muhimu.es

La vida no es un juego de azar. No es un casino donde invertir tus días. Es una obra de arte para contemplar y crear. Siente, ama, crea.

101 frases y biografía de Henry David Thoureau, padre del ecologismo y la desobediencia civil 1

101 frases y biografía de Henry David Thoureau, padre del ecologismo y la desobediencia civil

Merece ser compartido:

Actualizado el martes, 9 enero, 2024

✅ En este artículo aprenderás algunas de las claves esenciales sobre desobediencia civil y pensamiento crítico. Pero si te necesitas descubrir muchas más claves prácticas, no te pierdas los retos formativos de Diseño Social EN+ (con información mucho más completa y sin publicidad)

Henry David Thoreau fue un poeta, escritor y filósofo estadounidense famoso por sus libros: Walden y La desobediencia civil. Es padre de la literatura estadounidense, de la simplicidad voluntaria, de conceptos claves a la hora de entender la desobediencia civil (resistencia pasiva o no violencia), del pensamiento ecologista* y del anarquismo individualista (anarquismo que hace hincapié en la autonomía del individuo).

"Thoreau. La vida sublime", una biografía en viñetas escrita Maximilien LeRoy y dibujada por A.Dan. La editorial 'Impedimenta'.
Ilustración por A.Dan; editorial ‘Impedimenta’.

Es el filósofo que influenció a Martin Luther King en su lucha no violenta contra la discriminación de la población negra en Estados Unidos y a Gandhi en su resistencia contra el imperio británico.

«No hay duda de que las ideas de Thoreau tuvieron gran influencia en mi movimiento en India […] En la persona de Thoreau me habéis dado un maestro. Su ensayo sobre «El deber de la desobediencia civil» me proporcionó la confirmación científica de las razones de mi acción en África del Sur».

Gandhi sobre Thoreau y la importancia de su obra

Resumen del ensayo «La desobediencia civil» · David Thoreau

Henry David Thoreau es uno de los pensadores más influyentes de todos los tiempos. Fue un filósofo, naturalista y ensayista que escribió sobre muchos temas, incluidos la desobediencia civil, el ambientalismo y la vida sencilla. Su trabajo ha tenido un impacto inmenso en generaciones de activistas, ambientalistas y escritores. En este artículo exploraremos algunas de las frases más célebres que se le atribuyen junto con su biografía. También veremos cómo su trabajo ha dado forma a nuestra comprensión del ambientalismo y la desobediencia civil en los tiempos modernos.

Su ensayo La desobediencia civil fue publicada en 1848. En este escrito se explican los principios básicos de la desobediencia civil que el mismo Thoreau puso en práctica. En el verano de 1846 se negó a pagar sus impuestos; no quería colaborar con un Estado que mantenía el régimen de esclavitud y emprendía guerras injustificadas (en aquel momento contra México). Fue detenido y encerrado en la prisión de Concord. Repudió igualmente el esclavismo que indujo a una sangrienta guerra civil (1861-1865) entre la Unión (estados industrializados del Norte) y los Confederados (estados rurales y racistas del Sur).

Les dejo dos frases que seleccioné del libro: Desobediencia civil y otras propuestas, Longseller, 2005
Les dejo dos frases que seleccioné del libro: Desobediencia civil y otras propuestas, Longseller, 2005
101 frases y biografía de Henry David Thoureau, padre del ecologismo y la desobediencia civil 2
101 frases y biografía de Henry David Thoureau, padre del ecologismo y la desobediencia civil 9

Resumen de «Walden» · David Thoreau

Con respecto a su libro Walden o la vida en los bosques, publicado en 1854, es uno de los textos de no ficción más destacados escrito por un estadounidense. En Walden, el autor describe su propia experiencia de los dos años en una cabaña construida por él mismo. Con este proyecto de vida solitaria, al aire libre, cultivando sus alimentos y escribiendo sus vivencias, Thoreau pretende demostrar cómo un hombre libre puede sustentarse en armonía con la naturaleza sin hacer concesiones a un sistema opresor y liberarse de las esclavitudes de la sociedad industrial y, por otro lado, que la comprensión y el respeto de los recursos naturales son el camino del cual el hombre no debe apartarse.

