era suficiente, los llevó a nadar con delfines.

La hija de Randy, Chloe, planteó un desafío especial: en el momento de su última conferencia, ella tenía solo 18 meses. Un niño tan pequeño no forma recuerdos claros, por lo que Randy admite que probablemente ella no lo recordará por su cuenta. Impertérrito, se cuida mucho de dejar sus recuerdos para el futuro. Él le escribe cartas para leer más tarde y dedica un pasaje completo de su última conferencia a ensalzar cuánto la ama.

Al final, Randy espera que el consejo que transmite sea útil para la audiencia. Pero realmente, en el fondo, toda la última conferencia fue para sus hijos. No quiere darles un camino de vida estricto a seguir, todo lo contrario. Quiere que descubran sus propias personalidades y pasiones. Pero espera que las palabras de sabiduría que deja atrás les ayuden a hacer realidad todos los sueños de su infancia.


Merece ser compartido:

One response to “Debía dar una última conferencia antes de morir. Una conferencia que ha inspirado a millones de jóvenes”

  1. Eulalia Avatar
    Eulalia

    Resultó que no lo era, sino que los dos tenemos un término absolutamente distinto de lo quue es ‘excitante’ y llo que es ‘morboso’.

Leave a Reply