El mejor ejemplo de motivación lo que los adultos deberíamos aprender de los niños

La sociedad japonesa es admirable en muchos sentidos. Hoy pescamos un vídeo que nos trae una excelente clase de motivación. Un ejemplo más de esa capacidad de la sociedad nipona de regalarnos bellas lecciones, en este caso nos viene del ámbito del deporte de la mano de unos niños. Algo que muchos adultos deberíamos aprender.

A finales del mes de febrero un usuario japonés residente en Kagoshima (capital de la prefectura de Kagoshima) colgó en Facebook un vídeo sobre un evento deportivo escolar. En él, se puede observar a niños que están saltando al potro mientras los padres les están observando. En un determinado momento se observa a un niño que intenta en repetidas ocasiones superar sin trabas el salto del potro. A pesar del empeño, no es capaz de lograrlo. ¿Qué sucede después? No te pierdas este vídeo de debajo.

Lejos de mofarse del pequeño chavalín, sus compañeros, en un gran acto de empatía, deciden regalarle una gran dosis de ánimo. ¿Cómo? Rodeándolo y arropándolo, al más puro modelo de clase motivacional colectiva. Todos los compañeros de clase se toman con empeño la misión. Y le animan a saltar una vez más. Y el resultado es aleccionador para todas y todos.

La sociedad japonesa se caracteriza por los grandes contrastes, poseen un altísimo índice de competitividad tanto a nivel laboral como académico. Pero también poseen un espíritu de gran respeto hacia los demás. Lo bueno de este vídeo es que nos demuestra que también se trata de una comunidad que vive con intensidad la empatía, algo que no solemos relacionar mucho con la personalidad aparentemente “cerrada” de los individuios nipones.

Hoy esta escuela japonesa nos ha enseñado que en el deporte no hay que rendirse, pero también que la suma del ánimo de los compañeros multiplica los resultados de uno mismo. Bravo.

Publicamos noticias de reflexión que hacen de este mundo un lugar mejor Pero TE NECESITAMOS ¡Ayúdanos compartiendo esta noticia entre tus amigos y tus redes sociales!