"Fui a los bosques porque quería vivir deliberadamente; enfrentar solo los hechos esenciales de la vida y ver si podía aprender lo que ella tenía que enseñar. Quise vivir profundamente y desechar todo aquello que no fuera vida...para no darme cuenta, en el momento de morir, que no había vivido". Henry David Thoreau
«Fui a los bosques porque quería vivir deliberadamente; enfrentar solo los hechos esenciales de la vida y ver si podía aprender lo que ella tenía que enseñar. Quise vivir profundamente y desechar todo aquello que no fuera vida…para no darme cuenta, en el momento de morir, que no había vivido», Henry David Thoreau.

¿Quién fue David Thoreau?

Por último, para los cinéfilos, les dejo una escena de la película Into the Wild (Hacia rutas salvajes), película que cuenta las aventuras de Christopher McCandless, un estudiante estadounidense quien influenciado por las lecturas de Jack London, León Tolstoi y Henry David Thoreau decide recorrer Estados Unidos e instalarse en Alaska para vivir de manera sencilla en contacto con la naturaleza.

*Si bien el movimiento ecologista nace y se desarrolla a partir del 1960/70, bajo la aparición de un libro fundamental: Los Límites del crecimiento de 1972. Sí se puede decir que Henry David Thoureau fue, de alguna manera, un proto-ecologista denunciando los peligros del avance de la industrialización sobre los ecosistemas.

Principales frases y citas de Henry David Thoureau

“Antes que el amor, el dinero, la fe, la fama y la justicia, dadme la verdad”

Henry David Thoreau

«A los que amamos, podemos odiarlos. Los otros nos son indiferentes»

«Bajo un gobierno que encarcele a alguien injustamente, el sitio adecuado para una persona justa es también la cárcel»

«Bienaventurado el mortal que no pierde un momento de la vida fugitiva en recordar el pasado»

«Casi todas las personas viven la vida en una silenciosa desesperación. Lo que se llama resignación es la desesperación confirmada»

«De qué sirve una casa si no se cuenta con un planeta tolerable donde situarla»

«El hombre es rico en proporción a la cantidad de cosas de las que puede prescindir»

«El tiempo no es sino la corriente en la que estoy pescando»

«En mi casa había tres sillas: una para la soledad, dos para la amistad, tres para la sociedad»

«Es más deseable cultivar el respeto al bien que el respeto a la ley»

«He venido a este mundo no para hacer de él ante todo un lugar donde se viva bien, sino para vivir»

«La moral no consiste sólo en ser bueno, sino en estar dispuesto a ser bueno ante cualquier situación»

«Las ciudades fluviales son ciudades aladas»

«Las leyes injustas existen: ¿deberíamos contentarnos con obedecerlas, o bien deberíamos luchar por enmendarlas? ¿y deberíamos seguir obedeciéndolas hasta que tuviésemos éxito, o bien deberíamos transgredirlas inmediatamente?»

«Lo que un hombre piensa de sí mismo, esto es lo que determina, o más bien indica su destino»

«Los cielos son tan grandes como grande es nuestra aspiración»

«Muchas de las llamadas comodidades no son sino obstáculos para la elevación de la humanidad».

«Nada es tanto de temer como el temor»

«No encontré nunca un compañero más sociable que la soledad»

«No es preciso el dinero para enriquecer el alma»

«No podemos matar el tiempo sin herir la eternidad»

«Si no logras convencer a una persona de lo malo que está haciendo, procura hacer entonces lo bueno. La gente cree sólo lo que ve»

«Un grano de oro puede conquistar mucho, pero no tanto como un grano de sabiduría».

«Vida ciudadana: millones de seres viviendo juntos en soledad».

Quién inició el movimiento de desobediencia civil

Si bien hemos sido programados socialmente para respetar la autoridad y seguir órdenes, no todas las órdenes deben ser obedecidas. A veces es necesario aplicar la desobediencia inteligente para ayudar a los líderes a ser coherentes con los objetivos y valores de todos. Los perros guía son una buena forma de pensar en esto. Los perros guía tienen que seguir las órdenes de sus dueños, a menos que sepan que la orden los pondría a ambos en peligro. Si el humano le dice al perro que avance cuando hay un sumidero sin fondo justo frente a él, el perro no se moverá.

Intelligent Disobedience  ofrece una idea de por qué somos tan rápidos en seguir órdenes, incluso cuando sabemos que no deberíamos. Le brinda todas las herramientas que necesita para resistir de manera efectiva las reglas, regulaciones y órdenes que sabe que son incorrectas o dañinas, sin arriesgarse.

Cuándo la desobediencia inteligente es la decisión correcta

Personas perfectamente normales pueden exhibir un comportamiento completamente inesperado en una situación dada. Experimentos como el de Milgram o la prisión ficticia de Zimbardo lo corroboran. También el truculento caso real que tuvo lugar en Estados Unidos hace unos años. Decía Milgram que la personalidad de un individuo no puede usarse para predecir su comportamiento si se encuentra en una situación en la que no conoce ninguna de las reglas básicas.

Cuando un policía te dice qué hacer, ¿lo haces? Lo más probable es que sí. ¿Qué pasa con un asistente aéreo que le dice que apague su teléfono celular justo antes del despegue? Sí, por supuesto. En ambos casos obedeces sus órdenes.

Y la sociedad espera que lo hagas. Para facilitar su buen funcionamiento, se nos anima a hacer lo que nos digan las personas, especialmente las que ocupan puestos de autoridad. ¿Pero deberíamos?

Estas claves de desobediencia civil te muestran que, independientemente de lo que sugiera la sociedad, a menudo es necesario o incluso correcto desobedecer una orden, especialmente cuando esa orden podría provocar daños y desastres. Al comprender las condiciones adecuadas para la desobediencia, podemos hacer del mundo un lugar mejor.

101 frases y biografía de Henry David Thoureau, padre del ecologismo y la desobediencia civil 3
101 frases y biografía de Henry David Thoureau, padre del ecologismo y la desobediencia civil 10

Debemos seguir las órdenes, pero solo cuando sean razonables, constructivas y basadas en una autoridad legítima

¿Te considerarías una persona obediente? La mayoría de la gente dirá: “¡No! Tomo decisiones por mí mismo«. Pero imagina que estás trabajando en una planta nuclear y tu jefe te dice apresuradamente que apagues el reactor. ¿Lo harias? Lo más probable es que lo haga, sin dudarlo.

Pero, ¿por qué seríamos tan rápidos en seguir órdenes en este caso particular? Bueno, ciertas situaciones requieren obediencia y obediencia urgente, mientras que otras no. Para que un sistema exija su obediencia, debe cumplir con condiciones particulares.

Primero, los sistemas que requieren obediencia deben tener reglas y órdenes que sean «razonablemente justos», lo que significa que el sistema se basa en principios morales y que puede funcionar correctamente.

En contraste, los sistemas cuyas reglas son arbitrarias o conducen a resultados negativos (como el sufrimiento de otros) quizás no deberían ser obedecidos con tanta facilidad.

En segundo lugar, la persona que da las órdenes debería mantener legítimamente su posición de autoridad sobre los demás y actuar de manera competente.

Por ejemplo, un médico senior que da instrucciones a un colega junior durante una operación cerebral tiene competencia y autoridad legítima. Si el médico junior ignora el consejo de alguien con más autoridad y experiencia, las consecuencias podrían ser graves. Las órdenes deben ser obedecidas hasta contar con la información suficiente como para poner en duda, con legitimidad, aquello que ha sido ordenado. Pero si el conserje del hospital le da instrucciones al médico junior sobre cirugía cerebral (o si un médico senior le dio instrucciones al conserje sobre cómo limpiar mejor el suelo), entonces sus órdenes no se basan en la competencia o la autoridad legítima. Deberían ser cuestionadas.

Finalmente, el orden debe ser constructivo. Si obedecer una orden causaría más daño que bien, entonces no debería seguirse. Cumplir con las órdenes inmorales está mal, y la persona que actúa sobre ellas puede ser considerada responsable de cualquier daño causado por sus acciones.

Por ejemplo, aquellos que llevaron a cabo crímenes de guerra nazis intentaron esconderse detrás del hecho de que estaban «simplemente siguiendo órdenes». Esta súplica fue ignorada y muchos fueron condenados por sus terribles hechos. Veamos algunos ejemplos de desobediencia civil que ayudaron a un bien mayor:

Tienes derecho a desobedecer

La obediencia a las leyes, órdenes y reglamentos es una piedra angular de nuestra sociedad. Se espera que nos detengamos en los semáforos en rojo, paguemos impuestos y mantengamos la música baja al llegar la noche, y normalmente cumplimos con estas reglas. Por ejemplo, si usted es un director de marketing y el CEO le ordena que aumente todos los precios de los productos en un 25% es probable que lo cumpla aunque sepa que esta medida dañará las relaciones con los clientes existentes y será perjudicial para los clientes y la empresa a largo plazo.

Sin embargo, hay situaciones en las que la obediencia es peligrosa o incluso inmoral.

Si bien la mayoría de las culturas operan bajo el supuesto de que la obediencia es buena y la desobediencia es mala, hay muchas ocasiones en las que este tipo de pensamiento binario es insuficiente.

Imagine, por ejemplo, que una enfermera recibe una orden de un médico para administrar un medicamento a un paciente cardíaco, pero la enfermera sabe que el medicamento causará la muerte del paciente. La enfermera informa al médico sobre sus preocupaciones, pero el médico insiste obstinadamente. ¿La enfermera está obligada a administrar el medicamento de todos modos?

Por supuesto no. ¡Mataría al paciente! Esta negativa sensata a cumplir con una instrucción se llama desobediencia inteligente. Quizás el médico tenga razón, pero en ese momento, lo más sensato es que la enfermera no obedezca. Es un caso diferente al planteado sobre la autoridad que el médico tiene sobre la enfermera. Si la enfermera no tiene conocimientos suficientes para analizar la información que ha llevado al médico a dar esa orden, debe obedecer. Pero si la enfermera cuenta con información que cree suficiente para diferir de las conclusiones a las que ha llegado el médico, debe exponer dicha información. En caso de no llegar a un consenso, tiene la autoridad moral de no obedecer. No se trata de contrastar opiniones, se trata de contrastar información.

La naturaleza de nuestra organización social hace que muchos de nosotros no ejerzamos este derecho. En cambio, a la mayoría de las personas les resulta más sencillo obedecer las malas órdenes que enfrentarse a la ira de una figura de autoridad.

En términos prácticos, a menudo es mejor cumplir con una orden incorrecta, ya que decir «no» podría hacer que perdamos nuestro trabajo, nuestro estatus en una comunidad o incluso puede llevarnos a tener problemas legales.

infografia educacion creativa
101 frases y biografía de Henry David Thoureau, padre del ecologismo y la desobediencia civil 11

Diferencias entre la desobediencia civil tradicional y la desobediencia inteligente

La desobediencia inteligente consiste en evaluar la fuente, el objetivo y las consecuencias de una orden antes de obedecerla

Hasta ahora, hemos establecido que las personas no solo tienen el derecho sino también la obligación de estar en desacuerdo y rechazar las órdenes incorrectas. Pero, ¿cómo saber qué órdenes son mal pensadas pero inofensivas y cuáles son realmente dañinas?

Si quieres saber si la aplicación de la Desobediencia Inteligente está justificada, pregúntate:

  • ¿La orden proviene de una fuente legítima?  ¿O a la fuente legítima le falta información importante que es relevante para la regla u orden? 
  • ¿Es incorrecto el objetivo de la orden en sí? O si la meta es justa, ¿la orden realmente logrará esa meta? 
  • ¿La orden tendrá graves consecuencias morales? ¿Es probable que cause un daño grave? 

Como puede ver, la desobediencia inteligente es muy limitada y no es lo mismo que la desobediencia civil.

La desobediencia civil implica la interrupción intencional del sistema en su conjunto y tiene como objetivo incitar a actos similares de desobediencia. La desobediencia inteligente desafía solo el orden particular en cuestión.

Sin embargo, en casos de sistemas verdaderamente injustos, la desobediencia civil en realidad puede constituir desobediencia inteligente.

Por ejemplo, en los Estados Unidos antes de los derechos civiles, cuando algunos médicos trataban a pacientes negros contra la ley, aquellos que ignoraban la orden estaban cometiendo desobediencia civil que también era desobediencia inteligente.

Los líderes deben valorar la desobediencia inteligente y animar a otros a expresarse

¿Ha trabajado alguna vez en un trabajo en el que el gerente tomó cualquier intento de crítica constructiva como un ataque personal? Este tipo de líder, además de ser una pesadilla para trabajar, disuade a la Desobediencia Inteligente. Los equipos que no tienen la oportunidad de estar en desacuerdo inteligentemente son muy poco saludables.

La desobediencia inteligente ayuda al equipo en su conjunto a desempeñarse al máximo de su capacidad. Piense en la enfermera que rechazó las órdenes del médico de administrar un medicamento potencialmente dañino a un paciente. Si no hubiera rechazado o al menos cuestionado la orden, existe la posibilidad de que el paciente hubiera muerto, y es el médico quien habría sido considerado responsable por negligencia médica. El médico, al ser cuestionado, tiene la oportunidad de revisar si sus conclusiones y su orden son correctas o si con la nueva información aportada por la enfermera, debe cambiar de idea para un diagnóstico y tratamiento mejores.

Pero para que la Desobediencia Inteligente funcione de una manera que signifique que todo el equipo se beneficia, debe comunicarse de manera constructiva.

La figura de autoridad tiene que entender por qué estás desobedeciendo y confiar en que estás actuando en el mejor interés de todos. Si no puede transmitir esto, solo generará desconfianza, lo que debilitará al equipo.

Para mantener saludable tu relación con el líder, tu jefe o el poder, debes comunicar de manera efectiva por qué estás cuestionando o desobedeciendo la orden que se te ha dado. Si tienes que aplicar la Desobediencia Inteligente, deja siempre claro que no vas a cumplir la orden y explica las razones. Es la única forma en que tus superiores puedan entender tus razones y a su vez, escuchar sus contra argumentaciones por si hay algo que no sabías y que a ti también te pueda hacer cambiar de opinión.

Infografia critica constructiva
101 frases y biografía de Henry David Thoureau, padre del ecologismo y la desobediencia civil 12

Sea consciente de tu situación para poder juzgar mejor cómo expresar tus preocupaciones

Ahora que sabe por qué debe aplicar la desobediencia inteligente, es importante que se familiarice con las diferentes estrategias que tienes a tu disposición.

Pero antes de comenzar, debes desarrollar su conocimiento de la situación para saber cuándo ser desobediente de manera inteligente Cuanto más sepa sobre su situación y su entorno, mejor podrá evaluar si la orden que se le ha dado es digna de ser seguida o no.

Para ilustrar esto, imagine que a un soldado se le ha ordenado disparar contra un objetivo específico. Sin embargo, debido a su aguda conciencia de su situación, ¡sabe que el «enemigo» es de hecho uno de sus compañeros soldados! Naturalmente, aplica la Desobediencia Inteligente y desobedece la orden.

Si no hubiera prestado atención al mundo que lo rodeaba, ¡podría haber cometido un terrible error!

Pero, si le han dado una mala orden, ¿Cómo debe dar a conocer su intención de desobedecer inteligentemente?

Hay dos formas de comunicárselo, especialmente, si se trata de alguien con autoridad sobre tus acciones.

Si la situación no es urgente, entonces debe usar un lenguaje atenuante , que sea «suave» o «amable», cuando comunique su desobediencia. Esto es importante porque saca del contexto la confrontación emocional de una discusión. Este estilo de comunicación es útil para gestionar las relaciones sociales y profesionales. 

El lenguaje asertivo, por otro lado, es útil cuando la situación es potencialmente o inmediatamente dañina. En estos casos, debe ser mucho más claro y tomar medidas decisivas para evitar un desastre.

Si un avión está a punto de abandonar la pista, por ejemplo, cualquier preocupación de seguridad que tenga el primer oficial debe expresarse de manera asertiva e inmediata, de una manera que exija acción inmediata. Ya habrá tiempo para debatir con calma después. 

Debemos aprender la desobediencia inteligente a una edad temprana

Aprender a obedecer la autoridad y las normas sociales es una parte fundamental de la educación de los niños. Sin embargo, los niños también deben ser conscientes de que hay algunas situaciones en las que no se deben seguir las reglas.

Desafortunadamente, las instituciones donde los niños pasan gran parte de su tiempo (como la iglesia, actividades extraescolares guiadas y la propia escuela) requieren una estricta obediencia y deferencia a las figuras de autoridad. Pero si los niños solo aprenden a obedecer, las consecuencias pueden ser drásticas.

Podemos ver esto en un caso de abuso de 2004 que rodea a una empleada de McDonald’s de 18 años llamada Louise Ogborn. Su subgerente recibió una llamada telefónica de alguien que decía ser un oficial de policía, quien hizo acusaciones de que Louise había robado un bolso. Bajo este pretexto, Louise fue sometida a todo tipo de abusos, como ser encerrada en un almacén y ser desnudada para hacerle un «cacheo previo» antes de la llegada de la policía. Finalmente, fue «deshumanizada» y agredida sexualmente. Parece una locura, pero es una historia real. Estas acciones muestran los peligros de no cuestionar críticamente las órdenes. ¿Por qué un oficial de policía pediría a alguien que encerrara e interrogara a un sospechoso? ¿Por qué implemente siguió las espantosas instrucciones de alguien al otro lado del teléfono?

Cualquier acto que cualquier ser humano haya hecho alguna vez, por horrible que sea, es posible llevarlo a cabo por cualquiera de nosotros bajo las presiones situacionales correctas o incorrectas … Ese conocimiento no excusa el mal, sino que lo democratiza, comparte su culpa entre los participantes ordinarios, en lugar de demonizarlo.

Philip Zimbardo, psicólogo, investigador del comportamiento y la psicología social. Fue quien llevo a cabo el experimento de la cárcel de Stanford.

La sociedad estará mucho mejor cuando las personas puedan pensar críticamente y promulgar la desobediencia inteligente cuando se les presenten órdenes que son dañinas o que no tienen sentido. Esto debe enseñarse a una edad temprana.

Hacer preguntas a los niños como «¿Por qué crees que te digo que hagas eso?» o «¿Puedes pensar en otra forma de hacer X?» reemplazará la sujeción por la comprensión. Es importante despertar su pensamiento crítico y su pensamiento filosófico.

Los niños necesitan saber cuándo seguir y cuándo rechazar una orden.


Merece ser compartido: